Blogs

Carlos Ignacio Nores Quesada

Alguien tiene que decirlo

Teorías e ideologías

Según el DRAE, una teoría es una serie de las leyes que sirven para relacionar determinado orden de fenómenos. En una teoría se organizan las observaciones para explicar un fenómeno, siguiendo un razonamiento lógico. Las teorías forman parte del método científico y son imprescindibles para el avance de la ciencia. Las ideologías también organizan las ideas para caracterizar un pensamiento, una forma de ver el mundo y también son imprescindibles para el avance de la sociedad. En ambos casos, esa organización de las experiencias pasadas nos permite prever cómo será el futuro si se dan determinadas condiciones.

Ambas: teorías e ideologías, son muy útiles porque cuando no sabemos qué pensar, carecemos de información suficiente o nos vemos ante un lío que no sabemos cómo abordar, nuestra teoría y nuestra ideología nos muestra cómo debemos reaccionar, suponemos que sucederá lo que predice nuestra teoría o nuestra ideología en esas circunstancias. Esto resulta muy cómodo porque evita que perdamos el tiempo pensando inútilmente. La teoría y la ideología siempre nos marca el camino, si nosotros no sabemos por dónde tenemos que ir nos fiamos de otros que piensan como nosotros, y que piensan por nosotros, para indicárnoslo.

No entiendo mucho de ciencias sociales, pero por razones profesionales me he tenido que adscribir a diversas teorías, compaginando como pude las tendencias dominantes con mi propia experiencia. El conocimiento científico siempre es provisional, una teoría es válida mientras su predicciones encajan con la realidad observada y si no es así debemos, no simplemente rechazar la teoría que nos ha fallado, sino sustituirla por otra que encaje mejor con lo que se está viendo. Y aquí viene el problema; a los científicos a veces se les olvida que las cosas no son inmutables y no digamos lo que sucede con los seguidores de una determinada ideología. Con más frecuencia de la debida, cuando la situación no encaja con la teoría o la ideología que nos ampara, nos sentimos desvalidos, pero en vez de esforzarnos en buscar una alternativa que se adapte mejor a lo que estamos viendo, elegimos la posición más cómoda negando la realidad. Si esto sucede con las teorías, a las que habitualmente se llega por la vía del raciocinio, qué no pasará con las ideologías, a las cuales nos solemos incorporar por la vía de las emociones.

Las teorías y la ideologías son como el agua, en las cantidades adecuadas tonifican y vivifican, pero si nos excedemos con ellas nos pueden ahogar. Echen un vistazo a su alrededor y vean en cuántas ocasiones nuestros líderes, nuestros vecinos o nosotros mismos, preferimos ahogarnos antes de reconocer lo tozuda que es la realidad.

Temas

Alguien tiene que decirlo es un blog de ELCOMERCIO.es

Sobre el autor

Profesor de la Universidad de Oviedo; zoólogo y por tanto observador de la vida en sus múltiples variantes

agosto 2017
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031