El Comercio
img
Fecha: marzo, 2015
2.069 bajas en el censo de jabalíes

Al final de temporada de caza también se cobraron 234 corzos, 199 venados, 94 gamos y 53 rebecos. El coto de La Parraguesa fue el más prolífico, con 379 verracos abatidos, y el navajero de más peso lo fulminaba Alfonso Vázquez Viego, en Amieva.

Con 38 jabalíes abatidos, la cuadrilla que capitanea Lolo Piquero fue la más certera en el coto de Llanes, donde se cobraron 291 suidos a lo largo de la temporada. :: G. F. B.

Con 38 jabalíes abatidos, la cuadrilla que capitanea Lolo Piquero fue la más certera en el coto de Llanes, donde se cobraron 291 suidos a lo largo de la temporada. :: G. F. B.

A lo largo de los seis últimos meses, como viene ocurriendo desde hace quince temporadas, EL COMERCIO ha informando con precisión y puntualidad de cualquier detalle que se producía en los cotos de caza de la comarca. La caza de esta campaña ya es historia y hoy toca despedirse tras haber contado los lances que finalizaron con la captura de 2.069 jabalíes, 234 corzos, 199 venados, 94 gamos y 53 rebecos.

La Parraguesa
Una máquina cinegética

Un año más los montes de Parres y Cangas de Onís se convertían en la máquina cinegética de la comarca, con 385 jabalíes abatidos. El suido de mayor peso, un verraco de 117 kilos, lo pasaportaba Genaro Rial Martiñeira en el lote de La Toya.
Protagonismo especial cobró el cazador Ángel Blanco Vega ‘Angelín el de la Moda’, de 95 años, el día que tumbó un verraco de 40 kilos en parajes de Següenco.

Le fue muy bien el año al llanisco José Ramón Iglesias Blanco que en dos monterías, celebradas en Zardón y La Cuesta, abatía tres macarenos en cada una de ellas. Otro triplete conseguía en Sinariega José Manuel Llerandi Coro.

Llanes
Los de Lolo, los más certeros

Los cazadores llaniscos apiolaron 291 jabalíes. La cuadrilla más certera fue la de Lolo Piquero al fulminar 38 cerdos salvajes. Y el espacio más prolífico fue el de Mañanga, donde se cobraron 56 gorrinos.

Iván Spahn pasaportaba un navajero de 110 kilos en el lote de La Verde y otro del mismo peso fusilaba José Ramón Amor Platas en el cuartel de Mañanga.

Cuatro cazadores conseguían abatir tres macarenos en una misma montería: Roberto Noriega, en El Barracón; Walter Bouzán, en La Verde; Enrique González Pérez, en Mañanga, y Roberto Cuanda Ruenes, en tierras del Cuetu Meré.

La cuadrilla de Manuel Julio García regresó con 13 cerdos salvajes de dos excursiones cinegéticas que realizó a la localidad leonesa de Boca de Huérgano, en noviembre.

Piloña
Cuatro tripletes en Cayón

Buena campaña de los cazadores piloñeses que, entre otras especies, abatían 290 suidos y 77 venados. Y cuentan en su nómina de socios con Patricia Lago Izquierdo, que tumbó un gorrino de 87 kilos, en Cayón.

Precisamente en Cayón se conseguían cuatro tripletes gracias a los efectivos disparos de José Moro Vigil, Jesús Martínez Lobeto, Daniel Manjón Rodríguez e Ismael Cofiño.

José Manuel Iglesias Valdés, en Cayón, y Secundino Fernández Felgueroso, en Anayo, apiolaron dos jabalíes de 120 kilos cada uno. Y otros dos verracos de 115 kilos, cada uno, fusilaban Manuel Buelga Álvarez, en El Estelleru, y Ángel Caldevilla Pandiella, en Cereceda.

Francisco Sánchez Pamplona acertaba sobre un venado medalla de oro en El Castellanu. Isaac Fernández, en Cayón, y Carlos Tartiere Reiberg, en Cereceda, abatían dos gamos medalla de plata. Y Gumersindo Martínez Rodríguez volteaba un corzo de 120 puntos, en Anayo.

La cuadrilla parraguesa que gestiona Javier Peruyero con seis verracos pasaportados en el Sueve. :: G. F. B.

La cuadrilla parraguesa que gestiona Javier Peruyero con seis verracos pasaportados en el Sueve. :: G. F. B.

Colunga
Cacería para los abuelos

Extraordinaria resultó la temporada para los cazadores colungueses que cobraron 171 cerdos salvajes. El navajero de mayor peso, un jabalí de 110 kilos, lo fusilaba Aladino Manjón Valdés en el lote de Selorio. Y en Carrandi, Juan Carlos Pendás Bada pasaportaba un verraco de 100.

En una montería celebrada en Lue, José Benito Alonso García ‘Ito’ abatía tres guarros de 72, 39 y 27 kilos, y su hijo David Alonso Morán fulminaba otro de 70. Todo quedó en la propia familia.

También en Lue tuvo lugar una cacería reservada a los socios mayores de 60 años, los abuelos del coto, que regresaron con tres macarenos de 87, 47 y 40 kilos.

Y en enero, fallecía el jefe de cuadrilla Silvino Álvarez Aladro, una sensible pérdida.


Reserva del Sueve
Arrasaron los de Morcín

En un espacio con solo cuatro lotes de caza, a los que acuden cazadores locales, regionales y de cualquier país del mundo, se abatieron 165 jabalíes, 68 gamos y 20 venados.

Resultaron muy beneficiados este año los cazadores de Morcín, que participaron en once monterías y se llevaron 50 cerdos salvajes, entre ellos el de mayor peso, un verraco de 112 kilos abatido en Cofiño por la palomilla de ‘El Cerrajeru’.
En Fontanielles, Fernando González Fernández cobraba un espectacular gamo de 190 puntos, medalla de oro. Y otra medalla de oro merecía un gamo abatido por el cangués José Antonio Teleña, en el cuartel de El Potril. También en El Potril, Benigno Fernández García, cazador de Gozón, de 70 años, tumbaba un gamo medalla de plata, de 180 puntos. Y de 182 puntos y medalla de plata era el gamo pasaportado en El Potril por el ovetense Enrique Rodríguez Paredes.

Las cuadrillas de la comarca gestionadas por el piloñés Rubén Martínez, el colungués Jaime Alberto Llera y el parragués Javier Peruyero, se llevaron del Sueve seis jabalíes en las cacerías que les tocó disfrutar.

Reserva de Ponga
Caza en seis espacios

En los seis espacios de la Reserva: Peloño, Calera, Vallemoru, El Pedrosu, Maciédome y Tiatordos, cazadores locales, regionales y nacionales, conseguían tumbar 150 verracos, 25 venados, doce rebecos y dos corzos.

Ribadesella
El coto con mayor progresión

Posiblemente haya sido el coto de Ribadesella el de mayor y mejor progresión en la temporada que acaba de finalizar. Se cobraron 135 cerdos salvajes en sus cinco lotes. La cuadrilla capitaneada por Toto Peón resultó ser la más certera.

El verraco de mayor peso, un navajero de 115 kilos, lo abatía en Collera José Faustino Bulnes Bueres para la cuadrilla de Benito Cibrián. José Alberto Valle ‘El Polés’ tumbó uno de 97 kilos, en Barréu, y René Fernández Cortina acertaba sobre un suido de 96, también en Barréu.

Los dos únicos gamos apiolados en el coto los fusilaban Marcos Martino Pintado y Santos Gutiérrez Bulnes. Y el grupo de Víctor Caravia pasaportaba doce jabalíes en un fin de semana: Cinco en Cofiño, otros cinco en Bandujo y dos en Barréu.

Cabrales
Matías, el protagonista

Los números en el coto cabraliego fueron ligeramente inferiores a los de temporadas anteriores como consecuencia de haberse suspendido varias cacerías por la nieve. Se abatieron 131 jabalíes.

El cazador Matías Bragado Barragán fue el gran protagonista para lo bueno y lo malo. En Poo, tumbó un gorrino de 60 kilos con un certero disparo a 295 metros de distancia y en La Ría se le disparaba el rifle de forma accidental y tuvo la gran suerte de perder solo el dedo meñique de un pie.

El guarro de mayor peso, un suido de 105 kilos, lo tumbaba Matías Mier Rojo en El Cuera. Un macareno de 100 kilos fulminaba Salvador Matarranz en Berodia. Siete gorrinos quedaron a las puertas del centenar de kilos y fueron fusilados por Máximo Echizarreta Palacios, José Ángel González Foyo, Manuel Torre, José Ramón Borbolla, Cristian Gandarillas, José Miguel Rojo Mier y Daniel Fernández Arenas.

El grupo Pancho Martínez, en el coto de Amieva, donde los cazadores fusilaron 87 macarenos. :: G. F. B.

El grupo Pancho Martínez, en el coto de Amieva, donde los cazadores fusilaron 87 macarenos. :: G. F. B.


Amieva
Un descomunal navajero

En este coto también se suspendieron varias cacerías a causa de las intensas nevadas. Pero el espacio tuvo el honor de ser el lugar en el que se abatía el jabalí de mayor peso de la comarca, un descomunal navajero de 125 kilos, pasaportado en el lote de Villaverde por Alfonso Vázquez Viego ‘Fonso el de Ceneya’.

Y se produjeron dos tripletes. En Baenu, José Ángel Fernández, vecino de Aballe, apiolaba tres guarros de 46, 37 y 30, mientras que en La Fresneda, David Hevia Texeira volteaba tres marranos de 62, 47 y 40.

En busca de excelentes ejemplares de rebeco llegaron cazadores de Sevilla, Cáceres y de Virginia, en Estados Unidos.
En diciembre, despeñado en un accidente cinegético, fallecía Ángel Vega Priede, cazador de la palomilla que dirige Pancho Martínez.

Peñamellera Alta
Millán, un suido de 109 kilos

Excelentes datos en el valle alto peñamellerano con la captura de 79 jabalíes y 15 corzos en sus tres lotes. A Peñamellera Alta acudieron a montear cuadrillas de varios lugares de la región que abandonaron la zona con magníficas impresiones.

El jabalí de mayor peso, un suido de 109 kilos, lo abatía Millán Martínez. Otro de 93 kilos lo fusilaba Javier Noriega Roque.
En la apertura de la caza, allá por el mes de septiembre, la palomilla de Felipe Trespalacios cobraba seis navajeros en un fin de semana: tres en Peleas y otros tres en El Cuera.

Benigno Fernández, de 70 años, tumbó un gamo medalla de plata. :: G. F. B

Benigno Fernández, de 70 años, tumbó un gamo medalla de plata. :: G. F. B

Onís
Reconocimiento a Sergio

La temporada concluía con la captura de 72 jabalíes. Los tres navajeros de mayor peso doblaban la rodilla en el lote de Sirviella. Alfonso Collado López pasaportaba un macareno de 112 kilos. José Manuel Bastián García apiolaba un verraco de 106. Y Luis González Fernández, disparando con una escopeta del calibre 12, volteaba un suido de 104.

En Maliciegu, Alfonso Navarro Uribe fulminaba un gorrino de 97.

En el mes de octubre, el guarda Sergio Simón recibía un reconocimiento por parte de la Guardia Civil «por el sobresaliente trabajo realizado en rescates de montaña y en la lucha contra el furtivismo».

Peñamellera Baja
Tres perros acuchillados

No se llegó al medio centenar de suidos abatidos y la cifra de bajas quedaba situada en 47 cerdos salvajes. Pascual Lebeña tumbaba un navajero de 107 kilos, en Cavandi, y en el mismo lote Senén Sánchez Blanco cobraba un macareno de 101.
Espectacular resultó una cacería de la palomilla de Ángel Echave en el cuartel de Arria. Regresaron sin tocar pelo y con tres perros del montero Francisco Fernández, vecino de Mier, acuchillados por un hercúleo macareno.

Reserva de Piloña
Parragueses y piloñeses

Con solo dos lotes de caza, Los Montes y Degoes, la Reserva de Piloña tuvo un aceptable comportamiento cinegético al capturarse allí 38 verracos y 18 venados. En dos cacerías celebradas en Degoes, la cuadrilla parraguesa de Olegario Fernández de la Parte y la piloñesa de Pablo Bermúdez regresaban con tres gorrinos, cada una. Y otros tres suidos tumbaba en Los Montes el grupo piloñés de Tito Busto Naredo.

José Alberto Valle Villanueva ‘El Polés’, con un buen navajero. :: G. F. B

José Alberto Valle Villanueva ‘El Polés’, con un buen navajero. :: G. F. B

Ribadedeva
Certero disparo a 230 metros

El coto ribadedense solo tiene dos lotes, La Franca y Ulpiones, y por esa razón los cazadores locales ocupan el farolillo rojo en la última temporada con 34 jabalíes abatidos.

No obstante, en tierras de Ribadedeva el aguerrido José Ibarlucea conseguía pasaportar en la postura de El Cantu un verraco de 63 kilos, tras realizar un certero disparo a la distancia del blanco de 230 metros.

El suido de mayor peso, un macareno de 104 kilos, lo pasaportaba Juan Carlos Posada, en La Franca. Y en Ulpiones, Aníbal Gutiérrez Cordera fulminaba un navajero de 98.

Ver Post >