El Comercio
img
3, 2, 1… comenzando nuevo curso
img
Cuervo Alfageme Abogados | 07-09-2017 | 11:20| 0
blog

Llega septiembre, termina el verano, regresan las rutinas y, como cada año, comienza un nuevo curso.

Es el momento de los buenos propósitos, de reconsiderar los errores cometidos otros años y plantearnos estudiar y conseguir mejores resultados que nunca antes…

Sin duda, ese es el motor de inicio necesario para alcanzar todas las metas pero también es imprescindible hacer una planificación seria y adecuada, no darse por vencido y abandonar ante el primer revés y ser capaz de ser constante todos los meses que quedan por delante hasta los exámenes finales.

Esta es una máxima para cualquier estudiante y es especialmente importante para aquellos que inician o continúan la carrera que nosotras mejor conocemos: derecho.

Desde hace más de veinte años ayudamos a alumnos matriculados en Grado de Derecho a conseguir mejores resultados. Si te apetece contar con nuestro apoyo no dudes en llamarnos y ¡suerte para el nuevo curso!

Ver Post >
Amor y ley
img
Cuervo Alfageme Abogados | 05-09-2017 | 12:28| 0
blog

El título de este artículo parece ya en sí mismo un error al juntar dos conceptos que en sí mismo parecen muy lejanos. Pues sí, es cierto. En cierto modo, es un error. El amor, como sentimiento, no se encuadra en ninguna  norma jurídica. Ninguna ley puede obligarnos a amar a alguien. Sin embargo, sí que existen en nuestro derecho múltiples cuestiones que regulan comportamientos, aspectos económicos, formas de convivencia… que guardan una relación directa con todo lo que sostiene una vida en pareja.

No hay artículo en nuestras leyes que impida que una persona deje una relación pero si lo hace cuando ya hay una promesa de matrimonio y una planificación de la boda que haya generado gastos, existen unas consecuencias jurídicas que hay que enfrentar.

Iniciar una convivencia con una pareja es algo totalmente voluntario pero la forma elegida para hacerlo sí que cobra importancia. Incluso en el supuesto en el que decidamos no formalizar una unión de hecho ni contraer matrimonio, hay normas que consideran la convivencia análoga a la matrimonial para que se generen determinados efectos y consecuencias jurídicas.

Sin duda lo más conveniente, si nos decidimos a dar este paso, en este campo como en muchos otros, es estudiar bien la situación  personal de ambas partes, conocer todos derechos a los que se puede tener acceso en una u otra opción y las obligaciones que conlleva cada una. Por ejemplo, si simplemente convivimos con una persona sin más podemos no tener acceso a una pensión de viudedad en un futuro si no cumplimos los requisitos legales. O si nos decidimos por el matrimonio es fundamental considerar aspectos como el régimen económico o tener en cuenta que implica obligaciones personales para los cónyuges que sí que vienen reguladas en nuestro Código Civil, tales como la fidelidad, el respeto y la ayuda mutua o el cuidado de los familiares cercanos de uno y otro.

De la misma manera en que ninguna norma puede obligarnos a iniciar una relación con alguien tampoco nos obliga a mantenerla. Hoy en día ni en una ruptura de pareja de hecho ni en una ruptura de matrimonio es necesario alegar causa alguna, simplemente decidir los efectos que tal decisión acarrea sobre hijos comunes, bienes, vivienda habitual…

Lo que sí regula el derecho desde su nacimiento son los derechos de los hijos con independencia de la relación que mantengan sus padres, de si esta es esporádica, una pareja de hecho o un matrimonio. Y, por supuesto, lo que siempre genera consecuencias jurídicas, es la realización de cualquier acto que implique la comisión de un delito hacia la persona con la que mantenemos una relación.

Por tanto, el amor en sí mismo no está regulado por nuestro derecho, pero casi todo lo que lo rodea sí. Somos libres de querer a alguien o no, de dejar una relación o mantenerla, pero debemos considerar nuestros derechos y obligaciones si esa relación funciona  y decidimos dar pasos en su consolidación o bien si, por el contrario, ha dejado de funcionar y los pasos son hacia su ruptura.

Ver Post >
Septiembre
img
Cuervo Alfageme Abogados | 04-09-2017 | 09:14| 0
blog

Estamos de vuelta. Con ganas renovadas y nuevas ideas y contenidos. Bienvenido septiembre.

En breve en este blog.

(Si deseas hacernos una consulta, este es nuestro teléfono para solicitar cita: 985 34 84 24. También puedes seguirnos aquí:

Web

Twitter

Facebook

Canal de Youtube)

Ver Post >
Vacaciones
img
Cuervo Alfageme Abogados | 31-07-2017 | 11:55| 0

blogDespués de unos cuantos meses de intensa actividad… por fin han llegado las vacaciones.

Nos vemos una vez finalice agosto con nuevas ideas y contenidos.

No olvidéis disfrutar al máximo del verano.

Y, mientras, podéis seguir leyendo nuestras anteriores publicaciones en este blog y en estos enlaces:

Nuestra Web

Facebook

Twitter

 

Ver Post >
Tres preguntas sobre la duración de los arrendamientos de vivienda
img
Cuervo Alfageme Abogados | 14-07-2017 | 11:57| 0
blog

 

Muchas de las consultas que recibimos tienen que ver con la duración de los contratos de arrendamiento. La preocupación es lógica y las dudas se multiplican al coexistir condiciones diferentes en función de la fecha del contrato.

  • ¿Cual es la duración mínima del contrato?

Se puede pactar la duración que arrendador y arrendatario decidan. Si esta es inferior a tres años el contrato se prorrogará por plazos anuales hasta cumplirse tres años a no ser que el inquilino manifieste con treinta días de antelación a la fecha de término del contrato o de cualquiera de las prórrogas su intención de no renovarlo. Esta solución se aplica a los contratos celebrados a partir del seis de junio de 2013. Los anteriores siguen teniendo una duración mínima de cinco años en lugar de tres.

  • ¿Puede el arrendador recuperar antes la vivienda si la necesita?

En los contratos celebrados a partir del seis de junio de 2013 el arrendador puede recuperar la vivienda si la necesita para utilizarla el mismo como vivienda permanente o bien sus hijos o su cónyuge (este último en caso de separación, divorcio o nulidad matrimonial). No es necesario que esta circunstancia se haya hecho constar en el contrato, pero ha de haber transcurrido al menos el primer año y debe avisarse al inquilino como mínimo con dos meses de antelación. Para contratos anteriores no se puede recurrir a esta solución si no se ha hecho constar previamente en el contrato.

  • ¿Puede el arrendatario irse antes de que termine el contrato? ¿Debe pagar la renta restante?

En la redacción actual de la ley está previsto que el inquilino pueda dar por terminado el contrato antes de la fecha pactada siempre y cuando hayan transcurrido al menos seis meses y avise al arrendador con una antelación mínima de treinta días. El arrendador no podrá exigir el importe de la renta que corresponda al resto de tiempo no disfrutado, aunque si se pactó en el contrato, tendrá derecho a exigir una indemnización por importe equivalente a una mensualidad de renta en vigor por cada año de contrato que reste por cumplir, ajustándose proporcionalmente la indemnización para periodos inferiores al año. Por tanto, si la indemnización no se pacta, el arrendador no podrá exigirla. Esta solución varia para contratos anteriores a 6 de junio de 2013, en los que habrá que estar a lo pactado en el contrato o, en otro caso, valorar las posibilidades en atención al caso y la doctrina jurisprudencial.

 

Si tienes más curiosidades jurídicas puedes leernos aquí:

Web

Twitter

Facebook

Canal de Youtube

Ver Post >
Las normas, la convivencia, los perros potencialmente peligrosos…
img
Cuervo Alfageme Abogados | 12-07-2017 | 11:43| 0

blogConvivimos cada día en nuestro edificio, en nuestras calles y en nuestros parques con perros de toda clase y condición. Y esta convivencia en ocasiones genera conflictos. No es que las normas de protección de animales domésticos en nuestro país sean especialmente buenas pero las que existen hay que respetarlas, tanto por parte de los propietarios de los animales como por el resto de personas que se cruzan a diario con ellos. Por ese motivo es importante conocer las que resultan de aplicación en nuestra ciudad, en nuestra comunidad autónoma y las que afectan directamente a la especie y raza de animal que tengamos. Una de las más importantes es la relativa a los perros de razas consideradas potencialmente peligrosas.

La normativa sobre estos perros establece que los dueños de determinadas razas, cruces de las mismas o animales que cumplan ciertas características físicas tienen que cumplir unos requisitos estrictos: obtención de una licencia que acredite condiciones físicas y psicológicas, obtención de un seguro de responsabilidad civil con una cobertura no inferior a 120.000 euros y respeto de normas de seguridad tales como circular con bozal y correa no extensible de menos de dos metros.

No es una normativa nueva, ya han pasado muchos años desde su aprobación y muchos de los dueños de este tipo de razas no han dejado de quejarse desde entonces. Sostienen que sus animales son tranquilos, pacíficos, que en su mayoría están bien educados y no atacan ni suponen riesgo alguno. Ven injusto que sus canes no puedan disfrutar de las zonas de la ciudad en las que los perros pueden correr sueltos y aunque la mayoría de ellos reconoce que estas razas de animales puedan resultar peligrosas si  son adiestrados de forma inapropiada, creen que no se puede generalizar y que por unos pocos salen todos perjudicados.

Y ciertamente en muchas ocasiones esto es totalmente cierto.

Pero, aunque entendemos el malestar, la norma está justificada. La única forma de garantizar la seguridad es establecer medidas que eviten situaciones de peligro. Lamentablemente nuestro sistema  valora el riesgo abstracto y regula con carácter general. Así son la mayoría de las normas. Por la misma regla de tres hacemos largas colas en el aeropuerto y mostramos el interior de nuestras maletas aunque no seamos terroristas, nos sometemos a inspecciones fiscales aunque no estafemos al fisco, facilitamos nuestros datos al banco aunque no blanqueemos capitales, vacunamos a nuestros hijos aunque existan pocas probabilidades de que enfermen… Sí, todas esas cosas se hacen porque estadísticamente alguna vez sale un terrorista, un estafador, alguno muere por una enfermedad poco probable… Según en que lado nos toque somos entonces conscientes de las molestias que implican este tipo de normas preventivas aunque todos salimos ganando si con ello se logran evitar situaciones más complicadas.

A pesar de ello estamos de acuerdo en más que perros hay dueños potencialmente peligrosos. Los que defienden los derechos de sus animales hacen bien en demandar normas que contemplen el caso concreto pero mientras tanto si queremos un perro que encaja entre las especies o características de los considerados potencialmente peligrosos debemos ser escrupulosos con el cumplimiento de las normas.

 

Si quieres seguir leyendo sobre temas jurídicos…

Web

Twitter

Facebook

Canal de Youtube

Ver Post >
Cuando el arrendatario no paga…
img
Cuervo Alfageme Abogados | 10-07-2017 | 10:42| 0

blog

 

Arturo es propietario de una vivienda arrendada. Sabe que el inquilino ha perdido su trabajo por lo que teme que deje de pagar la renta. Nos pregunta cuántos meses de impago son necesarios antes de poder desahuciarlo y si hay que hacer algún trámite antes de poner una demanda.

Se puede iniciar un procedimiento judicial de desahucio y de reclamación de cantidades adeudadas desde el primer impago.

Antes de presentar la demanda es posible hacer un requerimiento previo al inquilino concediéndole un plazo de treinta días para ponerse al día. Si tras este tiempo no cumple con sus obligaciones y se presenta una demanda de desahucio ya no podrá evitar el desalojo pagando posteriormente.

En caso de no hacerse este requerimiento previo el arrendatario podría evitar el desahucio pagando todo lo que debe hasta ese momento y debiendo abonar también las costas del procedimiento. Solamente es posible parar la acción de este modo una sola vez.

Si en contrato de arrendamiento incluye un avalista o fiador es necesario requerirle antes de presentar la demanda para que tenga conocimiento de la deuda y esté en disposición de pagar antes de ser demandado junto con el inquilino.

Una de las formas más recomendables  de realizar el requerimiento previo de forma que que de constancia es mediante un burofax con acuse de recibo y certificación de contenido a través del servicio de Correos.

 

También puedes seguirnos aquí:

Web

Facebook

Twitter

Canal de Youtube

Ver Post >
¿Compartir tareas dentro del matrimonio es una obligación legal?
img
Cuervo Alfageme Abogados | 05-07-2017 | 10:50| 0

blogEfectivamente, desde el año 2005 el Código Civil incorpora, entre las obligaciones de los cónyuges la de compartir las responsabilidades domésticas y el cuidado y atención de ascendientes y descendientes y otras personas dependientes a su cargo, obligación que se contiene en el artículo 68, que también se refiere a la clásica obligación de fidelidad, convivencia y socorro mutuo. Este precepto se lee durante las ceremonias civiles y es de aplicación con independencia de cual sea la forma de celebración del matrimonio elegida.

Es una de esas obligaciones legales que tienen muy difícil exigencia cuando no se quiere llevar a cabo de forma voluntaria. Sin embargo, son muchos los divorcios que se han llegado a producir por desacuerdos continuos en este tipo de cuestiones. No hace falta alegar causa alguna para divorciarse. Actualmente cualquiera de los dos cónyuges puede instar el divorcio con tan solo tres meses de matrimonio (incluso menos si existe una situación de maltrato). Tampoco el hecho de que se produzcan o no este tipo de situaciones tiene relevancia alguna para las medidas que van a adoptarse como consecuencia del divorcio, salvo cuando hay hijos menores, en cuyo caso se valorará la atención que cada cual venía prestando a su cuidado para determinar el sistema de custodia.

Es por ello que, aunque a veces nos consulta alguna persona sobre este particular, entendemos que si lo que quiere es mantener su matrimonio y lograr la colaboración del otro en las tareas domésticas y en el cuidado de los hijos, el mejor consejo es el diálogo o una terapia de pareja dirigida por un psicólogo puedan encaminar la situación. Y, si esta  llega a hacerse insostenible, entonces sí la ruptura de la pareja ya requiere dar los pasos legales correspondientes.

Lo ideal es buscar un pareja afín en este tipo de cuestiones y buscar el acuerdo que facilite la convivencia.

 

Si quieres leer más, síguenos:

Web

Facebook

Twitter

Canal de Youtube

Ver Post >
Un “hotel”para mi perro
img
Cuervo Alfageme Abogados | 03-07-2017 | 12:28| 0

blogAmelia tiene organizada una semana de vacaciones para finales de julio y no tiene con quién dejar a su perro. En otras ocasiones se lo cuidaba alguna amiga o bien organizaba un viaje en el que pudiera llevarlo con ella. Nos pregunta si existe algún problema legal por dejar su perro en una residencia para animales y cómo tendría que gestionarlo.

Es perfectamente posible dejar al animal unos días en un establecimiento que se dedique al cuidado temporal de animales, una residencia o un “hotel” para mascotas. Los consejos para contratar los servicios de uno de estos establecimientos son sencillos pero algunos muy importantes. Es fundamental visitar varios, ver las instalaciones, contrastar precios y servicios y pedir presupuesto. La elección hay que realizarla considerando todos estos datos pero también las características y necesidades concretas de tu animal. Hay que tener en cuenta si es sociable, si precisa alguna comida especial, si requiere algún tipo de medicación…

Todas estas cuestiones hay que comentarlas con la residencia elegida y, a ser posible, recogerlas en un contrato por escrito donde se describan todos los servicios, generales y especiales, que le van a dar al animal en tu ausencia.

También es imprescindible dejar un teléfono o un medio de contacto para que la residencia pueda ponerse inmediatamente en contacto contigo por si al animal le ocurriera cualquier emergencia.

 

 

Si tienes más dudas o curiosidades jurídicas puedes leernos en:

Web

Facebook

Twitter

Canal de Youtube

Ver Post >
Verano, luz, sol, calor y… ¡rebajas!
img
Cuervo Alfageme Abogados | 28-06-2017 | 09:55| 0
blog

 

Comienza el verano y con el calor, el sol, la luz, las vacaciones… llegan también las tradicionales rebajas de verano. Aunque sigue siendo habitual que se continúen respetando los dos períodos habituales de rebajas en verano y en invierno, cada comerciante decide si en su establecimiento van a existir descuentos y promociones en  cualquier momento del año y si va a realizar rebajas y su duración en esos u otros períodos estacionales.

Aunque en Asturias oficialmente suele ser el 1 de julio el pistoletazo de salida ya hay tiendas que se han adelantado y otras muchas que han anunciado que por la forma en que cuadra el calendario la fecha inicial se traslada al 30 de junio. Sea como sea, entre tanto tumulto, especialmente porque en esta ocasión el punto de partida cae en fin de semana, no está de más recordar nuestros principales derechos y algún que otro consejo que resumimos del siguiente modo:

  • Es muy importante hacer una lista de los productos que realmente necesitamos adquirir y, a la hora de comprar, ceñirnos en la medida de lo posible a la misma. Es muy fácil, al ver precios buenos, caer en la tentación de comprar cosas innecesarias.
  • Los artículos que se encuentren con precio rebajado tienen que ser los mismos que ese establecimiento haya estado ofreciendo normalmente durante la temporada y, como mínimo, durante el mes anterior y no pueden haber sido objeto de ninguna otra práctica de promoción dentro de ese mes anterior a la fecha de inicio de la venta de rebajas.
  • No se pueden ofertar como rebajas productos deteriorados. Un producto con una tara puede tener un descuento por tal motivo pero no entra dentro de lo que entendemos por rebajas.
  • En los artículos y en la publicidad que se utilice deben aparecer el precio nuevo y el antiguo para poder apreciar la rebaja. Si se trata de la rebaja de un mismo porcentaje para un grupo de artículos entonces basta con el anuncio expuesto de forma genérica.
  • Los pagos podemos realizarlos de la misma forma que el establecimiento viniera admitiendo de forma normal. Si una tienda admite el pago con tarjeta a lo largo de todo el año también debe admitírnosla en período de rebajas.
  • En cuanto a las devoluciones, la forma y el tiempo en que pueden producirse lo fija cada establecimiento y debe encontrarse debidamente indicado en el mismo o en el tique de compra.
  • Si compramos un producto duradero este contará con las mismas garantías que marca la ley si lo compramos en un periodo que no es de rebajas.

 

Por último, no hay que olvidar algo que siempre recordamos en esta época: lo que se rebajan son los precios no nuestros derechos. Si algún establecimiento no cumple con estos requisitos hay que adoptar las medidas oportunas: pedir la información necesaria y, en su caso, interponer la oportuna reclamación.

 

Si te apetece leer más…

Nuestra Web

Facebook

Twitter

Canal de Youtube

Ver Post >

Etiquetas