img
Categoría: Viajes
¿Teruel existe? Pues mire usté, tien días

Un lunes de noviembre, cuando a las seis de la tarde es noche cerrada, avanzas en coche desde el aeropuerto de Barajas rumbo a Teruel, esa gran desconocida. Llevas media vida queriendo conocer Teruel, pero estés donde estés siempre queda a tomar por saco. Desde Gijón serían siete u ocho horas. Suficiente para no ir nunca. Pues tampoco es

Ver Post >
Ocho españoles y dos rusos en camello

Dedicado a Adolfo y Charo (Madrid), Nacho y Maite (Huelva) y
David y Diana (Logroño), excelentes compañeros de viaje.
Bueno anda, y también a los rusos

 

Cuando te subes al camello no puedes evitar pensar: ¿Estaré haciendo el panoli? Ocho españoles y dos rusos en fila india encarando el desierto del Erg Chebbi, o sea, la puerta del Sáhara, quizá ofrezcan una estampa un tanto turisticona. Sin embargo, lo cierto es que el grupo se dispone a pasárselo bomba durante veinticuatro horas. Ir en un viaje organizado, eso

Ver Post >
Estrómboli

(Quince días en Sicilia 4)

La palabra resulta pegadiza: Strómboli. En castellano: Estrómboli. Lo primero que viene a la mente es el recuerdo de una película. Esa que dirigió Roberto Rossellini y protagonizó Ingrid Bergman en 1950. Se rodó en Strómboli y se tituló así. Un nombre rotundo, bonito, evocador, volcánico. Rodaron aquella enigmática película en la isla siciliana y protagonizaron un tórrido romance. Entonces, recuerdan nuestros mayores, fue un sonado escándalo, pues ambos estaban casados. La película tuvo gran repercusión. Pero verla causa un hondo desasosiego. Bergman, una bella

Ver Post >
‘El Padrino’ en Sicilia

(Quince días por Sicilia 3)

En 1971, Francis Ford Coppola rodó en Savoca una parte esencial de ‘El Padrino’: esa en la que tras cometer sus dos primeros asesinatos, Al Pacino es enviado a Sicilia por la familia Corleone para apartarlo una temporada de la circulación y, de paso, conocer sus orígenes. Las imágenes están en la mente de todos: Al Pacino pasea por un pueblo con dos escoltas, se enamora de una lugareña, hija del dueño del bar, pide su mano y celebra una boda

Ver Post >
De Bilbao al Gorbea a pinrel

(Interrumpimos las crónicas sicilianas para dar una noticia de altura)

 

Para Héctor,
primus magníficus

En una vida hay un puñado de hitos vinculados a la superación de cada cual, en función de su medida de las cosas, que permanecen en la memoria como tesoros. El primero fue ir de Gijón a Covadonga caminando en el día: casi 80 kilómetros bastante llanos en trece horas y media. El segundo, subir el volcán Misti en Perú hasta sus 5.822 metros de altura en dos durísimas jornadas con taquicardias crecientes. El tercero, bajar de los miradores del Gran Cañón al río Colorado para bañarte en él y subir en el día, un mes de noviembre, superando un desnivel de 2.300 metros a 700. El cuarto, coronar el Torrecerredo. Y el quinto el pasado martes, antes de agotar las vacaciones de verano, resultó igualmente singular: salir caminado de Bilbao, atravesar Vizcaya entera por sus cordilleras, llegar al Gorbea, en la frontera con Álava, y subirlo. Y, claro, bajarlo hasta un pueblo de Álava, adonde te fue a buscar el primo Héctor,

Ver Post >
Sicilia, mafia total

(Quince días en Sicilia 2)

En Sicilia la huella de la mafia está en todas partes. Persianas bajadas, pisos cerrados, casas a medio construir con la obra parada, grandes contrastes entre mansiones y viviendas empobrecidas… Lo dice una gijonesa casada con un italiano que ha peinado la zona. Tú ves esas cosas, pero: ¿pueden atribuirse a la mafia? En tu guía de cabecera te recomiendan no sacar el tema con los sicilianos. Quizá por un excesivo hartazgo o por un deseo de pasar página, si es que pueden. De modo que no procede pedir la cuenta en un hotel o un restaurante y aprovechar para preguntar: por cierto, ¿qué tal la mafia? ¿sigue puteándoles? ¿o está la cosa más calmada?

Ver Post >
Sobre el autor Adrián Ausín
Adrián Ausín (Gijón, 1967) es periodista. Trabaja en el diario EL COMERCIO desde 1995. Antes, se inició en la profesión en Bilbao, Sevilla y Granada. Sus aficiones apuntan en muchas direcciones: naturaleza, bricolaje, viajes, fotografía, cine y literatura. Todo ello con epicentro en Gijón.