El Comercio
img
Fecha: enero, 2016
La Juventud / La Vejez
Adrián Ausín 26-01-2016 | 3:51 | 0

Una película con Michael Caine y Harvey Keitel juntos tiene poca necesidad de promoción. Dos monstruos del cine en vías de extinción, de 82 y 76 años, no requieren casi ni de un argumento para hacer obligada la visita al cine, aunque lo tengas a seis kilómetros de casa. Si detrás de la cámara ponemos a Paolo Sorrentino, ese napolitano con patillas que nos cautivó a todos hace

Ver Post >
Padre, he pecado
Adrián Ausín 21-01-2016 | 12:24 | 5

Acudes, cabizbajo, a una recóndito conjunto monacal en los Picos de Europa, donde acaba de instalarse un religioso de edad avanzada procedente de Inglaterra. Te lo recomiendan, dada la singularidad del caso, por su buen conocimiento de la historia de la música rock inglesa que puede darle la perspectiva adecuada para administrarte penitencia:

Ver Post >
Haliqué? DameaeNdi
Adrián Ausín 18-01-2016 | 9:24 | 2

Pasó el mal trago. La panadera estaba asegurada, con un Madrid ultramotivado en la era Zidane. Solo faltaba saber el resultado y la imagen. Si la panadera era mayor o menor. Y si hacíamos un papel más o menos digno. En la primera parte, los sportinguistas pasamos bastante vergüencilla, la verdad. Un Sporting timorato televisado para toda España. Luego el Madrid se relajó, nosotros mejoramos y al final 5.1 es lo mismo que 4.0. O sea, un mal menor. ¡Hasta ganamos en el segundo parcial! Sin embargo, tras el mal trago, quedan cosas buenas. La primera: no hubo lesionados ni tarjetas rojas que podrían dejarnos en cuadro contra la Real. La segunda, más de largo recorrido, es la reflexión que

Ver Post >
BowIE, IrrepetiBLe
Adrián Ausín 11-01-2016 | 5:02 | 0

Hubo un tiempo en el que comprabas los discos por la portada. Sin haberlos escuchado siquiera. Bastaba saber que Bowie, Rainbow o Silvio habían sacado algo para irte a Discoteca, Memphis, Paradiso o Discoplay (por correo) y comprarlo a ciegas. Costaban 600 pesetas. Mirabas aquellas portadas, admirabas sus fotos, leías sus letras y, también, cómo no, acababas por extraer su vinilo y ponerlo en aquella mastodóntica torre musical que se gastaba por entonces. Cuando contabas once años, ‘Space Oddity’ fue tu primer elepé. Exactamente, en 1978. Esta forma de comprar tenía, evidentemente, sus riesgos. Si fallabas, se abrían dos vías ‘comerciales’ para dar

Ver Post >
La tragedia de Lorca (80 años después)
Adrián Ausín 09-01-2016 | 12:23 | 0

Yo vuelvo por mis alas
¡Dejadme volver!

Quiero morirme siendo amanecer
Quiero morirme siendo ayer

Yo vuelvo por mis alas
¡Dejadme retornar!

Quiero morirme siendo manantial
Quiero morirme fuera del mar

Estos versos son los que más impacto te causan de las dos mil páginas (bibliografía incluida) que Ian Gibson escribió sobre Federico García Lorca. Lo singular del caso es que estos versos nostálgicos del tiempo pasado, de la juventud o la infancia perdidas los escribió el poeta granadino cuando apenas contaba veinte años. ¿Qué diría entonces a esos 40 que no llegó a cumplir? De la biografía de Lorca (Fuentevaqueros, Granada, 1898) destacan mil cosas. La primera, quizá, el retrato que el hispanista afincado en la vega granadina realiza de la España del primer tercio del siglo XX. En su densa y minuciosa documentación sobre la vida del poeta se entrelazan, de forma continua, las de otros destacados miembros de la cultura española de la época con los que convivió de forma intensa: Falla, con quien mantuvo una admiración mutua; Dalí, al que claramente admiró y amó; Buñuel, algo distante; Alberti, Machado, Juan Ramón Jiménez y todos aquellos literatos que pasaron por la Residencia de Estudiantes de Madrid, donde vivió, o la bulliciosa vida de La Barraca, esa compañía de teatro móvil que ideó y movió por toda España para llevar el teatro clásico y moderno hasta los rincones más recónditos del país, Asturias incluida.

Ver Post >
Sobre el autor Adrián Ausín
Adrián Ausín (Gijón, 1967) es periodista. Trabaja en el diario EL COMERCIO desde 1995. Antes, se inició en la profesión en Bilbao, Sevilla y Granada. Sus aficiones apuntan en muchas direcciones: naturaleza, bricolaje, viajes, fotografía, cine y literatura. Todo ello con epicentro en Gijón.