El Comercio
img
Fecha: febrero 13, 2012
Me va a casar… mi notario
Cuervo Alfageme Abogados 13-02-2012 | 11:11 | 0

 

Todo cambia tan deprisa… Y no solo las cuestiones relacionadas con la tecnología. Ahora navegamos por Internet con un móvil cuando hace tan solo unos poquitos años la palabra navegar se reservaba exclusivamente a barcos y aeronaves. También cambia igual de rápido el significado y el contenido de muchas instituciones y una de las que más ha cambiado es la del matrimonio.
No hace tanto tiempo, aunque todos lo tengamos más que asumido, que podemos casarnos en el Ayuntamiento, ante un alcalde o un concejal en el que este delegue. Después se ampliaron las posibilidades de contraer matrimonio a parejas que antes no podían. Hablamos del matrimonio entre personas del mismo sexo. Y ahora, la última propuesta, es que nos podamos casar ante notario.
Cuando se lanza una nueva idea como esta, es inevitable que surjan múltiples opiniones contradictorias. Desde luego es una forma de mejorar la situación de las notarías que han perdido mucho volumen de negocio después de que bajara tan drásticamente el negocio inmobiliario pero por otro lado están aquellos que se niegan a renunciar a una idea más romántica del matrimonio. Ir a firmar un simple documento en una notaría, lugar que relacionamos con trámites, gestiones y contratos, quita sin duda un poco de magia al asunto.
¿Se ha convertido el matrimonio en un simple contrato o siempre lo fue? Desde nuestro personal punto de vista un matrimonio es mucho más que un contrato, es una institución en la que los compromisos personales, además de los económicos, le confieren características especiales que lo diferencian de un simple contrato con simples obligaciones para ambas partes. Ahora bien, quién gestiona el expediente matrimonial y quién tiene competencia para recoger los consentimientos de ambas partes para contraerlo es completamente distinto. Si luego queremos añadirle romanticismo y encanto a ese momento, eso, obviamente, es cosa ya particular de cada uno.
Tema distinto es el de los divorcios pero… esa es otra cuestión y exige protagonismo propio en otro comentario.

Ver Post >
Problemas de pagos dentro de una comunidad
Cuervo Alfageme Abogados 13-02-2012 | 11:08 | 0

Margarita vive en una comunidad en la que existen ahora mismo dos problemas. El primero tiene que ver con el impago de algunos propietarios. Se les reclama judicialmente las cuotas atrasadas, con los consiguientes gastos de abogado y procurador, pero vuelven a no pagar nuevamente. Margarita nos pregunta si no es posible embargarles los inmuebles o la renta que algunos cobran dado que los tienen alquilados. El segundo guarda relación con una reparación del tejado que se pagó por todos los propietarios en función de su cuota de participación. Algunos propietarios solicitaron una subvención que se ingresó en la cuenta comunitaria. Margarita nos pregunta si no se puede solicitar su entrega dado que es una subvención particular y no comunitaria.
Respecto al primero de los asuntos, cuando un propietario no paga su cuota de comunidad voluntariamente la única opción para reclamárselo es acudiendo a la vía judicial. Una vez obtenida una sentencia condenatoria de la cantidad adeudada es cuando se puede proceder al embargo del inmueble o de cualquier otro bien que se conozca de ese propietario y sobre el que se posible recuperar las cantidades adeudadas.
Los gastos de abogado y procurador, en principio, no deben constituir problema pues lo más probable es que exista condena en costas y que al final el propietario incumplidor sea quien deba abonar tales costes.
En relación con el tema de la reparación del tejado, es correcto, salvo que en el título constitutivo o estatutos se diga otra cosa diferente, que el reparto del coste de la misma se efectúe conforme a cuotas de participación. Si alguno de los propietarios solicitó en su día una subvención a una administración y esa subvención no es comunitaria sino particular, es decir, si se concedió en atención a la solicitud y circunstancias concretas de los propietarios que lo solicitaron, corresponde a dichos propietarios. Por tanto, si se ingresó su cuantía en la cuenta de la comunidad y no en la particular de cada propietario y el propietario beneficiado con la subvención ya pagó la derrama o el pago se hizo a cargo de los fondos de la comunidad, la comunidad debe devolver dichos ingresos a los beneficiados con la subvención, dado que no es dinero comunitario sino de cada uno de estos.

Ver Post >

Etiquetas