El Comercio
img
Autor: Cuervo Alfageme
Unos cuantos consejos sencillos si estás pensando divorciarte
img
Cuervo Alfageme Abogados | 19-09-2017 | 12:52| 0

blog

 

Ninguna cuestión jurídica es tan personal y compleja como las que guardan relación con las rupturas de pareja. En ellas implicamos todo un arsenal de sentimientos y emociones, en muchas ocasiones contradictorios, que es preciso saber controlar y manejar para tomar las decisiones adecuadas. Y es que en un divorcio o una separación deben adoptarse medidas de cara al futuro que hay que pensar con tranquilidad, sin dejarse llevar por las circunstancias del momento, analizando bien las circunstancias y tomando en consideración fundamentalmente a la parte más sensible que son los hijos, especialmente si son menores. Por supuesto, es muy difícil en ocasiones mantener la calma y ser racional cuando las causas y razones que han desembocado en la ruptura son fuertes o están recientes pero es importante  hacerlo.

Aquí dejamos unos cuantos consejos, al menos, para comenzar a intentarlo.

  • Un primer paso es acudir cuanto antes a un abogado. Sea la ruptura contenciosa o de mutuo acuerdo, es necesario contar con un abogado y un procurador, por tanto, ya que vamos a necesitarlo de cualquier manera, es mejor que nos aconseje desde el principio. Es una buena forma de conocer nuestros derechos y evitar discusiones innecesarias que pueden surgir por simple desconocimiento. Además nos va a dar un punto de vista real del asunto, evitando introducir emociones en aquellos aspectos en los que es mejor decidir sin implicarlas.
  • Es esencial pensar en el futuro a medio y largo plazo y no centrarse en el instante en el que se produce la ruptura. Las causas no interesan desde el punto de vista jurídico, salvo que nos encontremos ante algún supuesto grave como los casos de maltrato o situaciones que pueden influir en la futura relación de uno de los progenitores con sus hijos. En la mayor parte de los casos, las razones de la ruptura ni se mencionan, ni se utilizan, ni nuestro derecho castiga en modo alguno a aquel que ha tomado la decisión o al que supuestamente ha podido fallar en la relación.
  •  Si existen hijos menores (e incluso también esto se debe aplicar a los mayores) ellos son el principal bien sensible a proteger. Todas las medidas que se adopten deben pensar en su interés y ser generosas para con ellos. No deben usarse para perjudicar al otro cónyuge nunca.
  • Es fundamental no mantenerse erróneamente en una postura inamovible. Hay que saber escuchar y en ocasiones ceder. Siempre es mejor alcanzar un acuerdo ajustado a las expectativas reales de las dos partes. Un acuerdo además facilitará siempre un cumplimiento posterior de las medidas en mucho mejor ambiente.
  • Nuestra situación personal no es comparable a la de ninguna otra pareja que conozcamos. Es un error muy habitual tratar de conseguir lo mismo que un amigo o un conocido sin tener en cuenta realmente todas y cada una de sus circunstancias.

 

Si tienes más curiosidades jurídicas puedes seguirnos en

Nuestra Web

Facebook

Twitter

Canal de Youtube

Ver Post >
Las comunidades de propietarios y los impagos.
img
Cuervo Alfageme Abogados | 15-09-2017 | 11:13| 0

blog

Las comunidades de propietarios son uno de los grupos que más en que los impagos son cada vez más frecuentes. En ocasiones es porque alguno de los propietarios se encuentra en una difícil situación económica y, aún conociendo sus obligaciones y deseando cumplirlas, le resulta complicado hacerles frente. Pero otras muchas veces el impago se debe a desconocimiento, o la falta de comprensión de algunos conceptos que se pueden acordar en alguna junta o sencillamente al empecinamiento cuando se cree algún propietario con una razón que justifica el no abono de aquello que se ha acordado.

En el primero de los casos, nuestro consejo siempre es alcanzar un acuerdo. Un propietario que ha cumplido habitualmente con sus pagos se avendrá a buscar una solución para hacer frente a su deuda en la medida en que vaya recuperando su capacidad económica.

En el resto de los casos, lo que procede, si el que adeuda no entra en razón, es iniciar los trámites para solicitar un cumplimiento vía judicial.

En cualquiera de los casos, si la comunidad quiere reclamar judicialmente las deudas de los copropietarios morosos debe dar los pasos adecuados, comenzando por aprobar la liquidación y reclamación judicial de la deuda en una junta de propietarios. Ahora bien, la forma es muy importante para evitar posibles impugnaciones del acuerdo. Tanto la convocatoria como el acta deben ser redactados con respeto a los requisitos legales. Por ejemplo, no puede faltar este asunto como punto del orden del día en la convocatoria y es importante especificar con claridad en el acuerdo de liquidación cada propietario moroso, la cantidad que adeuda, los conceptos por los cuales la adeuda y los propietarios que hayan votado a favor o en contra, con la cuota que cada cual represente.

Tras la liquidación debe notificarse fehacientemente el acuerdo a cada propietario moroso, dándoles un plazo para ponerse al día, advirtiéndoles de que en otro caso se continuará con la reclamación judicial acordada.

Por último, es necesario contar con una certificación de la deuda debidamente firmada por el secretario-administrador y presidente. Es entonces el momento de presentar una reclamación judicial a través de un procedimiento monitorio, no siendo necesario abogado ni procurador para esta reclamación inicial. No obstante, estos profesionales pueden ser necesarios más adelante, si hay oposición o ejecución, en función de la cantidad reclamada.

Aquellas comunidades que cuentan con un seguro, deben revisar el contrato, por si cuentan con cobertura jurídica. La mayor parte de las veces, esta cobertura incluye la libre elección de profesional, lo cual es sin duda una ventaja importante a la hora de decidir emprender este tipo de acciones judiciales.

 

Si te apetece leer más…

Nuestra Web

Facebook

Twitter

Canal de Youtube

Ver Post >
3, 2, 1… comenzando nuevo curso
img
Cuervo Alfageme Abogados | 07-09-2017 | 1:20| 0

blog

Llega septiembre, termina el verano, regresan las rutinas y, como cada año, comienza un nuevo curso.

Es el momento de los buenos propósitos, de reconsiderar los errores cometidos otros años y plantearnos estudiar y conseguir mejores resultados que nunca antes…

Sin duda, ese es el motor de inicio necesario para alcanzar todas las metas pero también es imprescindible hacer una planificación seria y adecuada, no darse por vencido y abandonar ante el primer revés y ser capaz de ser constante todos los meses que quedan por delante hasta los exámenes finales.

Esta es una máxima para cualquier estudiante y es especialmente importante para aquellos que inician o continúan la carrera que nosotras mejor conocemos: derecho.

Desde hace más de veinte años ayudamos a alumnos matriculados en Grado de Derecho a conseguir mejores resultados. Si te apetece contar con nuestro apoyo no dudes en llamarnos y ¡suerte para el nuevo curso!

Ver Post >
Amor y ley
img
Cuervo Alfageme Abogados | 05-09-2017 | 2:28| 0

blog

El título de este artículo parece ya en sí mismo un error al juntar dos conceptos que en sí mismo parecen muy lejanos. Pues sí, es cierto. En cierto modo, es un error. El amor, como sentimiento, no se encuadra en ninguna  norma jurídica. Ninguna ley puede obligarnos a amar a alguien. Sin embargo, sí que existen en nuestro derecho múltiples cuestiones que regulan comportamientos, aspectos económicos, formas de convivencia… que guardan una relación directa con todo lo que sostiene una vida en pareja.

No hay artículo en nuestras leyes que impida que una persona deje una relación pero si lo hace cuando ya hay una promesa de matrimonio y una planificación de la boda que haya generado gastos, existen unas consecuencias jurídicas que hay que enfrentar.

Iniciar una convivencia con una pareja es algo totalmente voluntario pero la forma elegida para hacerlo sí que cobra importancia. Incluso en el supuesto en el que decidamos no formalizar una unión de hecho ni contraer matrimonio, hay normas que consideran la convivencia análoga a la matrimonial para que se generen determinados efectos y consecuencias jurídicas.

Sin duda lo más conveniente, si nos decidimos a dar este paso, en este campo como en muchos otros, es estudiar bien la situación  personal de ambas partes, conocer todos derechos a los que se puede tener acceso en una u otra opción y las obligaciones que conlleva cada una. Por ejemplo, si simplemente convivimos con una persona sin más podemos no tener acceso a una pensión de viudedad en un futuro si no cumplimos los requisitos legales. O si nos decidimos por el matrimonio es fundamental considerar aspectos como el régimen económico o tener en cuenta que implica obligaciones personales para los cónyuges que sí que vienen reguladas en nuestro Código Civil, tales como la fidelidad, el respeto y la ayuda mutua o el cuidado de los familiares cercanos de uno y otro.

De la misma manera en que ninguna norma puede obligarnos a iniciar una relación con alguien tampoco nos obliga a mantenerla. Hoy en día ni en una ruptura de pareja de hecho ni en una ruptura de matrimonio es necesario alegar causa alguna, simplemente decidir los efectos que tal decisión acarrea sobre hijos comunes, bienes, vivienda habitual…

Lo que sí regula el derecho desde su nacimiento son los derechos de los hijos con independencia de la relación que mantengan sus padres, de si esta es esporádica, una pareja de hecho o un matrimonio. Y, por supuesto, lo que siempre genera consecuencias jurídicas, es la realización de cualquier acto que implique la comisión de un delito hacia la persona con la que mantenemos una relación.

Por tanto, el amor en sí mismo no está regulado por nuestro derecho, pero casi todo lo que lo rodea sí. Somos libres de querer a alguien o no, de dejar una relación o mantenerla, pero debemos considerar nuestros derechos y obligaciones si esa relación funciona  y decidimos dar pasos en su consolidación o bien si, por el contrario, ha dejado de funcionar y los pasos son hacia su ruptura.

Ver Post >
Septiembre
img
Cuervo Alfageme Abogados | 04-09-2017 | 11:14| 0

blog

Estamos de vuelta. Con ganas renovadas y nuevas ideas y contenidos. Bienvenido septiembre.

En breve en este blog.

(Si deseas hacernos una consulta, este es nuestro teléfono para solicitar cita: 985 34 84 24. También puedes seguirnos aquí:

Web

Twitter

Facebook

Canal de Youtube)

Ver Post >

Etiquetas