El Comercio
img
Categoría: Sin categoría
Día 12: Silencio polar

Vuelve a ser domingo lo que significa que una semana ha pasado desde que nos tocó cocinar para toda la base. Ahora mismo la base está a máxima capacidad de gente (60-70 personas). El temporal de hace unos días ha retrasado los aviones, conexiones con barcos y ha generado un cierto problema logístico. Un “cacho” como dicen los chilenos. dia12-pinguinos

Pasaremos unos 2 o 3 días apretaditos en la base y con restricciones de agua (ya no se puede tirar de la cadena después de hacer número 1) hasta que el resto de compañeros salga hacia sus destinos finales. Ye lo que hay. Con toda la actividad logística que había para hoy hemos tenido que reducir nuestro trabajo al laboratorio.

Ver Post >
Día 11: Ganando por la mínima

Hoy nos despertamos con una estampa más propia de Invernalia que otra cosa. El temporal de ayer nos trajo vientos de casi 90 km/h y unos 10cm de nieve que por la mañana se habían acumulado en toda la isla. Una postal muy bonita, pero no los mejores augurios para un largo día de trabajo en la mar. Hoy ha sido un día exigente. dia11-navegando
La prueba son los cortes y moratones que pueblan mis brazos o el desayuno que compartió con los peces una de nuestras compañeras. Tras ocho horas soportando los coletazos del temporal de ayer, toca procesar muestras, anotar datos y filtrar agua.

Ver Post >
Día 10: Ciencia sin fronteras

Como prometía el parte meteorológico hoy ha sido un día feo, muy feo. Probablemente el peor desde que llegamos este año (ver vídeo). La cosa se ha puesto tan “peluda” que las malas condiciones durarán hasta mañana posiblemente. Así que con todo el material reparado y preparado para volverse al agua no había mucho que hacer hoy. dia10-enlabase
Cuando no se puede, no se puede y además es imposible. Por suerte hoy nuestros vecinos rusos (su base está a menos de 5 minutos andando) celebraban el 50 aniversario de su base Bellingshausen, llamada así en honor a un explorador antártico ruso.

Ver Post >
Día 9: Días peores

A veces hay días buenos, otras veces malos y otras veces…… peores. Hoy no ha sido un día de estos últimos, pero casi. La Antártida es un sitio implacable. Si algo puede ir mal, muy probablemente lo hará. Es por eso que hace unos meses envié equipos por triplicado o cuadriplicado, especialmente aquellos que van a pasar varios días en el agua.

dia9

La experiencia del año pasado me demostró que toda precaución es poca si vas a pasar dos meses aquí y no quieres perder oportunidades.

Ver Post >
Día 8: La mejor compañía

Ya hace más de una semana que estamos aquí y se empieza a notar. No tanto en el cansancio o hastío, aún, si no en la serie de rutinas que cada uno de nosotros desarrolla en el día a día. Al final y al cabo el hombre es un animal de costumbres.

la-base-con-niebla

Aunque estemos en el fin del mundo y de forma temporal, cada uno de nosotros tiene sus pequeños rituales diarios. Hoy tampoco vamos a poder trabajar en la mar.

Ver Post >
Día 7: No sólo de ciencia vive la Antártida

Ya hace una semana que estamos aquí, y como nos habían prometido Eolo se ha decido a visitarnos finalmente. Así que hoy nos quedaremos en la base preparando todo un sistema de incubación con agua de mar circulante para los experimentos que tenemos que realizar antes de terminar esta parte de la expedición.

ciencia-antartida

Pero ayer las condiciones aún nos permitieron trabajar en la mar, así que no desaprovechamos la ocasión. Los oceanógrafos, los científicos en general, somos unos pesados que nos gustaría repetir las medidas “ad nauseam” si fuera posible.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Höfer
Mi nombre es Juan Höfer, y como otros muchos soy un ¨refugiado¨ económico-científico que tuvo que abandonar la tierrina en busca de oportunidades. Nacido en Gijón y doctor en Biología por la Universidad de Oviedo, ahora tengo la fortuna de ejercer como investigador dentro del centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas marinos de Altas Latitudes (IDEAL), el mayor proyecto de investigación antártica jamás desarrollado en Chile. País, que me ha acogido con los brazos abiertos brindándome la posibilidad de cumplir uno de mis sueños de infancia. Viajar a la Antártida. El centro IDEAL investiga el funcionamiento de los ecosistemas marinos antárticos y sub-antárticos, así como los efectos que el cambio global tendrá sobre ellos. Por ello pasó muchos meses al año en terreno, bien embarcado bien en las bases chilenas, disfrutando de los increíbles paisajes helados de la Patagonia más austral o la península antártica. Y ahora, durante los próximos dos meses voy a intentar transmitir en ¨tiempo real¨ la experiencia que supone pasar un verano en el continente blanco. Pónganse su mejor polar, y a ¡disfrutar!