El Comercio
img
Fecha: febrero, 2015
Casose Gabriel, el de Caaarmen
Adrián Ausín 25-02-2015 | 10:07 | 5

En la Finca Montesquerio, en mitad del baile, anuncian por megafonía: «En breves instantes aterrizará un avión privado procedente de Miami con una persona muy especial a bordo». Un grupo de estilizadas bailarinas (las amigas de la novia) se alinea en la pista preparado para la sorpresa y de entre ellas irrumpe Julio Iglesias. Así, de repente, en plena boda. Nuestro Julio, un híbrido entre el propio Iglesias y tu primo Gabriel (el novio), nos canta una canción, nos canta otra, entre el éxtasis de los invitados, y luego, viendo que hay pitanza gastronómica y de la otra, se queda. Al final, le coge el gusto al micrófono y los invitados maduran la idea de llamar a seguridad entre Sarandongas y Guantanameras. Pero bueno es el prota. Y hay que tragalo.

Ver Post >
La fascinante historia de Valdroguín, el lobo de Caso
Adrián Ausín 19-02-2015 | 2:19 | 9

«Creo que jamás en la historia nadie haya conseguido más de un lobo para domesticarlo. Soy campesino, un pastor de la última cabaña del puerto. Trabajo mi hacienda, cuido mi ganado y hago las labores de la casa. Mi mujer se encuentra aquejada de una enfermedad mental, recluida en un sanatorio durante largas temporadas. Mis únicos deportes son: la caza, la captura de alimañas y la pesca. Cuando era chaval, de 14 a 20 años, y estaba autorizada la garrafa manejaba con especialidad este artefacto; hoy de caña soy de los del nivel medio. Como cazador siempre ocupé un puesto de honor y de confianza entre mis compañeros, pero no (soy) ‘el tigre’ del monte, como algunos me llaman allá por Oviedo». 

Ver Post >
Cuando un oso llama a tu puerta
Adrián Ausín 11-02-2015 | 10:44 | 2

«Una mañana, cuando me asomé a la puerta de casa, vi algo que jamás olvidaré. Subidos al cerezo del jardín, había dos oseznos jugando. De repente, se quedaron mirando para mí, totalmente cortados, sin saber qué hacer. Debían de estar paralizados por el miedo. Desandé mis pasos con todo el cuidado del mundo y entré para no molestarlos. Cuando volví a mirar ya no había nadie». Esta experiencia

Ver Post >
Leviatán (una de rusos)
Adrián Ausín 04-02-2015 | 11:22 | 0

Las calles de Gijón están semidesiertas a media tarde. El apocalipsis celestial arrecia. Vientos polares, lluvias en rachas retorcidas, peligro de granizo, frío. Lo mejor en esas

Ver Post >
Sobre el autor Adrián Ausín
Adrián Ausín (Gijón, 1967) es periodista. Trabaja en el diario EL COMERCIO desde 1995. Antes, se inició en la profesión en Bilbao, Sevilla y Granada. Sus aficiones apuntan en muchas direcciones: naturaleza, bricolaje, viajes, fotografía, cine y literatura. Todo ello con epicentro en Gijón.