El Comercio

img
Etiquetas de los Posts ‘

málaga

Cuando los árbitros cambian la historia
marodriguez 10-04-2013 | 6:34 | 0

Dicen que las finales no están para jugarlas sino para ganarlas. Y el partido del Málaga este martes frente al Borussia era toda una final. Una final que, lamentablemente para el fútbol español, no se ganó. Pero no por deméritos de sus jugadores, sino por un desastroso error arbitral. Una vez más, la incompetencia de un colegiado se elevaba sobre los méritos deportivos para inclinar la balanza a favor de uno de los contendientes.

No se trata de ir de víctimas, ya que la historia futbolística de cada club siempre tiene en su haber errores a favor y en contra. Y derrotas y victorias en el último minuto. Sean más o menos “justas” o “injustas”. Esta vez al Málaga, que hizo un partidazo, le tocó la de arena. Pero seguro que, con esta forma de trabajar, pronto recibirá la de cal.

El problema no es ese. Ni siquiera que pueda existir una persecución contra los clubes pequeños, como dicen algunos, o que se cometan errores a propósito a favor de los poderosos. No, el problema es simplemente que los árbitros no tienen el nivel que deben tener. Y que, además, no se hace nada para mejorarlo o, al menos, para enmendar sus errores.

Los mejores futbolistas del mundo no pueden ser arbitrados por mediocres. A los colegiados no les puede superar la presión, al igual que no les supera a los futbolistas a los que arbitran. Se les paga para hacer bien su trabajo, y no se puede dar por aceptado que haya errores en casi todos los partidos, de mayor o menor influencia en el marcador final. Simplemente, no es de recibo. ¿Cuántas profesiones existen en las que, antes de empezar la labor diaria, se acepte de forma generalizada el hecho de que se pueda hacer mal? ¿Acaso alguno en nuestro puesto de trabajo tenemos la opción de equivocarnos todos los días y seguir manteniendo nuestro empleo? ¿No se deshacen los clubes de aquellos jugadores que no dan el nivel esperado? Entonces, ¿por qué los que les vigilan en el campo sí pueden ser unos completos incompetentes?

Decía esta semana López Nieto, ex árbitro internacional, que el problema real es la falta de calidad de los trencillas, “en consecuencia de la mala planificación del estamento arbitral de la UEFA”. Eso es lo que, en pleno año 2013, es inconcebible.

Deportes de gran seguimiento, como lo son el baloncesto o el fútbol americano cuentan con árbitros de excelente nivel. Y, por si fallan (que en estos casos –a diferencia del fútbol- no se da por hecho que deban hacerlo) cuentan con tecnología para arreglarlo. Pero en el  fútbol no. En el fútbol, en lugar de poner un láser para ver si el balón ha entrado o permitir repeticiones para las jugadas dudosas, la UEFA prefiere poner a dos jueces de área que no sirven absolutamente para nada. Y así, se siguen sucediendo los errores, y aumenta el número de “injusticias” deportivas. Pero a nadie parece importarle. Desde luego, al menos no a Platini. Por algo será.

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
La sanción a Cristiano es justa
marodriguez 27-01-2010 | 10:24 | 0

El revuelo formado a raíz de la sanción de dos partidos a Cristiano Ronaldo por romperle la nariz al jugador Patrick Jan Mtiliga, defensa del Málaga, es digno de estudio. Hay quienes consideran que la decisión es “injusta y desproporcionada”. Otros incluso se aventuran –insistiendo en sus propias alucinaciones- a hablar de “villarato” y teorías conspiratorias. Y, los de siempre, buscan agravios comparativos con el eterno rival en jugadas que, simplemente, no admiten comparación.

La sanción a Cristiano es justa. Y lo es desde el principio, desde el momento en que el portugués vio la tarjeta roja. El jugador golpea con agresividad a un rival, en un acto de “juego peligroso”. Ahí se justifica la expulsión, que algunos como el otrora lúcido Jorge Valdano han estimado como incorrecta. La sanción posterior responde a un punto bien definido en el Código Disciplinario de la Real Federación Española de Fútbol. El artículo 115 señala que “emplear juego peligroso causando daño que merme las facultades físicas del ofendido se sancionará con suspensión de uno a tres partidos o por tiempo de hasta un mes”. Cristiano le rompe la nariz a Mtiliga. No hay más que decir.

El problema del forofismo es que no permite ver la realidad de forma objetiva. La versión correcta no es la de los periódicos de Madrid –volcados en la defensa del luso- ni tampoco la que están apuntando desde Barcelona, donde se asegura que el castigo se queda corto. Parece una decisión adecuada, y punto. Más aún cuando, después de las apelaciones que presente el Real Madrid, todo quede -más que probablemente- en un único encuentro de suspensión.

El problema de querer comparar en todo a Cristiano y a Messi hace que, en ocasiones, ciertos periodistas y comentaristas deportivos pierdan temporalmente el norte. Igualar una jugada en que un futbolista no sufre lesiones a otra en la que un jugador se retira directo al hospital parece algo periodísticamente censurable y criticable. Ninguno de ellos se atrevería, en un juicio, a pedir la misma pena para un acusado que mató a alguien que para otro que sólo lo hirió. Son cosas distintas porque tienen consecuencias diferentes. Y, por tanto, los efectos y repercusiones también deben ser claramente diferenciados.

Lo que debería preocupar ahora al madridismo no es tanto la sanción, que quedará en el olvido, sino el problemático carácter de CR9 sobre los terrenos de juego. Acaba de estrenarse en la Liga española y ya tiene una colección de tarjetas, varias de ellas rojas. Es reincidente en la agresión a otro futbolista, y sólo lleva en el Madrid unos meses. Alguien debería calmarle un poco y pedirle que se dedique a jugar al fútbol -que es lo que hace muy bien- en lugar de protestar y dar leña. Entonces, sólo entonces, quizá puedan compararle de verdad con Messi.

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
Maletines, Badiolas y Jesulis
marodriguez 01-12-2008 | 9:39 | 0

El presidente de la Real Sociedad de San Sebastián ha hecho público algo que para los aficionados al fútbol era poco menos que un secreto a voces: se pueden comprar partidos en las categorías de élite del fútbol español. Es lo que se extrae de una conversación telefónica grabada entre Iñaki Badiola y el ex jugador del Tenerife Jesuli, donde el mediapunta reconoce haber cobrado entre seis y siete mil euros por la derrota de su equipo ante el Málaga en la última jornada de la temporada pasada. Una victoria chicharrera podría haber apeado del ascenso a los malacitanos y aupado a los donostiarras a la categoría de oro del fútbol español.

Durante años hemos oído hablar de este asunto, pero nadie ha podido –o ha querido- demostrarlo. Se trata de los famosos “maletines” que aparecen en diversos campos de Primera y Segunda división en las jornadas finales de cada temporada. Supuestamente, unos sirven de prima para motivar a jugadores de terceros equipos a vencer a rivales directos. Otros se utilizan para facilitar la derrota del conjunto que recibe dicha prima. El problema es que, cuando se cobra para perder, deja de ser un incentivo. Se llama soborno, y es una práctica ilegal.

Tanto Jesuli como las directivas y jugadores de Málaga y Tenerife se han apresurado a desmentir dichas informaciones. El sevillano asegura que nunca hizo referencia a los cobros que presuntamente recibieron él y sus compañeros. También reclama que Badiola le grabó sin su consentimiento. Pero lo cierto es que la cinta existe. Las declaraciones también, y se han escuchado en las emisoras de radio de todo el país. Distinto sería discutir si sus palabras están alteradas, o incluso si pertenecen al jugador o no. Pero, de momento, éste no ha dicho ni lo uno ni lo otro.

Lo ocurrido reabre el debate sobre las primas a terceros, a la vez que exige una actuación rápida y eficaz de la justicia española. No sólo de las instancias deportivas. Hay que ir más allá. Si en efecto existe un caso de soborno significaría la alteración de la competición, además de una estafa directa para aquellos aficionados que apostaron en la Quiniela aquella jornada, por ejemplo. Hay que investigar los hechos hasta el final, castigar a quien lo merezca y no permitir que nadie quede impune. Los aficionados somos los primeros perjudicados. Y también queremos justicia.

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >