El Comercio
img
Glasgow, pura vanguardia
img
Adrián Ausín | 21-12-2017 | 09:54| 0

(Once días en Escocia, 4)

La primera visión de Glasgow la tomas desde el rincón elevado donde se apilan tres sugerencias de las guías: la catedral, el cementerio y la casa más antigua de la ciudad. La casa está bien, lo demás regular y la vista que ofrece de toda la urbe es gris, anodina, más g1bien fea. ¡Error! Gasglow tiene mil atractivos. Solo hay que ir a buscarlos. Adentrarse en sus tripas. Para empezar, todo el centro es monumental, con edificios bonitos y una calle llena de vida, Buchanan, donde siempre hay dos o tres grupos tocando a la vez al aire libre. Por las calles, lo primero que llaman la atención son los negocios. Por ejemplo, las barberías, llenas de guitarras g2eléctricas, billares y unas banquetas para esperar el turno todas ocupadas. No recordabas esa ‘lista de espera’ en el barbero. Ni, por supuesto, la decoración. Cada dos por tres te toparás con pubs y cafés, en muchos casos con decorados industriales, tuberías vistas en el techo, amplitud, originalidad y ambiente variopinto.

Ver Post >
Hagan juego
img
Adrián Ausín | 18-12-2017 | 10:16| 0

Es normal en estos días escuchar frases como ésta en plena calle: «Oye, no lu pierdas. Que esti año toca». ¿De qué hablarán? La duda ofende. Hablan de lotería. De la lotería de Navidad del próximo viernes. Ese instante del año en el que todos soñamos con grandes empresas. Incluso Amenábar, extraterrestres incluidos. En Gijón llevamos tiempo en lista de espera. Según el listado oficial de lotLoterías y Apuestas del Estado, fuimos bendecidos por el Gordo seis veces: 1885 (45488), 1956 (15640), 1975 (47107), 1986 (03772), 1988 (21583) y 2012 (76058). Sin embargo, la estadística patria no incluye una séptima, la de 2007 (06381), cuando aquel pelotazo salido de Molledo, El Berrón, salpicó tierras gijonesas con varios millones de euros. No llegó el Gordo vía administración de lotería y por eso oficialmente nos ha tocado seis veces, aunque en realidad sean más. La última, hace cinco años, fue un único décimo de máquina vendido por Juan Candeli y Amalia López en el puesto de venta de Río de Oro, detrás del Carrefour. Esta última modalidad, la máquina, amplifica las posibilidades de acariciar el Gordo, aunque sea un único habitante y no permita hacer esas maravillosas fotos de los afortunados descorchando champán.

Ver Post >
Edimburgo, elegante y guapa
img
Adrián Ausín | 17-12-2017 | 07:49| 0

(Once días en Escocia 3)

Dicho está que la belleza de Edimburgo salta a la vista. No hace falta explorar mucho. Sin embargo, por ponerle un pero, cuando finalizas el viaje a Escocia te darás cuenta de que e1su castillo, su famoso castillo, es el menos guapo de todos los que has visto. Su gracia está en la ubicación, como si fuera la proa de un barco desde la que contemplas la ciudad histórica. Eso es todo. Pues está prácticamente vacío de contenido. Y tampoco es una construcción admirable. Siendo de Gijón, había que empezar la crónica edimburguesa metiéndose con ‘Oviedo’, pues ya hemos hablado de las similitudes. Ahora bien, Edimburgo deslumbra al primer golpe de vista, en especial, al adentrarte en su Milla de Oro, esa larga avenida central que, a modo de columna vertebral del casco histórico, va desde el castillo hasta el palacio real donde habitó María Estuardo. 

Ver Post >
Los errores de Paco Herrera
img
Adrián Ausín | 15-12-2017 | 07:32| 0

Triste desenlace. Como el de toda destitución. Paco Herrera, una vez fichado el pasado verano, generó una ola de entusiasmo en el sportinguismo que se tradujo en el logro histórico de rebasar los 24.000 abonados pese al descenso. Parecía el entrenador idóneo. Veterano en Segunda, con un

Ver Post >
Historias en la nieve
img
Adrián Ausín | 13-12-2017 | 09:25| 0

En ocasiones, el día perfecto se puede convertir de repente en un pequeño infierno. Basta por ejemplo perderse en una ruta por la nieve, hasta entonces maravillosa, y que el reloj marque las cinco de la tarde. Con una hora de luz por delante, sin frontal ni ropa adecuada, con la botella de agua vacía, con las piernas cargadas después de tres horas de raqueteo perfecto y una última dando palos de ciego por caminos sin pisar, dos gijoneses acabaron por sentir el miércoles que la situación se había tornado un pelín crítica. No como para llamar al 112 ni mucho menos. Pero sí para tomar una decisión compleja.

Ver Post >
Glasgow-Edimburgo / Gijón-Oviedo
img
Adrián Ausín | 09-12-2017 | 08:21| 0

(Once días en Escocia 2)

Cuando te dispones a abandonar Edimburgo, el anfitrión del Bed & Breakfast pregunta educado si la pareja regresa a España. “No. We are going to Glasgow”, responde la muyer. “Glasgow?”, repite interrogante esta réplica de Anthony Hopkins a la escocesa. “What for?”. La flema británica se manifiesta in extremis en este hombre pulcro vestido con pantalón negro, camisa de manga corta negra, brazos blancos como la harina y un escaso pelo repeinado para atrás. “Glasgow, ¿para qué?”. La muyer, cortés, sin ánimo de meterse en líos, explica que hay dos sobrinas estudiando allí y Hopkins asiente como diciendo “ah, era eso”.

Ver Post >
En busca del pub perdido
img
Adrián Ausín | 05-12-2017 | 19:57| 2

(Once días en Escocia 1)

Tras siete infructuosos años en el diván, entre prestigiosos psicoanalistas, uno de ellos propone una terapia de choque. «Si tanto echa de menos aquel pub, ¿por qué no se hace un viajecito por Escocia y busca una reminiscencia?». Dicho y hecho. Desde junio de 2010, tras el traumático cierre del ‘Escocia’, cientos de noctámbulos pasaron a vagar por la noche gijonesa sin saber literalmente adónde ir al faltarles aquella barra de cabecera con buena música, excelente ambiente e incluso vistas a un puerto deportivo. Sin el ‘Escocia’ se quedaron (nos quedamos)sin brújula y la vida nocturna ya no fue nunca la misma.



oban-reduxAquel pub de estilo british, con sus maderas oscuras y sus paredes blancas, con sus bancos corridos y sus altillos, por fuerza debió inspirarse en el país de la cerveza y el güisqui, el kilt, la gaita y las galletas Walkers. Yallí se acaba de consumar la búsqueda durante once días con excelentes resultados. Edimburgo comenzó por ofrecer elegantes pubs centenarios con gran surtido de cañas e incluso una pequeña carta para comer. Lugares con encanto para pasar horas en un taburete, en la barra o, algunos, incluso en cómodos sofás. Junto a ellos, otros más canallas incluían actuaciones en directo. Un gran surtido que mantiene a viajeros y autóctonos ampliamente entretenidos. Glasgow multiplica esta oferta con su toque de ciudad industrial y vanguardista, con errónea fama de fea y un inmenso plantel de locales nocturnos a cada cual más atrayente: grandes, transgresores y llenos de música. Si cierra uno, nadie se preocupará. Quedan cien más. Ymuchos de ellos añejos, con barras rebosantes de güisqui y cerveza, suelos crujientes y mil recovecos.

El ‘Escocia’ más ‘Escocia’, sin embargo, aparecerá en Oban, un pueblo costero de las Highlands. Se llama ‘The Oban Inn’ y data de 1790. Nada más entrar puede uno sentirse como en la vieja Cimavilla. Hay bancos de madera, una mesa central más alta donde un grupo de autóctonos abreva cerveza con alegría y dos tipos enrollaos tras la barra, uno de ellos con una aguda cojera. ¡Qué maravilla de sitio! Y,además de todo, se puede cenar. Unos sabrosos mejillones, un plato de ‘fish and chips’ y una pinta de cerveza negra de barril le dejan a uno levitando. Luego toca pedir un dedal de güisqui como si fueras de Oban de toda la vida y entrar en un plácido karma con la música, la bebida y la compañía. Por si hubiera pocas semejanzas, ‘The Oban Inn’ tiene altillo, más refinado y con vistas al mar.

arbelour-reduxstonehaven-reduxDurante el recorrido por las Highlands, además de castillos y palacios, de lagos y monstruos, ambientados en paisajes ocres donde solo falta la irrupción de William Wallace espada en mano, también habrá una sucesión de pubs escoceses de buena factura. El ‘Merchant Bar’ en Portree, en la Isla de Skye. ‘The Clachnaharry Inn’ (una antiquísima casa de postas) en Inverness. ‘The Mash Tun’ en Aberlour, en plena ruta del güisqui. O el ‘Ship Inn’ en Stonehaven. Cientos de ‘Escocias’, como no podía ser menos, en Escocia para poner los dientes largos, y soñar un poco, a todo aquel gijonés que quiera verlo.

Queda una asignatura pendiente. Dar con un remoto pub costero donde tengan centollos en la barra a modo de tapa. Unos gijoneses mochileros aseguran haber vivido la experiencia, pero quizá sea un éxtasis reservado para inmortales. Yya se sabe. Solo puede quedar uno.

Ver Post >
Se vos diz, se vos endiz
img
Adrián Ausín | 29-11-2017 | 17:24| 0

Concesionario de coches. Un vendedor advierte a los hijos de los potenciales compradores de que tengan cuidado, pues llevan un rato enredando demasiado, sin control alguno de sus padres, entre los relucientes vehículos expuestos. Así hasta que, ¡zas!, rompen un retrovisor. El vendedor estalla y arremete contra los guajes: «Se vos diz. Se vos endiz. Se vos vuelve a endecir. Y vais y jodéis el retrovisor».

Ver Post >
Hacer sidra
img
Adrián Ausín | 15-11-2017 | 00:06| 2

Estos días se les distingue perfectamente por la calle. Van hinchados como pavos, llevan gesto decidido y una sonrisa con denominación de origen. En noviembre, Asturias huele a sidra. Yla zona rural gijonesa también. La cosechona de 2017 tiene a mil por hora a los grandes y a los pequeños llagares. Los primeros cifran su producción en toneladas (bajo la denuncia pública de los productores de incluir en ella manzana checa, francesa o no se sabe muy bien de dónde). Los segundos, los hacedores de sidra casera, esos que sonríen por la calle, tiran de su propia pomarada y hacen cien, doscientos o seiscientos litros para consumo propio. Esta segunda sidra, con el nombre y apellidos de su fabricante, sin aditivos, con menos alcohol que la comercial, es un producto único y exclusivo. No hay dos iguales. Ni las habrá. Cada año habrá un factor diferente que modificará el resultado: los manzanos producirán en diferente cantidad, habrá más frío o más calor, se mayará (y/o embotellará) en menguante o no, habrá incidentes o no… Todos estos condicionantes arrancan en noviembre, cuando la manzana se paña, lava, seca, tritura y prensa para, una vez obtenido el líquido, dejarla reposar en el tonel. Ahí dormirá unos meses hasta la hora de corchar.

Ver Post >
El Campo Valdés
img
Adrián Ausín | 04-11-2017 | 19:13| 0

Tiene Gijón, como cualquier otra ciudad, unas señas de identidad específicas que la hacen diferente. En nuestro caso, podrían cambiar por completo muchas calles sin alterar la ‘esencia’, que viene definida en buena medida por toda nuestra arquitectura litoral. Gijón mira a la playa de San Lorenzo y al Muelle y en esa entente con el mar que desfila desde ‘La Lloca’ hasta El Musel se encuentran buena parte de nuestras esculturas más queridas y, también, de los edificios más señeros.

antigua-pescaderia-redux
Si el puente del Piles y la propia barandilla del Muro son ‘esencia’ de ciudad, el rincón que va desde el edificio del Varsovia hasta San Pedro acumula el mayor poso de belleza arquitectónica que poseemos. Entre ambos, reluce con especial tronío el edificio de la Antigua Pescadería, donde reza curiosamente el año de su inicio, 1928, y no el de su apertura como plaza del pescado, 1930. Le acompañan nuestro bonito Consistorio, con su plaza Mayor, algo recogida la Casa Natal Jovellanos, las Termas Romanas en el subsuelo del Campo Valdés y, completando la escena, el torreón y las almenas del Colegio Santo Ángel. Este rincón, visto desde el mar (donde aún está bueno el baño) o desde el paseo, es el que acumula mayor señorío de toda la ciudad. Así lo considera desde su pedestal Octavio Augusto, quien no deja de recordar, a quien quiera escucharle, que aquí ya había un importante trajín allá por el siglo I, cuando los romanos se habían acomodado en aquel pueblo de pescadores llamado Gigia. Entonces las olas pasaban sin inmutarse desde San Lorenzo hasta el Muelle dejando que Cimavilla se dibujase en el horizonte marino como si de un castillo escocés se tratase.

Aún no teníamos Teatro Jovellanos, ni Café Dindurra, ni estadio de El Molinón, ni los edificios Modernistas de principios del siglo XX ni el Antiguo Instituto o Empresariales. Ni tampoco todo el batiburrillo de ese callejero caótico que hoy (también) nos caracteriza. Es precisamente en el Campo Valdés, y en el Muelle, donde empezó todo tras mudarnos de la Campa Torres. Yese inicio lejano, sumado al acierto de obras posteriores, como nuestra profanada Plaza del Pescado, dejaron su impronta en el rincón más agraciado de cuantos tenemos. Gaspar Melchor de Jovellanos quizá estuviera de acuerdo.

PD.-la foto tiene otra lectura, la referida a cómo caminamos habitualmente por la calle con ‘orejeras’ sin detener la vista en el paisaje aéreo que nos rodea. Desde la arena de la playa, en el rincón del Campo Valdés, se produjo este marco como por arte de magia, con dos gaviotas coronando la Antigua Pescadería y un perro en la balaustrada de piedra. Así visto, Gijón bien podría ser un fragmento de Roma.

(Publicado en EL COMERCIO el viernes 3 de noviembre de 2017)

Ver Post >
Sobre el autor Adrián Ausín
Adrián Ausín (Gijón, 1967) es periodista. Trabaja en el diario EL COMERCIO desde 1995. Antes, se inició en la profesión en Bilbao, Sevilla y Granada. Sus aficiones apuntan en muchas direcciones: naturaleza, bricolaje, viajes, fotografía, cine y literatura. Todo ello con epicentro en Gijón.