El Comercio
img
Parchís, 1
img
Miguel Mingotes | 11-04-2017 | 10:23

Vilu en... El Bariloche

  • http://www.facebook.com/1337371487 AlejanAG

    Interesante historia esta del Bariloche.

    Tengo especial querencia al Bariloche. Ahí fue donde conocí a Mari Nieves, el 22 de diciembre de 1975, día de la lotería. Ya llevamos 41 años juntos y espero seguir así hasta que la muerte nos separe, con la tranquilidad de que será por poco tiempo. Como dije en el post anterior, creo en el más allá.

    La muerte no necesita que la anuncien en el autobús ni precisa viajar en él.

    Pero,me impactó más lo de la gaviota.

    Una gaviota le arrebató el churro a Miguel.

    Estando yo tumbado al sol en la playa de Poniente, vi abrirse una ventana y dejar sobre el alféizar una paellera o cazuela. Al instante, tres gaviotas se abalanzaron sobre ella y al poco tiempo se escuchó un grito de horror: la paellera o cazuela ya debía estar vacía. En la calle Aguado, recuerdo a un camión frigorífico descargando en una pescadería y, a una gaviota posada en el techo de la caja del mismo, agazapada sin mostrar más que el pico, esperando un momento de descuido del repartidor y del pescadero. Como no se produjo, cuando el camión arrancó, la gaviota lo siguió volando…

    ¡Cómo las gaviotas no van a  tratar de arrebatarnos un poco de alimento, cuándo se lo hemos quitado casi todo!  Apenas les queda un poco de acantilado y unos islotes donde hacer sus nidos. Tampoco se sienten seguras, pues a los pescadores vascos les gusta la tortilla de huevos de gaviota. El mar en que se alimentaban está esquilmado y contaminado. La pesca les resulta difícil y escasa y, se han visto obligadas a carroñear para no morir de hambre. En lugar de otear la superficie marina, visitan los vertederos y cubos de basura. No desprecian las palomas aplastadas por los coches. Si las hemos obligado a adaptarse a todo esto, cómo vamos a pretender que no traten de sustraernos un poco de comida.

    Muy buena y humanitaria la posterior reacción de Miguel: la fame ye muy mala…