El Comercio
img
Fecha: enero, 2012
Homenaje a un cazador octogenario

Fotografía histórica de la cuadrilla de Riocaliente en la que aparece el veterano cazador llanisco Arturo Poo, tocado con una gorra. :: G. F. B.

Fotografía histórica de la cuadrilla de Riocaliente en la que aparece el veterano cazador llanisco Arturo Poo, tocado con una gorra. :: G. F. B.

Autor: Guillermo Fernández Buergo

Llanes

Homenaje a Arturo Poo

La cuadrilla de Riocaliente, en Llanes, reconocerá el domingo a Arturo Poo, un legendario montero. No baja la guardia esta cuadrilla dirigida por Ángel Martínez y el pasado sábado abatía cinco jabalíes de 84, 73, 60, 45 y 40 kilos en el lote de La Mar, un espacio del que sacaron 17 verracos en las tres últimas monterías. Los autores de los certeros disparos fueron Olivio Paradela, Víctor Ángel Sánchez, Joaquín Riestra, Benito Buenaga y Ángel Manuel Gutiérrez. Finalizaron la campaña en el coto de Llanes con 44 macarenos pasaportados y el domingo celebran su comida anual en la que van a homenajear a Arturo Poo, octogenario y hábil cazador.
En Mañanga, Toni Navaz, Víctor Díaz, el riosellano Miguel Silva y Félix Martín ‘Merino’ tumbaban cuatro navajeros de 81, 72, 43 y 30 kilos. En el Barracón, Emilio Cuanda del Río, Miguel Ángel Mier Candás,  José María García Martínez y Gabino Álvarez González apiolaban cuatro suidos de 72, 57, 43 y 40.
En La Verde, Jesús Lobeto, Luis María Alonso, Pedro Jesús Ruenes Piquero e Ismael Corao volteaban cuatro cerdos salvajes de 77, 48, 44 y 40 kilos. En Sierra Plana, José Ramón Pardo Cortina, Tono Santoveña Zapatero y José Barro fulminaban tres gorrinos de 97, 72 y 40. En Cuetu Meré, José Luis Martínez Vega fusilaba un marrano de 90.

Reserva del Sueve
Ocho suidos en Libardón

En Libardón, el grupo gestionado por Ramsés Martínez abatía cuatro macarenos de 70, 62, 51 y 40 kilos. En el mismo lote una cuadrilla del concejo de Carreño se llevó cuatro navajeros de 86, 77, 64 y 33.
En Cofiño, una palomilla de Luarca acertó sobre tres venados hembra en la modalidad de batida. En el mismo cuartel, un cazador de Siero apiolaba un venado hembra a rececho. En Fontanielles, un cazador regional pasaportó dos gamos hembra. Un grupo de cazadores de Aller se fue de Libardón con una percha de cuatro arceas.

La Parraguesa
Los Laria en Bustevela

En Triongo,  Juan Antonio Rodríguez Lastra abatía dos jabalíes de 73 y 50 kilos, mientras que Juan Sierra Mones cobraba otro de 82. En Bustevela, Francisco Antonio Laría Fernández, Carlos Laria Fernández y Valentín Izquierdo apiolaban tres navajeros de 80, 72 y 33.
En Fondrigones, Ángel Rodríguez López, Aurelio Villa Noval y Davíd Álvarez Álvarez acertaban sobre tres verracos de 74, 70 y 53 kilos. En La Cuesta, Francisco Pis Ruiz, Juan Miguel de la Vega García y Francisco Carús Somohano fulminaban tres cerdos salvajes de 64, 33 y 30.
En Sinariega, Maximino Narciandi García y Juan Antonio Rodríguez Lastra tumbaban dos suidos de 53 y 34 kilos. En Següenco, José Antonio Polanco Ruiz volteaba un gorrino de 64. En el Aspru, la cuadrilla del Chapi prendía un suido de 60. En Zardón, José Ramón Blanco cobraba un marrano de 53.

Piloña
Lo mejor en Cereceda

En el lote de Cereceda, Juan Manuel Hevia Bedriñana, Francisco Rodríguez Alonso, Rafael Ibaseta Lueje y Daniel Manjón Rodríguez abatían cuatro macarenos de 86, 72, 51 y 42 kilos para la cuadrilla de Armando Cueto.
En Cayón, Carlos Priede Canto, Luis Antonio Solares Ceñal y Eladio González Fernández-Cocañín apiolaban tres gorrinos de 83, 44 y 35 kilos. En El Estelleru, Víctor Allende, Vicente Valle Isla y Julio Porras Pérez volteaban tres verracos de 72, 65 y 37 kilos.
En Anayo, Raúl González Fernández acertaba sobre dos suidos de 60 y 45 kilos, mientras que Ramón Luis Pendones Blanco atinaba sobre otro de 48.
En La Castañal, Juan Pérez Llenín pasaportaba dos navajeros de 74 y 46 kilos. En La Cueva, Pablo Bermúdez Diego fulminaba un chon de 53. En Rollamiu, Juan Ramón Peruyero Espina atinaba sobre un marrano de 47. En El Castellanu, Luis Eduardo ‘el Moli’ prendía un guarro de 44 kilos.
Sin tocar pelo regresaron las cuadrillas que monteaban en los lotes de Sellón, La Carbazosa, Los Montes y Beroñes.
En Cereceda, Gustavo González Vega abatía un gamo de 139,25 puntos. En El Castellanu, Francisco Martínez Martínez volteaba un venado selectivo. En Beroñes, el cabraliego Ricardo Valdés Tejeiro prendía un venado hembra. En Rollamiu, David Berdial tumbaba un venado hembra.

Colunga
‘La Roja’, suma y sigue

En Libardón, la infalible cuadrilla capitaneada por Sergio, autodenominada ‘La Roja’, tumbaba tres jabalíes de 82, 34 y 30 kilos con certeros disparos de Juan Carlos Sondesa Martínez, David Vicente Gutiérrez y Ceferino Pérez Canuto. En Pernús, Silvino Álvarez Aladro, Eduardo Rodríguez Fonseca y Nicanor Villar Gancedo prendían tres verracos de 46, 30 y 27 kilos.
En Lue, Rogelio González García y Juan Evangelista Menéndez Trabanco atinaban sobre dos bermejos de 33 y 28 kilos, mientras que Aladino Manjón pasaportaba una corza. En Selorio, José Benito Alonso García apiolaba un gorrino de 37 kilos y Borja Rodríguez Moral fusilaba una corza.

Cabrales
Echizarreta, insiste

En La Ría, José Collado, Víctor Guerra y José Félix Díaz Longo abatían tres jabalíes de 82, 34 y 30 kilos.
En Poo, David Fernández Arenas y Álvaro Martínez Cofiño volteaban dos macarenos de 63 y 29 kilos. En Berodia, Máximo Echizarreta Palacios atinaba sobre un cerdo salvaje de 43 kilos.

Onís
Antonio no tembló

En Sirviella, el cetrero Antonio García Amieva ‘Caín’, antiguo guarda del coto local, no temblaba ante dos navajeros de 83 y 64 kilos, mientras que Javier Alonso Suero abatía un verraco de 43.
En Maliciegu, Eugenio Cimadevilla Suárez, Roberto Blanco González y Reyes Martínez Noriega abatían tres macarenos de 83, 44 y 40 kilos. En La Cuestona, Manuel Vega Valle acertaba sobre un navajero de 64 kilos.

La palomilla riosellana que capitanea Benito Cibrián abatió dos jabalíes en el lote de Collera. :: G. F. B.

La palomilla riosellana que capitanea Benito Cibrián abatió dos jabalíes en el lote de Collera. :: G. F. B.

Ribadesella
Otros cuatro verracos

En Barréu, Francisco Berdial Ruiz y Enrique Suárez Celorio apiolaban dos suidos de 94 y 40 kilos para la cuadrilla de Toto Peón. En Collera, José Faustino Bulnes Bueres y Guzmán Pérez Collera cobraban dos cerdos salvajes de 73 y 60 kilos para el grupo de Benito Cibrián. No hubo bajas en las cacerías celebradas en Moru y Llovio.

Ribadedeva
Tres bermejos

En La Franca, Manuel García ‘el Paisa’, José Piney Cobielles y Vicente ‘el Madrileñu’, prendían tres bermejos de 38 kilos, cada uno de ellos.

Peñamellera Baja
Uno y gracias

En Arria, José Ángel Berdial ‘el Negrín’, fulminaba un suido de 43 kilos.

Peñamellera Alta
Dos dobletes

En Peleas, Tomás García y Manuel García Alonso atinaban sobre dos verracos de 47 y 42 kilos. En Jana, Leoncio Soberón y Jesús Lobeto fusilaban dos gorrinos de 40 kilos, cada uno.

Amieva
Pareja para Colunga

En el lote de Vis, la palomilla colunguesa capitaneada por Rogelio González García  prendía dos verracos de 83 y 45 kilos.

Ver Post >
Camino de un récord histórico de capturas en el Oriente

Autor: Guillermo Fernández Buergo

La temporada de caza  de la campaña 2011-2012 finaliza en algunos cotos de la comarca oriental el próximo domingo y hasta el momento se llevan cobradas 2.321 piezas: 1.925 jabalíes, 156 corzos, 137 venados y 58 gamos.

La Parraguesa. La cuadrilla de Hilario González abatió tres verracos de 74, 70 y 53 kilos en el lote de Fondrigones.

Llanes. Emilio, Benigno, Roberto y Paco tienen en común el apellido Cuanda, una gran estirpe de discípulos de San Huberto.

 
Cabrales. El número de capturas en el concejo es de asustar. Hasta el momento se llevan cobrados 182 verracos y el sábado la palomilla de Pepe Huerta montó con fortuna en La Ría.

Cabrales. El número de capturas en el concejo es de asustar. Hasta el momento se llevan cobrados 182 verracos y el sábado la palomilla de Pepe Huerta montó con fortuna en La Ría.

Onís. Antonio García Amieva ‘Caín’ fue durante muchos años eficaz guarda del coto de Onís. El año pasado le llegó la jubilación y ahora caza. El domingo abatía dos macarenos en Sirviella.

Onís. Antonio García Amieva ‘Caín’ fue durante muchos años eficaz guarda del coto de Onís. El año pasado le llegó la jubilación y ahora caza. El domingo abatía dos macarenos en Sirviella.
Colunga. En Colunga se llevan abatidos esta temporada 150 suidos. Uno de los grupos más certeros es el que capitanea Sergio y por eso se llaman ‘La Roja’. El pasado sábado pasaportaron en Libardón un hercúleo navajero de 82 kilos y acerados colmillos, y una pareja de bermejos que pesaron 34 y 30.

Colunga. En Colunga se llevan abatidos esta temporada 150 suidos. Uno de los grupos más certeros es el que capitanea Sergio y por eso se llaman ‘La Roja’. El pasado sábado pasaportaron en Libardón un hercúleo navajero de 82 kilos y acerados colmillos, y una pareja de bermejos que pesaron 34 y 30.

Ver Post >
Menos lazos ilegales en los montes asturianos

Fuente: Fundación Oso Pardo

Un miembro de la Fundación Oso Pardo junto a un jabalí atrapado en un lazo de acero.

Un miembro de la Fundación Oso Pardo junto a un jabalí atrapado en un lazo de acero.

Los equipos de la Fundación Oso Pardo (FOP) han constatado a lo largo de 2011 la disminución de trampas de caza ilegales en la Cordillera Cantábrica. Las patrullas de la FOP retiraron en este periodo 37 lazos ilegales en el occidente cantábrico. Los montes oseros del occidente cantábrico, repartidos entre Asturias, León y Galicia, siguen registrando afortunadamente un descenso en el número de lazos retirados por las Patrullas Oso de la FOP: después de los malos datos de 2008, con 196 lazos, se retiraron 48 lazos en 2009, 47 en 2010 y 37 en 2011, que se convierte así en el año con menor número de trampas localizadas de las dos últimas décadas.
Desde el año 1993,  la FOP ha retirado 1.485 lazos y denunciado a 18 tramperos sorprendidos mientras colocaban o revisaban los lazos (13 de ellos en la parte leonesa y 5 en la asturiana). Estos operativos se han realizado habitualmente en colaboración con el Seprona de la Guardia Civil.

Los lazos se destinan habitualmente para a una caza ilegal de jabalíes, corzos o ciervos, pero también pueden atrapar a otra fauna, incluidos los osos. Suelen ser  colocados en pasos en el bosque utilizados por la fauna o en el entorno de praderas, de siega y diente, y en cultivos. La utilización de lazos para cazar está tipificada en el artículo 336 del Código Penal. De este modo, quien coloca un lazo se arriesga a ser castigado con penas de cárcel de 14 a 24 meses (sustituida por multa económica en caso de ausencia de antecedentes), además de la inhabilitación para cazar durante un periodo entre 2 y 4 años. De hecho, en 2011 se produjo una sentencia del tribunal de lo penal nº 2 de Oviedo que condenaba a un lacero –denunciado en el año 2009 por la FOP- a pagar una multa de 2.400 euros, las costas del juicio, y lo inhabilitaba para cazar durante quince meses, teniendo además que indemnizar a los gestores del Coto Regional de Caza de Cangas del Narcea por un jabalí atrapado en un lazo.

Gráfico hecho público por la Fundación Oso Pardo.

Gráfico hecho público por la Fundación Oso Pardo.

Ver Post >
Los jabalíes se preparan para criar, la temporada llega a su fin

Autor: Juan Aguado
Entra febrero y, con él, las hembras de jabalí comienzan a tener dificultades para moverse, debido a que se encuentran en un avanzado estado de gestación. Aunque en algunos cotos la temporada se retrasó y por ello es posible que aún se pueda alargar una o dos semanas, la mayoría aprovecharán éste fin de semana que ya tenemos encima y el siguiente para completar una temporada cuyas cifras, cuando lleguen, seguramente hablarán del buen estado de salud que atraviesa la población de jabalíes en nuestra región.
Buena cuenta de ello pueden dar los integrantes de la cuadrilla ‘La Marina’, de Mieres, que en su última cacería del año firmaron el cupo, gracias al buen hacer de Moris y Corsino. O en Ponga, donde los de Victoriano, naturales de la parroquia de Cazu, dieron boleto a tres jabalíes en el área de Vallemoru (Ponga). Sin dejar el concejo oriental, la cuadrilla de Luis, de Sobrefoz, apioló cuatro verracos. Los artífices fueron Ivanín Alonso, Alfonso Tarano, Ramiro Corral y un último ejemplar de 103 kilos abatido entre Vitorin y Chelu.

Los de Victoriano, de Cazu (Ponga) con tres suidos abatidos en Vallemoru. :: e. c.

Los de Victoriano, de Cazu (Ponga) con tres suidos abatidos en Vallemoru. :: e. c.

Cuadrilla ‘La Marina’, de Mieres, con el cupo de la última jornada. :: e. c.

Cuadrilla ‘La Marina’, de Mieres, con el cupo de la última jornada. :: e. c.

La cuadrilla  de Luis, de Sobrefoz (Ponga), con cuatro buenos ejemplares. :: e. c.

La cuadrilla de Luis, de Sobrefoz (Ponga), con cuatro buenos ejemplares. :: e. c.

Ver Post >
El adiós a las armas de caza

Autor: Guillermo Fernández Buergo

GROUSE SHOOT

A menos de quince días para que se dé por finalizada la temporada de caza mayor en algunos cotos, los más de 2.000 cazadores que operan en los 14 espacios cinegéticos de la comarca oriental llevan abatidas 2.207 piezas, de las que 1.823 son jabalíes, 154 corzos, 130 venados, 55 gamos y 45 rebecos. Las cifras del final de la campaña estarán bastante cerca de los 3.000 ejemplares cobrados. Quiere ello decir que los números, por quinto año consecutivo, continúan al alza en el cómputo de bajas. Y en los últimos diez años la cifra de animales salvajes que entregaron el salvoconducto en la comarca se podría situar en 18.000 ejemplares.
Pero no es oro todo lo que reluce en este terreno. La alta tasa de reproducción del jabalí y la ausencia de predadores hace que la especie vaya en aumento imparable y los responsables de la caza en cada territorio hayan aumentado los cupos de piezas por cacería. Lo que está en peligro de extinción es el cazador, víctima de tres factores muy a tener en cuenta: «La crisis económica; la elevada edad del cazador y la falta de relevo generacional, y el efecto bambi, que lleva a confundir lo cruento con lo cruel». Ésa es la opinión de José Luis Garrido, director de la Fundación de la Federación Española de Caza.
Se trata del ‘adiós a las armas’. En el año 1990 se expidieron en España 1.443.000 licencias de caza y veinte años más tarde apenas llegaban a 960.000. Son 30.000 los cazadores que cada año abandonan la actividad y su espacio no es ocupado por nadie. La edad media del cazador se situaba hace un lustro en 44 años y actualmente ya está por encima de los 50. La cantera no se renueva porque «los jóvenes tienen hoy otro sistema de diversión y se acuestan cuando nosotros nos levantamos para ir al campo», comenta Garrido. Además, el coste de la caza aumenta cada año, algo que no sirve de estímulo a los jóvenes.
Hace medio siglo la caza era una actividad bien vista en la mayoría de los estratos de la sociedad, principalmente en el entorno rural. La situación ha sufrido un vuelco radical y en las ciudades encuentran cobijo hoy los mayores enemigos de la caza y el cazador. Hasta los desertores de la azada, los que emigraron de los pueblos a la urbe, y en algunas ocasiones sufrieron en sus carnes los daños en los cultivos por parte de animales susceptibles de aprovechamiento cinegético, son en la actualidad furibundos adversarios de la caza y el cazador.
Claro que, de seguir la huella a ese tipo de abanderados, no tardando mucho tiempo habría que crear un grupo de funcionarios para controlar la población de jabalíes.

Para muestra, un vídeo:

 

Ver Post >