El Comercio

img
Etiquetas de los Posts ‘

real

De la libertad de expresión al mal gusto
Miguel Ángel Rodríguez Caveda 03-02-2011 | 4:59 | 0

La última portada de la revista “El Jueves” ha logrado exactamente lo que buscaba: llamar la atención. Y lo ha hecho con su enésima expresión de mal gusto y falta de respeto por las instituciones y, peor aún, por las personas.

En España tendemos a confundir la libertad con el libertinaje: la libertad de expresión se mezcla con el derecho al insulto impune, y la de imprenta se asocia con la posibilidad de poner en los kioscos de todo el país una caricatura del Rey con sus testículos sobre una bandeja. Así de bajo ha caído esta publicación, cuya obsesión con la Familia Real es ya digna de estudio. Y, probablemente, de tribunales.

Los españoles disfrutamos de muchas libertades sin las cuales se nos antoja imposible existir, pero que en muchos lugares del planeta son auténticos privilegios. No obstante hay quienes, en lugar de valorarlas, las utilizan para atacar y ofender impunemente a los demás. Es el caso que nos ocupa. El valor informativo de la portada de “El Jueves” es inexistente. Como caricatura, es mediocre. Y el valor humorístico, nulo. Injustificable.

Ni siquiera los lectores habituales de la revista apoyan la ocurrencia. Comentaba un famoso periodista de marcada tendencia republicana que para que ese tipo de canallada haga gracia, sin duda habría que ser antimonárquico. Pero añadía que también se debería tener un destacado mal gusto. Porque, de lo contrario, difícilmente se podría entender el apoyo a semejante esperpento, de carácter puramente vejatorio. Algo que no sólo ofende al retratado sino también a sus familiares, amigos y a todos quienes admiran y apoyan su persona y la Institución a la que representa.

Este tipo de publicaciones nunca debería ver la luz. En el siglo XXI, para insultar sin sentido ni motivo ya está la tele. Deberían saberlo. ¿O acaso no ven Telecinco

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
La becaria de Villar y el cabreo de Florentino
Miguel Ángel Rodríguez Caveda 20-01-2011 | 1:00 | 0

El Real Madrid no está para bromas. Segundo en la clasificación, ya no depende de sí mismo para ganar la Liga, después de empatar frente al colista de Primera. Eso escuece. Más aún si en casa del vecino azulgrana todo son alegrías. Y peor todavía cuando se empieza a levantar la sospecha de que pueda haber ciertos favoritismos hacia el eterno rival o, en su defecto, una creciente animadversión hacia el club blanco y en especial hacia su entrenador.

La gota que ha colmado el vaso ha sido una noticia publicada en la página web de la Federación Española de Fútbol en la que se comunicaba el cambio de árbitro para el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey que enfrentaba al Atlético de Madrid y al Real Madrid. En dicha noticia se aseguraba que Turienzo Álvarez pitaría bajo “la atenta mirada de Mourinho, que se considera perjudicado por los arbitrajes de los últimos meses”.

El Madrid de Florentino, con las vitrinas de trofeos más blancas que nunca, se sintió ofendido y reaccionó. El club de Chamartín expresó su malestar en un comunicado con más rabia que acierto. En efecto, la noticia adolecía de falta de objetividad. Pero era una noticia, no un comunicado. Así que quizá la reacción de los chicos de Pérez fue exagerada.

Todo habría quedado en anécdota si la Federación hubiese explicado la diferencia entre “noticia” y “comunicado”, y se hubiese disculpado por publicarla en su web oficial. Además la información sólo estuvo unos minutos en la página de Internet, así que el daño fue muy limitado (la repercusión se la dio, precisamente, la nota de reacción madridista). Pero en lugar de ello, el portavoz de la RFEF Jorge Carretero le echó la culpa… a una becaria.

Es lamentable presenciar cómo una institución respetable como la RFEF cae en semejante error. Sacudirse la culpa y hacerla recaer sobre una persona que está trabajando sin contrato laboral ni prestaciones sociales por un puñado de euros, es poco menos que cobarde. Además revela una clara incompetencia por parte de los encargados del departamento de comunicación de la Federación, que obviamente deben supervisar el trabajo de empleados y personal en prácticas.

La imagen de la Federación que preside Angel María Villar ha quedado muy dañada, y también la confianza de los aficionados al fútbol hacia la institución. Curiosamente, los más satisfechos serán precisamente los madridistas: ya tienen en qué apoyarse para hablar de Villarato.

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
Chávez y Mourinho, dos grandes bocazas
Miguel Ángel Rodríguez Caveda 28-09-2010 | 11:22 | 0

Las dudas me asaltaban como nunca al empezar esta columna. La verdad es que en un principio quería escribir sobre el impresentable sujeto de boina roja del otro lado del Atlántico. Sin embargo, todo cambió cuando vi las imágenes del entrenador del Real Madrid encarándose con un periodista, criticando a uno de sus jugadores, menospreciando a un club de Primera División y marchándose de malas maneras de una rueda de prensa de Champions League. Por eso decidí replanteármelo. Al final, la decisión fue salomónica: tenía que escribir sobre los dos.

Qué cosas tiene la vida. Venezuela, un país con amplia riqueza petrolífera y grandiosos recursos naturales, es presidida por un bufón cuya boca –en posición abierta- supera en tamaño la extensión del lago Maracaibo. Nuestro monarca quiso cerrársela hace años. Pero, como todos sabemos, la iniciativa no prosperó. Ahora el charlatán se enfada porque no ha conseguido mayoría absoluta en las elecciones, y en lugar de aceptar el aumento de votos de la oposición, recrimina duramente a los medios de comunicación en general –y a los españoles en particular- por dar las cifras electorales, a su entender, de forma errónea e interesada. Vamos, lo que lleva haciendo él más de una década. Con la salvedad de que, en esta ocasión, no es cierto.

En el otro lado se encuentra el Real Madrid. Un club con Historia y solera. Con un presidente siempre impecable, un director deportivo que hace de la palabra su aliado y una imagen internacional a prueba de bomba. Al menos, hasta la llegada del denominado “The Special One”. José Mourinho era poco más que un escriba en el banquillo de Robson y Van Gaal. Pero le llegó su turno, y demostró lo enfadado que estaba con el mundo. No sólo ganando títulos -algo digno de elogio- sino despotricando contra todo aquél que no compartiera sus opiniones. Ha demostrado ser un maleducado en sus anteriores equipos. Y en pocas semanas ya ha dejado su sello de macarrismo en Madrid. Insultó a Manolo Preciado insinuando que su equipo había regalado el partido de Liga que enfrentó al Sporting y al Barcelona. Ninguneó los grupos de Champions de cualquier club que no fuera el suyo propio. Acabó públicamente con la imagen de Pedro León, uno de los fichajes de Florentino el pasado verano. Arremetió incluso contra el Getafe, un club que con una milésima parte del presupuesto de su Madrid ha llegado a dar momentos de gloria en la historia reciente (cosa que no se puede decir de los blancos). Y además, en un gesto de desprecio hacia cualquier persona que no sea él mismo, abandonó la rueda de prensa empujando de malas maneras su silla en el escenario.

Es tan difícil comparar a Venezuela y al Real Madrid como fácil es encontrar semejanzas entre Hugo Chávez y Mourinho. Ambos mediáticos, ambos charlatanes. Los dos maleducados, egocéntricos y –hasta el momento- exitosos. Un dúo odiado por tanta o más gente que aquella que les adora. Dos causantes del deterioro de la imagen de aquellos a quienes representan. Y dos personajes cuyo único futuro debe ser morder el polvo de la humillación y de la derrota. Por el bien de Venezuela. De los venezolanos. Del Real Madrid. Y de todo el madridismo.

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
A Mou le cuidan más que a Pep
Miguel Ángel Rodríguez Caveda 24-08-2010 | 3:58 | 0

Quién le iba a decir a Pep Guardiola que aparte de los esperados comentarios deportivos sobre el nuevo entrenador del Real Madrid, José Mourinho, iba a tener que sufrir las constantes comparaciones con el luso en relación al caso que le hace la cúpula de su club. Seguro que no se lo imaginaba cuando antes de verano decidió renovar por un año con el Barça, precisamente con la intención de ver cómo se desenvolvía la nueva directiva culé.

Las comparaciones siempre son odiosas, pero en ciertas ocasiones son inevitables. El Madrid estrena nuevo técnico esta temporada, y se desvive por darle todo aquello que solicita. El portugués hizo la pretemporada en Estados Unidos, como deseaba (y hospedándose en el Hotel Bevery Hills, que tanto le gusta). El club merengue facilitó la salida de Guti y Raúl, que eran un peso muerto e incómodo en el vestuario. Se incorporó a las filas blancas a Di María, Carvalho, Özil, Khedira, Pedro León y Canales. Y actualmente existe una exhaustiva “operación salida” para colocar, cuanto antes, los descartes del entrenador. Cierto es que el míster pide ahora un ‘9’ de garantías, pero no hay duda de que, llegue éste o no, el de Setúbal puede darse por satisfecho con las gestiones de Florentino, Valdano y compañía.

Muy distinto es lo de Pep Guardiola. El Barcelona estrena Presidente y Dirección Deportiva, entre otros cargos, debido al cambio de Junta Directiva tras las elecciones. Y ni Sandro Rosell ni Andoni Zubizarreta han conseguido ninguna de las dos únicas peticiones del de Santpedor: el fichaje de Cesc (o, de no concretarse, mantener a Touré Yaya en la plantilla) y ceder o traspasar a Ibrahimovic.

Falta apenas una semana para que se cierre el mercado de fichajes de verano. Y la realidad es que Cesc Fábregas capitaneará al Arsenal, Touré será titular en el Manchester City y Zlatan Ibrahimovic seguirá formando parte de la plantilla culé a menos que Berlusconi lo remedie a última hora y se lo lleve a Milán.

Guardiola está mal cuidado por una junta que está pecando de lenta y de novata. Menos mal que, al menos, puede contar con Villa. El único fichaje estrella… que además hizo Laporta. A ver si al final no era tan malo…

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >
Mourinho, Florentino, el madridismo, el canguelo, el antifútbol y 300 millones de euros
Miguel Ángel Rodríguez Caveda 29-04-2010 | 12:54 | 0

La eliminación del FC Barcelona en las semifinales de la Champions League, lejos de ser considerada una derrota para el fútbol español, ha sido recibida con alegría por buena parte de los seguidores del Real Madrid. Incluso su presidente, siempre correcto y comedido en sus comentarios, debió soltar un suspiro de alivio tras el pitido final: el eterno rival no jugará la final en el Bernabéu.

Lo curioso del caso es que el Madrid tampoco lo hará. Pero eso ya parece lo de menos, si damos un repaso a la prensa deportiva, blogs y redes sociales, o si atendemos a los sonidos de claxon el miércoles por la noche en los alrededores de la Cibeles. Mourinho le ha dado al Madrid su primera alegría de la temporada, 300 millones de euros después: el Barça, líder de la Liga española, no levantará este año la ansiada Copa de Europa en Madrid. Algo que, aunque haya sido poco comentado, producía auténtico canguelo en el madridismo. El mismo canguelo del que tanto se ha hablado, pero a la inversa, desde ciertos sectores mediáticos.

José Mourinho ha sido presentado como un héroe en la prensa de la capital, y los madridistas más antibarcelonistas (que afortunadamente no son todos, aunque algunos dirigen periódicos) ya desean verle en el banquillo blanco la temporada que viene. En plena euforia por la derrota azulgrana en unas semifinales que el conjunto de Chamartín hace años que ve por la tele, a algunos seguidores blancos parece que se les haya nublado la vista. ¿Es realmente el estilo de Mourinho el que quieren para el todopoderoso y multimillonario Real Madrid de los galácticos? ¿Aguantaría el aficionado del Bernabéu ver como su equipo se repliega sistemáticamente atrás practicando poco menos que antifútbol? ¿Celebraría ser arrollado por el rival mientras cuelga a todos sus jugadores del larguero, sin otra misión que aguantar hasta el final? No, no lo creo. El Madrid es otra cosa. O, al menos, debería serlo.

Al aficionado medio del Real Madrid –que por supuesto no es representado por el forofo de turno- lo que le gusta es que su equipo juegue bien. Que gane, claro está. Pero que demuestre que es mejor. Si el miércoles el Inter de Milán hubiera sido el conjunto blanco, los titulares habrían sido muy distintos. Un equipo como el de Chamartín no puede permitir que el rival le supere en un 80-20% en posesión de balón, haciendo patente su indiscutible superioridad. ¿Se imaginan a Cristiano Ronaldo jugando prácticamente de lateral izquierdo para defender a Alves, como hizo Eto’o? No, eso en Madrid no puede suceder. Veremos si Florentino así lo entiende.

www.miguelangelrodriguez.net

Ver Post >