img
Autor: miguel-mingotes
Astilleros
img
Miguel Mingotes | 25-04-2015 | 9:00| 0

Ver Post >
Al campo con Aurora y Lucía
img
Miguel Mingotes | 20-04-2015 | 6:27| 0

Aurora Ferreiro García (Oviedo, 1952). Cocinera para ‘catering’.

Lucía Ferreiro García (Gijón, 1957). Representante comercial.

HAY PERSONES CON LES QUE PRESTA ESTAR

Lunes, 6

Por la mañana fui al médicu a por recetes:

-¿Alguna cosa más? –dijo.

-Sí…, algo pal fúbol.

-¿Pal fúbol? ¿Por qué pal fúbol?

-Porque grito.

-¡Entonces ya podemos ir juntos!

 

Martes, 14

Marea baja, partidos en la arena. El fútbol en dos estadios superiores: el espacial, la playa; el evolutivo, sin árbitros.

 

Sábado, 18

Cae alguna gotuca. Por el parque huelen los ocalitos. Presta respirar.

Entrar en el Molinón, asomar al campu…

-Es impresionante –dice Aurora-; hacía tiempu que no venía…

Suena el himno. Lucía despliega la bufanda de la peña de Pablo Pérez (Bar Tineo, Ezcurdia 54) mientras cantamos ‘de tu cantera salieron valores’. Lucía es amiga de la madre de ‘Pablín’, como ella lu llama.

-Lucía, puedes saludar.

-¡Elena!…

-Oye, si mete un gol podría dedicánoslu…

-¿Quién?

-¡Joder, el guaje; no va a ser la madre!… -Lucía se ríe:

-¡Ye verdá, ye verdá! Sería guapo, ¿eh? ¡Venga, Pablín! –dice.

Aurora y Lucía son hermanes desde el 57, y cocinen que lo quemen. Bueno, esto está mal dicho, porque si lo quemen…

-Aurora, vaya rica que está esa crema que haces de andariques…

-Gústate, ¿eh?

-Mucho.

Hoy comimos en casa de Lucía tortos con huevu y chorizu. Maruja, la madre de Aurora y de Lucía, era de Margolles (Cangas de Onís), en donde dicen ‘torta, tortes’. La mía, Fina, era de Berbes (Ribadesella), en donde dicen ‘tortu, tortos’. Les dos están en el cielo, en donde dicen se transmite el pensamiento.

-Aurora, en Ribadesella dicen ‘pegalles’ por andariques y ‘arcinos’ por oricios…

-¡De Ribadesella ye mi padre!…

Su padre, Juan Ferreiro Fernández, nació en Ribadesella en1919; ya tenía el Sporting catorce años…

Juan Ferreiro escribe:

“Atardecer del Sella. […] Un viento suave, acariciador, riza la orilla […]”.

Pienso en él:

-Un saludo, Juan.

El Sporting ataca, pero no hay goles. El árbitro empieza a dar la nota; la gente, mosqueada con los arbitrajes de esta temporada, empieza a silbar. Lucía me pregunta si los pitos son siempre justos:

-No, siempre no.

Al poco, la gente vuelve a pitar:

-¿Ahora son justos?

-Huum… Ahora no sé…

Vemos a Quini por el banquillo. Hoy va muy curiosu; traje oscuru con brazalete rojiblanco. El otru día parecía un almacenista con una parka que tien.

Llueve. Abelardo, de pie, como en el puente de un barcu, se moja. Abelardo siempre se ‘moja’: habla por nosotros.

De vez en cuando, Lucía abre la boca:

-Ye que madrugo mucho… Mira, una pijada de les tuyes: hoy jueguen A la vés… ¿Lo entiendes, majadero?

-Sí, si lo entiendo –nos reímos.

Pasen los minutos, no llega el gol… Córner… Nada…¡¡Gool!! ¡¡Gool!! Gritamos, nos abrazamos… Lucía se emociona:

-¡¡Goool!!

Falten cinco minutos:

-Ahora toca sufrir –dice-. ¡Que se acabe, que se acabe!… ¡Se acabó! ¡Ganamos!

Aurora dice que tenemos que volver.

Al salir nos despedimos, pero ¿pa qué?, si nos llevamos ‘nel cuore’.

 

Ver Post >
Ufo
img
Miguel Mingotes | 11-04-2015 | 9:00| 0

Ver Post >
Al campo con Camilo
img
Miguel Mingotes | 06-04-2015 | 9:20| 0

Camilo Madera Fernández (Moreda de Aller, 1949). Licenciado en filosofía y letras. Administrativo

 

 SEMANA SANTA

Lunes, 30: FE  “Subimos seguro y además entre los dos primeros” (Quini).

Martes, 31: ESPERANZA. Yoni anda un poco baju. ¿Recuperará la forma el domingo? ¿Eh? ¿La recuperará?…

Jueves, 2: CARIDAD.  Entre dar lo que tienes al Sporting y dar lo que tienes a los pobres, dar lo que tienes a los pobres, ampliar su capital, que los pobres sean mayoritariamente de los socios (50,3 %).

Domingo, 5: CAMILO.  Camilo ye de Aller (en inglés ‘Yesterday’, youtube, Beatles), de un ayer cada vez más lejos en el tiempo (1949):

-El tiempo pasa, tío –dice-…

Camilo para en la Taberna del Piano, trabaja en  la biblioteca  de la Universidad de Oviedo y es nadador invernal:

-Hoy, 125 brazades a la ida, 125 a la vuelta. ¿Qué pienses, que estoy locu? Pues sí, estoy locu.

-No, escucha: pienso que es un mantra: una, dos, tres…, ciento veinticinco, y vuelta: una, dos…

-Hoy duelme un poco el hombro…

-A lo mejor pasástete. Prueba con 124.

Camilo también esquía:

-¿A crol?

-A mariposa, listu –Camilo se ríe-.

Entramos. A Camilo le gusta el ambiente:

-Está guapo el estadio –dice-; es impresionante. El que yo conocía…

-Dónde quedó…

Suena el himno. Camilo estuvo aquí cuando los Rolling: ‘No sé qué pasa que lo veo todo negro, chispún, chispún, chispún’…

Ataca el Sporting. Camilo cree que perderemos:

-Por intuición –dice.

Yo también, pero atacamos; creyendo que vamos a perder, Camilo y yo atacamos; somos grandes (bueno, Camilo un poco menos).

Cuando yo era pequeñu, el Barcelona B no existía. Había el Europa, el San Andrés, el Hospitalet…

-El tiempo pasa, tío.

-Ya.

Prohibida por el amor al prójimo la acción directa, a los cinco minutos, el Molinón es un clamor: “¡¡Di-rec-tiva, di-mi-sión!!”, ¡¡Di-rec-tiva, di-mi-sión!!”.

El partido avanza contra el viento de cuaresma, frío y húmedo porque viene del mar, que lo ioniza negativamente. Presta respirar.

El aire se ioniza positivamente cuando sus átomos  tienen más protones (+) que electrones (-), y negativamente cuando pasa lo contrario.

El aire ionizado positivamente  produce irritabilidad, dolor de cabeza, malestar, angustia, hipertensión… Es el aire de la ciudad, contaminado y oscuro.

El aire ionizado negativamente reduce el estrés, estabiliza la tensión arterial, oxigena los pulmones y la sangre, facilita la absorción del hierro… Es el aire del mar, el aire que se respira tras la lluvia, el de la montaña, el del campo cuando Ioni (del griego ‘íon’, el que va) ioniza negativamente al equipo, cosa que, por desgracia, hoy no sucede.

-¡Venga, Ioni!

Una bolsa de plástico se mueve por la hierba. Camilo protesta:

-¿Quién les tirará? El mar está lleno.

-El mar recibe ocho millones de toneladas de plástico al año. Si se colocara toda esa basura a lo largo de las costas del mundo, habría una bolsa llena de plástico cada 30 centímetros.

Camilo se deprime,

-Joder… -dice, pero, de repente aplaude:

-¿Qué pasa, por qué aplaudes?

-¡El árbitro, que cogió la bolsa y metiola en bolsu!

Fue lo único que hizo bien en el partido –el árbitro, no Camilo-. Por lo demás fue un árbitro arbitrariu al que Camilo silbó lo que quiso con los dedos.

-¡Camilo, yes un artista!

-¿No sabes silbar con los dedos?…

De vuelta a casa, pruebo con los dedos: “¡Fiu! ¡Fiu!!”. Después de vieyu, gaiteru.

Ver Post >
Sedación terminal
img
Miguel Mingotes | 03-04-2015 | 10:34| 0

Ver Post >

Últimos Comentarios

AlejanAG 18-03-2017 | 21:29 en:
Holbein
AlejanAG 18-03-2017 | 20:37 en:
Vilu en... El Bar Begoña
AlejanAG 11-03-2017 | 10:59 en:
Stravinsky
AlejanAG 04-03-2017 | 15:42 en:
Amigos
AlejanAG 04-03-2017 | 15:10 en:
Vilu en... El Bar Pachín