img
Categoría: Carpintería
La tayuela no debe morir

Miras la tayuela al pasar, patas arriba, con dos extremidades mirando al cielo y otras dos rotas a un lado. Lleva así cuatro días. Calculaste mal al realizar una poda (más bien una tala) y se le cayó un trozo de palmera encima que la mutiló de cuajo. Ahí quedó, en el lugar del incidente, con sus heridas de guerra a la vista en espera de que el autor de los hechos tomase una decisión: basura o quirófano.

Ver Post >
Hombre-motosierra

(cuidado: solo para hombres)
(este post puede herir la sensibilidad de alguna gacela thompson)

Cuando eras niño, el mejor regalo de reyes era un gran camión de plástico. Lo cargabas de piedras, le ponías una cuerda y tirabas de él por la calle, satisfecho de tu conducción a lo grande. Cuando pasas los 40, tu juguetería se llama Leroy, Bricomart, Cooperativa… Entras a por una cosa, recorres los pasillos y te las llevarías todas: las máquinas de gasolina, la tornillería, lo último en pulido de madera, los botes de pintura, las bombillas e incluso el

Ver Post >
La radial y el hombre

(solo para hombres)

Tener en tu mano una radial, trocear tubos, partir cerámica, agrietar paredes… es una experiencia religiosa que te pone duros los brazos, multiplica las hormonas masculinas y eleva tu ego a los altares. La radial es al hombre lo que el baño (ese templo de cremas y potingues) a la mujer. Con una radial bien agarrada con las dos manos puedes llegar a creerte Lobezno dando zarpazos a su alrededor, sentirte un marine americano en plena jungla del Vietnam

Ver Post >
Sobre el autor Adrián Ausín
Adrián Ausín (Gijón, 1967) es periodista. Trabaja en el diario EL COMERCIO desde 1995. Antes, se inició en la profesión en Bilbao, Sevilla y Granada. Sus aficiones apuntan en muchas direcciones: naturaleza, bricolaje, viajes, fotografía, cine y literatura. Todo ello con epicentro en Gijón.