El Comercio
img
Mierda de colores
img
Adrián Ausín | 01-04-2017 | 09:40| 0

Cuesta trabajo imaginar a un cafre haciendo una pintada de nueve metros de largo y casi dos de alto entre las escaleras 10 y 11 del Muro sin que nadie se percate de la situación. La gente no quiere líos. Claro está. Y ahí reside el quid de la cuestión. La última pintada de la playa no puede hacerse en menos de un par de horas y esas suculentas multas de las que habla la Policía Nacional (de hasta 3.000 euros) nunca se pondrán si los señores agentes no pillan a nuestros artistas con las manos en la masa. Basta coger el móvil y llamar al 091 para intentar poner freno a esta desesperante ola de mierda que llena las paredes de Gijón. Pero está claro que nadie lo hace.

Tenemos por tanto no uno, sino dos problemas. Uno son los cafres. Esos que escriben Molly, Kowa, Kenke y otras mongoladas a grandes y pequeños trazos por todas las calles de la ciudad, esculturas incluidas, dejando una ‘sensación’ de impunidad y suciedad creciente. Y otro son los ciudadanos que pasan impasibles ante ellos. Da igual que pinten de madrugada. Siempre hay algún caminante en todas partes, en cuya mano está dar el aviso. De todas formas, no seamos ingenuos, la multa no será ninguna panacea, pues el cafre en cuestión será menor de edad e insolvente. Por tanto, no pagará un euro y seguirá comprando pintura para decorarnos papeleras, portales, bancos, garajes, quioscos, esculturas y todo lo que se le ponga por delante.

La solución real, sin olvidar la multa, tiene dos aristas. Una es la de largo recorrido: enviar un policía, un operario de Emulsa e incluso un escultor a cada colegio a dar clases magistrales de civismo. Otra es la verdaderamente efectiva. El cafre pillado in fraganti se pasará tres meses trabajando los fines de semana con una brigada quitapintadas actuando por las calles de Gijón. Ocho horas el sábado y ocho horas el domingo. Si no le pone entusiasmo a la tarea, será discreción del monitor de Emulsa convertir los tres meses en seis y así sucesivamente. Y si no comparece se arbitrará un paquete de medidas drásticas para que no se le pase por la cabeza hacerlo ni a él ni a su familia.

Los trabajos comunitarios son una medida aplicada desde hace largo tiempo en muchos países. Aquí, sin embargo, parece darnos un estúpido rubor implantarlos. Cierto es que el Principado ha anunciado su regulación. Pero, ¿para cuándo? De momento, mientras los políticos se desperezan y toman conciencia de cómo está Gijón (aún no ha hecho ninguno una sola declaración pública al respecto más que para responder, a la defensiva, que las pintadas en los edificios no son cosa suya), es hora de que el ciudadano ponga su granito de arena haciendo una llamada a la Policía.
Dejar el asunto en manos de la inercia, como está ahora mismo, es una catástrofe para la convivencia. En cada calle, en cada pared hay mierda. Porque eso es exactamente una pintada. Mierda de colores.

(publicado en EL COMERCIO el 31 de marzo de 2017)

Ver Post >
'Cantábrico'
img
Adrián Ausín | 26-03-2017 | 08:24| 0

La escena del cantadero de urogallos quizá sea la más valiosa, pues se corre el peligro de no poder volver a grabarla jamás. Pero hay mil más. La del cortejo del araño a la araña con ‘ramo de flores’ incluido. La del sapo que utiliza un truco para espantar a la serpiente de collar. La del engaño de la mariposa en estado larvario a las hormigas para que la cuiden mientras engorda. La de los salmones volviendo a casa para desovar y morir. Y, por supuesto, las de las manadas de lobos y las de los oseznos jugando. Si uno sale poco de Gijón, cuando vea ‘Cantábrico’ quedará absorto al contemplar la fauna que le rodea. Cierto es que sin franquear las cuatro paredes de la ciudad ya puede ver jabalís haciendo esprints por la avenida Schulz o, hasta hace bien poco, nutrias asesinas dándose banquetes en Isabel la Católica. En el documental de Joaquín Gutiérrez Acha podrá ver, sin embargo, a todas nuestras especies en su salsa y, además, a lo largo y ancho de las cuatro estaciones. En la nieve, con maravillosas imágenes aéreas de rebecos y venados; en la primavera, cuando todo florece; en el verano hiperactivo o en la otoñada, cuando los bosques están llenos de comida.

Ver Post >
¡¡¡Esti ye Chema!!!
img
Adrián Ausín | 17-03-2017 | 22:30| 0

Suena el teléfono móvil. ¿Quién es? «Soy Chema. El del repechín». Toca reír a mandíbula batiente. Chema ha sido obediente y tras leer la llamada del periódico para que se manifieste y desentrañe el misterio del cartel de La Provindencia donde se puede leer ‘El repechín de Chema’ se ha vestido de ciclista y se ha presentado en EL COMERCIO en horario matinal. Al no coincidir con el periodista, llama a primera hora de la tarde y, entre carcajadas, se identifica.

Ver Post >
El repechín de Chema
img
Adrián Ausín | 10-03-2017 | 21:48| 0

Un grupo de amigos aficionados a la bicicleta decidió en 2011 homenajear a uno de sus miembros: Chema. El porqué solo lo saben ellos. Puede ser que Chema, tras subir con esfuerzo los repechos que van desde el puente del Piles hasta el alto de La Providencia, soltase en la cima unos sonoros cagamentos para festejar la gesta. Puede ser que Chema siempre ganase la carrera a sus colegas o siempre la perdiese. O sea, o era el peor o era el mejor, pero este lugar no le resultaba indiferente. La cuestión es que dicho año la pandilla tuvo a bien confeccionar, o encargar, un cartel donde se pueden ver nítidamente dos ingredientes: un ciclista dibujado y una leyenda: ‘El repechín de Chema’ escrito en letras mayúsculas. Los colegas, que están en todo, añadieron la fecha y la data: Gijón, 2011.

Ver Post >
A pechu descubiertu (Igor Paskual, Rodrigo Cuevas y El Brujo)
img
Adrián Ausín | 06-03-2017 | 10:01| 0

Igor Paskual protagonizó la noche del viernes. Rodrigo Cuevas, la del sábado. Rafael Álvarez, El Brujo, la del domingo. El guitarra de Loquillo, a pecho descubierto. El de les madreñes, a pechu descubiertu. Y el Séneca cordobés, solo en un escenario durante cien minutos sin parar de hablar; o sea, totalmente desnudo ante 700 personas. Cuando dan ciclogénesis y no puedes huir de las Asturias monte a través, quedan los escenarios de los teatros y los garitos como refugio de invierno para buscar la ambrosía: la música, el folclore, la risa y el teatro, falsedad bien ensayada, estudiado simulacro; que dice la canción. Como nunca habías podido citarte ante ninguno de los tres mencionados artistas, el fin de semana, antipático celeste, se rebeló didáctico, divertido e incluso, por momentos, magistral.

Ver Post >
Ave, César
img
Adrián Ausín | 04-03-2017 | 17:06| 0

En el Campo Valdés, una fresca mañana de marzo, se produce la siguiente conversación entre hombre y estatua:
–Ave, César.
–Ave, playu.
–César, tenéis un ave sobre la testa. ¿Quieres que la avente?
–No. Dejadla. Sus garras masajean mis sienes.
–¿Y si le da por deponer?

Ver Post >
Bares tienda
img
Adrián Ausín | 27-02-2017 | 19:31| 0

Hace tres años quedaban tres. Hace dos causó baja el de Sotiello (Cenero) por jubilación y la nómina de bares-tienda en el concejo de Gijón quedó circunscrita a Lavandera y Valdornón, que ahora se escribe con uve. Y, a tenor de los lamentos que se escuchan en Casa Rubiera y Casa Camín, este negocio tradicional en el que se aúnan bar, tienda y sede parroquial está pronto a la desaparición. Primero fueron las grandes superficies. Luego, la dispersión vecinal y la caída de la natalidad. Los impuestos y la crisis fueron la estocada final que convierte los bares-tienda «no en un negocio, sino en un desnegocio», como ilustra, gráficamente, José Luis Rubiera desde su atalaya de Valdornón, donde hoy en día, sostiene, hay más jabalíes que vecinos.

Ver Post >
Mario, el nuevo Pelayo astur, se adentra en la selva colombiana
img
Adrián Ausín | 22-02-2017 | 09:21| 3

Hubo un tiempo en que los Astures se levantaban por la mañana y tomaban la decisión de invadir Galicia, Cantabria, el País Vasco, León e incluso Lisboa; atacaban, saqueaban y volvían cargados de tesoros. Eran los esplendorosos tiempos de Pelayo y de sus sucesores que dieron lustre a la llamada Monarquía asturiana. Algo ha debido quedarnos de todo aquello como para, varios siglos después, tomemos decisiones de tal calado como supervisar el proceso de paz en un país sudamericano, como si una poderosa nación, nuestro Principado, pudiera resultar determinante para el devenir existencial del otro lado del océano Atlántico. Ayer, en EL COMERCIO, se recibían comunicados del colectivo integrante de la XIII Visita Asturiana de Verificación del Estado de los Derechos Humanos de Colombia, con un heroico texto en el que daban cuenta nuestros representantes del contratiempo sufrido al ser retenidos durante tres horas por el Ejército colombiano cuando querían pasar a territorio comanche, el de las FARC, para entrevistarse con los comandantes Walter, Pacho González y Cauca, y tomar nota del cumplimiento del proceso de paz abierto hace un año. Nos consoló

Ver Post >
Pobres cilúrnigos
img
Adrián Ausín | 20-02-2017 | 05:49| 0

Quien lleve cierto tiempo sin asomarse a la Campa Torres a hacer una visituca a sus antepasados más remotos no está de más que tome una precaución: hágase con una mascarilla. Seguro que la utiliza y agradece el consejo. En la

Ver Post >
John (apetece llevalu pa casa) Mayall
img
Adrián Ausín | 18-02-2017 | 11:12| 2

Debe de estar harto John Mayall de que le hablen siempre de la edad, como a Robert Redford. “Yo me encuentro bien”, declaraba hace unos días en una entrevista digital. ¿Bien? Queridísimo John, estás que te sales. Basta ver un concierto tuyo para querer llevarte para casa a vivir. Ese toque pasota, ese look british alargado, esa armónica que se desliza a los lados entre la fauces mayallianas y el micrófono, único e inconfundible a los teclados, sobre los que se desliza dando a veces pequeños impulsos, el virtuosismo a la guitarra, los abalorios que le cuelgan del pecho, las bromas, las tablas sobre el escenario y, por supuesto, por encima de todo, su música. Por algo le llaman el padre blanco del blues. Tenías miedo, en tu tercer concierto de John Mayall, que hubiera poca gente en la Laboral y este dios de la historia de la música moderna se llevase un chasco. Pero al ver el aparcamiento lleno respiraste aliviado. La gente sigue sabiendo de lo bueno. Como cuando apenas fueron quinientos a ver a Eric Burdon al Niemeyer en un concierto memorable. Pero pese a los 83 años y a venir solo un trío -Mayall, un bajo y un batería- el público apostó por la veteranía. Y acertó. Vaya si acertó.

Ver Post >
Sobre el autor Adrián Ausín
Adrián Ausín (Gijón, 1967) es periodista. Trabaja en el diario EL COMERCIO desde 1995. Antes, se inició en la profesión en Bilbao, Sevilla y Granada. Sus aficiones apuntan en muchas direcciones: naturaleza, bricolaje, viajes, fotografía, cine y literatura. Todo ello con epicentro en Gijón.