img
Fecha: octubre, 2013
Pis y caca
Adrián Ausín 28-10-2013 | 9:02 | 12

Cómo ha cambiado el cuento desde que fui pequeño. Entonces, en el Eliska, levantabas la mano para decir en plena clase aquello de “señorita, ¿me permite?” y ella te dejaba siempre ir al baño. Tenías 6, 7 u 8 años. Luego, al llegar al Codema, en 5º de EGB ya ni se te pasaba por la imaginación pedir permiso durante las clases. Por mucha gana que tuvieras, te aguantabas hasta el recreo de las once. O sea, que te habías hecho un pequeño gran hombre. Ahora todo es distinto. Hombres y mujeres de veintitantos años ponen el grito en el cielo porque no les dan permiso para ir a hacer pis en plena oposición para lograr una plaza fija vitalicia de enfermero en Asturias. No tienen costumbre, al parecer, de quedarse quietos en un asiento un par de horas ni les alcanza la sesera a razonar que por más que realmente les apetezca hacer pis la trascendencia del momento rebasa la importancia de cualquier imprevisto. Los niños de veintitantos años exigen ir al baño y como no les dan permiso llaman a la prensa, hacen declaraciones, se ponen en contacto con los sindicatos médicos y poco más que llaman al tribunal de La Haya.

Ver Post >
Momento Haneke
Adrián Ausín 24-10-2013 | 2:42 | 0

A veces vas al cine a divertirte. A veces vas a ver una buena película, aunque en vez de diversión lo que te produzca es desasosiego. Si ves ‘Amor’ sentirás desasosiego. Si ves ‘La cinta blanca’ sentirás desasosiego. Si ves ‘Funny game’… Mientras Billy Wilder quería entretenernos, hacernos pasar un buen rato; Michael Haneke hurga en las heridas del hombre: el egoísmo, la incomunicación, la violencia, la vejez. Ambas opciones son legítimas e incluso recomendable su convivencia. Unos nos distraen, otros nos concentran. En esta segunda acepción, Haneke es un maestro y así se lo ha reconocido la Fundación Príncipe de Asturias, lo que nos permitió a los gijoneses de a pie disfrutar ayer, durante una hora intensa, de la compañía del director, guionista y profesor austriaco en el Teatro Jovellanos.

Ver Post >
El pastor del Cuera
Adrián Ausín 21-10-2013 | 6:53 | 6

Tiene 65 años bien sudados. Se apoya en su vara de avellano mientras desgrana los avatares de la vida en el campo. Este pastor de la Sierra del Cuera viste botas de monte, pantalón mahón de faena y una camisa remangada sobre unos brazos fuertes, curtidos, nervudos. Tiene el pelo blanco y barba de dos días. Se ha topado con dos gijoneses que regresan de coronar el pico El Paisano (en realidad, se han equivocado y coronaron el siguiente). Uno de los dos le interroga, el otro escucha. Y el pastor del Cuera responde animado por la compañía. Viene de controlar el ganado en estas majadas con vistas al mar Cantábrico, a un lado, y al impresionante Urriellu, al otro. El paisaje es idílico, pero las palabras del pastor destilan resignación.

Ver Post >
Los hombros de Celia
Adrián Ausín 16-10-2013 | 8:50 | 6

Cada vez que le pregunto algo a Celia se encoge de hombros. Suben un poco y luego bajan, mientras sonríe. No le gusta hablar. Pero está atenta a todo. Estamos en el comedor de la casa materna una ristra de hermanos, cuñados, sobrinos y da igual cuál sea el tema de conversación. Cuando interrogas a Celia por su opinión al respecto, ella se encoge de hombros y sigue atendiendo. El último sábado logré

Ver Post >
Nueces para el cerebro
Adrián Ausín 11-10-2013 | 9:55 | 6

Si plantas un árbol, ese día estarás contento. Abrir un boquete en la tierra, meter el cepellón, volcarle tierra troceada y regarlo es un proceso ilusionante. Luego toca verlo espabilar, crecer, extenderse. Hace tiempo que rumias la compra de un nogal. Comes

Ver Post >
Sobre el autor Adrián Ausín
Adrián Ausín (Gijón, 1967) es periodista. Trabaja en el diario EL COMERCIO desde 1995. Antes, se inició en la profesión en Bilbao, Sevilla y Granada. Sus aficiones apuntan en muchas direcciones: naturaleza, bricolaje, viajes, fotografía, cine y literatura. Todo ello con epicentro en Gijón.