Cambio de domicilio

Desde hace unos días me puedes visitar en esta dirección.

Espero que sigas visitándonos.

Disculpad las molestias

Encuentro antiguos alumnos

Después de tres semanas de silencio, motivadas fundamentalmente por problemas de agenda, me dispongo a seguir manteniendo vivo el espíritu del reencuentro, máxime cuando sé que algunos y algunas ya estabais esperando estas letras “como agua de mayo”, pensando sobre si lo que inicialmente era una idea con fundamento, pudiese convertirse en un intento fallido. Quienes me conocisteis en aquella época, y tuvisteis la oportunidad de compartir vivencias, sabéis de mi faceta de luchador, de mi tesón y de mi coraje, especialmente en momentos difíciles y sobre todo, cuando se trata de defender, impulsar e incentivar ideas con grandes posibilidades de ejecutarse, como es el caso que nos ocupa.

El último de los contactos aparecido ha sido Juan Fierros, alias “Cudillero”, un asturiano afincado en Londres, que también estuvo junto a nosotros y a nosotras en aquellos años maravillosos de la UNI. Juan me preguntaba sobre la previsión de fechas para la organización del reencuentro, y yo le dije, que en principio yo no era quien decidía al respecto, sino que todo dependería del número de personas localizadas y/o interesadas en ello, y la menor o mayor ambición que nos planteemos con ello. En este sentido, soy de la opinión que todo lo que se haga en equipo debería ser consensuado por todos y todas, sobre todo procurando que participe el mayor número de personas y que el impacto que esto pueda generar, pensando fundamentalmente en la recuperación y promoción del espíritu de la Laboral, sea el mayor posible. Sabéis que contamos con el concurso de la Asociación de Antiguos Alumnos, que necesitan también de nuestro apoyo para mantener vivos sus objetivos, idénticos a los nuestros, pues al fin y al cabo en sus fines recogen todo lo que tenga que ver con el fomento y mantenimiento de la memoria de la Universidad Laboral de Gijón a lo largo de su historia. Ellos están organizando un encuentro para el día 28 de junio, al cual os animo a que asistáis, sobre todo quienes estáis cerca de Gijón.

Por lo demás, pensad que no es fácil organizar de manera virtual todo este jaleo, que necesito de aliados y de aliadas para hacer más llevadero el camino, y que por mucha soledad y silencio que me encuentre en el camino, jamás tiraré la toalla, ni me resignaré a poder rememorar y compartir con aquellos de vosotras y de vosotras que deseéis, lo vivido en aquel lugar maravilloso al que hoy llaman, entre otras cosas,Laboral Ciudad de la Cultura.

La Laboral “Campeones de Asturias de fútbol escolar”

Esta semana ha aparecido un nuevo compañero, al que ya habíamos mencionado en nuestras conversaciones virtuales y que pertenece al grupo de extremeños internos. Se trata de Emiliano Corrales Martínez, del que recuerdo su coleta y su éxito con las chicas. Además fue compañero de batallas en el equipo de fútbol de la Laboral, con el que como muy bien me ha recordado e incluso me ha hecho llegar recortes de prensa del MARCA, fuimos campeones de los juegos escolares de Asturias lo que nos permitió viajar a la fase final del campeonato nacional que se celebró en la capital de España.

No recuerdo muy bien a qué equipo derrotamos en la final de Asturias, lo que si recuerdo es que la jugamos en Avilés en un campo que pertenecía a ENSIDESA o algo así y que prácticamente sin público fue testigo de cómo le quitábamos el campeonato, sin complejos y con mucho entusiasmo, a un colegio a los que por cierto les sentó fatal la derrota. Aquella oportunidad le sirvió a uno de los crack de nuestro equipo, Bresne, para que fuese visto por los muchos ojeadores que andaban por los partidos de la final, y le diesen una oportunidad en el mismísimo Real Madrid, cuya operación de realizó allí mismo, durante la celebración del campeonato nacional en el día en que visité por primera vez el estadio Santiago Bernabeu.

Aquel equipo, compuesto exclusivamente por alumnos internos de la Laboral, entrenado por Carlos, no recuerdo el apellido, supo con humildad y resignación encajar el duro papel que le tocó representar, pues todas las Comunidades españolas llevaban como representantes a selecciones de jugadores, mientras que nosotros, no teníamos ni camisetas como es debido, un chandal de color azul en el que ponía Centro de Enseñanzas Integradas de Gijón y el bolso de color rojo que ponía Universidad Laboral de Gijón que permanecían en los almacenes que amablemente coordinada un tal Repiso, desde que Girón fundase el Centro. Realmente lo que más recuerdo es los pedazo de días de vacaciones que nos pasamos en Madrid, en el Hotel Osuna, muy cerca del aeropuerto y lo bien que supimos disfrutar de esos días, al saber que teníamos pocas posibilidades al saber la competencia que teníamos. Los baños en la piscina del Hotel eran divertidísimos y las comidas copiosas y abundantes.

El primer o segundo día de nuestra estancia en Madrid participamos junto a todos los atletas y deportistas escolares, de todas las modalidades y deportes, en un desfile en el Estadio de Vallehermoso de Madrid, donde coincidimos con los balocentistas extremeños del Colegio San Antonio de Cáceres, y donde tuvimos ocasión -casi sin ser conscientes de ello- de participar en una inauguración de la final de los juegos escolares nacionales.

Después, muchos de nosotros seguimos como juveniles en el equipo, otros en cambio ya no volvieron más, por dejar de estudiar en el centro, como fue el caso del portero titular Abel, un extremeño de Conquista de la Sierra, con el que después he coincidido en alguna ocasión. En el equipo infantil también teníamos una plantilla bastante aparente, con Roberto a la portería, Juancho, Cortés, Enrique, Varela, el propio Corrales, Palma, Bravo, Breña el de Hinojal (Cáceres) y algunos más que estuvieron enseñándonos mucho como Llamazares, Palma, Tito, etcétera…

Yo mismo, cuando estaba en el equipo de la Laboral tuve ocasión de fichar por el Atlántico, de manos de un señor muy mayor que se decía que fue el descubridor de Castro y de Quini,y cuya oferta rechacé por motivos de estudios y cierta inexperiencia en aprovechar las oportunidades. En cualquier caso, yo jugaba de lateral izquierdo, con el número 3, y como tal ejercí de futbolista por los mejores terrenos de juego de la ciudad de Gijón (Mareo, Colegio Inmaculada, Campos de la Federación y otros barrios, incluido Somió), y así fui aprendiendo a jugar al fútbol y de paso, complementar mi actividad académica con la deportiva, haciendo más llevadero el tiempo de distancia que me separaba de la tierra y de la familia.

Os dejo con 2 recortes enviados por Emiliano de aquellos días en Madrid.

Jóvenes emigrantes extremeños

Alentado por un correo electrónico recibido esta misma tarde, de un extremeño afincado en Madrid, Gabriel, natural de Casar de Palomero, un bello pueblo localizado en el norte de la provincia de Cáceres, al límite de la conocida comarca de Las Hurdes, me dispongo a redactar la entrada semanal para hablar precisamente del origen y la procedencia de algunos de los hombres que entre los años 1983-1987, pasamos gran parte de nuestra juventud en el internado y como alumnos de la Universidad Laboral.

Fundamentalmente las personas que allí estuvimos procedíamos de las zonas más desfavorecidas -en aquel entonces- de Extremadura, hoy totalmente transformadas y con unas connotaciones totalmente diferentes. Allí estábamos cacereños de Las Villuercas, de Los Ibores, de las Hurdes, de las Tierras de Granadilla, del Valle del Jerte, del Valle del Alagón, de la Sierra de Gata. También había pacenses de otra comarca con similares características en cuanto a su contexto socioeconómico, como era la Siberia extremeña o San Pedro de Mérida.

Por citar algunos nombres, con la segura amnesia que caracterizará a mis palabras -para nada intencionadas- hablaré del propio Gabriel, Jorge Rubio o Luis Carlos Hernández de Casar de Palomero, Juan Luis Jiménez de Cañamero, Jesús Benito de Navezuelas, Enrique Marcos de La Pesga, junto a Batuecas también de La Pesga o cerca, compañeros de Pinofranqueado, de Santibáñez el Bajo, de Herrera del Duque, de Siruela, de San Pedro de Mérida, San Martín de Trevejo, de Ahigal… Todos pueblos extremeños que se han caracterizado por una fuerte emigración de jóvenes, que tuvimos que irnos lejos de nuestra tierra para formarnos y comenzar a madurar como personas. Extremadura, como otras regiones en los años 80, carecían de infraestructuras de enseñanza pública suficientes. Quienes nos marchamos a Gijón no vivíamos -salvo algunas excepciones- en el seno de familias pudientes, sino todo lo contrario, nuestros padres eran agricultores, albañiles, artesanos, comerciales… pero con recursos e ingresos muy limitados.

Realmente, y en mi caso particular, tengo que confesar que mi padre me dijo, justo antes de despedirme en la Laboral el día 16 de octubre de 1983: “Ya sabes lo que te espera si no te aplicas y estudias”. Bien sabía yo que aquello significaría volver a un pueblo con pocas oportunidades, a trabajar seguramente de peón de albañil con él, o a trabajar en la Hostelería. Nunca nadie, hasta aquel entonces, me había enseñado tanto con tan pocas palabras. Un consejo de padre a hijo, que con similares o parecidas palabras recibirían estos jóvenes, que como yo, tuvieron que salir fuera de su pueblo.

A día de hoy, mi orgullo y mi satisfacción por los resultados, por las vivencias y por todo el tiempo allí, no hace sino crecer día a día. De ahí mi casi obsesiva resistencia a dejar pasar el tiempo sin que se reviva, rememore y recuerde esta época de mi vida, y hacerles partícipes a ellos y a ellas, que junto a mi, vivieron de una manera u otra lo mismo.

Nuevos planteamientos

Queridos amigos y amigas, lectores y seguidores de este blog:

No os podéis imaginar el esfuerzo que supone para mi -unas veces más y otras menos- mantener vivo este espacio virtual, máxime cuando no tengo el control de la administración del mismo, tan solo de los contenidos y de las opiniones que en él se vierten. El poco tiempo libre del que dispongo y los compromisos adquiridos con otros sitios y espacios virtuales me privan de poder escribir con mayor frecuencia, y sobre todo la estructura de este espacio y la pérdida de poder con respecto a su administración me están haciendo reflexionar sobre si realmente merece la pena el mantenerlo abierto en este sitio, o por el contrario lo traslado, evidentemente con otra dirección (URL) y otro servidor, no si antes haber migrado todo su contenido y todas sus opiniones, comentarios incluidos, con todo lo que eso supone. Con esto no quiero nada más que darme un voto de confianza a mi experiencia y a mi manejo de las plataformas blogger y además, buscar una mayor participación para todos y todas los que así deséis hacerlo, con tan solo crear un blog colectivo, todos podemos escribir en él, a un simple clic de envío de correo electrónico.

Quienes compartís objetivos y motivación para seguir caminando hacia ese añorado reencuentro para conmemorar nuestro 25 aniversario de la llegada a la Universidad Laboral de Gijón, sabéis que con esto no voy a dejar de dinamizaros y de implicaros, pues esto ya es casi una obsesión sana que me impulsa, sin prisa, pero os aseguro que también sin pausa.

No pretendiendo quemarme en el camino, algo lejos pero tampoco desechable, me planteo nuevos objetivos para este espacio y por ello os pido vuestras sugerencias, comentarios y opiniones para ello.

Espero vuestros guiños y caricias al respecto.

Sin título

Foto gentileza de Mauro A. Fuentes para este y otros espacios virtuales (www.fotomaf.com)

La Semana Santa es una época maravillosa para descansar, para reflexionar, para estar con la familia y con los amigos. Ya me gustaría haber estado con algunos de los que fuisteis compañeros y compañeras. Hubiésemos estado horas y horas recordando aquellos momentos…

Me he permitido un respiro precisamente porque he aprovechado para hacer cosas que no puedo hacer habitualmente, y sobre todo entre procesiones y actuaciones musicales (banda de música y coral) no he podido, ni tampoco me apetecía escribir en este espacio de reencuentro.

Recuerdo que cuando llegaban las vacaciones en la Laboral, siempre uno echaba en la maleta los apuntes y libros que iban a ser compañeros durante las mismas. Todos y todas sabéis que al final este lote del saber volvía en las mismas condiciones en las que llegaba, es decir, metidos en la mochila. Las vacaciones en este periodo siempre eran un punto de inflexión, especialmente para los internos, pues sabíamos que tras ellas afrontábamos ya el último periodo del curso y eso nos alentaba un poco, especialmente cuando cursamos el último curso, COU, donde sabíamos que el final de curso siempre se adelantaba mucho más, por aquello de la Selectividad.

Hoy, lunes de Pascua, el correo electrónico me ha sonreído con la aparición de una nueva compañera que fue de esta promoción que aquí representamos y rememoramos. Begoña, hizo un comentario a una de las entradas de este blog, gracias a la cual hemos comenzando esta amistad virtual, cuyo desenlace espero sea el encuentro personal en los próximos meses, cuando participemos en la primera reunión de la promoción después de 25 años. Ella, junto a otras mujeres y hombres que fueron externos, que aún vivan en Gijón, han de ser y serán con toda seguridad piezas claves para ejercer de contactos, anfitriones y facilitadores de algunas de las actividades que habremos de poner en marcha. Gracias desde aquí a Begoña y a todos y todas las que seguís y vivís este espacio como propio.

Mientras tanto, seguiremos confeccionando el listado de alumnos y alumnas del curso 1986-1987, gracias a la aportación extraordinaria de la Asociación de Alumnos -siempre abierta y cercana-y a su Secretario General, Miguel Ángel Caldevilla. No es tarea fácil pero con tesón, entrega y paciencia, llegaremos a disponer de los datos de todos y todas.

Plena igualdad en las aulas

Después de algunos días volcado con las elecciones generales y tras la tranquilidad relativa que suele seguir al día de las votaciones, me dispongo a continuar con mi pequeño cuaderno de bitácora virtual, que sirva para seguir dando cuenta y profundizando en este viaje que empezó y que tiene por misión la de llegar hasta el patio de la Universidad Laboral de Gijón y volver a respirar “in situ” el aire el Cantábrico y del recuerdo, en compañía de los expedicionarios llegados de muchos lugares, para entre todos vivir una jornada inolvidable en nuestras vidas.

Para que este barco de la ilusión, del coraje, del tesón, también del esfuerzo y de la perseverancia, llegue a buen puerto, al puerto del Musel, cargado de buenos propósitos, de amistad, de cariño y de éxitos, debemos ser ambiciosos en la cruzada, exigentes en los compromisos y responsables a la hora de adoptar decisiones. Sinceros en nuestros planteamientos, fieles a nuestras intenciones y sobre todo, claros y concisos a la hora de decidir si estamos dispuestos o no a participar en el festín. Dicho esto, quisiera agradecer vuestras muestras de cariño y apoyo, a la vez que vuestras palabras de aliento en lo que sin duda es una de las aventuras más hermosas de mi vida.

Hace unos días todos celebrábamos el día de la mujer trabajadora, el 8 de marzo, una fecha que espero que muy pronto, en un futuro no muy lejano deje de celebrarse, señal inequívoca de que las mujeres ya no sufren o al menos con la misma intensidad la discriminación que hoy día. Esta no solo se aplica a las mujeres que trabajan sino que también existe -y en eso estaremos todos de acuerdo- a las madres, a las niñas o a las estudiantes.

Yo recuerdo cuando estudiábamos en nuestra querida UNI que no existía ningún tipo de discriminación con respecto a las mujeres, salvo que ellas cuando finalizaban las clases de educación física se duchaban en un lugar de los vestuarios situados debajo de las escaleras que accedían a los jardines, diferente al de los chicos. Hasta aquí todo normal. Si podría existir algún tipo de trato discriminatorio, aunque claro está que era generalizado en todos los centros de enseñanza, en cuanto al tipo de deporte que se promocionaba más en el centro. Yo recuerdo, y además fui actor directo, la existencia de un equipo de fútbol masculino, de un equipo de rugby masculino, de un equipo de béisbol masculino, etc., y no alcanzo a recordar en qué especialidad participaban las féminas.

Por otro lado, los liderazgos en las aulas solía ser compartido. Había líderes hombres y líderes mujeres, como también mujeres deslumbrantes y hombres -eso lo decían ellas- espectaculares. Realmente en aquella época, el asunto de la igualdad de sexos no era un tema candente, ni siquiera preocupante, al menos en la esfera estudiantil, y todo parecía funcionar armónicamente, sin demasiada anormalidad.

Algunas fotos más…

Resulta curioso como repasando la lista de alumnos y alumnas que estuvieron estudiando en la Universidad Laboral en el curso 1986-1987, se me viene a la cabeza la imagen de la persona, de los compañeros y compañeras, muchos de ellos olvidados durante todo este tiempo, y que ahora vuelven a mi recuerdo a modo de instantáneas que rememoran anécdotas de aquel entonces, viejos amores…

Todo es tan especial que resulta imposible poder plasmar con palabras estas sensaciones que uno va acumulando ya desde hace semanas, y que en ocasiones le hacen ser víctima de un afán que tengo que dejar a un lado, para poder seguir haciendo lo que cada día me pide y me obliga. Sin duda esta aventura es una gran proeza, una empresa no sé si difícil o quizás no tanto.

Seguiré luchando por ello.

Por lo demás podéis entrar en el album que hay 2 nuevas fotos cedidas por Enrique Marcos.

Y seguimos palante…

Se acercan las elecciones generales del 9M y eso significa que el tiempo se estrecha, especialmente para quienes estamos implicados de alguna manera en la campaña. A pesar de todo esta semana haré un esfuerzo y de hecho así lo estoy haciendo, de cara a asumir el compromiso que tengo con vosotros y vosotras, compañeros que fuisteis y lo seréis mientras viva, de aquella época maravillosa que pretendemos conmemorar o rememorar en este espacio.

Estoy convencido que si hablase de política, de actualidad, de fútbol o de otra cuestión de este tipo, tendría una mayor audiencia en este rincón digital, algo que me reservo para los lugares que tengo abiertos y donde podéis enlazar desde este mismo espacio. Mi meta y mi objeto, que ya es el de unas cuantas personas sumergidas a su modo en este espacio, no es batir el ranking de visitas, sino el disponer de una ventana para el recuerdo, de un lugar de encuentro para la memoria y la amistad. Por tanto, no hemos de obsesionarnos -creo que no sería bueno- con que esto tenga que tener una frecuencia determinada, que en principio es semanal. Si lo cumplimos bien, si no sin problema. Esto seguirá vivo durante mucho tiempo.

Esta semana ha sido importante, pues he logrado hablar con el Secretario General de la Asociación de Antiguos Alumnos quien nos ha invitado a participar en ella y me ha adelantado alguna de las actividades previstas para este año, de cuyo desarrollo ya podéis ir conociendo algo en su espacio web. Ellos, incluso están pensando en editar todas las revistas “La Torre”, en uno de cuyos números escribí el artículo “Aquí cabemos todos o no cabe ni Dios” sobre la actuación del asturiano Víctor Manuel en el Teatro de la Laboral.

Aparecieron Bejarano y Raúl Álvarez Crespo. Sigo trabajando el tema del catalogo.

Como se dice en Extremadura seguimos palante.

Hallazgo crucial para nuestra causa

¡Cómo pasan las semanas!, volando, al menos eso es lo que yo percibo cuando llega de nuevo del domingo, día que como sabéis utilizo para escribir algo en este blog, que fundamentalmente nos sirve de encuentro semanal, a un grupo de amigos y amigas. Si queréis seguir mis evoluciones blogueras sabéis que disponéis de los enlaces a mis blogs personales o colectivos donde cuento más cosas, especialmente ahora que estamos en plena campaña electoral, donde siempre hay muchas cosas de las que hablar.

Buena semana, clave diría yo para los intereses de quien pretende lograr un sueño o alcanzar un objetivo personal, ya compartido por muchos viejos compañeras y compañeros que se han sumado a la causa. Esta semana gracias al concurso del buen amigo Miguel Ángel Caldevilla, Secretario de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad Laboral, he logrado hacerme del catálogo de alumnos del curso 86-87, es decir el último de los que compartimos la promoción que iniciamos nuestro particular bagaje por las aulas de la UNI en octubre del año 1983. Realmente se trata de una información valiosísima, no exenta de curro que diría ahora Rajoy, muy sensibilizado con los currantes. Se trata de los listados por orden alfabético de todos los cursos, desde los 1B, 2B, 3B, 1F… hasta los C, que significan COU, que es cuya identificación me está permitiendo conocer a todos los alumnos y alumnas que acabaron en esos años, tanto internos como externos, eso sí con mucha tarea por delante, donde en poco tiempo os pediré colaboración, pidiendo voluntarios para organizar la búsqueda, sin complejo de Paco Lobatón, pero con cierta perseverancia, pues se trata de localizar al mayor número posible de personas en el menor tiempo, y para eso nos pueden ayudar mucho las digitalizadas páginas blancas, guía QDQ, etcétera.

En otro orden de cosas, poco a poco me voy animando más pues aunque al principio cuesta enganchar a la gente veo que todos y todas coincidimos en la noble causa que nos ocupa y en el deseo que todos tenemos de rememorar aquellos años, supongo que más o menos buenos para todos, pues en aquella época de adolescencia todo era mucho más fácil o al menos no percibíamos otros problemas mayores que no fuesen los relacionados con nuestros estudios o algún que otro amor o desamor.

Hoy la anécdota va a hablar de algunas historietas de profesores, circunstancias o recuerdos cariñosos de ellos. Si tuviese que quedarme con alguno de los profesores me quedaría con el padre José Bárcena, profesor de Religión, singular y revolucionario, atrevido e incluso en alguna ocasión excesivamente impulsivo, cuando le decía a la cara a algunos alumnos su condición de señoritos o burgueses. También recordaré siempre a Juanín, que me dio Geografía y Latín en 2º de BUP, uno de cuyos trabajos de geografía fue el de diseñar la ciudad del futuro. Sus exámenes de Latín eran siempre con el libro para consultar cuanto quisiéramos, la verdad es que sabía muy bien como llegar al alumnado y cómo implicarnos más. Por lo demás, también están en mi memoria un profesor al que todos llamaban, o mejor dicho, llamábamos “Pelucas” -que me disculpe si se ofende al leer este espacio- cuya especialidad era la Lengua. Aunque no fue un profesor muy cercano, siempre recordaré como un gran profesor a Guillermo, muy mayor ya en 3º de BUP, cuando me daba Física y Química. Me decía Guillermo con mucho cariño y respeto cuando dudaba algo “Señor Sánchez, eso no viene en los libros, ja,ja,ja…”.Tenía unos zapatos que sonaban muchísimo, los cuales cambiaba para los exámenes para que no delatasen su presencia ¡Qué gran hombre!, al menos para mi. Otros y otras, no tan emblemáticos o cercanos fueron el maestro Bullón, ya fallecido, Nacho Castelao (Matemáticas), Mari Luz Castro (Física y Química), Conchita (Matemáticas), Cortés (Lengua), Ramos (Literatura)…

Espero y deseo poder darle un abrazo a alguno de ellos, que me consta siguen por la Laboral.

El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.