El Comercio

img
Categoría: Sin categoría
Un país de estrellas y estrellados

Debo reconocer que desde hace años he sido un crítico gastronómico frustrado. Me encantaría poder ejercer como mi amigo y gran profesor Carlos Maribona, por ejemplo. El suyo es un trabajo precioso y reservado solamente a unos pocos. Es por ello que, cuando la actualidad me concede la oportunidad de hablar sobre restaurantes, recetas, estilos y fogones, no dejo que se me escape.

Hace apenas dos meses, la Guía Michelín reconocía al primer restaurante de Madrid con tres estrellas desde 1995. David Muñoz (o como a él le gusta escribirlo, Dabiz) y su establecimiento DiverXo se alzaban con tan deseado y prestigioso reconocimiento, siendo así únicos en la capital de España. Una ciudad que necesitaba un premio de este tipo que hiciera justicia a la gran variedad y alta calidad de su oferta gastronómica.

Barcelona fue una de las ciudades donde, a pesar de contar con 19 establecimientos con una estrella, se echó de menos un reconocimiento como el de DiverXo. Y este hecho ha sido clave para que mediáticos cocineros como el masterchefiano Jordi Cruz se hayan pronunciado diciendo que el premio a Muñoz se debe a “factores políticos”. Otros personajes públicos, como el periodista Salvador Sostres, han concluido que la Guía Michelín “desprecia a Barcelona” y que el sistema por el que ha sido premiado DiverXo es “una farsa” y su restaurador “intrascendente”. El primero, al menos, se disculpó unos días después por sus comentarios.

Quiero dar por hecho que los citados “opinadores” han tenido oportunidad de visitar DiverXo. Si lo han hecho, sin duda han debido disfrutar del concepto radical, sinfónico, caóticamente ordenado y artísticamente estudiado de la cocina de Dabiz Muñoz. No se parece a nada que haya probado uno antes. Es una sorpresa tras otra. Una “montaña rusa” como lo califican algunos. Yo prefiero el apelativo del Cirque du Soleil de la cocina moderna.

Es de entender la frustración de Cruz al no obtener la tercera estrella para su restaurante Ábac. La de Sostres no se entiende tanto, pero como él mismo dice, “escribir es meterse en problemas”. En cualquier caso, lo que no tiene sentido es que cuando un país recibe un premio de este calibre, que le pone en las portadas de medio mundo, los regionalismos se metan en el camino de celebrarlo como lo que es: un reconocimiento del que todos debemos estar orgullosos. Por si sirve de algo, yo lo estoy.

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
Incinerando a Hanna Montana

​La trayectoria de Miley Cyrus en los últimos meses ha acabado definitivamente con la imagen que cultivó durante los años en los que interpretó para Disney al personaje de Miley Stewart en la afamada serie infantil Hanna Montana. Poco queda ya de esa sonrisa dulce e inocente en la cantante de 20 años, que no deja de ser noticia y objeto de comentario en las redes sociales debido a sus numerosos escándalos.

​Tras su lamentable espectáculo pseudo-pornográfico en los Video Music Awards que entrega la cadena televisiva MTV, las críticas le llegaron desde todos los ángulos. Cyrus logró hacer que la práctica totalidad del público, en el auditorio y en sus casas, sintiera irremediablemente una sensación de verdadera vergüenza ajena. Las redes sociales se incendiaron contra ella. Y además le costó la cancelación de la portada que tenía pactada con la revista Vogue para diciembre, ya que dicha publicación no desea verse relacionada con ese perfil de imagen.

​Por si fuera poco, lejos de rectificar o disculparse, la otrora angelical artista ha declarado que no se arrepiente de nada de lo hecho, porque en su opinión estaba “haciendo historia” sobre el escenario. Y, apenas dos semanas después del citado incidente, ha salido a la luz su nuevo videoclip. En él aparece completamente desnuda sobre una bola de demolición, sin nada más encima que unas botas, mirando de forma lasciva a la cámara y lamiendo desde cadenas de obra hasta martillos de gran calibre. De todo menos sutil.

​Cyrus parece haberse decidido por apostar por su capacidad de provocación sexual olvidándose de hacerlo por su música o por su voz. Algunos la defienden diciendo que también otras históricas como Madonna fueron criticadas en su época, sin embago la Ambición Rubia sabía dominar muy bien los tiempos y los límites. A Miley le queda mucho por aprender.

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
La TV pública griega, la primera grande en caer

Son tiempos difíciles para los periodistas de toda Europa. En el aspecto laboral, sobre todo. Al aumento progresivo del número jóvenes que salen al mercado con estudios de Periodismo y Comunicación Audiovisual se ha sumado la crisis económica de los últimos años, y a ella la mala –en ocasiones pésima- gestión de los medios de comunicación, principalmente los públicos.

La televisión pública griega, la ERT, cerraba esta semana sus puertas y abandonaba sus emisiones debido a una situación financiera insostenible. Casi 2700 trabajadores, un coste superior a los 300 millones de euros anuales y un modelo de trabajo desorganizado, opaco y despilfarrador han sido las claves para el cierre de la cadena. Con este “apagón” Grecia es, momentáneamente, el único país de la Unión Europea sin televisión pública.

En apenas unas semanas se empezará a organizar una nueva televisión que según fuentes cercanas al Gobierno contará con los recursos de la antigua ERT (archivo, material, etc) pero con solamente 700 trabajadores, dejando a 2,000 periodistas y técnicos en la calle. Esto en un momento en que los medios de comunicación están despidiendo en lugar de contratando.

La ERT es la primera en caer, pero puede no ser la única. Las exageradas estructuras de las televisiones públicas son un lastre demasiado grande para poder cargar con él en la coyuntura actual. En España lo estamos viendo actualmente con Telemadrid, pero ya hubo privadas que cayeron como CNN+ por no ser rentables o suficientemente competitivas debido a sus elevados costes.

El modelo clásico de televisión “grande”, con infinidad de personal y medios propios, va llegando lentamente a su fin. Un nuevo modelo, menos pesado, más ágil, dinámico y rentable será el gran triunfador, como ya lo fue en los canales locales estadounidenses años atrás: medios buenos, pero justos, para resolver las tareas; personal suficiente pero no sobrante; y una buena cartera de proveedores o freelance para sacar adelante picos de trabajo. El ahorro, tanto en personal como en material y mantenimiento es enorme, y las cifras no se pueden discutir.

El cierre de la ERT es un aviso de lo que puede pasar a otras televisiones públicas, nacionales o autonómicas, si no se deciden a reestructurarse para lograr un modelo sostenible. Cuando más se retrasen los cambios, más cerca estarán del posible apagón.

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
Un espectáculo delicioso

La exhibición del FC Barcelona el martes en la vuelta de los octavos de Champions fue de las que se graban en un DVD y se ponen a los chicos de categorías infantiles para que entiendan de qué va eso del fútbol. Sublime, genial, histórica… Son muchos los adjetivos que se pueden adjudicar al prodigioso juego de los azulgranas frente a todo un clásico del fútbol mundial, el AC Milan, que si bien no estuvo ni de lejos a su mejor nivel, fue superado por los barcelonistas de forma arrolladora.

Dicen que detrás de todo gran logro suele haber un gran líder. Pero lo grande de este Barça es que no son uno, sino varios, los que lideran al mejor equipo de fútbol de todos los tiempos. Messi destaca sobre el resto, de eso no hay duda. Pero no se puede hablar de él sin mencionar a Xavi, Iniesta, Busquets, Villa, Alves… Todos aportan, todos suman, todos reman en la misma dirección. Y el resultado es un espectáculo delicioso. Sin importar los colores del espectador.

En las fechas previas al partido fueron varios los jugadores que aseguraban que la Historia les debía una remontada de proporciones poco menos que bíblicas, en lo que al deporte se refiere. Y llegó. Vaya que si llegó. Y de qué manera.

Es lo maravilloso del fútbol. Hace un mes el conjunto catalán era imbatible y el vecino madridista vulnerable. Una semana atrás se habían invertido los papeles. Y ahora están los dos al mismo nivel. Al menos eso dicen los que saben, que son los mismos que decían todo lo anterior que ya no vale. Eso es lo maravilloso, también, del mundo que rodea al fútbol.

Roura, del que poco se habla en estos días, ha salvado la papeleta. Salvo hecatombe, devolverá a Tito Vilanova un Barça posicionado –salvo por su eliminación de la Copa del Rey- donde el de Gerona lo dejó antes de irse a continuar su tratamiento en Estados Unidos. Y, además, con muy buenas sensaciones para lo que resta de temporada.

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
Spain is different. Episodio 2: Comer en un lugar turístico

Las diferencias de España con el resto del mundo son evidentes desde que se llega al aeropuerto de destino, pero también en cuanto salimos a la calle. Digamos que ya hemos pasado el trámite migratorio, hemos dejado las cosas en el hotel y nos disponemos a comer algo. A ser posible, en un lugar típico.

Si eso nos ocurre en Londres o Nueva York, por ejemplo, no hay problema alguno. Podemos degustar aquello que más nos apetezca pidiéndolo en nuestro propio idioma, porque la inmensa mayoría de restaurantes tienen personal que se defiende en francés, inglés, alemán y español. En Roma o Milán nos traerán una carta en 3 o 4 lenguas distintas para asegurarse de que entendemos lo que vamos a comer. En las principales ciudades de Portugal, mientras probamos el pan caliente con mantequilla o con un poco de queso nos ofrecerán al menos dos opciones de idioma en la carta (generalmente inglés y portugués), y en cualquier caso se harán entender en su particular “portuñol”.

Pero si vamos a Madrid… la cosa cambia.

Es curioso ver cómo a pesar de ser uno de los puntos más turísticos del país, los restaurantes del centro de la capital parecen inmunes a la llegada de los visitantes. No evolucionan. No se adaptan.

En la Cava Baja, famosa por su tapeo, pocos son los que se atreven con palabras en inglés. Ni habladas, ni escritas. Por lo que si un turista lee en una pizarra que el pincho del día es “revuelto de morcilla con pimientos del piquillo”, a ver quién le explica lo que está a punto de pedir.

En la Plaza Mayor, por no movernos de la capital, es verdaderamente llamativo ver a camareros que llevan 20 años trabajando en el mismo local haciendo el gesto universal de comer -llevándose la mano a la boca- para preguntar a una familia nórdica si quieren sentarse en su terraza. Todos los extranjeros que se sientan a tomar algo acaban bebiendo cerveza, que es la primera palabra española que aprenden para que les entiendan en los bares y restaurantes. Y sus elecciones culinarias se basan en menús de platos combinados con fotografías descoloridas con las que, al menos, pueden saber qué es lo que están pidiendo.

Distinto es por ejemplo ir a Mallorca, donde podemos encontrarnos lugares en la Playa del Arenal en los que los establecimientos pecan de todo lo contrario: no hay carta en español, solamente en alemán o inglés. Increíble. Pero cierto.

Este tipo de prácticas no pueden dejar de llamarnos la atención. Y deberían también preocuparnos. Sobre todo porque estamos en un país conocido mundialmente por sus destinos turísticos. Nuestro PIB depende en gran medida de ese sector. Y sin embargo somos incapaces de optimizarlo. Está como estaba dos décadas atrás.

Hace 5 años explotó la burbuja inmobiliaria porque pensábamos que era eterna. Hoy también lo pensamos del turismo. Esperemos que éste no explote. Porque si lo hace, entonces sí que estamos apañados.

www.miguelangelrodriguez.net

 

Ver Post >
“Spain is different”. Episodio 1: Inmigración

Ésta era una idea que me rondaba por la cabeza desde hace ya algún tiempo. Y, después de haber tenido la oportunidad de viajar al extranjero en las recientes fiestas navideñas, me he decidido a llevarla a cabo: preparar una pequeña serie de artículos sobre las principales diferencias que, a simple vista, se detectan entre España y el resto del mundo y que hacen que nuestro país sea, en efecto… diferente.

En primer lugar, nada más llegar al aeropuerto de destino, tenemos el primer episodio diferencial: el trámite de pasar el control de inmigración. Todo un clásico.

Aquellos que hayan tenido la oportunidad de viajar a países fuera de Europa (incluso a muchos de dentro de la Unión) habrán visto cómo después de esperar una abultada cola, su pasaporte es escaneado o, en su defecto, pasado por una ranura de lectura electrónica para su verificación. Posteriormente se toman las huellas dactilares, se comprueban los antecedentes e incluso se hace una foto del individuo en cuestión. Cómo no, se pregunta el motivo del viaje, los días que la persona va a estar en el país y la dirección durante su estancia. Luego se comprueba de nuevo manualmente el pasaporte y se revisan adecuadamente los sellos de entrada y salida. Si todo está en orden, es en ese momento cuando se puede recibir la autorización de acceso, el sello de entrada con la fecha correspondiente y el paso a la siguiente prueba de esa gincana que es la llegada a cualquier aeropuerto internacional: la aduana. Pero esa historia es para otro artículo.

¿Qué pasa, sin embargo, si uno llega a España? Pues que todo cambia. Spain is different. Se lo decía un buen hombre estadounidense a sus hijos hace apenas unos días, tras desembarcar nuestro vuelo en la T4 procedentes de Nueva York. Al pasar el control de inmigración, los chicos no cabían en su asombro… ¡pasaron en menos de cinco minutos! ¡Todo un récord!

Y es que aquí no usamos lectores electrónicos, ni escáneres. Tampoco hacemos fotografías ni tomamos huellas, ni repasamos el historial por si acaso hay rastros delictivos. Nosotros, en lugar de esta tecnología, ubicamos a un agente de la autoridad para que, armado únicamente con su vista perfectamente entrenada, determine si el pasaporte es auténtico, si la persona es realmente la señalada en el documento, si su acceso supone algún riesgo para el país o si tiene intenciones de quedarse más tiempo del que le permite su visado o el acuerdo con su país de origen.

Es fantástico. Lo que los americanos hacen con 4 o 5 máquinas de última tecnología y una base de datos de tamaño abrumador, nosotros lo hacemos con un policía de Albacete. O de Murcia. O de donde se tercie. Con que sea español, suficiente. Si es que otra cosa no, pero diferentes, sí que somos. (continuará)

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >