El Comercio
img
Autor: Guillermo Fernández y Dani Busto
Abatido en Pesoz un jabalí de 103 kilos
img
Guillermo Fernández y Dani Busto | 04-10-2017 | 11:50| 0

Coge carrerilla la temporada de caza en Asturias. La semana pasada destacó un jabalí de 103 kilos abatidos por Miguel en Pesoz (Vilabrille), y también los numerosos ejemplares volteados en la comarca oriental.

     El grupo cangués del ‘Pozu los Llobos’, con tres verracos, en Bustevela. :: E. C.


El grupo cangués del ‘Pozu los Llobos’, con tres verracos, en Bustevela. :: E. C.

En Llanes se abatieron 16 jabalíes y se llevan cobrados 71 suidos hasta la fecha. En La Mar, José Alberto Valle apiolaba un navajero de 100 kilos y otro de 45, mientras que José Miguel Gutiérrez y Enrique González fusilaban otros dos de 70 y 50.
En Mañanga, Jovino Santoveña, Ángel Collado y Miguel Alonso tumbaban tres macarenos de 90, 65 y 60. En La Verde, José Félix Díaz Longo, Vicente Buj y Víctor Ángel Sánchez prendían tres verracos de 80, 60 y 50. En San Cecilio, Enrique Pérez, Víctor Díaz y Francisco Díaz ‘Panchín’ apiolaban tres gorrinos de 50, cada uno. En Sierra Plana, Dionisio Ruiz Moradiellos y José Rodríguez fulminaban dos suidos de 90 y 40. En el Cuetu Meré, Juan Valencia volteaba un guarro de 60.

Carlos Argüelles, con el jabalí de gran tamaño que cazó en Conforcos. :: R. Ruea

Carlos Argüelles, con el jabalí de gran tamaño que cazó en Conforcos. :: R. Ruea

También se abatieron 16 jabalíes en Parres y Cangas de Onís. En Teleña, Rafa Antuña cobraba dos verracos de 60 y 40, mientras Pedro Rodrigo apiolaba otro de 45. En Bustevela, Sergio Simón, Francisco Sarmiento y Victoriano González pasaportaban tres macarenos de 70, 45 y 40. En Següenco, David Cofiño y Enrique Medina apiolaban dos cerdos salvajes de 70 y 50. En La Toya, se abatían dos marranos de 50, cada uno. En La Cuesta, Aitor Collía y Javier Salazar prendían dos navajeros de 65 y 40. En Triongo, Francisco Montes atinaba sobre dos jabalíes de 50 y 40. En Fondrigones, Saúl Sánchez volteaba un suido de 40. En Zardón, Ángel Castro fusilaba un gorrino de 40.
En Piloña se cobraron diez jabalíes y cuatro venados. En Cayón, Aitor Ponga, Raúl González, Pablo Caldevilla y José Quintes fulminaban cuatro suidos de 80, 60, 55 y 50 kilos. En Rollamiu, Vicente Lucas y Diego Noval abatían dos navajeros de 80 y 50. En Anayo, Enrique Granda volteaba dos suidos de 60 y 50. En Los Montes, Alejandro García fusilaba un macareno de 100. En La Carbazosa, Pablo Caldevilla prendía un gorrino de 50.
En La Castañal, Pablo Fernández cobraba un venado de 160 puntos y Humberto Martínez abatía otro de 150, en La Cueva. En Sellón y Rollamiu, Borja Sánchez y Juan Moral tumbaban dos venados selectivos.

Segundo pleno de la temporada de la cuadrilla de José Galindo, de Cabranes, en los montes de Cervera y Cerezaleu. :: M. Toyos

Segundo pleno de la temporada de la cuadrilla de José Galindo, de Cabranes, en los montes de Cervera y Cerezaleu. :: M. Toyos

Seis suidos en Ribadesella
Los cazadores riosellanos tumbaban seis jabalíes. En Moru, Marcos Martino apiolaba dos verracos de 80 y 35, mientras que Miguel Colino fulminaba otro de 40. En Santianes, Ricardo del Campo y Marcos Carbajal pasaportaban dos macarenos de 55 y 35. En Llovio, José Ferrero Granda prendía un marrano de 55.

La palomilla piloñesa de Chuso con dos cerdos salvajes cobrados en Rollamiu. :: Asdeca.

La palomilla piloñesa de Chuso con dos cerdos salvajes cobrados en Rollamiu. :: Asdeca.

En el lote colungués de Lue, Alejandro Blanco, Albino Díaz y Maximino Cueto fulminaban tres navajeros de 100, 80 y 50 kilos.
En tierras de Cabrales, en el cuartel de La Ría, José María Ceferino, José Mier, José Ramón Laruelo y Reyes Martínez abatían cuatro cerdos salvajes de 55, 50, 40 y 30 kilos. En Bierru, Dionisio Álvarez volteaba un suido de 55.

La cuadrilla piloñesa que capitanea Tito Busto Naredo, con cuatro verracos abatidos en el prolífico lote de Cayón. :: Asdeca

La cuadrilla piloñesa que capitanea Tito Busto Naredo, con cuatro verracos abatidos en el prolífico lote de Cayón. :: Asdeca

En el lote de Peleas, en Peñamellera Alta, Nino Borbolla pasaportaba un navajero de 90 kilos. Y en Rubó, Saturnino Balbotín apiolaba un guarro de 40. En tierras ribadedenses de La Franca, Iván Amieva atinaba sobre un bermejo de 30.

El cangués David Cofiño, con un navajero de 70 kilos. :: E. C.

El cangués David Cofiño, con un navajero de 70 kilos. :: E. C.

En el cuartel de Libardón, de la Reserva del Sueve, la cuadrilla regional de Pedro César Fernández Martínez tumbaba ocho jabalíes. En Cofiño, Guillermo Rodríguez Carmona apiolaba un venado selectivo. Un cazador gaditano se llevaba de la Reserva de Piloña un venado de 150 puntos. El balance en la zona oriental dejó esta semana las cifras de 67 jabalíes y seis venados abatidos.
Numerosas batidas

La jornada de caza en el resto de la región también dejó buenos registros. Cabe destacar un macho de 103 kilos abatido por la cuadrilla de Pesoz el pasado sábado, con disparo de Miguel, de Pumareda, quien también apioló una hembra de 58 kilos.

Los de Nueva de Llanes tumbaron cuatro verracos en La Mar. :: E. C.

Los de Nueva de Llanes tumbaron cuatro verracos en La Mar. :: E. C.

En Lena se realizaron la pasada semana seis batidas de jabalí. El jueves, la cuadrilla Mixta abatió dos jabalíes en el lote 3 de La Carisa, y la cuadrilla Maizal, un ejemplar en el lote 5 de Herias. El sábado fue un día con mucha niebla, y, aunque no se suspendieron las cacerías, la cuadrilla Vaqueiros y la cuadrilla Jabalí regresaron a casa con un cero. El domingo fue la cuadrilla Espinedo la que abatió dos jabalíes en el lote 7 de La Flor, mientras que la cuadrilla Campomanes no tuvo suerte en el lote 3. De esta forma, la Sociedad de Cazadores y Pescadores de Lena cierra septiembre con cuatro corzos y 22 jabalíes abatidos.

El joven Isma, con dos buenos ejemplares. :: R. Ruea

El joven Isma, con dos buenos ejemplares. :: R. Ruea

En el Coto de caza de Aller se cazaron en septiembre un total de 49 suidos. Tres más que el pasado año en este mismo mes. En Pelúgano, la Cuadrillona mató un jabalí y los de Palomar se llevaron dos hembras y un macho de unos 35 kilos cada uno. En el área de Conforcos, los de Cafixu mataron un jabalí de 75 kilos. En el Valle del Río Negro, los de Juan Manuel capturaban un ejemplar macho de 70 kilos en Santibanes y los Tremendos, un buen macho de 65 kilos en Los Tornos (Nembra). Para terminar, en Boo, los Argüelles se llevaron tres machos de unos 50 kilos. En la reserva de Aller destacó el venado cazado por Abraham en L’Acíu, dentro del área de Los Fueyos.
En Morcín no fue una mala jornada. La cuadrilla de Manolo, en Tenebredo, volteó un jabalí. Los de José Manuel, en Siones, abatieron dos. Los de Miguel lograron el triplete en Palomar; mientras que los de Mino, en el Sardín, apioló uno más. La jornada la cerraron las batidas de Ramón, en Santolaya, con un triplete; y la de José Luis, con otro verraco, en Llamo. Todos los pesos oscilaron entre los 40 y 60 kilos, con algún ejemplar más pequeño, de 25 kilos.
En Tapia de Casariego, la cuadrilla de Pablo fusiló dos suidos en el coto de caza El Picón; y los de Agustín se cobraron otros dos machos. Todos entre 70 y 90 kilos.

9
En Villaviciosa se realizaron tres batidas por parte del Club Deportivo Carrión. La de Antonio cazó una pieza de 25 kilos; la de Antonio mató dos verracos de 60 y 70 kilos; mientras que la cuadrilla de Daniel regresó de vacío. Por su parte, en el coto Monte Aliño, de Cabranes, la cuadrilla de José Galindo se cobró un ejemplar de 80 kilos y otros tres de 40. También la de Julio regresó a casa con una pieza de 80 y dos de 35 kilos.
En Mieres, la mayoría de las cuadrillas lograron el doblete. Solapena lo consiguió en La Teyerona. Los de Villandio, en Carraspientes. Los de monte Llosorio, en Foz. el Fayeu, en Gallegos. La Botellona, en la Güeria Urbies. Y la Xana, en Villandio. Con uno se quedaron la cuadrilla Mieres, en Picu Gua; y el Urogallo, en La Riquela. Todos los pesos fueron medianos, entre 40 y 60 kilos. Hasta la fecha, se abatieron 62 ejemplares.

La cuadrilla de Abraham, con el venado abatido en Los Fueyos. :: R. R.

La cuadrilla de Abraham, con el venado abatido en Los Fueyos. :: R. R.

En el coto La Becacina, de Castropol, destacó un jabalí de 70 kilos en la zona 5, cazado por la cuadrilla Os Novos, con control de Pepín, de Boal, levante de Pepín y Gelo, y abate de ‘Manolexos’. La cuadrilla La Parrilla logró el cupo en la zona 1. El primero lo abatió Miguel Castropol tras control y levante de Santi y Rubén Asador. Los otros dos fueron con control y levante de Luis Buenavista, y disparos de Picacho y Alejandro. La cuadrilla de Obanza se hizo con otro cupo en la zona 3, tras control y levante de David Chalán y Carlos de Vior. El primer suido fue abatido por Luis de Aurelio, el segundo por Caballito y el tercero por Manolón.

Venado de 160 puntos abatido en La Castañal. :: Asdeca.

Venado de 160 puntos abatido en La Castañal. :: Asdeca.

Ver Post >
Abaten ocho jabalíes en el lote de Cofiño
img
Guillermo Fernández y Dani Busto | 28-09-2017 | 5:56| 0

La jornada de caza en Asturias dejó el pasado fin de semana algunos buenos registros, con numerosos jabalíes avistados, aunque con suerte dispar a la hora de capturarlos. Destacaron los ejemplares abatidos en Llanes, que rondaron los cien kilos, así como los de Colunga y Villaviciosa.

Triplete. La cuadrilla canguesa de Cardes-Celes no tocó pelo en Cetín, pero la semana anterior cobraba tres jabalíes de 55, 50 y 40 kilos en el lote de Següenco. :: L. G. Q.

Triplete. La cuadrilla canguesa de Cardes-Celes no tocó pelo en Cetín, pero la semana anterior cobraba tres jabalíes de 55, 50 y 40 kilos en el lote de Següenco. :: L. G. Q.

En el lote parragués de Cofiño, de la Reserva del Sueve, la cuadrilla riosellana gestionada por Josemari Gonzalo pasaportaba ocho jabalíes de entre 40 y 70 kilos. Tres los apiolaba José Ramón Otero y de tumbar los otros cinco se encargaron Alfonso Suárez, Ángel Aguado, José Manuel Mori ‘El Marqués’, Roberto Capín y José Faustino Bulnes. También se cobraron dos venados selectivos, en Libardón y Cofiño. En la Reserva de Piloña, se abatieron dos venados trofeo, uno de ellos tumbado por el piloñés Alejandro Suárez.

Buen inicio. La cuadrilla de José Galindo, de Cabranes, con su primer cupo de la temporada. :: Miguel Toyos

Buen inicio. La cuadrilla de José Galindo, de Cabranes, con su primer cupo de la temporada. :: Miguel Toyos

Los cazadores llaniscos abatían 20 jabalíes. En La Mar, Ramón Granda Pontigo, Ángel Borbolla, Carlos Lomana y Jaime Rodríguez cobraban cuatro navajeros de 105, 100, 60 y 50 kilos. En La Verde, Manolín Erice, José Ramón Iglesias y Chema Sordo fusilaban tres verracos de 70, 65 y 50. En San Cecilio, Víctor Cobielles, Toni Navaz y Juan Valencia apiolaban tres macarenos de 70, 50 y 30. En el Cuetu Meré, Roberto Cuanda, José María García y José Rodríguez fulminaban tres suidos de 60 kilos, cada uno. En Mañanga, Juan Antonio Fernández, Francisco Robles y Dani García, que se bautizaba como discípulo de San Huberto, tumbaban tres gorrinos de 60, 50 y 30. En el Río de Nueva, Ángel Borbolla cobraba dos guarros de 60 y 30, mientras que Joaquín Riestra volteaba otro de 35. En el Barracón, Roberto Cuanda acertaba sobre un cerdo salvaje de 40.
Tres suidos doblaban la rodilla en Ribadesella. En Collera, Javier González abatía un navajero de 85. En Moru, Juan Carlos García apiolaba un suido de 50. En Santianes, Javier Capilla tumbaba un guarro de 45. En el lote de Jana, de Peñamellera Alta, Millán Martínez pasaportaba un macareno de 80. En Peñamellera Baja, en Cavandi, José Ángel Berdial Merino ‘El Negrín’, fusilaba un navajero de 90, mientras que en el Argayu, Jonathan Méndez atinaba sobre un verraco de 60.

Batida por Morcín. La cuadrilla La Perdiz, con sus jabalíes. :: Joaquín González

Batida por Morcín. La cuadrilla La Perdiz, con sus jabalíes. :: Joaquín González

En Parres y Cangas de Onís

En tierras de Parres y Cangas de Onís se abatieron nueve jabalíes. En Teleña, Miguel Ángel Cibrián, Olegario Fernández y Saúl Sánchez Fresno pasaportaban tres navajeros de 90, 80 y 45 kilos. En Següenco, Daniel del Valle, César Suárez y José Ángel González Foyo apiolaban tres suidos. En Sinariega, Ángel Vega Pantín fulminaba un macareno de 60. En La Toya, Iván Peón Pendás volteaba un verraco de 60. En La Cuesta, Miguel Ángel Cibrián, una metralleta humana, cobraba un cerdo salvaje de 50 kilos.
En Onís, en el lote de Maliciegu, Ignacio Fernández y entre Paco Cadenaba y José Luis García ‘Vivis’ abatían dos macarenos de 60 kilos cada uno, mientras que en La Cuestona, César Rodríguez González y Juan Sierra Suero fusilaban dos cerdos salvajes de 50 y 30.

Contentos. Luis Sierra, jefe de cuadrilla; Sergio Simón, guarda del coto de Onís, y el cazador Sebastián Lastra Llano, con un verraco de 60 kilos, cobrado en Maliciegu. ::. E. C.

Contentos. Luis Sierra, jefe de cuadrilla; Sergio Simón, guarda del coto de Onís, y el cazador Sebastián Lastra Llano, con un verraco de 60 kilos, cobrado en Maliciegu. ::. E. C.

En el cuartel colungués de Lue, Pedro Peláez Villaverde, Brian Pumarada Costales y Ángel Marqués Moris apiolaban tres excelentes cerdos salvajes de 95, 90 y 75 kilos. En Cabrales se cobraron seis verracos. Tres suidos de 60, 45 y 40 kilos doblaban la rodilla en El Escobal, abatidos por Jesús Campillo, José Ibarlucea y José Manuel Borbolla. En La Ría, José Ángel González Foyo y Manuel Fernández tumbaban dos gorrinos de 80 y 40. Y en Poo, Manuel Rodríguez Soberón atinaba sobre un macareno de 70 kilos.

Una docena de jabalíes y dos venados de trofeo se cobraron en Piloña. En Cayón, Pedro Montequín tumbaba dos suidos de 60 y 55 kilos, en tanto que Joaquín Oreja y Luis García apiolaban otros dos de 85 y 30. En El Estelleru, Eladio García y Miguel Ángel Pérez fulminaban dos gorrinos de 65 y 30. En Cereceda, Iván Pérez y Clemente Villa fusilaban dos macarenos de 55 y 50. En Anayo, Florentino López y Alejandro Tartiere acertaban sobre dos gorrinos de 45 y 30. En Rollamiu, Alejandro Vega volteaba un navajero de 83. En Sellón, Daniel Llavona cobraba un suido de 45.

En Beroñes, Diego Noval Fonseca abatía un venado de 173 puntos, medalla de plata, y en La Carbazosa, Francisco Sánchez Pamplona tumbaba un venado de 170, bronce.

Extraordinaria montería. La cuadrilla llanisca que gestiona Manolín García, de expertos tiradores, acompañados por finos grifones, regresó del prolífico lote de La Mar con el extraordinario botín de cuatro jabalíes que sobre la báscula dieron pesos de 105, 100, 60 y 50 kilos. :: V. B. A.

Extraordinaria montería. La cuadrilla llanisca que gestiona Manolín García, de expertos tiradores, acompañados por finos grifones, regresó del prolífico lote de La Mar con el extraordinario botín de cuatro jabalíes que sobre la báscula dieron pesos de 105, 100, 60 y 50 kilos. :: V. B. A.

Aller cumple las expectativas

También se pone en marcha la temporada de caza de jabalíes en otros puntos de la región. En el Coto de Aller se cumplieron las expectativas y, llegada la última semana de septiembre, se llevan cuarenta jabalíes abatidos. Destaca el área de caza de Piñeres, con más de una decena de capturas en sólo cuatro cacerías. Cabe reseñar que, en el área de Conforcos, Carlos Argüelles mató un macho de 90 kilos.

Venado abatido. Miguel, Julín y Paul, con el ejemplar cazado en la Panda, con disparo de Julín, en el coto de Aller. :: Román Ruea

Venado abatido. Miguel, Julín y Paul, con el ejemplar cazado en la Panda, con disparo de Julín, en el coto de Aller. :: Román Ruea

Piezas medianas fueron las de la pareja cazada por los del Vinateru, de unos 50 kilos, mientras que en Boo, la Peña Curvil apioló una hembra de 55. En Piñeres, los de Nespral voltearon tres hembras de 50 kilos.
En Morcín la suerte fue dispar esta jornada, y los pesos rondaron entre los 20 y los 60 kilos. Los de José Manuel, en Sardín, mataron el pasado sábado tres ejemplares al medio día, mientras que los de Marcial, en Castañedo, voltearon uno a pesar de que avistaron a varios de ellos. En Castañedo, los de Víctor se quedaron a cero, al igual que los de Miguel en Llamo. El domingo, la cuadrilla de Ramón mató tres ejemplares en Grandiella; y en la Esperanza, los de Avelino se llevaron dos jabalíes y un corzo. El triplete también lo logró la cuadrilla de Manolo, en Palomar, y en Santolaya se abatieron dos, con tiros de la cuadrilla de Berto.

En el lote de Cetín. En el cuartel parragués de Cetín, el cazador Ismael González Pérez, miembro de la cuadrilla gestionada por Bandi, conseguía tumbar un cerdo salvaje de 75 kilos. :: L. G. Q.

En el lote de Cetín. En el cuartel parragués de Cetín, el cazador Ismael González Pérez, miembro de la cuadrilla gestionada por Bandi, conseguía tumbar un cerdo salvaje de 75 kilos. :: L. G. Q.

En Pesoz, la Sociedad de Cazadores El Tejón registró cinco capturas. La cuadrilla de Villabrille abatió tres jabalíes. Dos fueron disparados por Fernando de Granda, con pesos de 70 y 45 kilos, y otro, por Maruja Pérez, de 30 kilos. La cuadrilla de Pesoz apioló uno el pasado sábado, con disparo de Javier; y Borja, el domingo, abatió otro. Ambos rondaron los 60 kilos.
En Villaviciosa también se realizaron numerosas batidas en una jornada marcada por el calor. Destacaron dos piezas muy grandes abatidas en la zona de Merón, con tiros de la cuadrilla de Juan Pesón. Uno de ellos de cien kilos y otro de 89. También estuvieron acertados los de Manuel Castiello, que se cobraron cuatro ejemplares.

105 kilos. Ramonín Granda Pontigo, acompañado por su padre, Ramón Granda Rivero, con el gran navajero abatido en Llanes. :: V. B. A.

105 kilos. Ramonín Granda Pontigo, acompañado por su padre, Ramón Granda Rivero, con el gran navajero abatido en Llanes. :: V. B. A.

En la zona de Sariego, la cuadrilla de ‘Anquelotti’ mató uno; mientras que la cuadrilla de Pola de Siero se llevó tres en la zona de Playa España; y otros dos cayeron en Poreño, en la batida de Los Talibanes. También en Villaviciosa, el Club Deportivo Carrión registró un total de tres verracos. Uno abatido por los de Antonio; y otros dos por la cuadrilla de Mario. Hubo más tiros, pero se escaparon unos cuantos.

Certero. Ricardo García, miembro de la cuadrilla riosellana de Hilario González, con un buen navajero abatido en La Toya . :: E. C.

Certero. Ricardo García, miembro de la cuadrilla riosellana de Hilario González, con un buen navajero abatido en La Toya . :: E. C.

Finalmente, en el coto La Becacina, de Castropol destacó el cupo logrado en la zona 5, por parte de la cuadrilla Candosa. Una de ellas con control y levante de Carballo, abatida por ‘Caballito’; mientras que otro control y levante de Carballo acabó con dos abates de David y Doro.

Cuadrilla de Anayo. Logró el cupo en Cayón (Piloña). :: Ángel Cortina

Cuadrilla de Anayo. Logró el cupo en Cayón (Piloña). :: Ángel Cortina

Ver Post >
Los cazadores riosellanos festejan el fin de temporada
img
Guillermo Fernández y Dani Busto | 21-03-2017 | 5:44| 0

En la fiesta, celebrada en el Mesón La Fuente, estuvo presente Artemio Alonso, el cazador más veterano del coto local

Invitados por Roberto Capín Sánchez, propietario del Mesón La Fuente, en la localidad de L’Alisal, los cazadores de Ribadesella daban carpetazo a la temporada 2016-2017 con una concurrida espicha de confraternización cinegética. Entre los presentes se encontraba Artemio Alonso Quesada, que, a sus 84 años, integrado en la palomilla que capitanea Josín Granda Cabrales, es el cazador más veterano de los discípulos riosellanos de San Huberto. Asistieron cazadores de las cinco cuadrillas que operan en el territorio.

Carlos Callejón, Roberto Capín y Artemio Alonso, en el centro y rodeados por sus colegas. :: J. Llaca

Carlos Callejón, Roberto Capín y Artemio Alonso, en el centro y rodeados por sus colegas. :: J. Llaca

El concejo de Ribadesella ocupa 6.900 hectáreas y casi todas ellas son susceptibles de aprovechamiento cinegético, con la excepción de los núcleos de población; el Refugio de Caza de La Mediana, en las parroquias de Xuncu y L’Alisal, y una parte de los terrenos de Linares y Alea, que están integrados en la Reserva del Sueve. A efectos cinegéticos, el coto de Ribadesella se divide en cinco cuarteles: Santianes, Llovio, Moru, Barréu y Collera, en los que a lo largo de la temporada operan cinco cuadrillas gestionadas por Toto Peón, Benito Cibrián, Víctor Caravia, Josín Granda y Juan Carlos García.

El coto está controlado desde hace más de una década, y de forma muy eficiente, por el guarda Carlos Callejón y en la temporada que acaba de finalizar se cobraron 114 jabalíes, 14 corzos, cuatro gamos y dos venados. Las palomillas más certeras fueron las que capitanean Josín Granda y Toto Peón al haber pasaportado 28 macarenos, cada una de ellas. Por detrás quedaban los grupos de Víctor Caravia (23 verracos); Benito Cibrián (19) y Juan Carlos García (11).
Además de la caza mayor (jabalí, corzo, venado y gamo), los cazadores riosellanos son apasionados de la arcea, una volátil que se adapta de forma homogénea al territorio que cuenta con zonas altas y otras próximas al litoral, un hábitat perfecto para la diferente meteorología del invierno. Ya nadie quiere cazar el zorro, no queda ninguna liebre y la presencia de perdiz roja es puramente testimonial. Desde hace una semana, el coto cuenta con un nuevo presidente, Javier García Santiago, y los socios rondan los 120. La cuota social es de 300 euros para los de caza mayor y 150 para los de menor.

La cuadrilla que gestiona Josín Granda Cabrales abatió 28 jabalíes en la temporada. :: J. LL.

La cuadrilla que gestiona Josín Granda Cabrales abatió 28 jabalíes en la temporada. :: J. LL.

Los cinco lotes de caza

Desde tiempo inmemorial, los cazadores riosellanos, de pelo y pluma, gozaron de gran fama, al igual que sus diferentes lotes de caza mayor. Collera es un terreno llano, atravesado por infinidad de carreteras y caminos. Al norte es una zona virgen a orillas del Cantábrico, repleta de prados abandonados y fincas de matorral. Llovio, espacio paralelo a la autovía, es una zona atractiva con lugares tan exclusivos como las vegas de Peme, Llames y Lledales. Santianes, el gran santuario y la joya de la corona hasta hace un par de décadas, cuenta en la actualidad con mucho matorral y poca caza. Los cuarteles más prolíficos hoy día son Moru y Barréu, espacios poblados de eucalipto, riegas de castaños y pradería.

El grupo que dirige Benito Cibrián Pubillones tumbó 19 macarenos. :: J. Ll.

El grupo que dirige Benito Cibrián Pubillones tumbó 19 macarenos. :: J. Ll.

En el coto de Ribadesella se reflejan perfectamente los nuevos hábitos del jabalí: abandonan las tradicionales tierras altas y boscosas por lugares próximos al caserío y el litoral, lugares en los que encuentran con facilidad pradería, huertas, frutales y tubérculos, y, además, se ponen a salvo de la incómoda y preocupante presencia del lobo, el más eficaz depredador de suidos.

Ver Post >
Fernando Blanco abate un macho montés de oro
img
Guillermo Fernández y Dani Busto | 21-03-2017 | 5:41| 0

El pasado miércoles, en la Reserva de la Sierra de Gredos, el llanisco Fernando Blanco Concha abatía un macho montés con un baremo de 243 puntos, lo que le otorga la condición de medalla de oro. Las mediciones puntualizan que el ejemplar, de 14 años, tenía una anchura entre puntas de 61 centímetros y que el contorno en la base de los cuernos era de 23 centímetros.

Fernando Blanco, con el macho montés medalla de oro. :: J. Ll.

Fernando Blanco, con el macho montés medalla de oro. :: J. Ll.

El lance se produjo en el lote conocido como Garganta Casqueruela y el cazador llanisco, acompañado por un rifle Browning 270 Winchester Short Magnum, realizó el definitivo disparo a 191 metros.
En el mes de noviembre, Fernando Concha ya había visitado Gredos y, en aquella ocasión, en cuartel de Hiruela Cimera, tumbaba un macho montes de 212 puntos, medalla de bronce.
La temporada 2016-2017 resultó exitosa para el cazador llanisco, encuadrado en la Peña Ceferino Gutiérrez, con sede en la localidad de Nueva. En el coto de Llanes pasaportó tres jabalíes, uno de ellos de 110 kilos. En el lote piloñés de Cereceda cobraba un gamo y regresó con dos extraordinarios venados de León y Zamora, respectivamente.

Ver Post >
El introductor de los ‘azules’
img
Guillermo Fernández y Dani Busto | 14-03-2017 | 6:01| 0

Manolín García trajo desde Francia 30 cachorros de la raza grifón Azul de Gascuña

El montero llanisco capitanea una cuadrilla que este año fue la más efectiva del concejo al abatir 43 jabalíes en quince cacerías

Finalizada la temporada de caza, en el coto de Llanes se abatieron 309 jabalíes y la cuadrilla más certera fue la palomilla gestionada por Manolín García Granda al tumbar 43 verracos en quince cacerías.

El grupo de García Granda se formó hace once temporadas y, desde entonces, llevan apiolados 404 macarenos en los diferentes cuarteles llaniscos. También cazan en varios enclaves de la geografía asturiana y en tierras del Norte de León, donde cada montería cuesta en la actualidad 3.000 euros. Del grupo forman parte 25 cazadores, de los que 18 ocupan las posturas armados con rifle y otros siete ejercen como monteros en el manejo de la jauría. Ser socio del coto que gestiona la Sociedad de Cazadores del Oriente de Asturias (Socoa), que en la actualidad cuenta con 360 agremiados, cuesta 160 euros y por la cuota de caza mayor y menor hay que desembolsar otros 140 y 120 euros, respectivamente.

La cuadrilla llanisca que capitanea Manolín García, con tres excelentes jabalíes abatidos esta temporada en el lote de Mañanga. V. B. A.

La cuadrilla llanisca que capitanea Manolín García, con tres excelentes jabalíes abatidos esta temporada en el lote de Mañanga. V. B. A.

Una de las variables que más contribuye a acrecentar la fama de la cuadrilla de Manolín García es la calidad de los perros, que contribuyen a levantar las piaras de jabalí de los encames. Se acompañan de canes de los encastes grifón Azul de Gascuña y grifón Asturcántabro.

El estándar del grifón Azul de Gascuña se fijó en 1920, pero no saltaron a la fama hasta 1991, cuando una jauría de los hermanos Gaychet ganaba la Copa de Francia para perros de rastro trabajando en el desalojo de liebres y jabalíes. El grifón Asturcántabro procede de cruces realizados entre el sabueso español y los grifones franceses, como el nivernés y el vendeano, y, aunque no está estandarizado ni homogeneizado, ofrece excelentes resultados venatorios.

Manolín García, con dos de sus cachorros ‘azules’. :: G. F. B.

Manolín García, con dos de sus cachorros ‘azules’. :: G. F. B.

Azules, exclusivamente

La jauría que cría y conduce el llanisco Manolín García Granda está formada exclusivamente por grifones Azul de Gascuña. De hecho, se le considera el introductor de la raza en Asturias, después de haber realizado diez viajes a la localidad francesa de Garlin, a partir de 2002, de donde regresó con 30 cachorros, hijos de padres contrastados en el arte venatorio. Sus grifones son campeones en concursos sobre rastro de jabalí y suscitan admiración en Galicia, Cantabria, Navarra, País Vasco, Cataluña y Castilla y León.

–¿Cuáles son las principales virtudes de esos grifones azules?
–Cuentan con una voz fuerte y melódica. Son inteligentes y a los dos años cazan a pleno rendimiento. Son de vía única, al tener muy inculcado rastrear sobre una sola especie. Son fuertes, no dan problemas óseos y resultan muy manejables por su tamaño. Tienen mucho tesón y auténtica pasión por el jabalí.

–¿Cuál es el nivel de aceptación de esa raza entre los cazadores?
–A nivel nacional, la raza cuenta cada día con más adeptos. En Asturias se utiliza más el Asturcántabro, perros cruzados de sabueso y grifón. Son un cajón de sastre en el que cabe todo. Se trata de una raza sin fijar y va a resultar imposible hacerlo con tantos cruces. No obstante, el 60% de esos perros traen sangre gascona.

La jauría llanisca, preparada para participar en un concurso de rastro. :: J. Ll.

La jauría llanisca, preparada para participar en un concurso de rastro. :: J. Ll.

–¿Cuántos perros forman su actual jauría?
–Tengo más de 20, entre adultos y cachorros. Las perras que reservo para criar viven una media de 14 años y los que utilizo para cazar mueren jóvenes o quedan muy tocados por los ataques del jabalí. Participan en unas 50 cacerías al año, más los entrenamientos de la primavera y el verano.

–¿Les pega duro el jabalí?
–A mí ya se me murieron más de quince perros en el monte, en plena cacería. Los que se recuperan de las heridas no dejan de cazar, pero guardan las distancias. Un jabalí herido y con mala leche, sea de 50 o 100 kilos, puede hacer cachos a un perro.

–¿Cuál sería el perro ideal para Manolín García?
–Me inclino por un perro que sea valiente para la caza del jabalí y con tesón para llevar el rastro pegado al suelo.

Ver Post >