El Comercio
img
Autor: Guillermo Fernández y Dani Busto
Fernando Blanco abate un macho montés de oro
img
Guillermo Fernández y Dani Busto | 21-03-2017 | 5:41| 0

El pasado miércoles, en la Reserva de la Sierra de Gredos, el llanisco Fernando Blanco Concha abatía un macho montés con un baremo de 243 puntos, lo que le otorga la condición de medalla de oro. Las mediciones puntualizan que el ejemplar, de 14 años, tenía una anchura entre puntas de 61 centímetros y que el contorno en la base de los cuernos era de 23 centímetros.

Fernando Blanco, con el macho montés medalla de oro. :: J. Ll.

Fernando Blanco, con el macho montés medalla de oro. :: J. Ll.

El lance se produjo en el lote conocido como Garganta Casqueruela y el cazador llanisco, acompañado por un rifle Browning 270 Winchester Short Magnum, realizó el definitivo disparo a 191 metros.
En el mes de noviembre, Fernando Concha ya había visitado Gredos y, en aquella ocasión, en cuartel de Hiruela Cimera, tumbaba un macho montes de 212 puntos, medalla de bronce.
La temporada 2016-2017 resultó exitosa para el cazador llanisco, encuadrado en la Peña Ceferino Gutiérrez, con sede en la localidad de Nueva. En el coto de Llanes pasaportó tres jabalíes, uno de ellos de 110 kilos. En el lote piloñés de Cereceda cobraba un gamo y regresó con dos extraordinarios venados de León y Zamora, respectivamente.

Ver Post >
El introductor de los ‘azules’
img
Guillermo Fernández y Dani Busto | 14-03-2017 | 6:01| 0

Manolín García trajo desde Francia 30 cachorros de la raza grifón Azul de Gascuña

El montero llanisco capitanea una cuadrilla que este año fue la más efectiva del concejo al abatir 43 jabalíes en quince cacerías

Finalizada la temporada de caza, en el coto de Llanes se abatieron 309 jabalíes y la cuadrilla más certera fue la palomilla gestionada por Manolín García Granda al tumbar 43 verracos en quince cacerías.

El grupo de García Granda se formó hace once temporadas y, desde entonces, llevan apiolados 404 macarenos en los diferentes cuarteles llaniscos. También cazan en varios enclaves de la geografía asturiana y en tierras del Norte de León, donde cada montería cuesta en la actualidad 3.000 euros. Del grupo forman parte 25 cazadores, de los que 18 ocupan las posturas armados con rifle y otros siete ejercen como monteros en el manejo de la jauría. Ser socio del coto que gestiona la Sociedad de Cazadores del Oriente de Asturias (Socoa), que en la actualidad cuenta con 360 agremiados, cuesta 160 euros y por la cuota de caza mayor y menor hay que desembolsar otros 140 y 120 euros, respectivamente.

La cuadrilla llanisca que capitanea Manolín García, con tres excelentes jabalíes abatidos esta temporada en el lote de Mañanga. V. B. A.

La cuadrilla llanisca que capitanea Manolín García, con tres excelentes jabalíes abatidos esta temporada en el lote de Mañanga. V. B. A.

Una de las variables que más contribuye a acrecentar la fama de la cuadrilla de Manolín García es la calidad de los perros, que contribuyen a levantar las piaras de jabalí de los encames. Se acompañan de canes de los encastes grifón Azul de Gascuña y grifón Asturcántabro.

El estándar del grifón Azul de Gascuña se fijó en 1920, pero no saltaron a la fama hasta 1991, cuando una jauría de los hermanos Gaychet ganaba la Copa de Francia para perros de rastro trabajando en el desalojo de liebres y jabalíes. El grifón Asturcántabro procede de cruces realizados entre el sabueso español y los grifones franceses, como el nivernés y el vendeano, y, aunque no está estandarizado ni homogeneizado, ofrece excelentes resultados venatorios.

Manolín García, con dos de sus cachorros ‘azules’. :: G. F. B.

Manolín García, con dos de sus cachorros ‘azules’. :: G. F. B.

Azules, exclusivamente

La jauría que cría y conduce el llanisco Manolín García Granda está formada exclusivamente por grifones Azul de Gascuña. De hecho, se le considera el introductor de la raza en Asturias, después de haber realizado diez viajes a la localidad francesa de Garlin, a partir de 2002, de donde regresó con 30 cachorros, hijos de padres contrastados en el arte venatorio. Sus grifones son campeones en concursos sobre rastro de jabalí y suscitan admiración en Galicia, Cantabria, Navarra, País Vasco, Cataluña y Castilla y León.

–¿Cuáles son las principales virtudes de esos grifones azules?
–Cuentan con una voz fuerte y melódica. Son inteligentes y a los dos años cazan a pleno rendimiento. Son de vía única, al tener muy inculcado rastrear sobre una sola especie. Son fuertes, no dan problemas óseos y resultan muy manejables por su tamaño. Tienen mucho tesón y auténtica pasión por el jabalí.

–¿Cuál es el nivel de aceptación de esa raza entre los cazadores?
–A nivel nacional, la raza cuenta cada día con más adeptos. En Asturias se utiliza más el Asturcántabro, perros cruzados de sabueso y grifón. Son un cajón de sastre en el que cabe todo. Se trata de una raza sin fijar y va a resultar imposible hacerlo con tantos cruces. No obstante, el 60% de esos perros traen sangre gascona.

La jauría llanisca, preparada para participar en un concurso de rastro. :: J. Ll.

La jauría llanisca, preparada para participar en un concurso de rastro. :: J. Ll.

–¿Cuántos perros forman su actual jauría?
–Tengo más de 20, entre adultos y cachorros. Las perras que reservo para criar viven una media de 14 años y los que utilizo para cazar mueren jóvenes o quedan muy tocados por los ataques del jabalí. Participan en unas 50 cacerías al año, más los entrenamientos de la primavera y el verano.

–¿Les pega duro el jabalí?
–A mí ya se me murieron más de quince perros en el monte, en plena cacería. Los que se recuperan de las heridas no dejan de cazar, pero guardan las distancias. Un jabalí herido y con mala leche, sea de 50 o 100 kilos, puede hacer cachos a un perro.

–¿Cuál sería el perro ideal para Manolín García?
–Me inclino por un perro que sea valiente para la caza del jabalí y con tesón para llevar el rastro pegado al suelo.

Ver Post >
Los cazadores volverán en septiembre
img
Guillermo Fernández y Dani Busto | 07-03-2017 | 5:10| 0

La caza ya es historia en la comarca oriental, una zona de 14 concejos en los que se cobraron 2.218 jabalíes, 228 venados, 187 corzos y 88 gamos

Los cazadores enfundaron las armas y la temporada cinegética ya es historia en la comarca oriental asturiana, un territorio formado por 14 concejos en los que a lo largo de la campaña se abatieron 2.218 jabalíes, 228 venados, 187 corzos, 88 gamos y 47 rebecos. Unos guarismos muy similares a los de la temporada anterior, en la que se habían apiolado 2.141 navajeros, 290 venados, 214 corzos, 103 gamos y 59 rebecos.

Navajero de 135 kilos cobrado por Juan Carlos González en el lote llanisco de Mañanga. :: J. Ll.

Navajero de 135 kilos cobrado por Juan Carlos González en el lote llanisco de Mañanga. :: J. Ll.

Los mejores números corresponden al coto de La Parraguesa, que engloba los montes de los municipios de Parres y Cangas de Onís. Allí 388 macarenos doblaron la rodilla. El jabalí de mayor peso, de 118 kilos, lo abatía Enrique Albizu Vidal, en La Toya, mientras que Miguel Ángel Collado Prieto tumbaba otro de 116 kilos, en Sinariega. Tres cazadores, Jairo Martino, Juan José Martínez Llorente y Avelino Camblor Viado conseguían el triplete: pasaportar tres suidos en una montería. En Teleña se celebró una cacería exclusiva para mujeres y en Sinariega se programó una montería con armas y vestimenta de mediados del siglo XX.

En Piloña se cobraron 325 jabalíes. El suido de mayor peso, de 130 kilos, lo abatía Manuel Valdés, en El Castellanu. Santiago Toraño fusiló un guarro de 125, en Cayón. Miguel Pérez Durán y Faustino Vidal fulminaban dos cerdos salvajes de 120 kilos, cada uno. José Quintes, Nicanor González Muñiz y Miguel Ángel Pérez Durán se apuntaron tres tripletes en diferentes monterías disfrutadas en Cayón. Del prolífico lote de Cayón regresó en octubre la cuadrilla de Tito Busto con seis gorrinos apiolados. Joaquín Fernández Fueyo tumbaba un venado medalla de oro en El Estelleru y un gamo de oro volteaba Ángel Cortina Costa en Cereceda.

Grupo piloñés gestionado por ‘Chuso’, que colaboró en los buenos registros. :: E. C.

Grupo piloñés gestionado por ‘Chuso’, que colaboró en los buenos registros. :: E. C.

Los cazadores llaniscos retiraron el salvoconducto a 309 jabalíes. En este coto se cobraron los tres verracos más voluminosos de la comarca. Juan Carlos González pasaportaba un navajero de 135 kilos, en Mañanga. Ignacio Santoveña fusilaba un suido de 134 kilos, en San Cecilio. Y Ricardo del Campo fulminaba un macareno de 133, en La Mar. Además, Sergio Díaz Sierra y Carlos Sordo tumbaban dos guarros de 120 kilos, cada uno. Didier André Viego y Víctor Díaz Guerra firmaron un triplete cada uno. Y en San Cecilio, la palomilla de Lolo Piquero cobraba en una montería tres jabalíes y tres cerdos vietnamitas, muy cerca de la playa de Cuevas del Mar.

El salmantino Martín Polo abatió un excelente gamo en el Sueve. :: E. C.

El salmantino Martín Polo abatió un excelente gamo en el Sueve. :: E. C.

32 jabalíes en cuatro cacerías

En la Reserva del Sueve, cuatro monterías finalizaban con la captura de ocho jabalíes en cada una de ellas. Ese honor correspondió a una palomilla de Morcín y a las cuadrillas locales de Tito Busto, Patricio Fernández y Servando Fernández Berros. El piloñés Mario Raigoso Espina abatía cinco jabalíes en una cacería desarrollada en Cofiño, mientras que el riosellano Josemari Gonzalo y el piloñés Armando Cueto conseguían pasaportar cuatro suidos en monterías celebradas en Cofiño y Libardón.

La cuadrilla de Manolín García fue la más certera en Llanes. :: V. B. A.

La cuadrilla de Manolín García fue la más certera en Llanes. :: V. B. A.

Los colungueses tumbaron 199 jabalíes. Se abatieron tres macarenos de 100 kilos cada uno, con disparos de Juan Luis Vega Victorero, Adolfo Fernández Iglesias y Celestino Álvarez Suárez. Y en su bautismo como discípulo de San Huberto, el joven Bryan Pumarada fulminaba dos navajeros, de 110 y 90 kilos.

En los seis lotes de la Reserva de Ponga se cobraron 180 suidos. Uno de los mejores, de 117 kilos, fusilado por Julio Rubín Gutiérrez, miembro de la cuadrilla llanisca de Manuel Julio García.

Cuadrilla de Pancho Martínez, habituales cazadores en Amieva. :: J. L. F. P.

Cuadrilla de Pancho Martínez, habituales cazadores en Amieva. :: J. L. F. P.

Los cazadores cabraliegos retiraban el salvoconducto a 133 jabalíes. Dos monteros, Máximo Echizarreta Palacios, auténtica metralleta humana, y Francisco Sánchez López conseguían el triplete personal en dos cacerías celebradas en La Ría y El Cuera, respectivamente.

En Ribadesella 114 macarenos perdían el pellejo. El navajero de más voluminoso, de 107 kilos, lo abatía Félix Fanjul en el cuartel de Collera, mientras que Iván Peón y Julián de Dios Sordo tumbaban dos cerdos salvajes de 100 kilos, cada uno.

En tierras del concejo de Amieva se cobraron 93 jabalíes. Una de los mejores registros habría que apuntarlo en el haber de Servando Escandón al conseguir un triplete en una montería celebrada en el lote de Amieva, donde acertó sobre tres navajeros que pesaban 95, 90 y 85 kilos. El macareno de mayor peso, un cerdo salvaje de 115 kilos, lo fusilaba el lavianés Daniel Revuelta en el cuartel de Sebarga.

Los cazadores de Peñamellera Alta apiolaban 80 jabalíes y los más lustrosos eran dos suidos de 100 kilos, cada uno, pasaportados en los lotes de Peleas y Jana por Celestino Doberganes y Tomás García Corral, respectivamente. En el cuartel de Jana, Bernardino Álvarez se apuntaba un triplete personal.

El veterano cazador llanisco Ignacio Santoveña, con un verraco de 134 kilos. :: J. Ll.

El veterano cazador llanisco Ignacio Santoveña, con un verraco de 134 kilos. :: J. Ll.

Excursión muy productiva

En el coto de Onís se abatieron 70 suidos, la misma cifra que en la temporada precedente. Los jabalíes apiolados eran de escaso trapío y la montería más productiva la disfrutaban los cazadores locales, capitaneados por Sergio Simón, en tierras leonesas de Oseja de Sajambre, donde tumbaban cinco navajeros, dos de ellos con pesos de 132 y 103 kilos.
En el municipio de Peñamellera Baja se cobraron 49 jabalíes. La temporada empezó muy floja y la reactivación llegaba en los meses de enero y febrero de 2017. La mejor pieza, un navajero de 105 kilos, la pasaportaba José Ángel Berdial Merino ‘El Negrín’, en el lote de El Argayu.

Ricardo del Campo, con un jabalí de 133 kilos pasaportado en el cuartel de La Mar. :: J. Ll.

Ricardo del Campo, con un jabalí de 133 kilos pasaportado en el cuartel de La Mar. :: J. Ll.

La Reserva de Piloña, un espacio cinegético con solo dos lotes de caza, Degoes y Los Montes, a los que suelen acudir cazadores regionales y algunas cuadrillas locales, cerró la campaña con la captura de 39 jabalíes y 19 venados.
En tierras de Ribadedeva, donde solo se caza en los cuarteles de La Franca y Ulpiones, se tumbaron 32 jabalíes. A pesar de ofrecer la cifra más baja de capturas, en ese coto tuvo lugar uno de los lances más espectaculares de la temporada. Sucedió en Ulpiones, una jornada en la que el cazador llanisco Iván Amieva volteaba un macareno de 65 kilos con un disparo efectuado desde una distancia de 302 metros.

Desde finales de febrero no se escuchan disparos ni el latido de los canes en la espesura y tampoco el aliento y las voces de los cazadores. La impresión es que queda abundante caza en el monte y en la gran mayoría de los cotos ya se está pasando al cobro la tarjeta para la campaña venidera. Los sorteos de lotes y fechas para la próxima temporada están a la vuelta de la esquina.

Ver Post >
389 jabalíes abatidos en Parres y Cangas de Onís
img
Guillermo Fernández y Dani Busto | 28-02-2017 | 5:50| 0

En el último fin de semana hábil para la caza, la cuadrilla piloñesa que gestiona Tito Busto Naredo cazaba seis ejemplares en Cofiño

La caza de la temporada 2016-2017 ya es historia. En la tarde del pasado domingo se escuchaban los últimos disparos y los cazadores de la comarca oriental conseguían abatir 51 jabalíes, tres venados, tres gamos y dos rebecos.

La cuadrilla piloñesa que capitanea Tito Busto Naredo abandonó el lote de Cofiño tras abatir seis cerdos salvajes. :: J. Ll.

La cuadrilla piloñesa que capitanea Tito Busto Naredo abandonó el lote de Cofiño tras abatir seis cerdos salvajes. :: J. Ll.

Los mejores resultados correspondieron al coto de La Parraguesa, que engloba terrenos de los concejos de Parres y Cangas de Onís, donde los discípulos de San Huberto pasaportaban 16 verracos. El resumen final del coto refleja que a lo largo de la campaña se abatieron 389 jabalíes, 32 corzos y once venados.

El grupo de Manolín García cerró la campaña con dos suidos en Següenco. :: V. B.

El grupo de Manolín García cerró la campaña con dos suidos en Següenco. :: V. B.

En Teleña, Héctor Gómez, Juan Carlos Sánchez Camblor, Luis Suárez Iglesias y Javier Rojo Longo fusilaban cuatro navajeros de 70, 55, 50 y 40 kilos. En la zona de Fondrigones y El Aspru, Manuel García Marcos tumbaba un macareno de 50 kilos, mientras que Olegario Fernández de la Parte, Iván Alonso Suárez y Manuel García Sanfeliz apiolaban otros tres suidos de 40 kilos, cada uno. En Sinariega, una cuadrilla llegada desde Belmonte de Miranda fulminaba tres cerdos salvajes. En Següenco, Ramón Quesada de la Vega ‘Carpio’ volteaba dos gorrinos de 60 y 40. En Triongo, los cántabros Emilio Gago Bruzos y Pedro Gaspar Fernández atinaban sobre dos marranos de 50 y 30. En Bustevela la cuadrilla lavianesa de Roberto Sánchez cobraba un puerco.

Los colungueses de Aladino terminaron en el lote de Lue. :: J. Ll.

Los colungueses de Aladino terminaron en el lote de Lue. :: J. Ll.

Así se despidieron los de Aitor Collía en Teleña. :: J. Ll.

Así se despidieron los de Aitor Collía en Teleña. :: J. Ll.

En la Reserva del Sueve, una docena de verracos y un gamo doblaban la rodilla. Del lote de Libardón se fue la palomilla piloñesa de Tito Busto Naredo con seis excelentes macarenos. En Caravia-Alea, la cuadrilla piloñesa gestionada por Armando Cueto fusilaba cuatro cerdos salvajes. En Libardón, un grupo de cazadores de Laviana apiolaba dos suidos. En El Potril, un cazador regional fusilaba un gamo.

En la zona de Amieva once jabalíes y dos rebecos entregaban el salvoconducto. En el lote de Amieva, Iñaki Crespo abatía dos macarenos de 70 y 40 kilos, mientras que José Ramón Pardo Cortina tumbaba un navajero de 80. En Argolibiu, la palomilla de Israel, de Grado, prendía tres guarros de 70, 50 y 45. En Vis, José María Casado Ramos y Miguel Rosete fulminaban dos gorrinos de 70 y 35 para la cuadrilla riosellana de Víctor Caravia. En Ríu Melón, el grupo gijonés gestionado por Nicanor González volteaba dos suidos de 70 y 40. En Sebarga, Manuel, el de Taránes, apiolaba un navajero de 95 kilos y muy buena boca. Un cazador de Extremadura y otro de Madrid abatían un rebeco, cada uno, en las zonas de Valdelpino y La Conia.

Último día por Buiza (León), con dos buenos ejemplares abatidos. :: F. M. Galán

Último día por Buiza (León), con dos buenos ejemplares abatidos. :: F. M. Galán

En Colunga se cobraron seis jabalíes y un gamo. Excepcional resultó la montería de la cuadrilla de Aladino Álvarez Aladro en el cuartel de Lue, donde José Manuel Alonso Fresno pasaportaba un verraco de 40 kilos y un gamo, mientras que Renato Sánchez Tuero, Luciano Álvarez Prada y Enrique Villar Gancedo apiolaban tres suidos de 50, 45 y 40. En Libardón, José Manuel Fernández Naredo y Antonio Menéndez Fernández fusilaban dos cerdos salvajes de 70 y 60.
Efectuado el recuento de piezas abatidas en Colunga a lo largo de la campaña, el saldo final es de 199 jabalíes, 37 corzos, catorce venados y ocho gamos apiolados.

Jonathan y Josemari Fernández Soto, en tierras de Amieva, con tres excelentes ejemplares a orillas del río Sella. :: J. Ll.

Jonathan y Josemari Fernández Soto, en tierras de Amieva, con tres excelentes ejemplares a orillas del río Sella. :: J. Ll.

En Peñamellera Baja se cobraron cuatro macarenos en dos monterías. En Cuñaba, José Verdeja Alles y Evencio Bada pasaportaban dos gorrinos de 80 y 40 kilos. En Cavandi, José Ramón Laruelo y el maliayo Mandi atinaban sobre dos verracos de 70 y 50. En este coto se abatieron 49 cerdos salvajes y seis corzos.
En Piloña, Borja Sánchez Rodríguez y Javier Sánchez González tumbaban un venado, cada uno, en El Castellanu y Sellón, respectivamente. Un cazador de Villaviciosa cobraba un gamo en Cereceda. En la Reserva de Piloña, un grupo de cazadores regionales se llevaba dos jabalíes del lote de Degoes. Y en Los Montes, un piloñés pasaportaba un venado.

Los cazadores ribadedenses José Ramón Laruelo y José Alejo Carús. :: J. Ll.

Los cazadores ribadedenses José Ramón Laruelo y José Alejo Carús. :: J. Ll.

Veteranos en Morcín

En Morcín se realizaron las dos últimas batidas de la temporada. La del pasado sábado fue para cazadores veteranos. Se avistaron ejemplares y hubo disparos, pero sin fortuna. Mejor suerte hubo en Grandiella, con tres verracos abatidos, de 70, 40 y 35 kilos, aproximadamente, en una batida mixta compuesta por miembros de las cuadrillas de Mino, Manolo y Galindo.

El certero cazador cangués Francisco Sarmiento. :: E. C.

El certero cazador cangués Francisco Sarmiento. :: E. C.

En Villaviciosa se cerró el curso con buenos resultados. El Club Deportivo Carrión realizó tres batidas. En Miravalles, la cuadrilla de Fernando abatió tres jabalíes, de 90, 50 y 30 kilos; en Torolles, la cuadrilla de Antonio cazó una hembra de 65 kilos; y en Vallés, la cuadrilla de Luciano apioló cuatro suidos, dos machos (de 70 y 60 kilos) y dos hembras (de 35 y 25 kilos). También destacó, entre otros, un cerdo salvaje de 90 kilos, con buena boca, abatido en la zona de Argüero.

Abuelo, padre y nieto se llaman Sergio Díaz. :: V. B. A.

Abuelo, padre y nieto se llaman Sergio Díaz. :: V. B. A.

La suerte fue dispar para los cazadores en Pravia. Se realizaron tres batidas, pero solo una logró resultados. Los de Puentevega quedaron a cero en el lote de Villarigar, al igual que los de Cudillero, en la zona de Somado. Sí cazaron dos jabalíes los de la cuadrilla de Agones, de 35 kilos, abatidos por Chelo y Silverio en el área de Puentevega. De esta forma, se cierra el año con cerca de 130 jabalíes pasaportados en el coto.
También concluyó la temporada en Nava, que en las últimas semanas había realizado batidas de venado. La cuadrilla de La Barraca abatió un ejemplar en Don Diego a cargo de Corsino Montes Camblor; y la cuadrilla de Sierra abatió otro en Gamonal, a cargo de José Víctor Cueto.

La cuadrilla Carasu, con dos jabalíes en Veguín, consiguió un pleno en todas las cacerías realizadas en Socasino. :: D. M. M.

La cuadrilla Carasu, con dos jabalíes en Veguín, consiguió un pleno en todas las cacerías realizadas en Socasino. :: D. M. M.

Finalmente, la cuadrilla de Pablo Sierra, perteneciente al coto de caza El Picón, de Tapia de Casariego, recibirá el próximo 25 de marzo el primer premio en el VI Día de la Caza y Pesca de Coaña por haber sido la cuadrilla con más piezas abatidas de los cotos encuadrados en los municipios de la Comarca del Parque Histórico del Navia, con 40 muescas en su haber.

Ver Post >
Los cazadores afrontan la última semana de batidas
img
Guillermo Fernández y Dani Busto | 22-02-2017 | 5:18| 0

El piloñés Armando Cueto tumbaba cuatro jabalíes en Libardón y tres verracos apiolaba el naveto Avelino Camblor en La Cuesta de Cangas

En la comarca oriental asturiana, con la actividad reducida a solo siete cotos, se abatían durante el pasado fin de semana 44 jabalíes, ocho venados y un gamo. Y el próximo fin de semana se acaba la caza en Asturias.
En tierras de Parres y Cangas de Onís, la zona más prolífica, se cobraron 19 macarenos y un venado. En el cuartel que engloba los lotes de Fondrigones y el Aspru, Eloy Sánchez Vega pasaportaba dos verracos de 75 y 40 kilos, mientras que José Miguel de la Vega García y Francisco Pis Ruiz tumbaban otros dos de 60 y 40, además de apiolar un venado de 158 puntos, con certero disparo de José García Fernández.

La cuadrilla colunguesa de Jaime Alberto Llera tumbó tres suidos en Selorio y lleva 42 verracos apiolados esta temporada. :: E. C.

La cuadrilla colunguesa de Jaime Alberto Llera tumbó tres suidos en Selorio y lleva 42 verracos apiolados esta temporada. :: E. C.

En Següenco, José María Sordo Tomás, Florentino Díaz y José Antonio Quintana Vallejo volteaban tres suidos de 80, 75 y 70 kilos para el grupo llanisco de Manuel Julio García. En La Toya, Sergio Díaz Sierra, Ángel López Liaño y Roberto Fernández Peña atinaban sobre tres suidos de 70 kilos, cada uno, para la cuadrilla llanisca de Manolín García. En La Cuesta de Cangas, el naveto Avelino Camblor Viado fusilaba tres bermejos de 30 kilos, cada uno. En Zardón, Ignacio Poladura y Ángel Escobio Cayarga fulminaban dos navajeros de 80 y 75. En Sinariega, José Antonio Iglesias e Ismael González Rozada acertaban sobre dos cerdos salvajes de 40 y 30. Se abatió un jabalí en Cetín y otro en Triongo.

El grupo de Luis Sierra abatió esta campaña 25 macarenos, en Onís. :: Pepillo.

El grupo de Luis Sierra abatió esta campaña 25 macarenos, en Onís. :: Pepillo.

En la Reserva del Sueve, once jabalíes y un venado perdían el pellejo. En Libardón, el piloñés Armando Cueto Ardavín fusilaba cuatro macarenos. En el mismo lote, el piloñés Juan Roberto Pérez Llenín tumbaba un navajero de 100 kilos y sus compañeros de partida volteaban otros dos, de 60 y 70. De Caravia-Alea se llevaba tres suidos, de entre 40 y 60 kilos, una palomilla llegada desde El Entrego. En el mismo cuartel, el grupo riosellano de Juan Carlos, el de Pando, abatía un venado.

Monteros de la cuadrilla de Delio, con tres jabalíes. :: D. M. Molina

Monteros de la cuadrilla de Delio, con tres jabalíes. :: D. M. Molina

Seis macarenos en Colunga

En tierras de Colunga, seis jabalíes entregaban el salvoconducto. En Selorio, Ramón Peón Blanco, José Manuel Fernández González y Pedro Luis Álvarez Suárez volteaban tres gorrinos de 65, 45 y 40 kilos. En Pernús, Iván Toyos Alonso pasaportaba dos bermejos de 40 kilos, cada uno, en tanto que Rogelio González García fulminaba un gorrino de 60.

La cuadrilla de Luciano, con tres macarenos. :: M. Gutiérrez

La cuadrilla de Luciano, con tres macarenos. :: M. Gutiérrez

Otros seis jabalíes caían en Amieva. En Vis, una palomilla de Nava fusilaba tres cerdos salvajes de 80, 50 y 40 kilos. En Argolibiu, una cuadrilla cántabra pasaportaba tres suidos de 60, 50 y 40. Sin fortuna montearon los grupos locales de Iñaki Crespo y Pancho Martínez por los lotes de Amieva y Sebarga, respectivamente.

En Ribadesella se cobraron 114 jabalíes, 14 corzos, cuatro gamos y dos venados. :: J. Ll.

En Ribadesella se cobraron 114 jabalíes, 14 corzos, cuatro gamos y dos venados. :: J. Ll.

En Peñamellera Baja, en Cuñaba, Eusebio Sobejano atinaba sobre un macareno de 45 kilos. Otro suido del mismo peso abatían en la cacería celebrada en el Argayu.

En Piloña, se cobraron seis venados y un gamo. En Cereceda, Manuel Ávila apiolaba un gamo de 158 puntos. En Rollamiu, José Mauricio Fernández Gómez pasaportaba un venado selectivo. En el mismo lote, Clemente Villa y Javier Robledo tumbaban dos venados hembra. Un venado selectivo fusilaba en Beroñes Olegario Niño. Julio Braga y Manuel Ignacio prendían dos venados hembra en El Castellanu y Beroñes, respectivamente.

Buen jabalí apiolado en Buiza por un grupo de asturianos. :: D. M. M.

Buen jabalí apiolado en Buiza por un grupo de asturianos. :: D. M. M.

En el concejo de Onís, sin tocar pelo regresaban de los lotes de Maliciegu y La Cuestona las cuadrillas gestionadas por Paco Cadenaba y Armando Amieva, respectivamente.

Así salieron del monte este año miles de jabalíes en los diferentes cotos asturianos. :: G. F.

Así salieron del monte este año miles de jabalíes en los diferentes cotos asturianos. :: G. F.

Tres cupos en Morcín

A falta de una semana para cerrar la temporada, la jornada de caza también dejó buenos resultados en otros concejos de la región. Por ejemplo, en Morcín, donde se desarrollaron tres cacerías que lograron el cupo. La cuadrilla de Víctor abatió tres ejemplares en lote de La Esperanza, uno de ellos resultó ser una hembra de 70 kilos.

 Los dos Manuel Ávila con un gamo en Cereceda. :: Asdeca

Los dos Manuel Ávila con un gamo en Cereceda. :: Asdeca

Los de Avelino apiolaron tres verracos en el lote de Palomar, uno de ellos fue otra hembra de 70 kilos. Finalmente, la cuadrilla de Manolo pasaportó tres suidos en Siones, uno de ellos de unos 80 kilos. El resto de pesos rondaron los 50 kilos. En total, se va camino de los 400 verracos abatidos en Morcín.

Venado abatido por la cuadrilla piloñesa de Chuso. :: Asdeca

Venado abatido por la cuadrilla piloñesa de Chuso. :: Asdeca

Las últimas batidas de la temporada se realizarán el próximo fin de semana, y una de ellas será de cazadores veteranos.
En Villaviciosa, la cuadrilla de Luciano suma 36 muescas desde que comenzó la temporada. Tres de ellas las firmaron el pasado domingo. Su batida se desarrolló por el coto Carrión, en el lote 2 (Rales), donde cazaron tres macarenos: en la zona de Ñabla, uno de 60 kilos, con disparo de Mario Pando Riestra; en la zona de la Posadera, otro, de 70 kilos, abatido por Armando Iglesias Colado; y un tercero, de 70 kilos, fusilado por José Manuel González Fernández.

Monteros llaniscos de la palomilla de Lolo Piquero. :: G. F. B.

Monteros llaniscos de la palomilla de Lolo Piquero. :: G. F. B.

En el área 1 (Miravalles), la cuadrilla de Fernando mató cinco jabalíes: tres hembras y dos machos, que oscilaron entre los 70 y los 40 kilos. Finalmente, en el área 3 (Vallés), la cuadrilla de Daniel cazó un macho de unos 50 kilos.

En el coto de caza El Picón, en Tapia de Casariego, probaron suerte las cuadrillas de Pablo Sierra y Agustín, pero sin resultados este pasado fin de semana. Los primeros fueron el sábado por la zona de La Roda, dirección a Castropol, y los segundos desde La Roda hacia La Caridad.

El parragués Aitor Collía. :: J. Ll.

El parragués Aitor Collía. :: J. Ll.

En este coto, se cuentan en total 70 jabalíes abatidos. Cuarenta de ellos por los de Sierra, y treinta por los de Agustín.
Finalmente, la Agrupación Deportiva de Cazadores San Bartolomé de Nava continúa con sus batidas de venados. La cuadrilla de La Barraca abatió uno en Don Diego a cargo de Damián Coto; y la cuadrilla de Monga apioló una hembra en Gamonal, a cargo de Jaime Pandiella.

Ver Post >