El Comercio
img
La ruta el güisqui
img
Adrián Ausín | 31-12-2017 | 11:02| 0

(Once días en Escocia 9)

En Escocia es obligado visitar una destilería. ¿Cuál? Hombre, ya puestos, mejor en la llamada Ruta del Whisky. Con el güisqui en Escocia no se juega. Siempre te ofrecerán un güisqui puro de malta y el más básico de doce años. Lo que para nosotros el alta calidad para ellos es la base. De doce para arriba. En Oban, por ejemplo, te ponen un dedal de la marca local y te cobran 4 libras. En Portree le has dejado al camarero elegir y el muy capullo te planta un dedal de 10 libras. Luego verás que en el pub tienen ‘carta de güisquis’ con una interminable lista de marcas patrias. Estamos al norte de las Highlands en Inverness y enseguida, al salir de la ciudad rumbo a la derecha para ir cayendo hacia Edimburgo por la costa este te anuncian la Ruta del Whisky, o sea, de las destilerías.h

Ver Post >
Lago Ness, ni brumas ni monstruo
img
Adrián Ausín | 27-12-2017 | 23:56| 0

(Once días en Escocia, 8)

La potra a veces tiene también su lado malo. Casi todo el mundo conoce el lago Ness entre brumas, oleajes y misteriosas sombras que alimentan la chorrada marketiniana del monstruo. El tiempo en Escocia es peor que en Asturias y este lago vertical con forma de spaguetti, parecida a la de Chile, vive así: entre tinieblas, lluvias y oscuridades. ¿Con bicho? Va a ser que no. Sin embargo, lo que la muyer ha bautizado como “potra ausiniana”, de la cual ella misma se beneficia, hace que llegues al Loch Ness en un día despejado, radiante, sin apenas nubes ni avernos. Se ve el lago como si de una inocente y bella estampa se tratase y, en ese sentido, pierde su tradicional esencia. Ni anda por ahí un señor con traje de cuadros investigando un misterioso crimen ni tampoco las marabuntas de turistas del verano. Paz, sol y luz. Extraño este lago Ness de noviembre que permite la visita exclusiva a dos gijoneses y unos veinte viajeros más recorriendo su emblemático castillo en ruinas: Urkuhart.

Ver Post >
Isla de Skye, fama merecida
img
Adrián Ausín | 26-12-2017 | 07:33| 0

(Once días en Escocia 7)

Cuando miras el mapamundi te sorpende lo cerca que está el Norte de Escocia del Sur de Noruega. De ahí que el paisaje costero escocés prolongue los fiordos noruegos. Y de ahí que la isla de Skye fuera bautizada así por los vikingos (significa isla de las nubes). Hoy, esta isla conectada al país por un puente es uno de los grandes atractivos turísticos de las Highlands y lo cobra.

Fuera de temporada resulta casi imposible encontrar un hotel por debajo de cien euros la noche. Pero la visita es obligada. Tiene 70 kilómetros de largo y los paisajes son espectaculares. Al estilo de Glen Coe pero en versión isla, con los contrapuntos que ofrecen el mar, la tierra firme de enfrente (en realidad otra isla) y los rebaños de ovejas. Portree está a la mitad y de ahí hacia arriba un paseo en coche haciendo todo el perímetro de Skye es obligado. Hay dos miradores fundamentales: Old Man Of Storr y Quiraing. El primero requiere una fácil caminata de una hora, aunque a veces el suelo mojado por le diluvio de la víspera resbala un poco. En el segundo, mal señalizado, llegas a un alto en coche y desde ahí recorres lo que quieras.

Ver Post >
Un Gordo de cine
img
Adrián Ausín | 24-12-2017 | 07:53| 0

Hoy no se puede hablar de otra cosa. Cuando cantan los niños de San Ildefonso España entera se paraliza y Gijón, ya saben, es España y lo demás tierra reconquistada. Así que aquí parón doble. La gente está trabajando esta mañana, qué remedio, pero durante tres horas y media las radios y las televisiones apuntan al mismo lugar: el Teatro Real de Madrid. Ylos sueños, sueños son que dijo albCalderón, invitan a hacer planes de todo tipo. Hemos progresado tanto que ya no pensamos en cambiar la lavadora, sino el coche. Ynadie habla de viajar a Benidorm sino al Masai Mara. Por no hablar de eso de tapar agujeros, empezando por el metrotrén y siguiendo por la hipoteca.

Ver Post >
Diluvio en Escocia
img
Adrián Ausín | 22-12-2017 | 23:11| 0

(Once días en Escocia 6)

El objetivo de caminar el martes por Glen Coe enseguida se trunca. Llueve a base de bien. Así que quizá sea lo mejor ir despacio en coche recreándote en los paisajes espectaculares de las Highlands mientras subes desde Oban hasta la famosa Isla de Skye por la costa oeste de Escocia. Será un día duro, de diluvio y elevada tensión al voltante, pero con recompensas. Las carreteras secundarias no tienen arcén y el carril, además, es estrecho. De modo que si quieres evitar empotrarte con los camiones que vienen enfrente debes ceñirte a tu lado y a poco que te escores rozas con el altillo, como de una acera, que delimita el vial en muchos tramos. Si a esto le sumamos ir por la izquierda y tener las marchas a la izquierda, el resultado es de un desgaste cerebral importante. 

Ver Post >
Stirling, la conquista de William Wallace
img
Adrián Ausín | 21-12-2017 | 08:38| 0

(Once días en Escocia, 5)

Hay días adversos. Pero incluso en esos días puedes salir triunfante. El lunes 20 de noviembre amaneces con una alarma por incendio que obliga a desalojar el hotel a las 6.50 horas. Coincide la hora con la que habías puesto en el despertador del móvil. De modo que cuando suenan esos tremendos bocinazos lo primero que haces al despertar es dudar si pusiste una melodía equivocada. Lo siguiente es lo típico de un español: pensar que la alarma es un error. Pero toca salir a la calle por si las moscas. Ahí se reúnen unas treinta personas, uno en calzoncillos, otros en pijama, esperando a ver qué pasa de noche, con una frágil lluvia y un frío que pela. Unos dos o tres grados. Llegan los bomberos, supervisan y veinte minutos después permiten volver a la habitación.

Ver Post >
Glasgow, pura vanguardia
img
Adrián Ausín | 21-12-2017 | 09:54| 0

(Once días en Escocia, 4)

La primera visión de Glasgow la tomas desde el rincón elevado donde se apilan tres sugerencias de las guías: la catedral, el cementerio y la casa más antigua de la ciudad. La casa está bien, lo demás regular y la vista que ofrece de toda la urbe es gris, anodina, más g1bien fea. ¡Error! Gasglow tiene mil atractivos. Solo hay que ir a buscarlos. Adentrarse en sus tripas. Para empezar, todo el centro es monumental, con edificios bonitos y una calle llena de vida, Buchanan, donde siempre hay dos o tres grupos tocando a la vez al aire libre. Por las calles, lo primero que llaman la atención son los negocios. Por ejemplo, las barberías, llenas de guitarras g2eléctricas, billares y unas banquetas para esperar el turno todas ocupadas. No recordabas esa ‘lista de espera’ en el barbero. Ni, por supuesto, la decoración. Cada dos por tres te toparás con pubs y cafés, en muchos casos con decorados industriales, tuberías vistas en el techo, amplitud, originalidad y ambiente variopinto.

Ver Post >
Hagan juego
img
Adrián Ausín | 18-12-2017 | 10:16| 0

Es normal en estos días escuchar frases como ésta en plena calle: «Oye, no lu pierdas. Que esti año toca». ¿De qué hablarán? La duda ofende. Hablan de lotería. De la lotería de Navidad del próximo viernes. Ese instante del año en el que todos soñamos con grandes empresas. Incluso Amenábar, extraterrestres incluidos. En Gijón llevamos tiempo en lista de espera. Según el listado oficial de lotLoterías y Apuestas del Estado, fuimos bendecidos por el Gordo seis veces: 1885 (45488), 1956 (15640), 1975 (47107), 1986 (03772), 1988 (21583) y 2012 (76058). Sin embargo, la estadística patria no incluye una séptima, la de 2007 (06381), cuando aquel pelotazo salido de Molledo, El Berrón, salpicó tierras gijonesas con varios millones de euros. No llegó el Gordo vía administración de lotería y por eso oficialmente nos ha tocado seis veces, aunque en realidad sean más. La última, hace cinco años, fue un único décimo de máquina vendido por Juan Candeli y Amalia López en el puesto de venta de Río de Oro, detrás del Carrefour. Esta última modalidad, la máquina, amplifica las posibilidades de acariciar el Gordo, aunque sea un único habitante y no permita hacer esas maravillosas fotos de los afortunados descorchando champán.

Ver Post >
Edimburgo, elegante y guapa
img
Adrián Ausín | 17-12-2017 | 07:49| 0

(Once días en Escocia 3)

Dicho está que la belleza de Edimburgo salta a la vista. No hace falta explorar mucho. Sin embargo, por ponerle un pero, cuando finalizas el viaje a Escocia te darás cuenta de que e1su castillo, su famoso castillo, es el menos guapo de todos los que has visto. Su gracia está en la ubicación, como si fuera la proa de un barco desde la que contemplas la ciudad histórica. Eso es todo. Pues está prácticamente vacío de contenido. Y tampoco es una construcción admirable. Siendo de Gijón, había que empezar la crónica edimburguesa metiéndose con ‘Oviedo’, pues ya hemos hablado de las similitudes. Ahora bien, Edimburgo deslumbra al primer golpe de vista, en especial, al adentrarte en su Milla de Oro, esa larga avenida central que, a modo de columna vertebral del casco histórico, va desde el castillo hasta el palacio real donde habitó María Estuardo. 

Ver Post >
Los errores de Paco Herrera
img
Adrián Ausín | 15-12-2017 | 07:32| 0

Triste desenlace. Como el de toda destitución. Paco Herrera, una vez fichado el pasado verano, generó una ola de entusiasmo en el sportinguismo que se tradujo en el logro histórico de rebasar los 24.000 abonados pese al descenso. Parecía el entrenador idóneo. Veterano en Segunda, con un

Ver Post >
Sobre el autor Adrián Ausín
Adrián Ausín (Gijón, 1967) es periodista. Trabaja en el diario EL COMERCIO desde 1995. Antes, se inició en la profesión en Bilbao, Sevilla y Granada. Sus aficiones apuntan en muchas direcciones: naturaleza, bricolaje, viajes, fotografía, cine y literatura. Todo ello con epicentro en Gijón.