El Comercio

img
Categoría: Sin categoría
TVE, Máster en humillación

Lo que está ocurriendo en Masterchef, programa que emite Televisión Española, es un insulto para los televidentes y para todos aquellos que, con nuestros impuestos, seguimos manteniendo a flote la deficitaria cadena pública estatal. De ser en sus inicios un programa ameno, sobre personas ilusionadas con hacer sus pinitos en el mundo de la cocina, ha pasado a ser un espacio en el que un reducido grupo de cocineros profesionales, especialmente amargados y estirados, aprovechan la mínima ocasión para dejar claro que pueden cocinar mejor que informáticos, dependientes, comerciales o jubilados. Algo que, por supuesto, se les presupone. Pero que, no obstante, recuerdan cada vez que tienen oportunidad, perdiendo además las maneras.

Después del lamentable episodio ya conocido de “león come gamba”, en el que Jordi Cruz pisoteaba a un concursante acusándole de mofarse del jurado hasta hacerle llorar desconsoladamente, el numerito de esta semana no ha sido para menos. El cocinero catalán decidió esta vez estampar boca abajo y romper en pedazos el plato de Pablo, uno de los concursantes, sin siquiera probarlo. Al grito de “estoy harto” y “deja de poner excusas y ponte a trabajar”, el de Manresa demostró que nada tienen que ver las estrellas Michelín con la buena educación. Un espectáculo lamentable y humillante, no solo para el participante sino para el espectador.

Aunque para nosotros sea nueva, la figura de juez “duro” en los realities no la hemos inventado en España. Ni Jordi Cruz, ni tampoco Risto Mejide, que podría ser la referencia directa en el panorama televisivo español. Éste es un perfil que lleva explotándose en programas internacionales durante décadas, aunque si hay alguien que de verdad puede llevarse la medalla de haber puesto “de moda” el personaje, ése es sin duda Simon Cowell, al que hemos podido ver como juez en American Idol y Britain’s Got Talent.

En nuestro país, Risto recogió con éxito el testigo en Operación Triunfo, creando un estilo nuevo para el público español. Un personaje al que sin duda ha sacado mucho partido. Pero, guste más o menos, él lo ha hecho con sarcasmo, acidez y siempre con inteligencia. No con mala educación, rabia incontenida o divismo exacerbado, como sí ha hecho Cruz.

La audiencia no es tonta, y a nadie le gustan los que abusan de la debilidad de los demás. La verdad, me habría gustado un Chester de los de Risto con Jordi Cruz, para ver si le bajaba los humos. Lamentablemente para el catalán, al buscar un chef al que entrevistar Mejide eligió a Dabiz Muñoz, que tiene mucha más clase y una estrella de ventaja. Se siente.

@rodriguezcaveda
www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
Eva Hache, nueva víctima de la tontavisión española

La televisión en España se ha modernizado en los últimos tiempos. Primero pasó de analógica a digital. Y en las últimas fechas ha cambiado hasta de frecuencia. Pero a veces ocurren cosas tan rancias y antiguas a su alrededor que simplemente no tienen explicación racional en el panorama actual. Detalles que van más allá de la programación, tendencia e incluso de la propia audiencia. La comúnmente llamada “exclusividad de cadena” -tradicionalmente mal entendida y siempre erróneamente aplicada en España- es una de ellas. Eva Hache es su última víctima.

La hasta ahora presentadora de El Club de la Comedia fichó recientemente por Cuatro como conductora del programa de cámara oculta Guasabi, del que se emitió un único piloto en febrero. Ahora La Sexta ha anunciado que no contará con ella nuevamente -después de cuatro exitosas ediciones- porque considera que es incompatible su presencia en Atresmedia y Mediaset en un mismo periodo de tiempo.

Existen muy pocos espacios en España que permitan la libre circulación de presentadores entre una y otra cadena, ya sea para entrevistas, cameos o pequeñas presentaciones. Más allá de programas de tinte solidario o de El Hormiguero, donde afortunadamente se pasan estas nimiedades por el arco del triunfo, es muy difícil poder disfrutar de rostros de distintas cadenas en un mismo plató. Lo cual es a todas luces un atraso en el mundo global de comunicaciones en que nos movemos.

En los programas angloparlantes de Estados Unidos, que nos siguen –y de momento seguirán- dando mil vueltas en el ámbito televisivo, no solamente les gusta jugar con estos guiños a los espectadores en los programas de producción propia (Conan, Jimmy Fallon, Jimmy Kimmel, Letterman…) sino que introducen estas combinaciones en series (es habitual que se entrecrucen puntualmente historias de dos canales distintos a modo de cameo)y hasta en los dibujos animados (tanto Los Simpson como Family Guy son un fantástico ejemplo). Una fórmula que, lejos de perjudicarles, logra arrancar del espectador una sonrisa y un sentimiento de complicidad especial.

Curiosamente, en los dos máximos canales en español en ese país, Telemundo y Univisión, se aplican las mismas políticas restrictivas que en España. Si eres rostro de una cadena, no se puede insinuar colaboración de ningún tipo con otro medio, sea o no competencia. Curioso contraste, que ejemplifica también la distancia que todavía existe entre estas dos cadenas y las tres históricas: NBC, ABC y CBS. Al parecer, nosotros preferimos parecernos a las primeras. Cuando en realidad ellas se esfuerzan en parecerse a estas últimas. Para hacérselo mirar.

@rodriguezcaveda
www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
25 años de Los Simpson

La serie televisiva ‘Los Simpson’ cumple esta semana 25 años. Un cuarto de siglo en el que Homer, Marge, Bart, Lisa y Maggie han hecho historia temporada tras temporada, convirtiéndose en la sitcom de mayor duración de la historia televisiva de Estados Unidos y en todo un fenómeno a nivel mundial.

Los creadores de la serie ya han confirmado que habrá temporada 27. Y salvo que los resultados varíen repentinamente, a los seres amarillos de Springfield les queda aún un largo camino por recorrer. Al menos eso espera la cadena FOX, que ostenta los derechos de explotación de ‘Los Simpson’ hasta dentro de casi 70 años y seguirá haciendo caja con ellos mientras tengan tirón.

En España, las andanzas de Homer y su familia son seguidas por cerca de dos millones de espectadores diariamente. Apenas un 1% de toda nuestra población es ajeno a la existencia de estos peculiares seres de cuatro dedos. Ellos son, sin duda, los reyes de la pequeña pantalla. Y de la grande también cuando lo intentan, ya que su película recaudó en 2007 más de 500 millones de dólares en todo el mundo. Una auténtica gallina de los huevos de oro que ha dado a Matt Groening una fortuna equiparable a la recaudación de su propio largometraje.

Pero, además de un entretenimiento para los espectadores y una máquina de hacer dinero para sus productores, ‘Los Simpson’ son un reflejo crítico de la sociedad mundial en general y de la norteamericana en particular. En sus más de 560 episodios se han tratado temas tan polémicos como el capitalismo, la corrupción, la tenencia de armas, la homosexualidad, el racismo, los conflictos internacionales, la religión y la Iglesia… A través de los ojos de Homer hemos visto la sociedad de las grandes multinacionales y a través de los de Lisa, la realidad filosófica de las cosas que nos rodean. Todo un estudio sociológico para las generaciones venideras, en ocasiones verdaderamente fiel a la realidad. Afortunadamente, cuando les vemos a ellos aún nos quedan ganas de reírnos de los errores y contradicciones de nuestra propia sociedad. Lo malo es que, al contrario que en ‘Los Simpson’, en el mundo real no podemos rehacerla de nuevo cada vez que termina un capítulo.

 

www.miguelangelrodriguez.net

@rodriguezcaveda

Ver Post >
El único y verdadero Messias

Algunos lo daban por muerto. Y muchos querían que lo estuviese. Deportivamente hablando, claro. Pero nada más lejos de la realidad. Lo que ha logrado Leo Messi en apenas tres días ha hecho que su nombre vuelva a sonar con fuerza como “mejor jugador de todos los tiempos”. Ciertos analistas, de hecho, le vuelven a ubicar entre los primeros puestos en la carrera por el Balón de Oro, un galardón que en Madrid ya le otorgaban a CR7 desde el día de la Décima. Pero el de Rosario ha dado un paso al frente tan histórico como los dos récords que ha conseguido en apenas unas pocas horas.

El sábado, Lionel Andrés Messi Cuccittini se convirtió en el máximo realizador de la Historia de La Liga española, metiendo un hat-trick al Sevilla y superando al mítico Zarra con 253 dianas. El martes, frente al Apoel, un nuevo hat-trick permitió que el argentino se convirtiera, además, en el máximo goleador histórico de la Champions League, dejando atrás a un emblema del madridismo y de la Selección como Raúl González Blanco. Messi lleva ya 74 goles en esta competición, la más elitista del fútbol europeo.

Las constantes comparaciones entre Messi y Cristiano Ronaldo son inevitables, y más si tenemos en cuenta la campaña que están desplegando desde el Real Madrid para “dar cariño” a su estrella, algo que por cierto no ha ocurrido del mismo modo en Barcelona. Pero por mucho lobby que se haga la verdad es que, al menos a día de hoy, estos dos jugadores no son realmente comparables.

Cristiano es un portento físico, tiene muchísima calidad, es todo carisma y su disparo hace temblar al mejor guardameta. Es uno de los mejores de todos los tiempos, sin lugar a dudas. Y todavía puede demostrar muchas cosas más para llegar al Olimpo de los elegidos. Pero Messi… Messi es un dios del fútbol. Un ser superior al resto de los mortales. Un tipo capaz de ganar títulos él solo. Un jugador como no se ha visto antes. El mejor de la Historia. El único y verdadero Messias del balompié. Dejemos de compararle con nadie. Simplemente, disfrutemos de él.

@rodriguezcaveda

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
Un mundo pendiente del doble check azul

Es extremadamente llamativo el revuelo que se ha armado entre los usuarios de teléfonos móviles por la última aportación de Whatsapp a su aplicación de mensajería: el ya ultrafamoso doble check azul. Una “herramienta” que permite que quien envíe un mensaje pueda saber cuándo éste ha sido leído por el receptor. Algo que puede ser visto como una intromisión en la privacidad del usuario. De ahí que las críticas hayan sido feroces a nivel mundial, obligando a los responsables de la aplicación a ofrecer –extraoficialmente- una solución: en la próxima actualización permitirán que el usuario sea quien decida si quiere utilizar el doble check azul o no.

Este episodio es uno más de los múltiples que vivimos a diario en los que se pone en riesgo nuestra privacidad e intimidad. Las redes sociales son el escaparate de nuestras vidas y cada vez dejan menos a la imaginación. Algunas, de hecho, no dejan absolutamente nada a la imaginación, si entienden a lo que me refiero. Somos presa de compañías que fagocitan nuestros datos como Apple nuestra huella dactilar a cambio de desbloquear el iPhone. Somos cifras, objetos de estudio con los que se hacen gráficas y se interpretan tendencias de mercado. Se lo dice alguien que vive del mundo de la publicidad, en la que ya nada de lo que ocurre es casualidad. Si usted está visitando una página web  y todo lo que aparece alrededor son viajes al Caribe, probablemente sea porque hace uno o dos días los estuvo buscando. Nosotros lo sabemos. Lo sabemos todo.  Y le seguimos. Al menos, hasta que compre el producto.

Unos años atrás el cine sorprendió al mundo con una película futurista protagonizada por Tom Cruise y titulada “Minority Report”. En ella se veía como la privacidad del ser humano había llegado a su extinción y las personas vivían rodeadas de hologramas publicitarios que, personalizados, saludaban a los transeúntes ofreciéndoles un producto que sin duda necesitaban en ese momento. La publicidad del futuro. Nosotros sabremos, sin lugar a error, si a usted le apetece una Coca-Cola. De hecho, haremos previsiones matemáticas, estudiaremos su comportamiento. Y sabremos que tiene sed antes que usted.

Ese tiempo ya ha llegado. Hoy en día existen aplicaciones que permiten entrar a una tienda, que un sensor reconozca nuestra presencia, nos recomiende las prendas de ropa más adecuadas, saque nuestra talla, la embolse y nos cobre al salir por la puerta. Todo en conexión con nuestro teléfono móvil. El mismo del que ahora nos quejamos amargamente por el doble check azul.

El avance de la tecnología es imparable, y parece que debemos aceptar que eso conlleva directamente una pérdida de nuestra intimidad. Yo, mientras reflexiono sobre ello, subiré esta columna a mi blog y la twittearé para que un montón de desconocidos me sigan, vean mi perfil, me juzguen por mi foto, sepan aquello que me gusta y a lo que me dedico. Y después quizá, solamente quizá, decidan leerla. Entonces será cuando me salga el doble check azul. Leído.

@rodriguezcaveda

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
Adán y Eva o el culmen de la bajeza televisiva

La nueva apuesta de Cuatro “Adán y Eva” va camino de convertirse, por méritos propios, en el espacio más denigrante y vergonzoso que ha ocupado la parrilla televisiva española. Algo nada fácil teniendo en cuenta que hablamos del mismo país en el que “Sálvame” sigue siendo uno de los programas de mayor audiencia de la televisión. Y el mismo en el que triunfa “Gran Hermano” o se han emitido realities de dudosísimo gusto como “Confianza ciega”, por ejemplo.

Ya no es que los concursantes vayan vestidos o desnudos. No es que en un único plano se pueda contemplar -al mismo tiempo- una combinación de músculos, tatuajes, penes y pezones alrededor de una mesa en la que, mientras se come con las manos, se intenta seducir al contrario mediante técnicas más propias de un neardental (solamente falta la garrota y la cueva donde llevar a la pareja, tirando por el pelo al modo cavernícola). Es que, además de volver a lo más primitivo del ser humano (adulterado por supuesto por las cámaras), los participantes se desnudan también por dentro. Y, la verdad sea dicha, escucharles duele aún más que contemplarles.

Desde confundir la Alhambra con una alambrada o situarla en Córdoba en lugar de en Granada, hasta confundir el río Manzanares con una fruta o desconocer qué significa que una persona sea “polivalente”. El límite está allí donde lo queramos imaginar. Cualquier tema de conversación es susceptible de ser brutalmente destruido mientras nos muestran las nalgas de los protagonistas en primer plano. Toda una experiencia para vivir desde el sofá de casa. Pero mejor si tenemos el baño cerca, por eso de las arcadas.

La Asociación de Telespectadores y Radioyentes (ATR) ya se ha pronunciado, tildando el espacio de “degradante” por utilizar el desnudo y el sexo para ganar audiencia. Pero más degradante es que casi tres millones de espectadores estén dispuestos a verlo cada semana. Si al final van a tener razón los que dicen que tenemos la televisión que nos merecemos…

@rodriguezcaveda
www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >