El Comercio
img
Fecha: septiembre, 2012
Espectacular montería en Teleña

Los cotos de La Parraguesa, Llanes y Piloña se convierten en la locomotora de la comarca porque el 70% de las capturas tuvieron lugar en sus tierras. Y no le fue mal a los peñamelleranos en Ponga, donde cobraron cinco jabalíes.

La cuadrilla de Chuchi Álvarez, de Posada, abatió tres espectaculares jabalíes, de 94, 83 y 70 kilos, en el lote de Sierra Plana. :: Nel Acebal

La Parraguesa
Acorazado para Collado
Espectacular montería en Teleña, donde Javier Collado Prieto tumbaba un hercúleo navajero de 115 kilos, mientras que el langreano Alberto Escobar García fusilaba tres verracos de 63, 55 y 50 kilos. Collado sólo necesitó de un certero disparo y desde una distancia superior a los cien metros.
No menos interesante fue la cacería de Següenco, donde Fabián García Huerta, Ricardo García Rama, Juan Antonio Rodríguez Lastra y Manuel García Sanfelíz apiolaban cuatro macarenos de 59, 54, 47 y 33 kilos.
En La Toya, Eduardo Díaz Mosquera, José María Sordo Tomás y Vicente Bustillo Sánchez abatían tres suidos de 90, 73 y 52 kilos. En Zardón, Gerardo Laria San Martín fulminaba dos gorrinos de 64 y 50 kilos, mientras que Saúl Sánchez Fresno prendía otro de 54.
En Sinariega, Pablo Hevia Castaño atinaba sobre un guarro de 86 kilos. En Fondrigones, Aníbal Villar Gutiérrez volteaba un cerdo salvaje de 82. En Bustevela, Alberto Fernández Fernández cobraba un puerco de 80.
En La Cuesta, Alberto Rodríguez Valle no temblaba frente a un cochino de 67 kilos, mientras que Francisco Carús Somohano abatía un corzo de 78 puntos. En el Aspru, Javier Gutiérrez González estaba certero ante a un jabalí de 60 kilos, en tanto que Alfonso Puerta Torre cobraba un corzo de 80 puntos.

El langreano Alberto Escobar, segundo por la derecha en la fila de abajo, se coronó en Teleña al acertar sobre tres verracos. :: G. F. B.

Llanes
Seis para los de Pedro
Interesante fin de semana para la cuadrilla gestionada por Pedro Amieva al abatir seis verracos en dos monterías. En La Mar, Juan Valencia apiolaba un navajero de 103 kilos y Juanjo Pesquera otro de 35, mientras que Manuel Gutiérrez Fernández ‘Chucho’ tumbaba el primer guarro de su vida, un gorrino de 54 kilos. En Mañanga, Pedro Coro fusilaba dos suidos de 50 kilos, cada uno, mientras que José Barro pasaportaba un bermejo de 25.
En Sierra Plana, Ángel Álvarez Nieda, Toni Navaz y Francisco Gutiérrez Díaz ‘Panchín’ cobraban tres enormes macarenos con pesos de 94, 83 y 70 kilos. En La Verde, José Félix Díaz Longo acertaba sobre dos suidos de 45 kilos, cada uno, mientras que el infalible Carlitos García Perela fusilaba un puerco de 60.
En el Barracón debutó la cuadrilla de Víctor Cotera con la captura de dos jabalíes de 63 y 50 kilos, pasaportados por el ilustre veterano Juan Bautista Villa Díaz ‘Juanón’.
En Cuetu Meré, Roberto Cuanda Ruenes atinaba sobre un cochino de 60 kilos. En Río de Nueva, Víctor Pardo Cortina prendía un bermejo de 35 kilos.

Ponga. La cuadrilla peñamellerana de José Ángel Pérez Torre con los cinco jabalíes abatidos en tierras ponguetas. :: G. F. B.

Piloña
Cinco verracos en Cayón
Excelente montería de la cuadrilla de Molina en Cayón, donde Benjamín Noval González abatía dos verracos de 60 kilos, cada uno, mientras que Francisco Barbón Suárez, Ángel González Huerta y José María Vigón Menéndez prendían otros tres de 64, 57 y 33.
En Anayo, Celestino Fernández García y Luis Antonio Solares Ceñal fusilaban dos macarenos de 73 y 60 kilos. En El Castellanu, Fabián Huerta Martino e Ignacio Laviada Catrón prendían dos cerdos salvajes de 53 y 27 kilos. En La Castañal, Juan Ramón Melendreras acertaba sobre dos navajeros de 64 y 40.
En La Cueva, Julio García-Braga Fernández atinaba sobre un suido de 50 kilos. En Beroñes, Carlos Priede Préstamo abatía un guarro de 78. En Sellón, Jairo Díaz Otero volteaba un bermejo de 35 kilos y Mario Raigoso Espina prendía un corzo de 96 puntos. En Los Montes, Enrique Longo Palacios cobraba un corzo de 92 puntos. En Cereceda, José Antonio Cuevas Canal pasaportaba un corzo de 66,75 puntos.
En Beroñes, Juan Carlos Fernández Cernuda-Hidalgo abatía un venado trofeo de 167,12 puntos. En La Carbazosa, José Francisco Bernal apiolaba un venado trofeo de 167 puntos. En La Castañal, Julio Posadas García prendía un venado de 143,75 puntos. En Sellón, José Manuel Nieto Martín acertaba sobre un ciervo de 128 puntos.
La cuadrilla de Germán Noriega realizó un viaje a Sobrescobio, donde Carlos Saro Suárez atinaba sobre dos jabalíes de 73 y 40 kilos.

Acorazado. Javier Collado Prieto, vecino de Peruyes y experto cazador, abatió de un único disparo el navajero de mayor peso de esta temporada, un hercúleo verraco de 115 kilos. :: G. F.

Ribadesella
El incombustible Cuétara
En Moru, Víctor Caravia estaba certero frente a dos jabalíes de 63 y 40 kilos, mientras que el incombustible Miguel Ángel Cuétara apiolaba un navajero de 74.
En Barréu, Ricardo Gonzalo Rosete y Guzmán Vega abatían dos cerdos salvajes de 40 kilos, cada uno. En Llovio, Matías Pendás Fonticiella, la metralleta humana riosellana, acertaba sobre un interesante macareno de 77 kilos.

Cabrales
Doblete de Miguel Ángel
En Poo, Ricardo Valdés Tejeiro y José Collado fusilaban dos suidos de 75 y 60 kilos. En Bierru, Miguel Ángel García Viejo fulminaba dos gorrinos de 63 y 50. En El Escobal, Juan Simón, del grupo de Pepe Piney, pasaportaba un guarro de 80.

Cangas de Onís. En el cuartel de Següencu, la palomilla de Cardes, con la colaboración de una compacta jauría grifones y sabuesos, abatió cuatro gorrinos de 59, 54, 47 y 33 kilos. :: G. F.

Onís
‘Caín’, atinó en Maliciegu
En Maliciegu, la palomilla de Bobia, dirigida por Luis Sierra, disfrutó de una buena jornada de caza con la captura de tres verracos de 87, 73 y 60 kilos, abatidos por José Luis García Alonso ‘Bibís’, José Antonio García Amieva ‘Caín’ y Francisco Suárez Linares.

Peñamellera Baja
Lo mejor en el Argayu
En el Argayu, Cosme Guerra Agudo pasaportaba un jabalí de 70 kilos para el grupo de Evencio Bada. En Cavandi, Manuel García Alonso prendía un bermejo de 25.

Amieva
Mucho jabalí en el monte
Buena cacería para la cuadrilla del cangués José María Fernández Soto en Baenu, donde José Emilio, José Mari y Fonso apiolaban tres macarenos con pesos de 62, 45 y 40 kilos. En diferentes lances, los monteros desalojaron del encame a varias familias de jabalíes y desde los puestos se avistaron 16 suidos.

Llanes. El grupo llanisco que gestiona Pedro Amieva, uno de los de más solera de la comarca, cobró el pasado domingo tres jabalíes en el lote de La Mar. Uno, de 103 kilos, lo pasaportaba Juan Valencia, mientras que el pancarín Manuel Gutiérrez Fernández ‘Chucho’ recibía el bautismo como discípulo de San Huberto tras atinar sobre un cerdo salvaje de 54 kilos. :: G. F. B.

Colunga
Tres grupos sin tocar pelo
En Carrandi, José Javier Prendes Fernández y Eloy Sánchez Vega abatían dos cerdos salvajes de 64 y 40 kilos. En Lue, Jorge Rodríguez Moral, de la cuadrilla de Falo Toyos, acertaba sobre un gorrino de 74.
Sin tocar pelo regresaron de Pernús, Libardón y Selorio las palomillas gestionadas por Jaime Alberto Llera, Toni Fonseca y Gil Pérez Cuétara, respectivamente.

Peñamellera Alta
Hubo pelea en Peleas
En Peleas, la cuadrilla de José Ángel Pérez prendió dos macarenos de 73 y 50 kilos, con disparos de Pedro Roque y José, el de Roturas. La misma palomilla viajó a Ponga y regresó con cinco jabalíes: Dos los abatía José Ángel Pérez Corral ; otros dos los tumbaba Ovidio Leuciuc y el quinto lo pasaportaba Marcos Sampedro.

Ribadedeva
Sin nada en el morral
Sin nada que llevarse al morral regresaron de los cuarteles de Ulpiones y La Franca los grupos gestionados por Rafael González y Pepe Piney, respectivamente.

Reserva del Sueve
Riosellanos en Libardón
En Libardón, la cuadrilla riosellana de Antonio Cuesta abatió dos jabalíes de 45 kilos, cada uno. En el mismo lote, un cazador de Villaviciosa tumbó un venado con baremo de 150 puntos.

 

Ver Post >
Abatido un jabalí de 110 kilos en Piloña

Las capturas cotizan a la baja en todos los cotos y durante el pasado fin de semana sólo se cobraron 55 navajeros, cinco corzos y cinco venados. La maleza y la fatiga de los perros son para los cazadores las razones del descenso.

La cuadrilla piloñesa de ‘Chuso’ con el navajero de 110 kilos e impresionantes colmillos, abatido en el cuartel de La Castañal. :: G. F. B.

Piloña
El primer acorazado
En los diferentes cuarteles del coto de Piloña se abatieron siete suidos, cuatro venados y dos corzos. Las cifras no son muy significativas pero ganan en prestancia porque en el lote de La Castañal José Ovidio Suárez García, de la cuadrilla liderada por ‘Chuso’, abatía el primer acorazado de la temporada, un hercúleo jabalí que pesó 110 kilos.
En Anayo, José Rodríguez González apiolaba un navajero extraordinario, de 97 kilos. En Sellón, José Olegario Calleja Buelga pasaportaba un macareno de 82.
En Cereceda, José Manuel Vigón Menéndez acertaba sobre un gorrino de 60 kilos. En Cayón, Juan Roberto Pérez Rodríguez, el que fuera alcalde del municipio, fusilaba un cerdo salvaje de 44. En El Castellanu, Nicanor Menéndez Pérez prendía un guarro de 40. En Beroñés, Ángel Lorenzo acertaba sobre un bermejo de 25 kilos.
En La Cueva, Jorge Rodríguez González tumbaba un corzo de 89 puntos. En El Estelleru, Juan Ramón Melendreras cobraba un corzo de 87 puntos.
En Beroñes, Alfonso Heredia Armada fulminaba un extraordinario venado de trofeo que tras la primera medición le otorga 187 puntos. En La Carbazosa, Raúl Pinilla Gómez cobraba otro buen venado de trofeo con 178 puntos.
En El Estelleru, Francisco García Siñeríz acertaba sobre un venado selectivo. Otro venado selectivo se llevaba Borja Suárez García del lote de Los Montes.

Una parte de los cazadores de la palomilla de Llau, con los tres jabalíes de 64, 53 y 42 kilos, cobrados en el lote cangués de Teleña. :: G. F. B.

Cabrales
Triplete de Leoncio
El coto de Cabrales tuvo esta semana la mejor respuesta cinegética con la captura de doce verracos y tres de ellos fueron abatidos por el peñamellerano Leoncio Soberón Corral, en dos monterias diferentes.
En La Ría, Julio Díaz, Iyán Luarna, Leoncio Soberón y Reyes Martínez pasaportaban cuatro suidos de 83, 54, 45 y 40 kilos. En El Escobal, Leoncio Soberón Corral fusilaba dos macarenos de 74 y 60 kilos, mientras que Maximino Piney fulminaba otro de 52. Estas dos monterías correspondían a la cuadrilla gestionada por el audaz Reyes Martínez.
En Berodia, Vicente de Diego, Manuel Maroto y Felipe López cobraban tres cerdos salvajes de 45 kilos, cada uno, para la palomilla de José Vigil. En Bierru, Ricardo Valdés Tejeiro y Juan Valdés, del grupo de Pepe Huerta, atinaban sobre dos macarenos de 70 y 60.
Sin fortuna en los disparos, regresó del lote de Poo la cuadrilla capitaneada por Fernando Pidal.

Ribadedeva. La palomilla de Juanjo Andréu tuvo buen comienzo con dos exitosas cacerías. :: G. F. B.

Llanes
Navajero en San Cecilio
En Río de Nueva, la cuadrilla capitaneada por Lolo Piquero tumbaba tres jabalíes de 72, 64 y 40 kilos, ante los certeros disparos de Francisco Robles Borbolla, Ramón del Campo y Ricardo del Campo. La montería se desarrolló entre el Brañizu y Belmonte, en la falda de Piñeres.
En el Cuetu Meré, José Rodríguez cobraba el primer macareno de su vida, un guarro de 68 kilos, mientras que Roberto Cuanda Ruenes fulminaba otro de 47.
En San Cecilio, Ángel López Liaño pasaportaba un navajero de 80 kilos y Ángel Álvarez Nieda cobraba otro de 43. En La Verde, José Luis Martínez Vega y Rafael Antuña Isla abatían dos verracos de 50 kilos, cada uno, en la zona de Bodungu. En La Mar, Roberto Noriega atinaba sobre un marrano de 50.
Sin tocar pelo finalizaron las cacerías de las cuadrillas de Aníbal Romano, en Sierra Plana, y de Pedro Amieva, en el Barracón.

Ribadesella. El llanisco Carlitos García Perela, que el pasado sábado abatía un verraco en el lote riosellano de Barréu para el grupo de Josín Granda. :: G. F. B.

La Parraguesa
El bautismo de Jairo
En Següenco, Manuel de la Roz de la Roz pasaportaba dos verracos de 73 y 60 kilos, mientras que José Luis Freile Caunedo fulminaba otro de 40 para la cuadrilla parraguesa de Javier Salazar.
En Teleña, Rubén Rodríguez Seco apiolaba dos macarenos de 53 y 42 kilos, en tanto que Jaime Carbajal Corral fusilaba otro de 64 para la palomilla de Llau.
En Fondrigones, Jairo Martino Escandón recibía su particular bautismo cinegético tras abatir un excelente navajero de 92 kilos, mientras que Sergio Díaz Fernández cobraba un corzo de 95 puntos.
En La Toya, Eduardo Sierra Rodríguez atinaba sobre un jabalí de 61 kilos y Aitor Collía Fernández fusilaba un corzo de 91 puntos. En La Cuesta, Gaspar Marcos prendía un gorrino de 43.
Sin nada que llevarse al morral finalizaron sus respectivas monterías las cuadrillas que habían acudido a los lotes de Bustevela, Zardón, Sinariega, Cetín y el Aspru.

Amieva
Dos jabalíes para Pancho
En el lote de Amieva, Javier Ferrao y Eduardo, de la palomilla de Pancho Martínez, abatían dos jabalíes de 63 y 50 kilos. El Siña, el sierense Pablo, de la cuadrilla de José María Fernández Soto, acertaba sobre un navajero de 87 kilos. En La Fresneda, José Manuel Revuelta, del grupo lavianés de ‘el Casín’, atinaba sobre un suido de 53.

Cabrales. Fotografía histórica de la cuadrilla capitaneada por Pepe Huerta y reforzada por los llaniscos de ‘Garci’, que el pasado domingo abatía dos verracos en el lote de Bierru. :: G. F. B.

Ribadedeva
Macareno para Fernando
En La Franca, el llanisco Fernando Blanco Concha, vecino de la localidad de Cardoso y discípulo de la palomilla gestionada por Juanjo Andréu, abatía un macareno de 64 kilos, mientras que el gijonés Juan Carlos prendía otro de 33. En Ulpiones, Manuel Roiz Junco apiolaba un verraco de 72.

Ribadesella
Artemio y Carlitos
En Barréu, el veterano Artemio Alonso y el joven Carlitos García Perela no temblaban ante la llegada de dos cerdos salvajes de 50 kilos, cada uno. En Collera, José Antonio Rodríguez cobraba un corzo para la palomilla de Toto Peón.

Onís
La gloria para Guillermo
En Sirviella, el cangués Guillermo Rodríguez Carmona ‘El Barato’ atinaba sobre un jabalí de 64 kilos cuando se encontraba situado en la riega del Carbu. La jauría de la cuadrilla de Paco Cadenaba levantó otros cinco cerdos salvajes sobre los que no se pudo efectuar disparos.

Llanes. Ángel Álvarez Nieda, a la izquierda, vive en Bruselas porque emigró a Bélgica hace más de 40 años, pero todos los veranos regresa en septiembre para practicar la caza. :: G. F. B.

Colunga
Tres grupos sin tocar pelo
En Lue, Silvino Álvarez Aladro fusilaba un interesante navajero de 84 kilos. En Libardón, Juan Caveda Robledo acertaba sobre un suido de 53 kilos.
Sin tocar pelo regresaron de los lotes de Carrandi, Selorio y Pernús las cuadrillas capitaneadas, respectivamente, por Jaime Alberto Llera, José Antonio Fonseca ‘Toni’ y Gil Pérez Cuétara.

Peñamellera Baja
El regreso del ‘Negrín’
En el Argayu, José Ángel Berdial Merino ‘El Negrín’ abatía un verraco de 50 kilos para la palomilla de Sergio Bada, que no pudo cobrar otro gorrino que se marchó herido.
El Cavandi, el barquereño Pablo Álvarez Gutiérrez apiolaba un suido de 44 kilos.

Reserva del Sueve
Cazadores foráneos
Una cuadrilla de cazadores regionales se llevó del lote de Libardón dos asimétricos jabalíes con pesos de 82 y 40 kilos. Y en el mismo cuartel, un cazador de Bimenes cobraba un venado hembra.

Peñamellera Alta
Sólo en Jana y gracias
En Jana, en tierras de Rozagás, Óscar Campillo, de la palomilla de Felipe Trespalacios, abatía un gorrino. Y en Rubó no hubo capturas.

Ver Post >
Bajan las capturas de jabalíes

La gran sequía de las primeras jornadas de caza dificulta el trabajo de los perros, que no dan juego efectivo para más de dos horas. :: G. F.

Sin ser malo, el inicio de la temporada de caza mayor despierta inquietud y preocupación entre los cazadores. Sobre todo en los conductores de la jauría. Y es que en las dos primeras jornadas de esta campaña se llevan abatidos 140 jabalíes, frente a los 193 de la temporada anterior por esas mismas fechas. Se mire por donde se mire, faltan 53 jabalíes, lo que significa un descenso superior al 27% en las capturas. Los datos del coto de Llanes son bastante elocuentes: En las dos primeras jornadas se llevan apiolados 28 verracos frente a los 49 de la pasada campaña y ya han regresado del monte tres cuadrillas sin tocar pelo, las mismas que en los seis meses de la temporada anterior. Y en los prolíficos espacios de Piloña doce monterías finalizaron sin que los cazadores tuvieran nada que echarse al morral. En Peñamellera Baja se pasó de nueve macarenos capturados a sólo dos este año.
¿Cuál es la causa o los motivos de ese alto descenso en las capturas? Dos guardas de los cotos de la zona: Carlos Callejón, de Ribadesella, y Sergio Simón, de Onís, insisten en que «hay caza en el monte y se desencama a los jabalíes pero estos se mueven muy protegidos por la maleza». Callejón opina que el resultado de las cacerías es «impredecible por la gran sequía» y a esa circunstancia habría que sumar «la incertidumbre que genera la posible ubicación de los jabalíes, sin saber si van a preferir encamar en zonas altas o bajas, en valles o en riegas». Simón añade una circunstancia hasta ahora poco frecuente: «Los jabalíes se vuelven a encamar a 300 metros del lugar donde los levantaron. No rompen a los puestos porque los perros están agotados por el calor y en el caso de que los jabalíes arranquen, los cazadores fallan en los disparos porque la abundante maleza les deja muy poco tiempo para apuntar con garantía».

Los monteros Manolín García, a la izquierda, y Chivi, con jabalí y dos grifones Azul de Gascuña. :: G. F.

El montero llanisco Manolín García, uno de los más afamados de la comarca, que en la actualidad cuenta con una jauría de once canes punteros de la raza grifón Azul de Gascuña, sitúa la escasez de capturas en que «hay menos jabalí que en temporadas anteriores. En los últimos cinco años se cobraron más de 10.000 piezas en los montes de la comarca y eso tenía que llegar a notarse algún día». Además, «los jabalíes conocen mejor el medio en el que viven, están más querenciados y para desencamarlos hay que meter mucha más presión con los perros. Esperan mucho más para arrancar y rompen después de dos horas dando vueltas por la maleza, sin dejarse ver en ningún momento». Y en cuanto al calor africano de días pasados, sentencia García que «afecta mucho a los perros, lo pasan muy mal, y si en diciembre mantienen el tipo durante seis horas ahora son muy pocos los que aguantan un par de horas». Eso sí, no cree que se pueda echar la culpa del fracaso a la maleza porque «es la misma que había el año pasado por estas fechas».
Habrá que estar atentos a la evolución de las monterías en las próximas fechas. Pero desde tiempo inmemorial se habló de cuatro factores que hacen muy poco productivas las primeras cacerías del año: La impenetrable maleza tras la bonanza del estío; las elevadas temperaturas de septiembre; la falta de entrenamiento de la jauría y la presencia de jabalíes de escaso tamaño, rayones o bermejos, que vuelven locos a los canes.

Ver Post >
El primer cupo en la Reserva del Sueve

A lo largo del segundo fin de semana hábil de la temporada, los cazadores cobraron 72 piezas: 61 jabalíes, nueve venados y dos corzos. Pero en Piloña y Parres, nueve cacerías finalizaron sin que los monteros tocaran pelo.

Miguel Cibrián con un jabalí de 95 kilos abatido en La Toya. :: G. F. B.

Reserva del Sueve
Sexteto en Cofiño
Espectacular montería para la cuadrilla colunguesa de Libardón, gestionada por Ignacio Laviada Catrón. Los colungueses pasaportaron seis jabalíes de 80, 68, 50, 46, 40 y 38 kilos en el lote de Cofiño. Era la primera cacería de la temporada en el Sueve, un espacio con cupo de seis verracos por jornada.
En Libardón, el piloñés Cantero abatió dos venados hembra.

Llanes
Tres tripletes
En Mañanga, la cuadrilla de Manolín García abatía tres suidos de 73, 55 y 32 kilos con disparos de Juan Antonio Martín Cisneros, Abelardo Granda Cabrales y el riosellano Ramón Quesada. En La Mar, Jesús Pesquera, Pedro Rodríguez y José Barro tumbaban tres verracos de 70, 44 y 40 kilos. En La Verde, José Alberto Valle Villanueva atinaba sobre dos gorrinos de 55 kilos, cada uno, mientras que el riosellano Miguel Silva pasaportaba un cerdo salvaje de 50.
En Sierra Plana, el ovetense Eduardo Díaz Mosquera efectuó cuatro disparos para cobrar dos macarenos de 83 y 50 kilos. Y en San Cecilio, Ángel Álvarez Nieda, llegado desde Bélgica para la montería, prendía un navajero de 84.
No hubo capturas en los lotes del Cuetu Meré y el Barracón, aunque en este último espacio se levantaron nueve marranos.

Fotografía histórica de la mítica cuadrilla canguesa de Cardes que el pasado domingo monteó con éxito en el difícil lote del Aspru. :: G. F. B.

La Parraguesa
Teleña, la mejor montería
La cuadrilla de Celestino Prieto protagonizó la mejor montería de la jornada tras abatir cuatro jabalíes, de 50 kilos cada uno, en el prolífico y muy productivo lote de Teleña. Dos los tumbaba Juan Carlos Fernández Díaz y los otros dos entregaban el salvoconducto con disparos efectuados por José Manuel de la Roz de la Roz y Alberto Alonso Labra.
En Bustevela, Roberto Calvete Sáez de Villaverde y Miguel Collado Prieto capturaban dos macarenos de 55 y 50 kilos.
El mejor trofeo, un navajero de 95 kilos, se lo llevaba de La Toya Miguel Ángel Cibrián Martínez, miembro de la cuadrilla de Patricio.
En el Aspru, Faustino Laruelo Solís tumbaba un gorrino de 63 kilos para la palomilla de Cardes. En Fondrigones, David Suárez Corrales prendía un cerdo salvaje de 60 kilos para el grupo del Chapi. En Següencu, Francisco Javier Rosete Quesada atinaba sobre un bermejo de 35 kilos.
En Cetín, Ismael Corral Pérez fulminaba un corzo de 93 puntos.
Sin tocar pelo regresaron las cuadrillas gestionadas por Félix Soto, Pedro García Rama, Javier Salazar y el cabraliego Ivan Mier de los lotes de Zardón, Triongo, La Cuesta y Sinariega, respectivamente.

Piloña
Comienzan los recechos
En La Castañal, Mario Raigoso Norniella y Arturo Álvarez Solís apiolaban dos jabalíes de 90 y 45 kilos. En Cereceda, Pablo Caldevilla y Raúl Roza Puerta fusilaban dos verracos de 41 y 32 kilos. En Cayón, Celestino García Fernández estaba certero ante la llegada de dos gorrinos de 40 y 22.
En Los Montes, Diego García Camino, de la cuadrilla de Melendreras, acertaba sobre un navajero de 93 kilos. En El Estelleru, Luis Eduardo Cardín Martino abatía un suido de 64. En La Cueva, Raúl Roza Puerta fulminaba un macareno de 60. En Beroñes, Higinio Suárez Pérez cobraba un bermejo de 30.
Cinco monterías se dieron por concluidas sin capturas. Eso fue lo que le sucedió en los lotes de Anayo, Sellón, El Castellanu, Rollamiu y La Carbazosa a las palomillas capitaneadas por Junco, Molina, Merso, Toño Riega y José Luis Toraño.
En los cuarteles de Los Montes, Sellón, La Cueva, Beroñes y El Castellanu se abatieron cinco venados selectivos. Y esta semana dan comienzo los recechos sobre ciervos de trofeo. Los precios para este tipo de aguardos experimentan esta temporada una cotización a la baja. Los venados de trofeo cuestan 1.300 euros y 400 los selectivos.

Ribadesella
El laureado Walter Bouzán
Ninguna montería finalizó sin trofeo. En Barréu, Juan Carlos García y Jorge Cerra pasaportaban dos macarenos de 63 y 30 kilos.
En Moru, Benito Cibrián Pubillones apiolaba un cerdo salvaje de 57 kilos. El Llovio, el laureado piragüista Walter Bouzán, vencedor en el Sella y campeón mundial de maratón, fusilaba un macareno de 50. En Santianes, el peñamellerano Daniel San Román abatía un puerco de 43 kilos.
En Collera, Carlos Fuentes Álvarez ‘Carli’ atinaba sobre un corzo de 94 puntos.

Colunga
Hercúleos cerdos salvajes
La mejor montería de la jornada resultó ser la de la cuadrilla gestionada por Toni Fonseca en el espacio de Carrandi. Allí, David Alonso Álvarez y Juan Evangelista se convertían en matarifes de dos hercúleos cerdos salvajes con pesos de 83 y 74 kilos.
En Lue, Alejandro Martín Quijano, de la palomilla de Falo Toyos, prendía un suido de 42 kilos. En Libardón, Roberto Hortal Llana, de la cuadrilla de Jesús Sánchez, abatía un bermejo de 30.
Sin tocar pelo regresaron las cuadrillas que cazaban en los lotes de Selorio y Pernús.

Cabrales
Reaparece ‘Pepinucu’
En La Ría, Santiago Álvarez, José Luis Nosti ‘Pepinucu’ y José Manuel Borbolla tumbaban tres marranos de 77, 52 y 40 kilos, para el grupo ribadedense de Pepe Piney. En Poo, Manuel Torre y Javier Lobeto capturaban dos bermejos de 40 kilos, cada uno, para la palomilla de Vigil.

Onís
Un parragués y un naveto
En Sirviella, el parragués Olegario Fernández de la Parte cobraba un verraco de 63 kilos. En Maliciegu, el naveto Segundo Ovín Díaz abatía un jabalí de 60 kilos.
No tuvo fortuna la cuadrilla de Luis Sierra, de Bobia, en el lote de La Cuestona. Los gorrinos se negaban a salir a los puestos.

El llanisco Cisneros tumbó un verraco de 73 kilos, en Mañanga. :: G. F.

Ribadedeva
En segunda línea
En La Franca, los infalibles Salvador Matarranz y José Ibarlucea, que ya los colocan en segunda línea, abatían dos cerdos salvajes de 72 y 47 kilos desde las posturas de Tresgrandas y Los Rejos.

Peñamellera Baja
Interesante navajero
En Cuñaba, Cosme Guerra Aguado apiolaba un interesante navajero de 72 kilos. La cuadrilla de Rafael González regresaba en blanco del lote de Arria, sin efectuar disparos.

Amieva
Dos macarenos en Vis
Los cazadores José Mari y Eduardo, de la cuadrilla capitaneada por Francisco Martínez Intriago ‘Pancho’, iniciaban la temporada con la captura en el lote de Vis de dos macarenos que pesaron 70 y 54 kilos.
La palomilla de José María Soto acudió al cuartel de Baenu. Levantaron una piara de 13 jabalíes sobre los que no pudieron realizar ningún disparo.

Peñamellera Alta
Peleas, productivo
En Peleas, Leoncio Soberón y José Pérez apiolaban dos macarenos de 60 kilos, cada uno, para la cuadrilla de Antonio Soberón.

Reserva de Piloña
Escaso botín
En Degoes, un cazador de Siero cobró dos venados hembra.

Ver Post >
Centenario de una cacería regia en los Picos de Europa

Un joven acompaña a Alfonso XIII y monta con piedras el puesto que ocupó el monarca el 4 de septiembre de 1912. :: ABC

Los días 4, 5 y 6 de septiembre de 2012 se cumplen cien años de las memorables batidas que el rey Alfonso XIII disfrutó en los Picos de Europa. La cacería regia se desarrolló en el territorio conocido como Coto Real, un amplio espacio, creado en 1905, sobre el que los ayuntamientos de los pueblos de los Picos de Europa de las provincias de Asturias, Santander y León habían cedido al rey los derechos exclusivos de la caza del rebeco en el Macizo Central. Cuentan las crónicas que en los tres días de montería se abatieron 65 rebecos y otros 31 quedaron heridos, siendo cobrados más tarde la mayoría de ellos. Como ojeadores, que recibieron un jornal diario pagado por Alfonso XIII y un rebeco, participaron vecinos de Sotres, Tielve, Bulnes, Caín, Valdeón y Espinama. Se dice que el monarca abatió personalmente 20 rebecos y que en la primera batida estuvo colocado en un puesto conocido desde entonces como ‘Tiros del Rey’.
La presencia de Alfonso XIII significó la llegada de grandes mejoras a la comarca de Liébana. Se acometieron importantes obras de infraestructura viaria y se llevó la línea del teléfono hasta las primeras estribaciones de Peña Vieja, donde meses antes la Real Compañía Asturiana de Minas había levantado un chalet de tipo inglés dotado con todas las comodidades de la época. Una empresa cinematográfica grabó una película, titulada ‘Cacería regia en los Picos de Europa’, que se estrenó en el Pabellón Narbón, de Santander, el 29 de septiembre de 1912.
El chalet de la Real Compañía Asturiana de Minas se conserva en la actualidad en perfecto estado de revista y, con un coste de 150.000 pesetas de la época, se construyó como alojamiento para el rey por unos días. Tenía capacidad para 18 camas y contaba con dos salones, comedor, cocina, cuartos de baño, calefacción y agua corriente. La tarde del 3 de septiembre de 1912 estaban esperando a Alfonso XIII en la puerta de esa vivienda Pedro Pidal, marqués de Villaviciosa; el marqués de Viana, montero mayor del rey, y los señores Sitges y Hanzeur, directivos de la Real Compañía Asturiana de Minas.

El Rey, con invitados a la cacería, contempla los riscos. :: ABC

No era la de 1912 la primera visita real a los Picos de Europa. Alfonso XII ya había acudido a la zona en 1882 para cazar rebecos en Andara y osos en Bedoya. Y Alfonso XIII, con 19 años, había estado en 1905. Pero la estancia de 1912 fue especial por el gran seguimiento que de la misma efectuaron los lugareños, a quienes la Guardia Civil no dejaba acercarse a menos de un kilómetro del monarca. Así y todo no faltaron vecinos que rompieron el círculo policial y dieron pie a innumerables anécdotas.
Enrique Campo, de 30 años, y Mauricia Callado, de 39, matrimonio de Tresviso que tras ocho años de convivencia tenía ocho hijos varones, se entrevistaron con el monarca y el rey ordenó que le dieran al padre 25 pesetas y un rebeco. Uno de los guardas le regaló a Alfonso XIII un queso de Bulnes, y Alfonsa Campollo, vecina de Vejo, se presentó ante el rey como «tocaya y admiradora». Alfonso XIII regresó a cazar rebecos a los Picos de Europa en agosto de 1920. Se volvió a alojar en el chalet a los pies de Peña Vieja y entre sus acompañantes se encontraba Pedro Pidal, quien narró en las páginas del diario ABC las dos jornadas de caza, en las que se abatieron 102 rebecos.

 

 

La cacería también quedó recogida en una filmación conservada por la Filmoteca Española.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=xE3NAB09PZg&feature=player_detailpage[/youtube]

Ver Post >