img
Fecha: abril, 2015
Intemperie
Adrián Ausín 27-04-2015 | 8:23 | 1

En un secarral hay un niño escondido, oculto apenas por unas cañas en una oquedad. Le buscan el alguacil y unos ayudantes. Cuando llega la noche prolonga su huida hasta dar con una hoguera, un perro, un burro, unas cabras y un hombre acurrucado que aparentemente duerme. Así da comienzo ‘Intemperie’, la novela revelación del panorama nacional, un relato crudo sin aderezos ni extras de ningún tipo. Sucede en el mundo rural, en un paisaje yermo, donde el agua escasea y el sol te hace trizas. En ese ambiente, carente también de alimento, el protagonista deberá sobrevivir en su fuga del hogar, que enseguida se transforma en huida. El hallazgo del cabrero resulta

Ver Post >
Duelo de sidras
Adrián Ausín 22-04-2015 | 10:00 | 10

Duelo al sol en Arroes. Duelo de sidras. De caldos caseros y de sus calidades. Te juegas la vida. La familia (en general) y los amigos siempre han laureado tu sidra casera en estos últimos tiempos, en los que has ido aplicando diversas mejoras. Pero el suegro, precisamente el gran experto en la materia, te tiene frito. La considera material de segunda, con suerte, ríe el muy canalla cada vez que sale el tema y casi casi te invita a convertirla en vinagre. Perdida la batalla suegril, queda una cata de altura pendiente, la de un colega gijonés con quien te topas alguna noche en compañía de un amigo común que lleva haciendo sidra casera desde niño. La suya se fabrica en Cabueñes y se mezcla con pomares maliayos, con lo que su calidad alcanza, año tras año, la excelencia. En habitáculo de piedra y madera, con toneles añejos… Lo suyo es auténtico. Tú ciertamente eres un principiante a su lado. Pero a ti, por qué vas a negarlo, tu sidra te sabe estupenda. Llevas varias conversaciones en ese trío que se forma algunas noches profundizando en el tema, siempre con la ironía como hilo conductor. El amigo común propone una ronda, una cata sidrera y tú, en un arranque de valor, pones fecha e incluso añades una oferta gastronómica: cata y comida en el prau.

Ver Post >
El kibe en Nueva Zelandia (sic)
Adrián Ausín 15-04-2015 | 9:59 | 1

Toda la pulpa sobrante del primer salmorejo de la temporada tiene un destino claro: alimentar el kibi macho en el que has depositado todas tus esperanzas de una fecundación exitosa. Tu parra es la gran zángana del prau. Primero había cuatro árboles hembras, lo cual abocaba a todas las flores a acabar marchitándose en el suelo. Cuando te percataste del error heredado al comprar el prau la solución era aparentemente sencilla: comprar un árbol macho. Sin embargo, el primero y el segundo secaron sin mayor explicación. Ahora estás con el tercero, que en 2014 dio media docena de flores, pero bien por falta de abejas o de viento o por ser un número escaso no se produjo fecundación aérea. Este año no quieres fallar. Los kiwis se dan allá por noviembre, cuando recoges las últimas manzanas, así que sería muy interesante tener esta sabrosa fruta para rematar el año.

Ver Post >
Quebraqueixo
Adrián Ausín 09-04-2015 | 11:22 | 2

Muchas veces, una canción te atrapa y no puedes vivir sin su compañía durante una buena temporada. Desde hace cuatro días, ‘Quebraqueixo’ se ha adueñado de tu cráneo, cosquilleando toda esa masa viscosa que se aprieta ahí dentro. Un violín (Peter Bulla), una guitarra (Armando Orbón) y una pieza magistral compuesta por un brasileño (Celso Machado) conforman las tres patas del banco. Sales a pasear por la arena de la playa y ‘Quebraqueixo’ suena en tu cabeza sin falta de cascos ni grabaciones. Entras a comprar el pan y ahí sigue. Al llegar a casa, con la lengua fuera, corres a sintonizar youtube, donde escribes:

Ver Post >
Sobre el autor Adrián Ausín
Adrián Ausín (Gijón, 1967) es periodista. Trabaja en el diario EL COMERCIO desde 1995. Antes, se inició en la profesión en Bilbao, Sevilla y Granada. Sus aficiones apuntan en muchas direcciones: naturaleza, bricolaje, viajes, fotografía, cine y literatura. Todo ello con epicentro en Gijón.