El Comercio
img
Fecha: febrero, 2012
Más de dos mil jabalíes en seis meses

Autor: Guillermo Fernández Buergo

La temporada de caza 2011-2012 ya es historia en los diferentes cotos de la comarca oriental. A lo largo de la temporada hábil, desde el pasado 3 de septiembre, se abatieron en la zona 2.278 jabalíes, 276 corzos, 235 venados, 87 gamos y 63 rebecos. Este el el balance junto a los hechos más curiosos ocurridos durante las monterías.

La palomilla canguesa gestionada por Javier Collado se llevó 5 navajeros de Bustevela. :: G. F. B.

La Parraguesa
Cinco tripletes  
En este espacio que engloba los territorios de los concejos de Parres y Cangas de Onís se abatieron 415 verracos, 72 corzos y nueve venados. El navajero de mayor peso, de 126 kilos, lo tumbaba el joven Manuel García Sanfelíz, en el lote de Següenco, y una de las mejores hazañas la protagonizaba la palomilla de Javier Collado al pasaportar cinco jabalíes en Bustevela.
Ricardo García Rama cobraba un gorrino de 113 kilos en Bustevela y tres cerdos salvajes de 112 kilos, cada uno, perdían el pellejo en La Toya, Fondrigones y La Cuesta, ante los disparos de José Antonio Mediavilla, Sergio Díaz Rodríguez y José María Sordo, respectivamente.
Cinco cazadores consiguieron abatir tres jabalíes en una misma jornada: Juan Corte Artos, en La Toya; José Antonio Teleña, en Zardón; Guillermo García Carmona ‘el Barato’, en Sinariega; Francisco Pis Ruiz, en Següenco, y Armando Díaz Villaverde, en Bustevela.

Veteranos y jóvenes promesas del grupo llanisco de Garci. :: G. F. B.

Llanes
Tres suidos despeñados
En tierras llaniscas se apiolaron 395 jabalíes y 38 corzos. La mejor montería la protagonizó en el lote de La Mar la cuadrilla de Manolín García al abatir siete suidos, a mediados de noviembre. Y el verraco de más peso, de 127 kilos, lo tumbaba Ismael Corao en el lote de Mañanga.
Seis cazadores fulminaron tres macarenos en una cacería: José Luis Berdial Villa, en Mañanga; José Alberto Valle Villanueva, en San Cecilio; Víctor Díaz, en La Verde; José Luis Patiño Friera, en San Cecilio; Olivio Paradela, en La Verde, y Didier André Viego, en La Verde.
Los cazadores de Riocaliente rindieron un homenaje al octogenario Arturo Poo y tres jabalíes se despeñaron en La Pedraya ante el acoso de la jauría.

Piloña
Zapatero, en Beroñes
A lo largo de la campaña se cobraron 279 jabalíes,  138 venados, 44 corzos y seis gamos. A nivel individual cabe destacar que Fernando Zapatero Redondo abatió cuatro bermejos de 46, 30, 27 y 24 kilos en una montería celebrada en Beroñes. Y en Cayón, Pablo Caldevilla Álvarez pasaportó tres chones.
El verraco de más peso, de 121 kilos, lo volteaba Julio Porras Pérez en el lote de Beroñes, y uno de 117 kilos capturó José Manuel Prieto Rodríguez, en Anayo.
Entre las cosas curiosas, cabe destacar que el cazador asturiano Raduan Abdelhamid Marrón, sirviéndose de arco y flecha, abatió un venado en el cuartel de Beroñes.

Olegario Fernández. :: G. F. B.

Cabrales
Jabalí en el Ayuntamiento
Excelentes los datos de este coto con la captura de 203 jabalíes, 25 corzos y 18 rebecos. La mejor hazaña a nivel individual fue para Álvaro Martínez al abatir en La Ría cuatro cerdos salvajes de 84, 80, 63 y 60 kilos. Otros tres cazadores apiolaran tres guarros en una jornada: Máximo Echizarreta Palacios, Manuel Ángel Gancedo Prieto y Jesús Fernández Arenas. El mayor verraco, de 107 kilos, lo pasaportó Manuel Torre, en Berodia.
En enero, huyendo de los perros, un jabalí paseó por las calles de Carreña con paradas frente al Ayuntamiento y el cajero automático de una entidad bancaria.

Colunga
‘La Roja’ causó estragos
Los cazadores colungueses pulverizaron los registros de años anteriores al tumbar 196 navajeros, 18 corzos, cinco venados y dos gamos. La cuadrilla capitaneada por Sergio Fernández Villar, denominada ‘La Roja’, causó estragos.
El verraco más voluminoso del coto y de la comarca, con 130 kilos de peso, lo abatía Jovino Fernández, en Libardón. En el lote de Selorio, Benigno Vázquez prendía un suido de 120, y Jorge Rodríguez Moral cobraba otro de 110.

Amieva
107 kilos y buena boca
En este reducido espacio se contabilizaron 127 jabalíes, 25 rebecos, 19 corzos y tres venados. Se trata de un coto al que acuden bastantes cuadrillas foráneas y el mejor registro fue para un gorrino de 107 kilos y muy buena boca tumbado por Iñaki Crespo, en el lote de Vis.

La cuadrilla riosellana capitaneada por Benito Cibrián fue la más certera del municipio. :: G. F. B.

Ribadesella
Dos bautismos de sangre
Los cazadores riosellanos presentan las mejores cifras de su historia al voltear 94 jabalíes, 19 corzos y un venado. El verraco de más peso, de 122 kilos, lo fusilaba Enrique Suárez Celorio en una accidentada montería celebrada en Santianes, porque el guarro hundía los colmillos en todos los canes que le salían al paso. Ramón Quesada  de la Vega ‘Carpio’, atinó sobre un suido de 117 kilos, en Collera.
Dos cazadores: Javier Vicente Díaz y Juan Carlos García Junco, recibían el bautismo de sangre como discípulos de San Huberto al abatir el primer jabalí de su vida en los cuarteles de Barréu y Santianes, respectivamente.

Peñamellera Baja
Berdial, 14 cochinos
Se abatieron 86 jabalíes y ocho corzos. Fernando Berdial fue el cazador más certero al tumbar 14 cochinos y el único en realizar un triplete en una montería celebrada en el Argayu. El verraco de más peso, de 120 kilos, lo pasaportaba José Luis Guerrero, en el Argayu, mientras que Carlos Sánchez ‘Tirofijo’ prendía otro de 110, en Cuñaba.

Onís
Tres chones en 15 minutos
Acabó la campaña con 73 gorrinos y nueve corzos cobrados. El jabalí de más peso, de 113 kilos, lo fulminaba el cabraliego Reyes Martínez, en el lote de La Cuestona. Una buena hazaña nos dejó Antonio García Amieva ‘Caín’, guarda jubilado del coto, al fusilar dos suidos de 83 y 64 kilos, en La Cuestona.
Y recordar como dato más destacable que la cuadrilla de Paco Cadenaba necesitó de apenas quince minutos para abatir tres jabalíes en Sirviella, en septiembre.

Peñamellera Alta
El rumano Leuciuc
Números discretos con la captura de 70 jabalíes y seis corzos. A destacar la faena del rumano Ovidio Leuciuc que tumbó tres guarros de 57, 37 y 32 kilos en una cacería celebrada en Peleas.
Hubo viajes productivos al exterior de palomillas peñamelleranas. En Libardón, en el Sueve, prendieron cinco chones y en Oseja de Sajambre tumbaron cuatro navajeros, uno de ellos de 113 kilos, ante los disparos de Ángel Campillo.

Ribadedeva
Verraco como un colador
En sólo dos lotes de caza: La Franca y Ulpiones, se contabilizan 50 verracos y diez corzos. El jabalí de más peso, de 110 kilos, lo tumbaba el cangués José Antonio Teleña, en La Franca, mientras que Manuel García ‘El Paisa’, prendía otro de 106, en Ulpiones.
El La Franca, en el mes de octubre, los cazadores dejaron a un jabalí como un colador. El suido recibió impactos enviados desde tres posturas por Juanjo Andréu, Carlos Noriega y Rafael Díaz.

La cuadrilla de Caravia, integrada por cazadores de varios concejos, fulminó cinco verracos en el Sueve, una Reserva Regional que este año dio 142 navajeros. :: G. F. B.

Reserva del Sueve
Gamos con medalla
Interesantes datos con 142 jabalíes, 79 gamos, 22 venados y dos corzos abatidos. Los lotes de Fontanielles y El Potril son los santuarios del gamo en el norte peninsular. Allí, el mierense Antonio Fernández Bueno cobró un gamo medalla de oro, de 197 puntos, mientras que José María Sanzo y el panameño José María Fernández Pirla se llevaban dos medallas de plata de 189 y 182,85 puntos, respectivamente. Y en monterías de jabalí, apuntar que Olegario Fernández de la Parte fusiló tres cerdos salvajes en el lote de Libardón.

La cuadrilla piloñesa de José Junco, en el lote pongueto de Peloño, donde cobró tres suidos. :: G. F. B.

Reserva de Piloña
El cántabro Canal
Cifras de andar por casa con 19 jabalíes, 21 venados y nueve rebecos apiolados. El cántabro Ramón Canal se llevó el macareno de más peso, de 110 kilos, del lote de Degoes. Y en el mismo espacio, el colungués Juan Fonseca volteaba un rebeco medalla de plata.

Reserva de Ponga
Regionales y locales
En parajes de incomparable belleza y en la línea de años anteriores, los cazadores regionales y locales dieron buena cuenta de 129 jabalíes, 36 venados, once rebecos y seis corzos.

Ver Post >
Colunga, los últimos en abandonar el barco de la caza en el Oriente

Autor: Guillermo Fernández Buergo

Antes de enfundar las armas, los cazadores consiguieron abatir el pasado fin de semana 51 jabalíes, una docena de venados y un gamo. Los cazadores Francisco Pis Ruiz y Armando Díaz Villaverde tumbaron tres verracos, cada uno, en los lotes de Següenco y Bustevela, respectivamente.

José Félix Sánchez tumbó en el lote de La Toya dos jabalíes de 53 y 40 kilos, y Juan Ramón García Quesada prendió otro de 43. :: G. F. B.

Peñamellera Baja
Berdial, el ‘pichichi’
En Cavandi, Evencio Bada, Fernando Berdial, José Luis Guerrero y Miguel Bores apiolaban cuatro cerdos salvajes de 74, 67, 58 y 30 kilos.
En Cuñaba, Fernando Berdial y José Luis Fernández acertaban sobre dos suidos de 83 y 54 kilos.
A lo largo de la temporada se abatieron 87 jabalíes: La cuadrilla de Evencio Bada, 26; la de Sergio Bada, 24; la de Rafael González, 15; la de Ángel Echave, once, y otros once en las batidas adjudicadas por el Principado. Fernando Berdial fue el ‘pichichi’, con 14 macarenos cobrados. Y el de mayor peso, 120 kilos, lo tumbaba José Luis Guerrero.

Amieva
Hercúleo navajero
En Amieva, Sergio Simón pasaportaba un hercúleo navajero de 96 kilos y excelente boca, en tanto que el riosellano José María García tumbaba dos gorrinos de 63 y 35 kilos.
En Sebarga, el naveto Ferino abatía dos asimétricos verracos, de 90 y 30 kilos, mientras que su compañero Tito fusilaba otro de 44.
En Ríu Melón, Tomás Hevia, Cesarín y Mané cobraban tres marranos de 64, 60 y 43 kilos. En Vis, la cuadrilla lavianesa de Saúl se llevaba dos puercos de 74 y 60 kilos. En Amieva, la palomilla colunguesa gestionada por Rogelio prendía dos cochinos de 72 y 63 kilos.
El grupo colungués que gestiona Sergio Fernández, denominado ‘La Roja’, con los tres verracos abatidos en tierras de Carrandi. :: G. F. B.
Colunga
Efectividad de ‘La Roja’
En Carrandi, la efectiva cuadrilla denominada ‘La Roja’ apiolaba tres poderosos navajeros con pesos de 88, 83 y 65 kilos ante los certeros disparos efectuados por Carlos Sondesa Martínez, David Vicente Gutiérrez y Sergio Fernández Villar.
En Libardón, Alfonso García de la Noceda Rivas abatía dos verracos de 63 y 44 kilos, mientras que Rafael Toyos Álvarez atinaba sobre un cerdo salvaje de 53. En Pernús, Eduardo Rodríguez Fonseca, Víctor Ignacio Prieto Iglesias y Pablo Álvarez Álvarez fulminaban tres bermejos de 35, 33 y 30 kilos.
En Lue, José Manuel Prendes García cobraba un suido de 47.

La Parraguesa
Dos tripletes personales
En Següencu, Francisco Pis Ruiz tumbaba tres verracos de 73, 34 y 30 kilos. Otro triplete conseguía Armando Díaz Villaverde, en Bustevela, al pasaportar tres gorrinos de 62, 43 y 40 kilos.
En Sinariega, Tomás Quesada Quesada, José Antonio Ordóñez y César Rodríguez González abatían tres jabalíes de 56, 53 y 47 kilos. En La Toya, José Félix Sánchez García apiolaba dos suidos de 53 y 40 kilos, mientras que José Ramón García Quesada prendía otro de 43.
En Teleña, José Emilio Redondo Vega fulminaba dos cerdos salvajes de 64 y 31 kilos, en tanto que José María Fernández Soto fusilaba otro de 43.
En Zardón, Arturo Díaz Pastrana y Luis Blanco Marcos volteaban dos macarenos de 62 y 53 kilos. En La Cuesta, Ángel Fernández Soto y José Luis Ordieres de Diego atinaban sobre dos marranos de 57 y 35. En Fondrigones, Rubén Fernández Ordíz no temblaba frente a dos verracos de 44 kilos, cada uno. En Triongo, Víctor Fernández Corral acertaba sobre un bermejo de 30.

Piloña
Doce venados y un gamo
En Cayón, José Cuevas Canal abatía un gamo de 171 puntos. En Beroñes, Ángel Caldevilla Álvarez pasaportaba un venado macho de 173 puntos. Sergio, de la cuadrilla de ‘El Regueru’, prendía un venado macho de 140 puntos. En El Castellanu, Antonio Rodríguez Ramos tumbaba un venado macho selectivo.
En diferentes lotes, en batida y a rececho, se cobraron nueve venados hembra con disparos de José Félix Díaz Longo, José Mauricio Fernández Gómez, Manuel Ignacio Estévez, José Manuel Martínez Pumarada, Félix Sánchez Valvidares, Raúl Rodríguez Rodríguez, Diego Noval Fonseca, José Moro Vigil y José Luis Granda.

Ver Post >
415 jabalíes en Cangas y Parres

La cuadrilla de José Rivero fue la más certera al abatir 37 cerdos salvajes en la temporada. :: G. F. B.

 Autor: Guillermo Fernández Buergo

El coto de caza de La Parraguesa, un amplio espacio que abarca el territorio de los concejos de Parres y Cangas de Onís, ha vuelto a proclamarse este año como el lugar más prolífico para la caza en la comarca oriental. Desde el 3 de septiembre de 2011, hasta el pasado domingo, se han abatido 415 jabalíes, 72 corzos y nueve venados. En el concejo de Cangas de Onís se fulminaron 259 cerdos salvajes y 156 en el municipio de Parres. Y de los 72 corzos apiolados, 49 doblaron la rodilla en la zona canguesa y 23 en la parraguesa.

Manuel García Sanfelíz, a la izquierda, tumbó en noviembre un jabalí de 126 kilos, en Següenco. A la derecha, Faustino Laruelo. :: G. F. B.

Con ser elevadas, las bajas causadas en la población de suidos son inferiores a las de la temporada anterior en la que se habían cobrado 447 verracos. De cualquier forma los números son excelentes. De los 415 macarenos tumbados, 224 eran machos y 191 hembras. Y por lotes el mejor espacio de caza fue, un año más, el lote de Següenco, con 63 jabalíes fulminados. A continuación se situaron los cuarteles de Teleña (50 navajeros); La Toya (47); Bustevela (44); Sinariega (44); La Cuesta (39); Triongo (32); Zardón (31); Fondrigones (29); El Aspru (19) y Cetín (17). El coto acoge a 19 cuadrillas que operan en once lotes. Y la palomilla más certera fue este año la que dirige José Rivero, con 37 gorrinos pasaportados.

Los ‘raposeros’ de La Parraguesa, con los últimos ejemplares de su campaña en Cangas y Parres. :: G. F. B.

Y para mayor gloria, en el coto de La Parraguesa opera una de las pocas palomillas estables que existen en la región dedicadas a la caza del zorro. La forman siete vecinos de Parres y Cangas de Onís: José Ángel, de Llerandi; Javi, de la Cebia; Serafín, de Mestas de Con; Bandi, de Soto de Dueñas; Toli, de Oliciu, y Víctor y José Antonio, que cuando el calendario dictamina que es jueves o domingo se dedican a la persecución del raposo. Y acaban de finalizar la campaña con la captura de 25 zorros.
Los ‘raposeros’ son cazadores en peligro de extinción por las dificultades que entraña la actividad si se la compara con la actual superpoblación del jabalí. Ahora bien, para José Ángel Gala Escobio, uno de los miembros de la partida, resulta «mucho más gratificante cazar el raposo que el jabalí, por la picardía, la astucia y las artimañas que utiliza el zorro». Efectivamente, el zorro es un animal astuto, ágil, robusto y dotado de olfato y oído muy desarrollados. De hábitos nocturnos, cuando penetra en un gallinero es capaz de ocasionar un tremendo estrago y es por eso que a lo largo de la historia fue muy perseguido, y subvencionada económicamente su captura, al chocar con los intereses de los humanos.
Para cazar el zorro es imprescindible acompañarse de «buenos perros para levantar y seguir la pieza, que no abandonen ni se encelen al cruzarse con el rastro dulzón de un corzo», explica José Ángel. Y los siete ‘raposeros’ cangueses y parragueses cuentan con una buena traílla formada por dos sabuesos españoles: ‘Ton’ y ‘Pacho’, y dos canes del encaste grifón: ‘Selva’ y ‘Trol’.
Asegura José Ángel que en la actualidad la población de zorros en la comarca se encuentra «en auge, aunque hace cinco años habían sido diezmados por la sarna». Y para abatir al astuto raposo los cazadores acostumbran a utilizar escopetas de ánima lisa, del calibre 12, y cartuchos cargados con el perdigón zorrero, de los calibres 0 y 00.

La palomilla de Cardes firmó una temporada aceptable, con 20 verracos cobrados. :: G. F. B.

Ver Post >
Sin disparos hasta septiembre

En Llanes, Peñamellera Alta, Ribadesella, Ribadedeva, Cabrales y Onís ya se acabó la caza. A lo largo del pasado fin de semana se cobraron 55 jabalíes, 23 venados, cinco gamos y un corzo. Y el domingo finaliza la temporada en Parres, Cangas de Onís, Peñamellera Baja y Amieva.
La cuadrilla de Rivero cobró cuatro jabalíes en el lote de Següenco y cerró la temporada en La Parraguesa con 36 verracos abatidos. :: G. F. B.
La Parraguesa
¡¡¡23 cerdos salvajes!!!
En Següenco, Luis María Alonso, Benito Concha Cajigal, José Ángel Gala Escobio y Víctor Cuenco abatían cuatro verracos de 64, 53, 40 y 32 kilos. En Zardón, Felipe Sordo Tomás, Cayetano Seoane y Andrés Fernández apiolaban tres suidos de 79, 75 y 37. En Teleña, Bernabé Suardíaz, José Carlos Fuentes y Alberto García Menéndez tumbaban tres gorrinos de 72, 64 y 50.
En Bustevela, David Cofiño prendía dos guarros de 53 y 35 kilos, mientras que Juan de la Parte Granda fusilaba otro de 50. En Triongo, Belisario Fernández, Higinio Rodríguez Santín y Ángel Castro Monteserín tumbaban tres cerdos salvajes de 55, 46 y 41. En Sinariega, Roberto Mazón, Javier Peruyero y Carlos Mazón fulminaban tres navajeros de 54, 43 y 40.
En Cetín, Alejandro Narciandi y Juan Carlos San Martín atinaban sobre dos suidos de 74 y 50 kilos. En La Toya, José Ignacio González Blanco prendía un marrano de 63. En el Aspru, Javier Feliz Collía tumbaba un bermejo de 50.

Peñamellera Baja
Una docena en fuga
En Cavandi, la jauría de la cuadrilla de Evencio Bada puso en fuga a una docena de cerdos salvajes. Y después de un incontable número de detonaciones, tres verracos de 63, 54 y 42 kilos doblaban la rodilla ante los disparos efectuados por Fernando Berdial, Arturo Bada y José Luis Guerrero.

El grupo colungués denominado ‘La Roja’, uno de los más efectivos de la comarca, en Libardón. :: G. F. B.

Colunga
Mónica abate un verraco
En Libardón, Luciano Noriega Riva pasaportaba dos jabalíes de 61 y 27 kilos, en tanto que David Vega Valdés tumbaba un bermejo de 30. Y Daniel Vicente Gutiérrez acertaba sobre una corza. Esta montería era del grupo conocido como ‘La Roja’.
En Selorio, Benjamín Menéndez Muñiz y su hija Mónica Menéndez Fernández abatían dos verracos de 65 kilos, cada uno. En Pernús, Jaime Cobián Martino prendía un guarro de 27. En Carrandi, Jovino Fernández Suárez acertaba sobre un gamo selectivo de 156,5 puntos.

Amieva
Navajero de 92 kilos
En La Fresneda, Ángel Vega apiolaba un navajero de 92 kilos, mientras que el piloñés Javier Robledo y el riosellano José Ramón Martínez fulminaban otros dos de 74 y 63 kilos. En Argolibiu, una cuadrilla de Nava fusilaba tres cochinos de 72, 60 y 33 kilos con disparos de Luis, Arsenio e Isaac.

La palomilla riosellana que lidera Jorge Cerra finalizó la campaña en el cuartel de Barréu. :: G. F. B.

Ribadesella
Cerca de 100 jabalíes

Espectacular primer plano del navajero de 88 kilos que causó la muerte al perro ‘Dos’, en el lote riosellano de Barréu. :: G. F. B.

Finalizó la temporada de caza en el concejo riosellano con sus mejores registros cinegéticos de la historia: 94 jabalíes y 19 corzos abatidos.
En Moru, Ramón del Campo Alonso y Manuel Ramón González Cuervo tumbaban dos navajeros de 97 y 53 kilos para la palomilla de Benito Cibrián. En Barréu, Didier André Viego acertaba sobre un verraco de 88 kilos y excelentes navajas, mientras que Santos Gutiérrez Bulnes pasaportaba un suido de 44 kilos.
En Santianes, Juan Antonio Sánchez Argüelles volteaba un jabalí de 45 kilos. En Collera, Juan Antonio González Menéndez ‘Nono’ atinaba sobre un gorrino de 43.

Ribadedeva
Doblete de Joaquín
En La Franca, el ovetense Joaquín abatía dos marranos de 57 y 38 kilos, mientras que Isidoro prendía un puerco de 43. En Ulpiones, José Ibarlucea y Víctor Ruiz cobraban dos bermejos de 40 kilos, cada uno.

Cabrales
Dos tripletes para acabar
En El Escobal, Daniel San Román, Carlos López y Manuel Torre fulminaban tres navajeros de 84, 72 y 30 kilos. En La Ría, Francisco Sánchez, Crespo y Juan Regil fusilaban tres cerdos salvajes de 73, 44 y 30.

Piloña
Veintidós venados
En nueve lotes diferentes se cobraron 22 venados en las modalidades de rececho y batida. Fueros autores de los certeros disparos José Manuel Pérez Rojo, Adolfo Faza, Pelayo Riestra, Herminio Morán, Enrique Longo, Alberto Robledo, Carlos Priede Campo, Efrén Barbón, Esteban Iglesias, José María Casado, José Manuel Vigón, Miguel Corzo, Benito López Melendi, Alejandro del Corro, Juan José González Cuervo, Jesús Martínez Lobeto, Jesús Manuel Fernández Arenas, Daniel Llavona, José Antonio González Noval, Faustino Vallina, Carlos Priede Préstamo y Carlos Maojo.

Reserva del Sueve
Cuatro gamos selectivos
Se cobraron dos gamos machos selectivos en el lote de El Potril y otros dos en el área de Fontanielles. Un cazador de Siero abatía un venado hembra en Libardón.

Ver Post >
Una cuadrilla llanisca abate en León una decena de jabalíes

Autor: Guillermo Fernández Buergo

El grupo de ‘Garci’ con los diez cerdos salvajes que se trajo del área leonesa de Boca de Huérgano. :: G. F.

Hace 40 años no resultaba extraño escuchar a cazadores de la comarca decir que «vale más matar un jabalí al lado de casa que media docena en los cabeceros de León». No les faltaba razón. Una salida cinegética a la zona Norte de  la provincia de León exigía una cuadrilla bien estructurada; bastante dinero para pagar la montería, una noche de hotel y avituallamiento, y vehículos en los que desplazarse. Tres cosas que hace 40 años no eran algo frecuente ni común. Los tiempos han cambiado desde entonces pero los cazadores continúan sin interés por viajar a los cabeceros de León ya que la caza mayor es ahora abundante en la comarca.
Ahora bien, hay grupos que siguen manteniendo el gusto por darse una excursión de vez en cuando. Tal es el caso de los cazadores llaniscos que aglutina Manuel García Toribio ‘Garci’. El pasado viernes superaban la serpenteante carretera del Pontón; pernoctaban en un confortable hotel y el sábado cazaban en el área de ‘Los Avellanales’, del municipio de Boca de Huérgano. La montería se saldó con la captura de diez navajeros ante los disparos certeros de Carlos Duarte ‘Chivi’, José Félix Díaz Longo, Carlos Lomana, Vicente Buj, Juan Antonio Martín Cisneros, Sergio Díaz Sierra y el propio Garci.
La palomilla contaba con el apoyo de una excelente jauría formada por dos docenas de perros de los encastes grifón azul de Gascuña y grifón astur-cántabro. Y los jabalíes no eran cualquier cosa: dos superaban con bastante los 80 kilos; siete andarían entre 60 y 70 kilos, y el décimo era un bermejo de poco más de 30. ¿El precio? Ligeramente a la baja porque la montería se subastó en el Ayuntamiento de Boca de Huérgano en 2.200 euros, frente a los 3.700 que se cotizaban un año antes. ¿Merece la pena? A estos discípulos de San Huberto parece que el negocio les sale a cuenta. De hecho, en la temporada que para ellos acaba de finalizar, tumbaron 111 macarenos: 51, en Llanes; 43, en Cabrales, formando equipo con la palomilla de Pepe Huerta; diez, en Boca de Huérgano; cinco, en Onís, y dos, en la Reserva de Piloña.
Otros cazadores que viven su particular momento de gloria son aquellos que forman parte de la cuadrilla riosellana que gestiona el dinámico Benito Cibrián Pubillones. Este año se llevaron el título del grupo más certero, con 27 jabalíes abatidos. Nadie puede discutir su mérito porque competían con la cuadrilla dirigida por Toto Peón, la más eficaz desde tiempo inmemorial. Y para festejarlo nada mejor que tumbar un navajero de 97 kilos y un gorrino de 53, como hizo la partida de Benito el pasado sábado en excelente lote de Moru.

La cuadrilla que gestiona Benito Cibrián Pubillones se convirtió en la más certera de Ribadesella. :: G. F. B.

Al día siguiente también había caza en Ribadesella y le tocaba montear en Barréu al grupo de Jorge Cerra. Apiolaron un verraco poderoso, de 88 kilos de peso y acerados colmillos. Tan poderosa era la estructura dental del suido que por dos veces, en el desencame y en la huida, hundió las navajas en el frágil cuerpo de ‘Dos’, un grifón azul de Gascuña que a las pocas horas perdía la vida a pesar de haber sido derivado con celeridad a una clínica veterinaria. Yeso es parte de la caza, una actividad que tiene como principal secreto la anticipación, para cazadores y cazados.

Ver Post >