Blogs

Pedro J. Armesto

A veces pienso; otras cambio de menú

“Cedan arma togae”. Que las armas cedan ante las togas. Cicerón.

La serpiente se esconde,cobardemente,como siempre.

 

Ni perdón, ni olvido.Esa es la clave. Las pantomimas no pueden alcanzar rango de hecho histórico,ni de anécdota,todo lo más un breve apunte de noticia que remarque la inmoralidad y poca vergüenza de sus protagonistas. No puede ser que una pretendida clase política edulcore a su gusto y camufle la realidad.No podemos permitir, una vez más en nuestra Historia, que los “iluminados sin fronteras”, carentes  de dignidad, sin idea real formada de los hechos,  movidos sólo por amor al dinero, presenten en la esfera internacional, una presunta negociación, negando la mayor, puesto que para negociar, se reúnen y dialogan todas las partes. Estos oportunistas  escriben al dictado de quienes extienden el cheque.

No necesitamos miserables de cuota bajo pago que miran en un sólo sentido de la marcha. A España, ustedes, no le pueden dar lecciones. Nadie les ha visto preocuparse a lo largo de los años de martirio,consolar ni reconfortar a las víctimas. Nadie de los presentes en el vergonzoso espectáculo del sur de Francia, se ha preocupado, se preocupó,reconfortó a las víctimas jamás. Ninguno de ellos echó una mano para sacar ataúdes de guardias civiles asesinados cobardemente,como siempre. Ninguno de ellos estaban allí, para ayudar , a quienes envueltos en la soledad, en la cobertura de noches muy oscuras, sin ninguna palabra amable para viudas, huérfanos,compañeros transportaban duramente sus muertos sin ni siquiera el auxilio cristiano del clero, sotanas vascas que no se enfangaron jamás en el camino hacia el consuelo humano. Su invocación al perdón por humano,por divino, provoca arcadas a cualquier persona de bien.

No hay lugar al error, el acto en Cambo, Francia, es el fiel reflejo de la cobardía que permite pasear sus acciones, envalentonados a lomos de apoyos forjados de quienes siempre han mirado hacia otro lado, eso, si no pactan con total descaro para que los suyos no estén en la diana, ¿Verdad Carod?. Digo los suyos, los de su cuerda, porque al resto de su  pueblo, eso, eso es otra cosa.  “Lo de la Casa Cuartel en Vic, lo de Hipercor”, era otra cosa, aunque para cualquier bien nacido fueran viles monstruosidades asesinas, cobardes. Aquí, y en la República Popular de China…

Asistimos de nuevo con dolor, profundo,  a una función de teatro en esa misma Francia que sirvió de santuario. Esa Francia en la que Giscard supo poner precio a la cuestión de colaborar. No obstante, más tarde que pronto,empezó a entender el país galo, a su manera, que debería poner coto. A su manera, porque no debemos olvidar a dos de los últimos asesinados, dos guardias abatidos a quemarropa. con el habitual valor que a los etarras les infunde saber que sus enemigos iban desarmados, el país vecino no lo permitía… Al menos queda el consuelo de saber que a la Justicia francesa no le tiembla el pulso para imponer cadena perpétua.

Aquí, seguimos en la habitual línea de los últimos tiempos. En vez de fijar posiciones de defensa inamovibles,sin titubeos, sin atajos,ya en minuto uno oímos esos cantos de sirena de lo políticamente correcto. Sin luz ni taquígrafos, por lo bajini, coqueteando con el perdón y los acercamientos. Cuan sabias fueron las palabras que te dedicó la madre de Pagazurtundúa,” Patxi, dirás y harás cosas que me helarán la sangre”, y llegó a detentar la tercera Magistratura del Estado, y Lehendakari anteriormente. Aún celebro como uno de los mejores chistes gráficos en prensa la viñeta de Gallego y Rey, cuando salió elegido secretario general del socialismo vasco. Abría el dibujo Aznar, sentado en sillón orejero, leyendo la prensa que informaba del nuevo secretario general del PSE, el entonces presidente exclamaba,“Vaya, se llama Patxi”. En la siguiente era protagonista Arzallus, incontestable líder entonces del PNV, y de forma también vehemente decía, “Vaya, se apellida López”, toda una premonición de comportamiento equidistante…

Es el momento oportuno de iniciar acciones, comunicar la Historia. Narrar los hechos, o volveremos a comprar otra vez la historia negra. En esta puesta en escena de  teatrillo de lo absurdo, estaban presentes los insultantes, ultrajantes, que apoyan sin titubeos a quienes han sesgado la vida a guardias, policías, militares, escoltas, jueces, políticos municipales, transeúntes, niños... Ni un solo amago para pedir perdón. Presentes los de siempre, a favor, los habituales. Sindicalistas funambulistas, representantes del PNV, pero sin cargo institucional, esos que presten desde su partido votos a Bildu, el PSE, pero niegan los 5 necesarios para los PGE, presupuestos generales, nada nuevo lo de nadar y guardar la ropa, así como los representantes de Podemos, auténticos encantadores de serpientes con su rasero mágico para medir las cosas, siempre instalados en el catabolismo, en la destrucción del sistema, pero sin que se les quebren las uñas…

No han reconocido la calificación de los actos cometidos, ni la derrota, ni a manos de quién. No han esclarecido actos pendientes, ni muesca de arrepentimiento de quienes han apretado el gatillo,siempre a cobijo o por la espalda como rasgo de su valor. Ni una alusión a quienes “marcaban la pieza”,a quienes hacían los seguimientos, a quienes eran los chivatos. Han sido agraciados pese a su hacer ruin , cobarde, miserable y sin escrúpulos con el mejor trato que en humanidad ha podido dispensarse : Ninguna víctima ha buscado la venganza. Se les ha respetado los derechos que por ley, garantista, les ha correspondido. Incluso más allá, porque algunos tumores terminales de inminente final han proporcionado más de dos años de vida fuera del recinto penitenciario.

Es el momento de no olvidar a nuestros muertos, nuestras víctimas. Su sacrificio al arrebatarles la vida en el cumplimiento del deber regó con su sangre la paz que disfrutamos. No dejemos de lado a esas víctimas, que irradian la dignidad del alto honor. ETA no mata, porque la han acallado las armas, porque se han topado de frente con el valor de quienes han defendido la Nación, no con quienes hacen enredos sutiles de planteamientos de Estado. Nuestros hijos descansan tranquilos, podemos conciliar el sueño, porque otros sacrificaron sus vidas, las vidas con sus parejas, con sus hijos,su familia. Tenemos que recordarlo cada día, agradecerlo cada jornada, y no caer ni entrar al embite de quienes hablan de pasar página.

El perdón ya está dado, no hubo venganza, ni por los muertos,ni por los vascos que han abandonado sus pueblos. No se ha pasado factura, ni a los gastos de despliegue, costes de mantenimiento, factura de manutención en sistema penitenciario, Audiencia Nacional, pago de monumentales costos inutilizados,- Lemoniz-, etc.. ni se han planteado en el arreglo del cupo, ahí tienen el olvido.

Honor, gloria y reconocimiento a quienes dieron su vida, para que nuestros hijos pudieran pasear sobre nuestros hombros. Ellos no pudieron, ni sus hijos disfrutar de sus padres. Hoy es el Día de la Madre, nadie le preguntó a Irene Fernández Perera si quería serlo. La primera agente mujer de la guardia civil asesinada por ETA, natural de Quirós, recibió una bomba. Nunca será madre, y la suya, jamás disfrutará este día de forma normal. Nunca ví un movimiento me-too ante todo esto.Sólo con Miguel Angel Blanco se movió el escenario, pero llegó la vendetta de los pactos de Estella.

Si no somos capaces de comunicar algo tan sencillo, más nos valdría que nos conquistasen de nuevo los romanos y pusieran orden.Me temo que los riesgos vienes de algo más lejano a la Pax Romana y orientado hacia La Meca, pero los políticamente correctos….

 

Temas

Blog de Pedro J. Armesto

Sobre el autor

Periodista. Experto en comunicación, otros hablan con su voz, en ocasiones otras voces interpretan sus razonamientos. Desterrado, lleva toda la vida intentando volver a su Gijón del alma,como no puede físicamente,lo hace virtualmente

mayo 2018
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031