El Comercio
img
¿Y si el obligado deja de pagar la pensión de alimentos?
img
Cuervo Alfageme Abogados | 12-06-2017 | 10:12| 0
blog

 

Cuando tras un divorcio se establece el pago de una pensión de alimentos, es relativamente habitual que, por una u otra causa, se produzcan incumplimientos. A veces se trata de un simple retraso o un tema excepcional y puntual pero otras se convierte en una continua fuente de conflictos.

Antes esta situación, nuestro derecho nos ofrece dos vías de reclamación:

1.- La vía civil: a través de la presentación de una demanda solicitando la ejecución de la sentencia o convenio regulador aprobado que establece el pago de alimentos.

2.- Y la vía penal: el impago de la pensión alimenticia durante dos meses consecutivos o cuatro no consecutivos se encuentra tipificado como delito en nuestro Código Penal.

Puesto que dos son las opciones, la duda que suele plantearse es cuál es la más recomendable. Nuestro criterio es reservar la vía penal para aquellos casos en los que no hay justificación alguna para el incumplimiento y en el progenitor que incumple existe una actitud dolosa que parece que va a persistir en el tiempo o ya se han producido ejecuciones civiles y continúan produciéndose impagos de forma habitual.

En el resto de los casos, la mejor solución suele ser la reclamación de los atrasos en ejecución de sentencia y, cuando es posible, solicitar la retención de las cantidades directamente de la empresa o entidad que pague el salario o pensión al progenitor obligado.

La ventaja de evitar la vía penal, cuando sea posible, redunda en una mejor relación entre los ex cónyuges en el cumplimiento de las medidas acordadas y eso, en definitiva en una mayor tranquilidad de los hijos, que siempre sufren más cuanto mayor y más complicada es la judicialización de las relaciones entre sus padres.

 

También puedes leernos y seguirnos aquí:

Nuestra Web

Facebook

Twitter

Canal de Youtube

Ver Post >
Nunca solos y encerrados en el coche
img
Cuervo Alfageme Abogados | 05-06-2017 | 13:07| 0

blogVerano, calor, coche y animales es una combinación que puede tener resultados peligrosos si no controlamos bien lo que hacemos.

Es relativamente habitual dejar un animal, casi siempre un perro porque son los que normalmente nos acompañan en los desplazamientos fuera del hogar, dentro de un vehículo mientras tenemos que hacer cualquier gestión. Este gesto puede tener graves consecuencias si no consideramos bien determinadas circunstancias que se dan especialmente en esta época del año. Dejar un animal en un espacio cerrado, al sol, con altas temperaturas durante un cierto tiempo puede dar lugar a su muerte. No cuentan con el mismo sistema que nosotros para regular el calor y son igualmente sensibles a este.

No es recomendable dejar a un animal en un coche pero, si resultara imprescindible, es fundamental que sea por muy poco tiempo, que el vehículo esté aparcado a la sombra, que dejemos agua y una vía de respiración, una ventanilla abierta, por ejemplo. En cualquier caso, el mejor consejo es no hacerlo.

De igual forma hay que tener cuidado cuando realizamos cualquier otra actividad con temperaturas altas. No hay que olvidar que ellos no pueden avisarnos de si tienen sed o pasan calor. Hay que mantenerlos hidratados y considerar su estado de salud y evitar golpes de calor.

Es nuestra obligación moral y legal como propietarios y su incumplimiento puede traer consecuencias, además de personales, jurídicas. No cuidar adecuadamente a un animal hasta el punto de llegar a ocasionarle graves lesiones o incluso la muerte puede considerarse una infracción administrativa contra la ley de protección de animales domésticos de nuestra comunidad autónoma o incluso un delito conforme a nuestro Código Penal.

Desde otro punto de vista, si observamos que un animal se encuentra dentro de un automóvil y puede sufrir daños por esta situación, lo más recomendable es llamar a la policía o guardia civil a fin de que se hagan cargo de la situación y tomen las medidas oportunas, al margen de investigar y en su caso denunciar la posible infracción o delito que haya podido cometer su propietario.

 

Si tienes más dudas o curiosidades jurídicas, también puedes leernos y seguirnos aquí:

Web

Facebook

Twitter

Canal de Youtube

Ver Post >
Mi comunidad quiere demandarme por impago
img
Cuervo Alfageme Abogados | 31-05-2017 | 11:45| 0

blog

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pedro ha observado que en el orden del día de la próxima reunión de su comunidad de propietarios aparece un punto que se refiere a la liquidación de la su deuda con la comunidad por impago de varias cuotas mensuales. También se menciona la adopción del acuerdo necesario para reclamarle el pago judicialmente. Pedro se ha preocupado pues no cuenta con dinero para hacer frente de manera inmediata a la deuda pero no quiere que se le generen más gastos. Nos pregunta qué puede hacer.

El primer paso es comprobar el importe de la liquidación. Puedes llamar al administrador o al presidente de la comunidad para verificar si el importe que ellos mencionan que adeudas efectivamente es correcto según tus cálculos.

Si es así y lo debes y no hay ninguna causa para oponerte a su reclamación, lo que te recomendamos es que acudas a la junta en la que se vaya a tratar este asunto y plantees a la comunidad que te concedan un aplazamiento o una forma de pago que te permita hacer frente a la deuda sin que se inicie el procedimiento judicial. Una vez adoptado el acuerdo de liquidación de la deuda y reclamación judicial en la comunidad y notificados a ti los mismos la comunidad puede interponer en cualquier momento la demanda de reclamación y, a partir de ahí, ya se generan gastos judiciales.

 

Si tienes dudas o curiosidades jurídicas, puedes seguirnos aquí:

Nuestra Web

Facebook

Twitter

Canal de Youtube

Ver Post >
Expectativas y realidad
img
Cuervo Alfageme Abogados | 29-05-2017 | 13:09| 0

blogTodos quienes creen tener derecho a algo se van generando ciertas expectativas y alimentan sus suposiciones, más cuanto mayor es el tiempo que tardan en dar los primeros pasos legales para lograr su objetivo. Sin embargo, tres son los problemas a los que se enfrentan aun cuando no lo sepan.

El primero, que la legislación respalde lo que consideran justo, cosa que no siempre sucede y que limita y mucho lo que se puede lograr en una negociación o en un procedimiento judicial. No es recomendable dejarse llevar por lo que opinan amigos y vecinos, ni por la información que se pueda encontrar en foros o páginas web. No siempre es correcta y, aún siéndolo, hay que adaptarla a las circunstancias concretas de nuestro caso particular.

El segundo, que los hechos de los que partimos sean ciertos, pues a veces se presuponen ciertos datos o circunstancias que al ahondar un poquito se comprueba que no lo eran, lo que lógicamente hace variar las expectativas. Por ello, antes de dar nada por hecho hay que asegurarse y comprobar las cosas.

El tercero, que podamos obtener pruebas suficientes y adecuadas que puedan demostrar que los hechos de los que partimos son ciertos.

No se puede obviar ninguno de estos pasos y los dos últimos pueden ir preparándose desde un primer momento. El abogado puede dirigir la averiguación de los hechos y la obtención de pruebas, pero sólo desde que toma las riendas de un caso. Por ello es muy recomendable que sea el propio interesado el que tenga una actitud precavida y activa, comprobando todo aquello que esté en su mano, acudiendo a los técnicos o especialistas que en cada caso corresponda y siendo muy cuidadoso al recopilar y conservar toda la documentación que pueda afectar al caso.

 

Si tienes más curiosidades jurídicas, puedes leernos y seguirnos en:

Nuestra Web

Facebook

Twitter

Canal de Youtube

Ver Post >
En un universo de contratos
img
Cuervo Alfageme Abogados | 26-05-2017 | 12:47| 0

blogSi nos paramos a pensarlo por un momento, toda nuestra vida gira en torno a un universo de contratos.

El de la energía eléctrica, el que guarda relación con nuestra vivienda, en propiedad o en alquiler, el de trabajo, el del transporte público en el que viajamos o el de la adquisición de combustible en una gasolinera, todos los de telecomunicaciones, los bancarios, el del suministro de agua, de gas, cualquiera de los que hacemos cada vez que compramos en una tienda…

Es imposible eludir el contacto con el mundo jurídico y es imposible evitar sus consecuencias en nuestra vida, entonces, ¿cómo sobrevivir evitando problemas con cualquiera de nuestros contratos? No hay una fórmula mágica y tener algún inconveniente es prácticamente ineludible, sobre todo, si tenemos en cuenta que muchos de los contratos que utilizamos a diario son contratos de adhesión con cláusulas tipo que nos imponen las grandes empresas y que apenas podemos modificar. No obstante, sí que podemos tomar una serie de precauciones.

Leer bien el contenido, pedir explicaciones de los puntos que no entendamos, guardar una copia de lo firmado y, en caso de duda, consultar con un abogado especialista en la materia, consejo especialmente necesario si son contratos en los que sí que es posible negociar o redactar todas o parte de sus cláusulas, van a tener una larga duración o suponen una inversión importante como ocurre, por ejemplo, con un arrendamiento, o con una compra de una vivienda.

Hacer un contrato con un buen contenido, pensar  y prever con antelación las futuras dificultades y  dejarlas resueltas de antemano evita problemas que una vez que surgen ya pueden acarrear soluciones más complicadas. Por este motivo, contar con un asesoramiento previo adecuado es fundamental y probablemente mucho menos costoso que lidiar con las consecuencias negativas de realizar un contrato con dudas.

 

Si tienes dudas o curiosidades jurídicas puedes seguirnos en

Web

Facebook

Twitter

Canal de Youtube

Ver Post >
¿Y si intentamos un acuerdo?
img
Cuervo Alfageme Abogados | 22-05-2017 | 12:16| 0
blog

En cualquier asunto en el que exista una controversia entre dos o más partes, la mejor solución siempre es tratar de lograr un acuerdo que ponga fin de forma que resulte interesante a todas las personas implicadas. Esta, que es una norma aplicable a cualquier ámbito de nuestra vida, es especialmente importante cuando se trata de solventar una cuestión jurídica se trate de la materia que se trate.

Esa máxima conocida por todos que asegura que “más vale un mal acuerdo que un buen juicio”, aún con su simpleza, resulta completamente cierta.
Con un acuerdo todos los afectados ponen fin a un problema con una medida pactada a la que dan su conformidad con lo que de mano se evitan trámites, mayores costes y se logra un cumplimiento mucho más efectivo y rápido en la mayor parte de los casos.

Pero, alcanzar un acuerdo no siempre es tan sencillo de conseguir. Para lograrlo es preciso dar unos pasos esenciales.

En primer lugar, es imprescindible que cada parte tenga la intención real de solucionar la cuestión planteada y a esta intención no se añadan emociones negativas hacia los otros implicados o, si existen, que prime siempre el poner fin a la situación creada.

En segundo lugar, es fundamental que todas las partes estén informadas de sus derechos, de lo que realmente pueden conseguir o no en un procedimiento judicial si el acuerdo no se alcanza, de cuáles son los riesgos y el coste en tiempo y en dinero que eso puede suponer.

Y, por último, no hay que perder la paciencia ni el objetivo a lo largo de cada paso de la negociación. Es normal que alguna de las partes haga alguna petición que sobrepase nuestras expectativas pero precisamente para eso existe esa negociación, para sentar los puntos del futuro acuerdo dentro de unos límites legales y aceptables.

En definitiva, contar con una información clara y completa y aparcar los sentimientos negativos son las claves para conseguir un acuerdo pero también contar con un buen asesoramiento a lo largo del proceso.

Hoy en día existen numerosas opciones que ayudan a conseguirlo pero el punto de partida siempre es tener talante para encontrar la mejor y más fácil solución.

 

Si tienes más curiosidades jurídicas puedes leernos y seguirnos aquí:

Web

Facebook

Twitter

Canal de Youtube

Ver Post >
¿Siendo deudor puedo ser presidente?
img
Cuervo Alfageme Abogados | 18-05-2017 | 16:14| 0

blogÁngeles es la presidenta actual de su comunidad de propietarios. A finales de junio suele celebrarse una junta en la que se aprueban las cuentas y se designan nuevos cargos. Su comunidad sigue un turno rotatorio para el nombramiento de presidente y vicepresidente. El propietario al que le toca ahora el cargo de presidente adeuda una importante suma a la comunidad e incluso está demandado judicialmente por este motivo. Ángeles nos pregunta si esta persona puede ser presidente.

La respuesta evidentemente es negativa. No puede ser presidente de la comunidad de propietarios una persona que mantiene un litigio con la comunidad de propietarios por cualquier motivo.

La razón nos la da la propia ley. El presidente de una comunidad de propietarios representa a esa comunidad. Y lo hace en todos los ámbitos. La ley especifica incluso que lo hace “en juicio y fuera de él”. Por tanto, es incompatible que sea presidente y represente a la comunidad en juicio existiendo uno abierto contra él.

En la junta de nombramiento de cargos la comunidad debe elegir a otro propietario para el cargo, acuerdo que se adopta por simple mayoría.

 

También puedes seguirnos aquí:

Web

Facebook

Twitter

Canal de Youtube

Ver Post >
¿Qué hago con la pareja de mi arrendatario?
img
Cuervo Alfageme Abogados | 16-05-2017 | 16:10| 0

blog

Pedro tiene alquilado un piso en el que vive una pareja que tiene un niño de corta edad. Desconoce si están casados o no y en el contrato tan solo figura él como arrendatario. Ahora este arrendatario le ha comunicado que deja el inmueble al finalizar esta anualidad del contrato porque tiene problemas con su pareja. Pedro nos pregunta si puede dar por terminado el contrato sin más o tiene que notificárselo a esta pareja.

Si el arrendatario da por terminado el contrato, el arrendamiento puede continuar en beneficio tanto del cónyuge como de la pareja de hecho, si esta lleva conviviendo con el arrendatario al menos dos años o han tenido descendencia común, como parece que ocurre en este caso.

Como arrendador, para conocer las intenciones de esta pareja, lo que debes hacer es requerirla para que manifieste si desea continuar o no. Si no contesta en el plazo de quince días, se entiende que el contrato queda extinguido. Si decide continuar, lo hace en los mismos términos del contrato que ya tenías, es decir, se coloca en la situación del arrendatario. En cualquier caso, existe la obligación de abonar la cantidad establecida como renta hasta la extinción del contrato, si se produce esta.

 

Si tienes más curiosidades jurídicas puedes leernos en:

Nuestra Web

Facebook

Twitter

Canal de Youtube

Ver Post >
¿Me puedo divorciar sin pasar por el Juzgado?
img
Cuervo Alfageme Abogados | 15-05-2017 | 13:42| 0

one-wedding-251029_opt-1Hoy en día sí. Nos podemos divorciar, o separar, sin necesidad de dar un solo paso por ningún Juzgado, haciéndolo directamente ante un notario. No obstante, esto no es posible en todos los casos y, a su vez, conlleva unos trámites que son imprescindibles. Analicemos estos extremos.

¿En qué casos es posible un divorcio o una separación ante notario? Esta opción solo existe si la separación o el divorcio se plantea una vez transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio, de mutuo acuerdo por ambos cónyuges y no tienen hijos o tienen hijos mayores de edad o que ya se han emancipado. No pueden hacerlo aquellos matrimonios cuya separación o divorcio se presenta de forma contenciosa o, aun habiendo acuerdo, tienen hijos menores que no se han emancipado o hijos incapacitados judicialmente que dependan de ellos.

¿Qué trámites conlleva este tipo de separaciones y divorcios? Una separación o divorcio ante un notario no implica poder prescindir de la asistencia letrada. Los cónyuges deben contar con un abogado (uno para cada uno o uno para los dos, según decidan) que les asesore en todos los pasos de su ruptura y en los acuerdos que es preciso incluir en el convenio regulador de su divorcio o separación.

Esos acuerdos se trasmiten a la notaría que ambos elijan y se recogen en una escritura pública. Al otorgamiento de la escritura deben acudir los cónyuges de modo personal y su abogado (o abogados en caso de que cada uno tenga el suyo). La escritura también debe estar firmada por los hijos mayores de edad o menores emancipados en relación con las medidas si todavía carecen de ingresos propios y conviven en el domicilio familiar.

Si a la hora de formalizar la escritura el notario observa que algún acuerdo puede ser dañoso o gravemente perjudicial para uno de los cónyuges o para los hijos, tiene que advertírselo a los cónyuges y cerrar el expediente. En este caso, a los cónyuges, si no modifican ese extremo y desean mantenerlo, solo les queda la vía judicial para la aprobación por el juez de su propuesta de convenio regulador.

¿Qué ventajas tiene este sistema? Sin duda la rapidez y la comodidad. A nadie le suele gustar acudir al Juzgado para ningún trámite. El inconveniente es que suele resultar más caro acudir a una notaría. Un divorcio o separación por este sistema conlleva hacer frente a la factura de notario y abogado. No a la de procurador que sí es necesario en vía judicial pero aun así suele ser menos económica la vía notarial.

Si tienes más dudas jurídicas, puedes seguirnos en

Nuestra Web

Nuestro Facebook

Nuestro Twitter

Nuestro Canal de Youtube

 

Ver Post >
¿Dónde está el arrendatario?
img
Cuervo Alfageme Abogados | 12-05-2017 | 09:35| 0

blog

Amalia nos comenta que hace un par de meses que no sabe nada del arrendatario al que tiene alquilado un apartamento. No solo no le ha pagado la renta sino que tiene constancia, por los vecinos del edificio, de que se ha ido y ha dejado el piso  vacío. Amalia ha conservado un juego de llaves de la vivienda y nos pregunta qué hacer. Si puede entrar sin más y dar por terminado el contrato o tiene que notificárselo al arrendatario de algún modo.

No puedes recuperar sin más, como propones, el apartamento. Es preciso solucionar legalmente la situación.

Caben dos posibilidades: localizar al arrendatario y firmar la extinción del contrato de arrendamiento previo pago de las cantidades que te adeuda, salvo que no las quieras percibir ya, o, si esto es imposible, iniciar un procedimiento judicial de desahucio por impago de rentas  en el que es posible la reclamación de ambas cuestiones: la extinción del  contrato y el cobro de lo impagado.

 

Si tienes más dudas jurídicas, puedes seguirnos en

Nuestra Web

Nuestro Facebook

Nuestro Twitter

Nuestro Canal de Youtube

Ver Post >

Etiquetas