El Comercio

img
Una imagen vale más que mil palabras.
img
Cuervo Alfageme Abogados | 25-04-2011 | 17:08

Dicen que ya están a la venta las primeras cajetillas que muestran imágenes sobre los nocivos efectos del tabaco: un pulmón dañado por el cáncer, una operación a corazón abierto un tumor de garganta… son solo algunos ejemplos de lo que podremos encontrar.
Estas nuevas imágenes derivan de un Real Decreto aprobado en mayo de 2010 que modifica un reglamento anterior y, aunque en principio entró en vigor al día siguiente de su publicación, permite que durante doce meses puedan seguir vendiéndose las cajetillas que respetaban la normativa anterior y no estaban adaptadas a la nueva. Por esta razón esta reforma ha pasado completamente desapercibida durante casi todo el primer año de su vigencia, pero ya empiezan a aparecer las primeras muestras y a partir del próximo mes de mayo tendremos que acostumbrarnos a ver estas nuevas imágenes que no pueden ignorarse fácilmente, pues impactan por su crudeza y nos acercan a la dura realidad.
No solo las fotografías ilustran esta realidad, sino que también se acompañan de frases de refuerzo. Toda cajetilla ha de incluir una advertencia general que puede ser “fumar mata” o “fumar perjudica gravemente su salud y la de los que están a su alrededor” junto con otras que aparecerán acompañando a la fotografía y que tienen relación con la imagen como, por ejemplo: “fumar puede ser causa de una muerte lenta y dolorosa”, “fumar provoca cáncer mortal de pulmón” o “fumar puede reducir el flujo sanguíneo y provoca impotencia”. También hay otras que animan a dejar de fumar como, por ejemplo, “el riesgo de enfermedad coronaria se reduce en un cincuenta por ciento después de un año”.
Esta medida convivirá en tiempo y espacio con la nueva normativa sobre lugares en los que se restringe la posibilidad de fumar. El objetivo global, a nadie se le escapa, es lograr que se reduzca el consumo de tabaco y que quien continúe siendo fumador no solo esté perfectamente informado de los riesgos que implica para su salud sino que además no tenga posibilidades de perjudicar con su conducta a aquellos que optan por no fumar. Veremos si con el tiempo se cumple este propósito.

Etiquetas