El Comercio

img
Fecha: marzo, 2010
“El Gran Circo” vuelve con mucha expectación y pocas certezas
Miguel Ángel Rodríguez Caveda 10-03-2010 | 1:36 | 0

La Fórmula 1 arranca de nuevo este fin de semana en Bahrein, y lo hace nada menos que con cuatro campeones mundiales en la pista: Michael Schumacher, Fernando Alonso, Lewis Hamilton y Jenson Button. En los círculos más exclusivos del circuito la palabra que se repite hasta la saciedad para definir el inicio de temporada es “igualdad”. Ninguna escudería las tiene todas consigo. La primera carrera revelará muchos secretos que han permanecido ocultos durante las sesiones de entrenamiento, y sólo cuando empiecen las rondas clasificatorias veremos el auténtico potencial de los nuevos coches y sus pilotos.

En España existe una confianza desproporcionada en que Fernando Alonso, por fin en las filas de Ferrari, arrasará en el nuevo campeonato subido al monoplaza más deseado por los profesionales del volante. Pero las cosas no son tan sencillas. Por eso el propio Alonso se está dedicando a calmar los ánimos de sus seguidores, declarando públicamente que ganar en Bahrein no le “obsesiona” y que “no ganar el mundial esta temporada sería lógico y no supondría una decepción”. Eso sí, el asturiano es consciente de que aunque esta posibilidad esté prevista por el equipo, para la afición sería un auténtico mazazo emocional.

Entre los firmes candidatos a plantar cara a Ferrari están Red Bull y McLaren, sin olvidar a Mercedes, que cuenta con la veteranía de Michael Schumacher para tratar de asaltar –por octava vez para el alemán- el campeonato mundial. Objetivamente, todo apunta a que el cajón más alto del podio será disputado carrera tras carrera por Lewis Hamilton, Sebastian Vettel, Mark Webber, Felipe Massa, Fernando Alonso y el propio Schumacher. El espectáculo está servido.

Con victoria final de Fernando o sin ella, lo mejor para la afición española este año será poder disfrutar de un mundial con tres de los nuestros en la parrilla. A la participación del campeón ovetense hay que añadir la presencia de Jaime Alguersuari (Toro Rosso) y Pedro Martínez de la Rosa (BMW-Sauber), cuya meta será lograr que el himno nacional no suene sólo cuando gane el bicampeón. También Mark Gené y Andy Soucek pueden tener alguna oportunidad durante el año. El primero seguirá siendo piloto de pruebas de Ferrari, mientras que Soucek ha sido fichado como probador de Virgin Racing. Quien lamentablemente no podrá decir lo mismo hasta 2011 es Adrián Vallés, cuyo equipo US-F1 ha decidido retrasar en un año su entrada en la competición.

No hay certezas. Lo que hay es expectación. Y ganas. Sobre todo muchas ganas. Vuelve el Gran Circo. Y es hora de disfrutar.

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
El ‘mea culpa’ de Zapatero no arregla nada
Miguel Ángel Rodríguez Caveda 09-03-2010 | 11:12 | 0

José Luis Rodríguez Zapatero decidió cambiar de disfraz el pasado lunes para su entrevista en TVE. El líder socialista se quitó su habitual traje de político irónico, prepotente y fanfarrón –el que luce en el Congreso- para vestirse con el de corderito arrepentido por sus errores y solidario con aquellos que lo están pasando mal en estos tiempos. Que lo están pasando mal por su culpa, claro está.

Zapatero reconoció -por primera vez en varios años- que no supo “prever la magnitud de la crisis económica”. Eso sí, se le olvidó comentar que hasta hace poco tiempo ni siquiera creía que España fuese a sufrir una crisis de ningún tipo, a pesar de las advertencias de los expertos e incluso de la oposición. Afortunadamente para él nadie le preguntó por ese monumental error, por lo que no tuvo que entrar en materia. Es lo que tiene que te entrevisten en casa.

A pesar del sucinto ‘mea culpa’ del jefe del Ejecutivo, éste no dudó en escudarse en el hecho de que España está “a las puertas de volver a crecer”. Es más, lo dijo como si la tendencia fuera fruto de sus gestiones y las de su equipo. Hay que ser caradura –por no acudir a otros términos- para que, después de haber pasado lo peor de la crisis sin hacer nada, al presidente se le ocurra apuntar a la futura recuperación del país como un aspecto positivo de su mandato. Ésta llegará, no hay duda. España remontará el vuelo. Pero lo hará a remolque del resto de países y del trabajo de los españoles, no de las acciones –inexistentes por otro lado- de un Gobierno que ha demostrado con creces su incapacidad para afrontar situaciones complicadas, especialmente en los ámbitos de la economía y la política internacional. A ellos lo que se les ha dado bien es gastar dinero público en campañas para que los hombres pongan la mesa, donar fondos para estudiar la excitación del clítoris, retirar estatuas de muertos de las calles y permitir que se multe a los españoles por expresarse en el idioma oficial del Estado. Una gran labor de un Gobierno para olvidar.

Por si fuera poco, el todavía ocupante de la Moncloa declaró sentirse “responsable de todos los que han perdido su empleo”. Y por supuesto que lo es. Lástima que el vallisoletano lo dijera más en un sentido general que en el estrictamente literal. Probablemente él todavía no se crea que sea así.

El vago ‘mea culpa’ de Zapatero puede servir para una única cosa: que los españoles entendamos por fin que elegimos en las urnas a un presidente que no estaba -ni está- preparado para gobernar en tiempos difíciles. Porque en cuanto al paro, la economía o incluso los conflictos internacionales con países como Venezuela, su disculpa no arregla nada de nada. Y así, como quien no quiere la cosa, van pasando los días.

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
Natalia gana una batalla; Nevot la pierde… y la guerra continúa
Miguel Ángel Rodríguez Caveda 03-03-2010 | 2:56 | 0

La batalla de Natalia Santacreu para poder redactar sus exámenes en castellano en un colegio público de la Comunidad Valenciana parece haber llegado a su fin. Este miércoles Rafael Carbonell, Director General de Ordenación de Centros Docentes de la Consejería de Educación, entregaba a la pequeña de 10 años la resolución de su caso: una especie de salvoconducto para que pueda responder en el idioma oficial del Estado, junto a la garantía de la devolución de los sobresalientes robados. Realmente vergonzoso.

Natalia era suspendida sistemáticamente por su profesora por no responder en valenciano. Después de una lucha que ha durado varios meses, su padre ha conseguido un reconocimiento tan importante como triste: que su hija pueda hablar y escribir en español dentro de España.

El ‘caso Natalia’ podría ser la base para el guión de una esperpéntica película de terror, o incluso una de esas con humor absurdo e incendiario. Pero es un acontecimiento real. Lo cierto es que hay muchas personas en España que se ven obligadas a luchar por su derecho constitucional a expresarse en español. Así le ocurre a Manuel Nevot, empresario de Vilanova i la Geltrú multado por la Generalitat por rotular su negocio inmobiliario en castellano y no en catalán. Nevot no ha tenido la misma suerte que Natalia: una juez de Barcelona ha desestimado su recurso al considerar que las sanciones se derivan de la Ley de política lingüística catalana de 1983 y 1998, y que por tanto son correctas. Nevot, por su parte, alegará ante el Constitucional que las multas vulneran hasta cinco artículos de la Carta Magna española.

En Francia, los franceses hablan en francés. En Inglaterra, los ingleses hablan en inglés. Entonces, ¿por qué hay lugares en España donde no podemos hablar ni escribir en español?

Hace ya tiempo que el Gobierno adeuda a los ciudadanos una respuesta a esta pregunta. Pero ésta aún no se ha producido. Es una de tantas cuestiones abandonadas por el Ejecutivo, otra de esas que el presidente ignora como si no fueran con él. Zapatero prefiere seguir callando y sonriendo. Mientras, con sus actos, continúa hundiendo España.

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
Hay que joderse: ahora “el Richard” sabe de política
Miguel Ángel Rodríguez Caveda 02-03-2010 | 10:49 | 0

Es indignante escuchar a ciertos elementos del colectivo español de actores cuando hablan de política como si estuvieran sentando cátedra. También lo es ver a esos pseudo-comunistas y falsos solidarios que viven en sus mansiones de La Moraleja, Pozuelo e incluso al otro lado del Atlántico mientras levantan con furia el puño e intentan convertirse en estandartes de causas perdidas. Son episodios a los que ya estamos acostumbrados, pero no por ello dejan de ser lamentables. La última entrega de esta sarta de gilipolleces la ha protagonizado el Richard de la serie “Siete Vidas”.

Al parecer, el actor Guillermo Toledo, más conocido como Willy, es todo un experto en política internacional. Se ha tomado la licencia de opinar sobre Orlando Zapata, disidente político cubano encarcelado durante siete años y fallecido después de una huelga de hambre de casi tres meses, diciendo que “no era más que un delincuente común”. En realidad Zapata era uno de los 75 opositores al régimen dictatorial castrista arrestados en la primavera de 2003, que fue condenado a 36 años de prisión por delitos tales como “proferir protestas a favor de los derechos humanos”. Todo un delincuente, vamos, Willy dixit.

Toledo arremetió además contra el resto de cubanos encarcelados por defender una Cuba libre, aseverando que “los presuntos disidentes encarcelados son gente que ha cometido actos terroristas contra el Gobierno cubano, actos de traición a la patria y un montón de delitos”. Es posible que el actor, acostumbrado a hacer de tonto perdido en sus papeles de cine, televisión y teatro, siguiera en la piel de alguno de sus personajes. Porque, de otro modo, es difícil entender cómo se pueden decir barbaridades tales como que “en el exterior se manipula absolutamente todo lo que ocurre en Cuba” o asegurar que existe “una persecución obsesiva y paranoide contra el Gobierno cubano” que además, según Toledo, “es un ejemplo a seguir”, no como el “Gobierno colombiano que sí viola los derechos humanos”. Bien es cierto que estas perlas dialécticas vienen de una persona que durante la gala de los Premios Goya de 2003 -año en que fue encarcelado Zapata- lució una camiseta del dictador vietnamita Ho Chi Minh. Pero aún así, una retahíla de sandeces de este calibre es, cuanto menos, de mal gusto.

Para culminar su día de genialidades, el Richard acabó diciendo que los soldados españoles “no están haciendo una labor humanitaria” en Afganistán. Según el erudito actor, en realidad nuestros chicos “están allí asesinando afganos civiles” y “ocupando ilegalmente un país soberano”. Toma ya. Aprende, Federico, esto sí que es hablar sin pelos en la lengua. Bueno, y sin cerebro en la cabeza.

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >