El Comercio
img
Fecha: noviembre, 2012
Montería en las estribaciones del Cuera

Foto de familia de la cuadrilla de Manolín García al finaliza la montería del pasado sábado en el cuartel de La Verde. :: Nel Acebal

Al monte se fue EL COMERCIO el pasado sábado respondiendo a una invitación cursada por la cuadrilla llanisca que dirige el joven Manolín García. Tocaba cazar en el lote de La Verde, un amplio espacio que va desde la carretera que serpentea hacia El Mazucu hasta la localidad de Purón. Por encima de las vegas y praderías se distinguían las primeras estribaciones del Cuera y la vegetación estaba formada por robles, castaños y eucaliptos. En las cuestas, árgomas, infinidad de gromos y helechos a punto de tumbarse con la llegada del invierno.
Antes de que rompiera la luz del día, los cazadores tenían cita en el bar del hotel Europa, en San Roque del Acebal. Había que participar en un reparador desayuno comunitario y avituallarse para una posible larga jornada. Y la del sábado fue duradera.
La montería se efectuó en tres ganchos, con la participación de una jauría de ocho colleras: 16 perros de los encastes grifón Azul de Gascuña y grifón Asturcántabro. Hace ya mucho tiempo que los cazadores llaniscos no se acompañan del otro imprescindible sabueso español: canes de buenos vientos, capa fina y patas estilizadas, hoy en evidente regresión porque el territorio se ha convertido en lo más parecido a una selva.
Los grifones son más duros, cazan durante dos días seguidos, tienen tesón, son inteligentes y hasta prematuros para el arte venatorio. Andan bien de nariz, sus patas son resistentes y resultan los más completos para la situación en la que se encuentran los montes en la actualidad.

Llegada de los monteros al puesto en el que Vicente Buj había abatido el segundo jabalí. :: G. F. B.

Con esos perros, dieron la primera batida entre La Pereda y San Roque, donde desencamaron tres verracos que se fueron incólumes entre la niebla. El segundo gancho lo realizaron entre San Roque y el río Purón, donde pusieron en fuga a dos hábiles macarenos que se hicieron invisibles. Cerca de las cuatro de la tarde comenzaba la tercera mano y en cuestión de minutos cuatro navajeros iniciaban la estampida. La armada estaba bien cerrada y las detonaciones no tardaron en escucharse. El primer cerdo salvaje entregaba el salvoconducto ante los certeros disparos de Juan Antonio Martín Cisneros. Otro suido perdía el pellejo al meterse en terrenos cubiertos por el infalible Vicente Buj Ampudia. Y el tercero doblaba la rodilla como consecuencia del metal que despedía el ánima del rifle del veterano Ángel Borbolla.
Se demoró la recuperación la jauría y eso que en los tiempos modernos cada perro lleva sujeto en el collar un transmisor, una especie de GPS que detecta la situación del can en varios kilómetros a la redonda. La fotografía de familia se tomó casi de noche.
Tras la cacería, la conversación. El relato de las hazañas colectivas e individuales. Eso sí, en torno a una surtida mesa en el restaurante El Mirador de Toró. ¿Qué cenaron los cazadores? De entrada, tenían pote asturiano y sopa de marisco. Luego, merluza. Y de postre, arroz con leche. ¡Para que luego diga la gente que la caza es una actividad peligrosa, trasnochada y decadente!

Ver Post >
Hazañas cinegéticas en Cayón y Libardón

El pasado fin de semana dejó como principal dato el bautismo de Pablo Vega Valle como discípulo de San Huberto, en el lote de Maliciegu, mientras que Víctor Guerra, en Cabrales, y Amador Priede, en Amieva, fusilaban dos navajeros de 93 kilos, cada uno.

La palomilla ribadedense de Juanjo Andréu estuvo certera el sábado en el lote de La Franca. :: G. F. B.

Piloña
Festín para los de Toraño
En el prolífico lote de Cayón la cuadrilla de José Luis Toraño abatía seis cerdos salvajes. Ángel Lozano Crespo tumbaba dos suidos de 63 y 35 kilos, mientras que Paulino Villa Argüelles, Benito López Melendi, Juan Luis Toraño y Alfredo Pérez Benito apiolaban otros cuatro de 74, 61, 50 y 37 kilos.
En Anayo, la palomilla de Juan Antuña pasaportaba cuatro verracos de 66, 44, 30 y 25 kilos, que fueron abatidos por Joaquín Díaz Suárez, José Quintes Somohano, Ángel Busto Fraile y José Manuel Cuesta Fernández.
En El Castellanu, Carlos Maojo Molina, del grupo de Martino, fusilaba un macareno de 57 kilos.
A destacar los magníficos resultados en Cayón y Anayo y a resaltar que siete monterías se dieron por concluidas sin que los cazadores tocaran pelo. Eso fue lo que sucedió en los lotes de Rollamiu, La Carbazosa, El Estelleru, Los Montes, Sellón, Cereceda y La Cueva. Una situación muy poco habitual.
Se cobraron cuatro venados hembra. Una, la abatía un turista en Los Montes, mientras que Carlos Antuña, Celso Ignacio Fernández Fernández y Javier Rodríguez Lana, estaban certeros frente al cérvido en tierras de La Carbazosa, Rollamiu y El Estelleru, respectivamente.

Reserva del Sueve
Seis verracos en Libardón
Extraordinaria cacería para la cuadrilla colunguesa capitaneada por Jesús Sánchez Vega al capturar seis verracos con pesos de entre 40 y 80 kilos, en el lote de Libardón.
En Cofiño, un grupo de cazadores llegado desde Las Regueras, fusiló cinco extraordinarios cerdos salvajes con pesos de 88, 81, 74, 63 y 55 kilos.
En Fontanielles, un cazador de Mieres abatió un gamo trofeo de 180 puntos, posible medalla de bronce. Un gamo selectivo cobró en El Potril un cazador de Siero. Y dos gamos hembra se llevó de El Potril un cazador de Nava.
En el área de Cofiño, el grupo capitaneado por el riosellano Toto Peón se marchó con una envidiable percha de cinco arceas, las primeras de este año en el Sueve.

La Parraguesa
Una docena de verracos
En Teleña, la cuadrilla gestionada por Félix Soto tumbaba tres jabalíes de 97, 72 y 45 kilos, con certeros disparos efectuados por Ignacio Casado ‘Nacho’, Andrés Díaz Mateo y Pedro Fernández del Valle.
En Següenco, la palomilla de Patricio Fernández de la Parte, abatía tres verracos de 92, 54 y 50 kilos, con detonaciones realizadas por José Ángel Álvarez Dago, José Ferrero Granda e Iván Alonso Suárez.
El grupo ribadedense capitaneado por Pepe Piney fusiló en La Cuesta tres macarenos de 60, 55 y 50 kilos, por medio de Salvador Matarranz, José Ciriza y el cabraliego Manuel Ángel Testón.
En Triongo, José Ignacio González Blanco, de la palomilla de Jelgueres, pasaportaba un cerdo salvaje de 82 kilos. En La Toya, Fernando Vega estaba certero frente a un gorrino de 64 kilos. En Zardón, José María Ferrero Zapico fulminaba un guarro de 47.
Sin nada que llevarse al morral finalizaron cinco cacerías. Fueron las celebradas en Bustevela, Cetín, el Aspru, Fondrigones y Sinariega, por las cuadrillas de Victoriano Méndez, Celestino Prieto, José Rivero, Javier Collado y la de Cardes.

Llanes
Cotera cobra al otro día
En La Verde, Vicente Buj Ampudia, Ángel Borbolla y Juan Antonio Martín Cisneros apiolaban tres macarenos de 60 kilos, cada uno.
En San Cecilio, José Luis Martínez Vega y José Antonio Quintana Vallejo cobraban dos excelentes navajeros de 80 kilos, cada uno.
En Sierra Plana, Óscar Martín de Pablos tumbaba un cerdo salvaje de 72 kilos. En el Río de Nueva, Ramón del Campo Alonso fusilaba un jabalí de 67 kilos, que la palomilla de Cotera tuvo que cobrar al día siguiente ante la llegada de la noche.
En La Mar, José Ramón Amieva ‘Cali’ prendía un suido de 64 kilos. En Cuetu Meré, Roberto Noriega Pérez, antiguo guarda de Socoa, acertaba sobre un gorrino de 60 kilos y ya lleva cobrados tres macarenos en la actual temporada.

Fotografía histórica de la cuadrilla parraguesa de Félix Soto, que abatió tres jabalíes en Teleña. :: G. F. B.

Ribadesella
El infalible Matías
En Barréu, Cosme Carril Vega, Mario Ampudia Valle y Walter Bouzán, cazadores de la cuadrilla que gestiona Víctor Caravia, acertaban sobre tres cerdos salvajes de 84, 46 y 40 kilos.
En Collera, el infalible Matías Pendás Fonticiella fusilaba un macareno de 74 kilos.
En blanco, por culpa de la niebla y la lluvia, regresó del cuartel de Santianes el grupo de Benito Cibrián, tras efectuar disparos fallidos sobre varios jabalíes.

Cabrales
Lucas sigue intratable
En El Escobal, el audaz Lucas Valdés Tejeiro abatía dos verracos de 67 y 40 kilos, mientras que Víctor Guerra fulminaba un poderoso navajero de 93 kilos, para la palomilla de Pepe Huerta.
En el cuartel de Berodia, Francisco Sánchez y Santiago Álvarez Moradiellos tumbaban dos asimétricos macarenos de 73 y 35 kilos. En La Ría, José Vigil estaba certero frente a dos jabalíes que pesaron 60 y 30 kilos.
En Bierru, Manuel Fernández Sánchez volteaba un cerdo salvaje de 62 kilos.

Onís
El bautismo de Pablo
En Maliciegu, Pablo Vega Valle vivió su particular bautismo de sangre como discípulo de San Huberto al abatir el primer jabalí de su vida, un macareno de 53 kilos.
La lluvia y la niebla fueron determinantes en el fracaso de la cacería celebrada en La Cuestona por la palomilla de Armando Amieva.

Colunga
‘La Roja’, suma y sigue
En Pernús, Pedro Camino Villa, Silvino Álvarez Aladro y Víctor Prieto Iglesias fulminaban tres suidos que pesaron 53, 47 y 44 kilos.
En Libardón, otro triplete para ‘La Roja’, el grupo que dirige Sergio Fernández Villar. Allí, Alberto Prieto Cueto tumbaba dos guarros de 53 y 27 kilos, en tanto que José Fernández González prendía otro de 50.
En Selorio, José María Collado Toraño apiolaba un jabalí de 40.
El sábado, once cazadores locales participaron en un campeonato social de caza menor sobre arcea. Se levantaron ocho volátiles, de las que se apearon dos. El ganador fue Héctor Viñes y el subcampeón Daniel Martínez Priesca, que representarán al coto de Colunga en el campeonato regional.

Peñamellera Baja
Bermejo para ‘Pepinucu’
En el Argayu, David Berdial Belarra y Rafael González abatían dos macarenos de 50 kilos, cada uno. En Cavandi, José Luis Nosti ‘Pepinucu’ cobraba un bermejo de 25.

El riosellano Walter Bouzán tumbó un verraco en Barréu. :: G. F. B

Ribadedeva
Manolín Erice, vaya racha
En La Franca, en el entorno del mirador de Pimiango, José Ibarlucea y Manolín Erice Junco acertaban sobre dos verracos de 80 y 64 kilos, para el grupo de Juanjo Andréu.

Amieva
Excelentes los de Pancho
En Argolibiu, excelente montería de la cuadrilla de Pancho Martínez al cobrar tres jabalíes de 93, 64 y 60 kilos, con disparos efectuados por Amador Priede, Ángel Quero y Santiago Toraño. En Ríu Melón estuvo la palomilla mierense de Alfredo Álvarez y se llevó un navajero de 90 kilos, abatido por Alberto, y un venado de diez puntas, fulminado por Adrián.

Peñamellera Alta
Nacho, vino desde Gijón
En Jana, el gijonés Nacho, de la cuadrilla de Antonio Soberón, acertó sobre dos guarros de 42 y 35 kilos, desde la postura de la Canal de Jaturra. El grupo de José Ángel Pérez regresó sin tocar pelo de Rubó.

Reserva de Piloña
Nada de nada
Dos monterías de jabalí y un rececho de rebeco finalizaron sin resultados positivos.

Ver Post >
A un paso del millar de piezas abatidas

La cuadrilla piloñesa de Chuso pone su grano de arena para que en el concejo se lleven abatidos hasta la fecha 114 verracos. :: G. F. B.

El pasado fin de semana se alcanzó la mitad de la temporada en la mayor parte de los cotos de la comarca. Y los números sentencian que se llevan abatidas 947 piezas, de las que 764 son jabalíes, 92 corzos, 73 venados, 29 rebecos y 16 gamos. Los cotos de Llanes, La Parraguesa y Piloña acumulan el 54% del total de las capturas pero en los tres espacios las cifras son sensiblemente inferiores a las de la campaña anterior. En Llanes se aprecia un descenso del 24% en las capturas del jabalí, mientras que en La Parraguesa es del 12% y en Piloña, del 9%. En Llanes se llevan cobrados 156 verracos frente a los 205 de la anterior temporada por estas fechas. Bien es verdad que en algunos cotos, entre ellos el de Llanes, se redujeron los cupos de piezas por jornada de caza.
No obstante, la guardería de casi todos los cotos reconoce que «hay mucho jabalí, se desencama en casi todas las cacerías y lo que fallan son las escopetas». También es cierto que en las primeras fechas de caza el calor africano era un inconveniente serio para la actividad y a continuación llegaron las lluvias torrenciales de fin de semana.
La caza, una de las actividades humanas más arcaicas, está necesitada de hazañas y baremos que permitan medir el éxito individual y colectivo de la tribu, hoy cuadrilla. Por eso, es necesario señalar que en lo que va de temporada la mejor gesta de carácter individual la vivía al cabraliego Manuel Ángel García Viejo, aquella mañana en la que pasaportó cuatro navajeros en el lote de La Ría. Y con tres suidos abatidos en una misma cacería se encuentran el ribadedense Pedro Pérez Ibáñez, en el lote riosellano de Moru, y el langreano Alberto Escobar, en Teleña.
En el cuartel cangués de Teleña apioló Javier Rojo Longo el jabalí de más peso de la actual campaña, un descomunal navajero de 130 kilos. El llanisco Ángel Galán Campillo tumbó un gorrino de 120 kilos en el lote de La Mar, y otro macareno de 120 kilos capturaba el piloñés Emilio Servando González, en Cayón. El audaz Javier Collado Prieto fulminó un suido de 115 kilos, también en Teleña.
Al Sueve regresó el empresario panameño José María Fernández Pirla para llevarse de El Potril un gamo de 190 puntos, medalla de plata. Y en Ribadesella, Javier García Santiago y Marcos Martino Pintado fusilaban los primeros gamos en la historia del concejo.
Las mejores hazañas a nivel colectivo, con seis jabalíes abatidos, las firmaban la cuadrilla parraguesa de Javier Feliz, en Libardón, y la palomilla colunguesa de Ignacio Laviada, en Cofiño. Tres cacerías en Cayón; dos en Anayo y una en Los Montes, se saldaron con cinco suidos apiolados.

Cazadores de Alles en la localidad pongueta de Sobrefoz. :: G. F. B.

Ver Post >
La lluvia marca las cacerías

El pasado fin de semana no hubo capturas espectaculares y el listón de las piezas abatidas continúa muy alejado del habitual centenar de campañas anteriores. Se apiolaron 66 jabalíes, cinco venados, cuatro gamos y un rebeco.

Tres navajeros de 89, 78 y 66 kilos cobró en Libardón la cuadrilla peñamellerana de Campillo. :: G. F. B.

La Parraguesa
Siete cacerías en blanco
En Bustevela, los cazadores llaniscos Ramón Inés Molleda, Vicente Bustillo Sánchez y José Ramón Iglesias Blanco abatían tres gorrinos de 59, 52 y 46 kilos.
En Zardón, José Rivero Narciandi y Daniel Coro Villaverde acertaban sobre dos macarenos de 78 y 60 kilos. En Sinariega, César Suárez Mata apiolaba dos verracos de 73 y 61 kilos para la cuadrilla maliaya dirigida por Javier Piquero.
En Següenco, Bernabé Suardíaz Menéndez fusilaba un cerdo salvaje de 74 kilos.
Y por extraño que pueda parecer, siete cacerías finalizaron sin capturas. Eso sucedió en los lotes de Teleña, La Cuesta, Triongo, La Toya, Fondrigones, Cetín y el Aspru.

Cabrales
Ocho, en El Escobal y La Ría
Espectacular montería en el cuartel de El Escobal para la cuadrilla de Pepe Huerta. Allí, José Félix Díaz Longo, Ricardo Valdés Tejeiro, Rafael Mier y Víctor Guerra volteaban tres interesantes navajeros con pesos de 93, 77, 73 y 54 kilos.
No menos exitosa resultó la cacería de la palomilla de Fernando Pidal en el lote de La Ría, donde Javier Lobeto, Fernando Pidal Sobero, Manuel Torre Sánchez y Felipe López apiolaban cuatro verracos que pesaron 66, 61, 53 y 42 kilos.
En Berodia, Manuel Ángel García Viejo fusilaba un impresionante macareno que pesó 90 kilos.

Llanes
Once suidos y lloviendo
En La Verde, los cazadores de la peña Ceferino Gutiérrez, con sede en Nueva, abatían tres verracos de 92, 68 y 27 kilos, con certeros disparos de Juan Carlos Posada, Ramón Granda Pontigo y César Amieva, respectivamente.
En Mañanga, José Antonio Valle Quesada, José Félix Díaz Longo y Manuel García Toribio tumbaban tres macarenos de 80, 73 y 44 kilos para la cuadrilla de Riocaliente.
En el Barracón, Óscar Amieva y el ovetense Laureano, de la palomilla de Pedro Amieva, apiolaban dos suidos de 54 y 37 kilos. En Cuetu Meré, Didier André Viego y José Manuel de la Fuente Cue ‘Pin’ cobraban dos cerdos salvajes de 51 y 33 kilos para el grupo de Chuchi.
En Sierra Plana, Servando Casas pasaportaba un gorrino de 62 kilos para la cuadrilla de Manolo Cuanda, mientras que el grupo de Roberto Cuanda regresaba de La Mar con las manos en los bolsillos.
Aceptables cifras para los cazadores llaniscos que en una jornada sabatina de lluvias torrenciales conseguían pasaportar once suidos.

El grupo riosellano gestionado por Benito Cibrián abatió esta semana dos suidos en Moru. :: G. F. B.

Piloña
Tres bermejos en Anayo
En el lote de Anayo, la cuadrilla de Armando Cueto capturó tres bermejos de 34, 30 y 26 kilos, con disparos efectuados por Francisco Rodríguez Alonso, Pablo Gancedo y Rafael Ibaseta.
En Los Montes, José Luis Suárez García y Jesús Alonso ‘Chuso’ estaban certeros frente a dos interesantes navajeros que pesaron 84 y 63 kilos. En Cayón, Miguel Montequín Álvarez, de la cafetería Denver, pasaportaba una pareja de jabalíes con pesos de 64 y 43 kilos.
En La Cueva, Raúl González Fernández fusilaba un marrano de 65 kilos. En La Castañal, Víctor Manuel Casado Ramos abatía un suido de 57 kilos. En El Castellanu, José Manuel Martínez Pumarada fulminaba un proyecto de navajero de 26 kilos.
Sin tocar pelo acabaron las cuadrillas de Germán Noriega, Efrén Barbón y Martino, en los lotes de Sellón, Cereceda y El Estelleru, respectivamente. Y ni siquiera se celebró la montería que le correspondía disfrutar a la palomilla de José Junco Luis.
Se cobraron cuatro venados hembra en los lotes de Beroñes, El Estelleru, Sellón y El Castellanu, con disparos de José Manuel Nomparte Álvarez, Jesús Martínez Lobeto, Olegario Calleja Buelga y José Benito Fernández, respectivamente.

Peñamellera Baja
Cavandi, el mejor lote
En Cavandi, la cuadrilla de Rafa disfrutó de una productiva jornada en la que Luis Vázquez Cotera, Álvaro Morán Corces y el santanderino Jaime apiolaban tres suidos con pesos de 77, 43 y 37 kilos.
En Cuñaba, Manuel Berdial Merino pasaportaba un navajero de 83 kilos. En Arria, Felipe Alonso fusilaba un cerdo salvaje de 54 kilos.
Aprieta el frío en la comarca cántabra de Liébana y los jabalíes comienzan a poblar con más profusión los montes del concejo.

Peñamellera Alta
Dos gorrinos en Peleas
En Peleas, la palomilla que gestiona Antonio Soberón fulminaba dos gorrinos de 56 y 43 kilos, con certeros disparos efectuados por Javier Antón y Leoncio Soberón Corral.

Ribadesella
Desencamaron tarde
La cuadrilla capitaneada por Benito Cibrián Pubillones regresó del lote de Moru con dos verracos de 74 y 50 kilos, cobrados por Roberto Capín Blanco y Ramón Quesada de la Vega ‘Carpìo’.
En Moru, Javier Núñez Rodríguez, de la palomilla de Josín Granda, prendía un cerdo salvaje de 77 kilos. En Llovio, donde los monteros desencamaron tarde y los jabalíes se fugaron hacia territorios llaniscos del Río de Nueva, el efectivo grupo de Toto Peón regresó sin nada que llevarse al morral.

Colunga
Triplete de ‘La Roja’
La cuadrilla que dirige Sergio Fernández Villar, conocida como ‘La Roja’, fulminó tres bermejos en el lote de Pernús, de 30 kilos cada uno, tras las detonaciones efectuadas por los cazadores Juan Carlos Sondesa, David Vicente Gutiérrez y Sergio Fernández Villar.
El Selorio, José Ignacio Vallina Palacios abatía un verraco de 63 kilos para la cuadrilla maliaya que capitanea Gil Pérez.
Sin tocar pelo regresaron de Lue, Carrandi y Libardón, los equipos liderados por Jesús Sánchez Vega, José Antonio Fonseca y Falo Toyos, respectivamente.

Ribadedeva
Ibarlucea, la metralleta
En Ulpiones, y tras haber puesto en fuga a una docena de jabalíes, la cuadrilla de Pepe Piney fusilaba dos macarenos de 70 kilos, cada uno, con disparos de José Ibarlucea, auténtica metralleta humana.

Llaniscos de las palomillas de Manolo y Roberto Cuanda. :: G. F. B

Onís
Nutrida piara
En Sirviella, después de movilizar una nutrida piara de 17 cerdos salvajes, Carlos Alonso Peñayos tumbaba un marrano de 44 kilos para la cuadrilla de Paco Cadenaba.
En La Cuestona, el audaz riosellano Matías Pendás Fonticiella ‘Tirofijo’, abatía un bermejo de 33 kilos.
De vacío regresó la palomilla de Armando Amieva del cuartel de Maliciegu.

Amieva
Doblete de Eduardo en Vis
En Vis, Eduardo Cuesta apiolaba dos jabalíes de 75 kilos, cada uno, para la cuadrilla del cangués José María Fernández Soto.
En La Fresneda, Iñaki Crespo atinó sobre un ciervo selectivo y sus compañeros de la palomilla de Félix Sánchez realizaron disparos fallidos sobre ocho cerdos salvajes.

Reserva del Sueve
Excursión peñamellerana
La cuadrilla peñamellerana de Ramón Campillo, con sede en Alles, tumbó tres poderosos navajeros con pesos de 89, 78 y 66 kilos, mediante disparos realizados por Pedro Roque, Ramón Campillo y René García Alonso.
En Cofiño, la palomilla piloñesa de Sevares capturó tres marranos de 80, 53 y 42 kilos. En Libardón, una cuadrilla llegada desde Laviana se fue con dos jabalíes de 60 y 46 kilos.
En El Potril, un cazador de Ribadesella fulminó dos gamos hembra y otros dos se llevó un cazador de Carreño del lote de Fontanielles.

Reserva de Piloña
Rebeco para Toledo
En Degoes, un cazador toledano abatió un rebeco hembra de trofeo con un baremo de 74 puntos.

Ver Post >
Montería llanisca en tierras de Liébana

Cazadores del grupo llanisco de Manolín García con el jabalí de 132 kilos abatido en Bicobres. :: G. F. B.

El pasado fin de semana puede considerarse aceptable en términos venatorios. En los diferentes espacios de la comarca se abatieron 64 jabalíes y nueve venados. A destacar que en Llanes 20 suidos entregaron el salvoconducto.

Llanes
Feliz viaje a Bicobres Norte
En el Río de Nueva, excelente montería para la peña de cazadores Ceferino Gutiérrez al tumbar tres jabalíes de 87, 83 y 75 kilos, con disparos efectuados por Javier Gómez, José Manuel Gutiérrez y el ribadedense Manolín Erice Junco.
En La Verde, el audaz Carlitos García Perela pasaportaba dos verracos de 81 y 70 kilos, mientras que Juanjo Pesquera cobraba otro de 52. En el Barracón, Juan Carlos González García, Ricardo del Campo y Ángel Galán Campillo fusilaban tres cerdos salvajes de 70, 60 y 50 kilos.
En La Mar, Juanjo Pesquera, Santos Riestra y José Martín de Pablos abatían tres macarenos de 74, 43 y 40 kilos. En Mañanga, Casimiro Riestra ‘Miro’ apiolaba dos suidos de 63 y 30 kilos, en tanto que Víctor Díaz volteaba otro de 54.
En Cuetu Meré, Miguel Ángel Mier Candás, José María García y el madrileño Gonzalo atinaban sobre tres gorrinos de 40 kilos, cada uno.
En San Cecilio, Víctor Cobielles y Ramón del Campo Alonso fulminaban dos marranos de 54 y 42.
Así pues, los llaniscos le sacaron lustre al fin de semana con la captura de 20 jabalíes. Sólo quedó en blanco la cuadrilla de Chuchi Álvarez Nieda, que no efectuó disparos en el cuartel de Sierra Plana.
Los cazadores de la palomilla de Manolín García tuvieron tiempo para desplazarse al prolífico lote cántabro de Bicobres Norte, en tierras de Liébana, donde Sergio Díaz Sierra tumbaba la pieza de sus sueños, un navajero que dio 132 kilos sobre la báscula de San Pedro de Bedoya, y otro puerco de 48, mientras que José Félix Díaz Longo acertaba sobre dos suidos de 55 y 50.

La cuadrilla de Cotera cobró cinco jabalíes esta semana, dos en San Cecilio y tres en el Barracón. :: N. A..

Piloña
Cinco verracos en Cayón
Espectacular cacería para la cuadrilla de Arturo Nicolás en el lote de Cayón, con la captura de cinco verracos. Avelino Piquero Valiente abatía dos asimétricos jabalíes, de 87 y 30 kilos, mientras que Pablo Rodríguez López, José Antonio Álvarez Cortina y Juan García Sánchez fusilaban otros tres suidos de 78, 73 y 37 kilos.
En Sellón, Ramón Luis Pendones Blanco fulminaba un poderoso navajero de 106 kilos, en tanto que Mario Raigoso cobraba otro de 57 para la palomilla de Tito. En Anayo, José Ramón Molina pasaportaba dos cerdos salvajes con pesos de 55 y 34 kilos.
En La Carbazosa, Rafael Castiello Barredo atinaba sobre un gorrino de 66 kilos. En Los Montes, Luis Gonzaga Otero volteaba un marrano de 63 kilos, para el grupo capitaneado por Germán Noriega. En La Cueva, José Ignacio Crespo prendía un guarro de 55.
Sin nada que llevarse al morral regresaron inmaculados a sus hogares los grupos capitaneados por Arturo, Martino, Junco, Tito y Adolfo Faza, en terrenos de Rollamiu, Cereceda, La Castañal, El Estelleru y Beroñes, respectivamente.
En los lotes de El Castellanu, Beroñes, El Estelleru y Cayón, se abatieron cuatro venados machos selectivos con certeros disparos de José Miguel García Revuelta, Javier Sánchez González, Óscar Sánchez Saavedra y Vicente González Fernández, respectivamente.
La cuadrilla dirigida por Chuso tumbaba un venado hembra en el cuartel de Sellón, y otras tres venadas cobraban Iván Gerardo García Fernández, Antonio Rodríguez Ramos y Sergio López Martínez en tierras de Beroñes, La Castañal y El Estelleru, respectivamente.

Manolín Erice abatió un verraco en Río Nueva. :: G. F. B

La Parraguesa
Doblete en La Toya
En La Toya, José Ramón Martínez Alonso ‘Monchi’ abatía un navajero de 94 kilos y Manuel Antonio Vigil Acebo cobraba otro de 60.
En el Aspru, Eugenio Caravia Foncueva fusilaba un verraco de 53 kilos y Alberto Fernández Fernández prendía un venado de 140 puntos, para la palomilla de Patricio.
En Següenco, Manuel Antonio Martínez Pérez apiolaba un gorrino de 83 kilos. En Teleña, Rubén Rodríguez Seco acertaba sobre un cerdo salvaje de 74. En Sinariega, José Ignacio González Blanco atinaba sobre un suido de 62. En Zardón, Manuel Ovidio Álvarez Lastra prendía un marrano de 60. En Bustevela, Luis Ángel Cofiño pasaportaba un puerco de 44. En La Cuesta, José Luis Martínez Vega cobraba un guarro de 40.
Sin tocar pelo finalizaron las monterías celebradas en Triongo, Fondrigones y el Cetín.

La cuadrilla piloñesa que dirige Arturo Nicolás acudió el domingo al lote de Cayón, donde consiguió el cupo de cinco jabalíes. Tres de ellos eran voluminosos y al colocarlos sobre la báscula dejaron como referencia que pesaban 87, 78 y 73 kilos.

Ribadesella
Santos, el más certero
En Barréu, Santos Gutiérrez Bulnes fulminaba dos verracos de 64 y 40 kilos, mientras que el ribadedense José Ibarlucea tumbaba un bermejo de 35.
En Collera, Toto Peón cobraba un guarro de 50 kilos. Del prolífico lote de Moru regresó sin tocar pelo la cuadrilla de Víctor Caravia.

 

Sergio Díaz Sierra tuvo que esperar hasta el pasado jueves para pasaportar el navajero de su vida, un descomunal suido de 132 kilos.

Cabrales
Los de Vigil, desmelenados
La cuadrilla gestionada por José Vigil se dio un festín cinegético al cobrar durante el fin de semana seis verracos en los lotes de Berodia y El Escobal. En El Escobal, Álvaro Martínez, Felipe López y Máximo Echizarreta Palacios pasaportaban tres cerdos salvajes de 83, 67 y 50 kilos. En Berodia, Manuel Fernández Sánchez, José Vigil y Carlos López fusilaban tres suidos de 62, 33 y 30.
En La Ría, Santiago Álvarez tumbaba un gorrino de 64. En Bierru, la palomilla de Pepe Huerta no realizó disparos.

Onís
Olegario visitó Maliciegu
Al lote de Maliciegu acudió la cuadrilla parraguesa del audaz Olegario Fernández de la Parte para llevarse una interesante pareja de macarenos, con pesos de 73 y 64 kilos, que fueron abatidos por Gerardo Laria San Martín y Saúl Sánchez Fresno.
En La Cuestona, Ramón Asprón Asprón y Manuel Sarmiento Fernández apiolaban dos jabalíes de 63 y 30 kilos para la palomilla de Paco Cadenaba. Y el grupo de Luis Sierra fusilaba un gorrino de 60 kilos con un certero disparo del riosellano Iván Peón Pendás.

Colunga
Dos proyectos de navajero
En Selorio, Eloy Sánchez Vega acertaba sobre un proyecto de navajero de 30 kilos. Otro bermejo, de 30 kilos, cobraba en Pernús Alfredo Poladura Costales para el grupo maliayo de Gil Pérez.
Sin nada que llevarse al morral finalizaron sus correrías cinegéticas las palomillas de Silvino Álvarez Aladro y Jaime Alberto Llera Soberón en los espacios de Lue y Carrandi, respectivamente.

Peñamellera Alta
Tres dispararon al suido
En Jana, David Gandarillas tumbaba un verraco de 77 kilos y otro gorrino de 60 entregaba el pellejo ante los disparos enviados por Ramón Galán, Jesús Lobeto y Pedro Roque. En Peleas, José Ángel Arenas fusilaba un suido de 46 kilos.

José Ramón Martínez ‘Monchi’, a la izquierda, acompañado por el montero Javier Peruyero, tras tumbar un macareno de 94 kilos.

Ribadedeva
Escaso botín
En La Franca, Rafael Cosío, de la cuadrilla de Juanjo Andréu, abatía un jabalí de 70 kilos.

Peñamellera Baja
Un cerdo salvaje
En Cavandi, José Luis Vázquez Cotera, de la palomilla de Ángel Echave, volteaba un cerdo salvaje de 74 kilos.

 

Juanín Martínez y Juan Martínez, hijo y padre, son dos excelentes monteros cangueses.

Amieva
Niebla muy tupida
La cuadrilla de Pancho Martínez acudió al lote de Sebarga y aunque sus monteros pusieron en fuga a cuatro macarenos, los jabalíes no fueron avistados desde las posturas a causa de la tupida niebla.

Reserva del Sueve
Aviso para los de Alles
Aunque pueda parecer increíble, en los extraordinarios espacios cinegéticos de Libardón y Cofiño se celebraron tres batidas de jabalí sin que tres cuadrillas, llegadas desde Luarca, Laviana y Colunga, consiguieran tocar pelo. La lluvia y la niebla pueden resultar circunstancias atenuantes a la hora de encontrar explicaciones. Un aviso para los cazadores de Alles, que el próximo sábado acuden a Libardón.

 

Ver Post >