El Comercio
img
CULTURA Y SILENCIOS (Y II)
img
José María Urbano | 15-04-2018 | 17:21| 0

No sólo no se han buscado nuevos patronos para la Fundación Niemeyer, sino que nadie se preocupa de buscar ‘aliados’ internos para el proyecto cultural más importante de Asturias

 

En el mes de mayo de 2011, todo estaba preparado para que LA VOZ DE AVILÉS se convirtiera en el primer patrono de la Fundación Niemeyer  ligado a los medios de comunicación. La negociación la había llevado yo personalmente con Natalio Grueso y en mi empresa se comenzó a trabajar en el encaje de aquella presencia en el patronato, de forma que posiblemente constara además EL COMERCIO y el Grupo Vocento. Nada nuevo. Vocento figura en el patronato del Guggengheim con ‘El Correo’ desde el primer momento, mientras que en el apartado de medios de comunicación benefactores de ese mismo patronato constan nada menos que veinte compañías en representación de las empresas de comunicación más importantes de este país.

En el caso del Centro Niemeyer, habría que imaginarse en aquel momento lo que podría suponer para la difusión informativa y hasta publicitaria de todas sus actividades por parte de trece periódicos regionales del Grupo Vocento, líderes en sus respectivas autonomías, más el ABC, más una agencia de noticias como Colpisa, más un suplemento semanal, el XL Semanal, líder en este país, distribuido por 23 cabeceras. Es decir, desde una institución local como LA VOZ DE AVILÉS, a la posibilidad de encontrar aliados en prácticamente todos los rincones de España. Y cabe imaginarse que a partir de ahí, como sucedió en el Guggenheim con la participación inicial de ‘El Correo’ y Vocento, detrás vendrían todos los demás grupos.

Por aquellas fechas, Gonzalo Urquijo, el único directivo español presente en el consejo de administración de ArcelorMittal, se disponía a llevar a una próxima reunión del consejo la propuesta de aprobación para la entrada de la multinacional siderúrgica en el patronato de la Fundación Nimeyer, algo que se había reclamado tres años antes sin demasiada fortuna. Todo parecía indicar, y así lo publicó este periódico, que en aquella ocasión se contaba ya con la luz verde del consejo.desayunosblog

Son solo dos ejemplos concretos de lo que estuvo a punto de cerrarse en el inicio del verano de 2011, aunque luego todo se viniera abajo por las razones sobradamente conocidas, al menos en esta ciudad, y que no merece la pena volver a repetir. Si acaso, sí conviene recordar que el entonces presidente de la Fundación Niemeyer, Manolo Díaz, compositor, cantante, productor, consultor de industrias audiovisuales en Estados Unidos e Iberoamérica, tenía avanzadas algunas gestiones para sumar patronos a la fundación de la talla del Banco de Santander o el grupo de empresas del empresario mexicano Carlos Slim.

Ver Post >
CULTURA Y SILENCIOS (I)
img
José María Urbano | 09-04-2018 | 20:21| 0

Nadie nos había advertido de que el número de visitantes al Niemeyer ya no es importante, ni tampoco su peso en la promoción de la ciudad, ni la búsqueda de patronos

Asistimos en los últimos tiempos, entre la indiferencia política y social, con excepciones, a una serie de planteamientos de responsables culturales en esta ciudad que deberían sorprendernos, cuando no rebelarnos, ante ciertos atrevimientos y licencias y desde luego ante una realidad que está muy lejos de la que se nos quiere pintar desde los estamentos oficiales. Como el atrevimiento sale gratis, uno tiene la sensación de que se ha instalado en esta ciudad un modelo de comunicación sobre el hecho cultural que en vista de la indiferencia general corre el riesgo de ser admitido como el correcto, cuando la realidad de los hechos nos indica que hay serias dudas sobre este asunto.
La escalada de ese modelo de comunicación la inició el viceconsejero de Cultura, Vicente Domínguez, cuando, recién llegado al cargo y al patronato del Centro Cultural Internacional Óscar Niemeyer, declaró solemnemente que a él lo de la internacionalización del centro le preocupaba poco o nada y que el concierto de Wilko Jhonson (ex Dr. Felgood) que él mismo se encargó de presentar en aquella misma comparecencia ante los medios, ya justificaba por sí solo un trimestre de programación en el centro avilesino.
La desautorización le llegó en menos de 24 horas, cuando el consejero de Cultura se vio obligado a salir ante la opinión pública para proclamar que el Principado no renunciaba, de ninguna de las maneras, a uno de los objetivos primordiales del Centro Niemeyer, como es el de su proyección internacional. Lo del concierto de Wilko Jhonson fue más prosaico y más sangrante en lo económico: se vendieron 400 entradas de un aforo de mil localidades. El viceconsejero se lució en su estreno.niemeyer-blog-bueno
Como equivocarse es un riesgo que nos amenaza a todos, y más a los que hacen algo –los indolentes y los desdeñosos ya se sabe que están ahí solo para criticar los fallos de los demás–, uno pensó que aquel debut tan poco afortunado había sido fruto de la inexperiencia en el cargo. De ahí la sorpresa cuando hace unos días, el mismo viceconsejero, a la hora de presentar los resultados del ejercicio de 2017 relativos al Centro Cultural Internacional Óscar Niemeyer, relativizó la importancia del número de visitantes porque a fin de cuentas, según él, «la naturaleza de un centro de este tipo es atender las necesidades del alma», con cita a Aristóteles incluida.

Ver Post >
EL MINISTRO DE FOMENTO BAJA A LA ARENA
img
José María Urbano | 01-04-2018 | 15:15| 0

Íñigo de la Serna demuestra en Avilés que los proyectos básicos de la ciudad empiezan a ser algo más que simples dibujos.

 

Hace poco más de un mes participé en un debate sobre el actual ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en su relación con Asturias. No era un debate cualquiera, ni por la casi veintena de participantes –el rector de la Universidad de Oviedo y periodistas mayormente–, ni por el objetivo final de aquella reunión, que trataba precisamente de poner de relieve los méritos de determinadas personas respecto a nuestra región.

 
Me posicioné desde el primer momento en el bando de los defensores de los méritos del ministro de Fomento y hasta hice una defensa de sus compromisos con Asturias. Cierto que en aquel momento faltaba la prueba exigida por Santo Tomás, la de «hasta que no lo vea no lo creo», pero en mi opinión De la Serna no solo había estado unas cuantas veces en Asturias anunciando la viabilidad de proyectos que llevaban años metidos en la nevera, sino que, discretamente, había puesto previamente a sus técnicos a trabajar junto a los técnicos municipales, en el caso de Gijón y Avilés, para avanzar en ese objetivo de plantear soluciones a problemas enquistados.

 

Nada que ver con anuncios anteriores, que prometieron hasta la llegada del AVE a Avilés, y cuando llegó la hora de «pasar a limpio» las palabras de la ministra de turno, su departamento no fue capaz de pasar de la estación de La Rocica, ni de decirnos cómo llegaba a ella. Es decir, ni soterramiento, ni plan de vías, ni nueva centralidad, ni solución para la Ronda Norte, pendiente, como siempre, de que el Principado redactara el proyecto, algo que en esta ciudad llevamos esperando desde los tiempos de Buendía como consejero del Principado, arrugado, él y su equipo, ante las amenazas permanentes de Castrillón de judicializar cualquier solución a un proyecto de interés general, como es el de la conexión obligatoria a un puerto que pertenece a la nómina de los puertos generales del Estado.blogdelaserna

 
Íñigo de la Serna, que fue alcalde de Santander y que por lo tanto sabe distinguir bien entre lo que es bajar a la arena y ver los toros desde la barrera, vino a Asturias las veces que consideró oportunas. Lógicamente, eso en el Principado también fue objeto de críticas, porque en esta tierra nuestra ya se sabe: que si el ministro no viene «es una vergüenza», y si viene, «qué andará buscando, aquí hay gato encerrado».

En aquel debate perdimos deportivamente los que pusimos encima de la mesa los méritos del ministro. Hoy, un mes después, sólo hace falta referirse a los titulares de EL COMERCIO y de LA VOZ DE AVILÉS de la última semana. Y sobran más comentarios: «Gijón, Principado y Fomento cierran el acuerdo sobre el convenio del plan de vías con 813 millones». «Adif y el Ministerio asumirán en solitario 453 para la estación de cercanías y las obras del metrotrén. Los 360 millones restantes incluyen cubrir las vías hasta La Calzada, ampliar el parque de Moreda y unir Moreda con El Polígono». «Fomento inicia el plan de vías con la puesta en marcha del vaciado del túnel del metrotrén. La operación durará ocho meses y exige 800.000 euros. El objetivo es restablecer las condiciones del tubo cuanto antes»

«Fomento, Principado y Ayuntamiento de Avilés cierran los protocolos del soterramiento y la Ronda Norte». «El ministro cumple su promesa de sellar los acuerdos en el primer trimestre. Fomento ha iniciado ya los trámites para contratar los estudios del soterramiento y la Ronda Norte».

En el caso de Avilés no se puede hablar de cifras simplemente porque se está en el proceso de estudios, aunque el ministerio de Fomento ya ha dado un paso más al elaborar los pliegos correspondientes y remitirlos a la Abogacía del Estado y al Ministerio de Hacienda para su aprobación, por lo que se espera que pronto pueda publicarse en el Boletín Oficial del Estado la licitación de los dos estudios informativos.

En esta ciudad, cuando hablamos de estos proyectos en concreto, hay razones más que suficientes para que aflore el escepticismo. Son muchos años de promesas incumplidas, de proyectos presentados que luego, con la llegada de nuevos gobiernos, nuevos ministros, quedaron en nada. En este caso, quizá porque estamos ante la última oportunidad en muchos años, no queda otra que aferrarse al trabajo y a la seriedad demostrada por Íñigo de la Serna y su departamento para pensar que este país no es Venezuela y que lo que se firme hoy será respetado por un nuevo gobierno y un nuevo ministro.

Ver Post >
SEMANA SANTA, RECUERDOS DE ESTUDIANTE
img
José María Urbano | 29-03-2018 | 16:14| 0

Estudié todo el bachillerato en el colegio Virgen del Camino (León), bajo la gestión de los Padres Dominicos (OP), y lejos de haber quedado estigmatizado, como leo ahora en ocasiones por parte de quienes -cuarenta o cincuenta años después- recuerdan historias complicadas (que   respeto, pero que en todo caso yo tuve seguramente la suerte de no vivir), guardo un recuerdo imborrable de la Semana Santa en el colegio. Y eso no significa -el que sea imborrable- que disfrutara con todo lo que hacíamos.

Recuerdo que era una semana entera sin clase (fiesta), pero a la vez muy exigente. Incluso hasta en el comer, en donde lo del ayuno y abstinencia no era una figura retórica, sino un ejercicio físico y mental, entre los ‘ruidos’ del estómago y el vértigo de irte a la cama soñando con paraísos mucho más terrenales que los que en esa semana preconizaban nuestros segundos ‘padres’.escolania

Y recuerdo, sobre todo, que a partir del Jueves Santo, los que pertenecíamos a la Escolanía Virgen del Camino, que durante muchos años figuró  como una de las más importantes de este país, invitada a a participar en el congreso anual europeo de Pueri Cantores (junto a los Pueri Cantores de Viena, por ejemplo), no parábamos, atendiendo a los solemnes actos de la Semana Santa de León, que tenían en el Santuario de la Virgen del Camino uno de sus referentes. Por supuesto, incluidas las autoridades, las civiles, las militares y las mediopensionistas. En aquellos días, ‘todo León’ subía a la Virgen del Camino.

En todo caso, mis recuerdos más importantes son los musicales, los que durante esa semana nos obligaban a un esfuerzo añadido, con ensayos permanentes, y luego con una atención especial para que todo saliera bordado en los conciertos diarios. Días en los que había que alternar piezas de Palestrina con las de  Tomás Luis de Victoria y su Officium Hebdomadae Sanctae (en los que mi hermano Javier era el solista tenor, lo que me daba pie a mí, un bajo más en el coro general, para hinchar pecho), Mozart ó Haendel. Y el recuerdo especial de la Misa de Resurrección, a las doce de la noche del sábado (ahora las ‘resurrecciones’ se hacen a las siete de la tarde, esto ya no es lo que era), en la que el ‘Aleluya’ de Haendel (cinco voces mixtas) hacía temblar el techo del santuario.

Y un recuerdo final. Los integrantes de la Escolanía, tras los aplausos de un santuario lleno a rebosar, nos íbamos directamente al comedor del colegio, ya de madrugada, en donde nos esperaban, a modo de compensación, pastas con vino, servido en aquellos vasos de acero inoxidable, y seguramente reducido con agua y azúcar. Y al día siguiente, domingo, menú especial: cordero.

(La fotografía pertenece a un concierto más de la Escolanía Virgen del Camino, dirigida por el padre dominico Ángel Torrellas, un ‘mártir’ que un día lo dejó todo para dedicarse a los más necesitados en Centroamérica, en donde murió).

(Dedicado a concejales/as que “descubren”, hoy, la música en ruedas de prensa como si la hubieran inventado ellos/as, y a los que piensan, hoy, que la lucha por los derechos de los demás empezó cuando llegaron ellos).

 

 

 

 

 

 

Ver Post >
LAS HISTORIAS QUE NOS CUENTAN
img
José María Urbano | 25-03-2018 | 15:56| 0

 

Huidas a Suiza, vanas lecciones a los pensionistas y el espíritu perdido del Centro Niemeyer nos llevan a la perplejidad

 

Tengo que preguntarle a mi amigo Juanjo Jambrina, el padre del ‘Modelo Avilés’ sobre el tratamiento asertivo comunitario para personas con trastornos mentales –premio de LA VOZ DE AVILÉS en 2012– si su departamento se ha visto desbordado en los últimos tiempos. Y lejos de mí el querer frivolizar sobre un asunto tan serio como éste, pero presiento que entre los efectos de una crisis económica que sigue pegada a nuestro día a día, pese a la propaganda del Gobierno, y el bombardeo diario de mensajes y consignas que amenazan nuestra propia estabilidad emocional, habrá aumentado el número de casos de personas con una cierta predisposición a la melancolía, cuando no a la depresión.
El ciudadano de Avilés no es ajeno a las noticias del último cuarto de hora, cuando una heroína de la independencia de Cataluña como Marta Rovira, la de los sollozos en ‘prime time’ cuando Puchi decidió tomarse las de Bruselas, huye de España para no tener que comparecer ante el Tribunal Supremo y se instala en Suiza –hay que reconocer que tienen gustos caros estos ‘exiliados’– y dice, refiriéndose a su hija, que «el exilio me permitirá hacerle de madre (sic), se lo merece». Enternecedor. Hasta Ada Colau, esa estrella de la coherencia para sus amigos de cruzada, el paradigma de la ambigüedad más obscena para la inmensa mayoría, interrumpió el pleno del Ayuntamiento de Barcelona para mostrar su «tristeza» por el viaje emprendido por Rovira.
Otro mito que se nos cae partido en mil pedazos a los que nos enseñaron, a los que vivimos, que en defensa de unos ideales políticos lo único que no se puede perder es la coherencia y la dignidad. En Cataluña, de Pujol a Rovira, harían bien en estudiarlo. Por ejemplo para concluir que la última fugada del ‘procés’ no está siendo procesada por defender políticamente la independencia de Cataluña, sino por un delito de rebelión para el que el Código Penal contempla penas de prisión de entre 15 y 25 años.

Ver Post >
LAS FORTALEZAS DE LA CÁMARA DE COMERCIO
img
José María Urbano | 18-03-2018 | 12:51| 0

Mas allá de sus actividades concretas, la institución cameral es hoy clave en el desarrollo y en el futuro de Avilés y comarca

 

Las próximas elecciones a la Cámara de Comercio de Avilés vuelven a ponernos ante el espejo de la ciudad que se diseña en la actualidad, la ciudad que queremos, la que piensa en el futuro como un territorio que debe salvar los problemas derivados de su tamaño y la que trata de aprovechar sus recursos –algunos envidiables– para seguir avanzando en ese espacio físico en el que seamos capaces de crear empleo, riqueza y bienestar y eso se traduzca en fijar población e incluso atraerla.
Luis Noguera, actual vicepresidente de la Cámara de Comercio, se vislumbra como el sucesor natural de Francisco Menéndez, Paco Sumesa, presidente de la entidad desde 2006, si bien es cierto que ha permanecido los cuatro últimos años obligado por la circunstancia de no poder convocar elecciones, pendiente de una resolución de ámbito nacional. Noguera es una persona respetada, dentro y fuera de la Cámara, respaldado por el flamante presidente de Fade, Belarmino Feito, y su sola intención de presentarse a las elecciones para ocupar la presidencia va a conseguir que el proceso electoral se desarrolle sin ningún tipo de sobresaltos. El otro vicepresidente, Luis Esteban Alcalde, le va a prestar su apoyo incondicional, como corresponde a una persona que lleva años aportando su trabajo y su dedicación al equipo directivo de la institución cameral.camaraparablog
En una ciudad como la nuestra, en donde determinada clase política simplemente «no está» en las cuestiones relevantes por las que hay que pelear para tratar de situarse en el mapa nacional e internacional del progreso, es obligado poner en valor las instituciones que son capaces de aportar un valor a ese progreso que sí busca y quiere la mayoría de la sociedad. La Cámara de Comercio de Avilés, más allá de su razón de ser como corporación de derecho público, obligada a atender a todas las empresas de su ámbito, y como órgano elegido por el Gobierno central para recibir encomiendas de gestión, es hoy una de las instituciones claves del desarrollo de Avilés y su comarca.
A punto de celebrar su 120 aniversario, la institución compite con buena salud en el ámbito nacional –en el regional, por supuesto–, como representante empresarial de una ciudad y una comarca de 80.000-120.000 habitantes que pocas capitales de provincia pueden exhibir. La cámara de una ciudad industrial, con cinco multinacionales, un sector industrial líder mundial en alguno de sus sectores, un puerto de interés general del Estado, y un parque científico tecnológico que es referencia en el mundo, de la mano de ArcelorMittal, y en el que se asientan también multinacionales de servicios avanzados a las empresas. Y a todo ello, un aspecto también envidiable: una cultura industrial, una mano de obra formada, que nos permite competir en Europa.

Ver Post >
TRISTE RÉCORD DEL PP
img
José María Urbano | 12-03-2018 | 10:57| 0

Por primera vez el partido avilesino sale destrozado de un congreso local. Sus anteriores crisis siempre se habían producido en el ámbito de actuación del grupo municipal

 

No creo equivocarme si afirmo que Mercedes Fernández ha batido un récord en su propio partido e incluso en la política española: el de organizar un congreso de una agrupación local para salir de él con el partido destrozado. Sin matices: destrozado. Todos los congresos de las formaciones políticas concluyen dejando pelos en la gatera como se suele decir, porque al final siempre va a haber una parte que no ve cumplidas sus expectativas ni en cuanto a representación en los órganos directivos ni en el tipo de directrices marcadas hasta el cónclave siguiente.

En el caso del congreso del PP de Avilés celebrado el pasado sábado no ha habido matices, simplemente el partido ha quedado roto en dos partes tan irreconciliables que en cuestión de horas se saldó con la mitad del grupo municipal del Ayuntamiento de Avilés fuera del partido, tres de seis, y un goteo de bajas de militantes.

Problemas internos han tenido y tienen todos los partidos. Aquí, en Avilés, el PSOE podría hablar de los suyos, lo mismo que Izquierda Unida, por no irnos más atrás y recordar lo que sucedió con UCD y el CDS, o más recientemente con Ciudadanos. De la marca de Podemos, Somos, se sabe poco, pero a nivel nacional ya nos han dejado claro que en poco tiempo se han hecho expertos en purgas internas como bien saben apellidos relevantes que figuraron en el equipo fundacional.

En el caso del PP hay que decir que casi nunca tuvo descanso, ni siquiera cuando alcanzó la alcaldía con Agustín González. Su crisis más aguda la vivió en 1987, cuando el diputado avilesino Emilio Bretón, padre de la actual concejala Ana Bretón, pidió en la Junta General del Principado que se le retiraran las competencias urbanísticas al Ayuntamiento de Avilés por el falso «escándalo» de La Curtidora. Aquella injerencia clara de la dirección regional –Isidro Fernández Rozada se desgañitó durante meses al lado de los que les interesó mantener vivo el «escándalo» a nivel regional–, se saldó con la renuncia de tres concejales, Abando, Hurlé y Domínguez Gil, más la del presidente Pedro Solís –el mejor presidente de la historia del PP–, justo en el momento en el que el partido estaba en condiciones de aspirar a la alcaldía y desbancar al PSOE.ppblog

Más adelante, la también portavoz municipal Concepción Álvarez Ordóñez acabaría en el grupo mixto por negarse a transigir con otra injerencia regional, en este caso por la compra del Palacio de Camposagrado. El mandato de Agustín González al frente de la Alcaldía concluyó con dos de sus concejales en el Grupo Mixto. Otro portavoz, Manuel Peña, fue cesado por protestar la decisión personal de Joaquín Aréstegui de promover a Carmen Maniega como diputada nacional. Y ya más recientemente, la dirección regional impuso su candidato a las últimas municipales, Carlos Rodríguez de la Torre, sin consultar a las bases, en lo que constituyó un desaire en toda regla a la agrupación local, no sólo a su dirección.

Ver Post >
UNIDOS EN LO IMPORTANTE
img
José María Urbano | 05-03-2018 | 19:41| 0

La ciudad debe aprovechar el consenso general sobre la importancia de disponer de los terrenos de baterías de cok con rapidez, como un elemento clave del futuro

El ‘Modelo Avilés’ en el que se profundizaba la pasada semana en esta misma sección sigue avanzando paso a paso, con nuevas situaciones que nos permiten ser moderadamente optimistas, sobre todo si miramos alrededor. Las cosas importantes fluyen y ahí reside la clave del futuro de una ciudad que aspira a profundizar todo lo que pueda en la creación de empleo y en la mejora de las condiciones que hagan de ésta una ciudad amable, capaz de fijar población e incluso de atraerla nueva.

En esa dirección confluyen las ideas y los esfuerzos de una serie de agentes que son los que permiten ese moderado optimismo. De la reunión de hace unos días entre la alcaldesa y el nuevo presidente de Fade salió la idea de dedicar a la gran industria los terrenos que van a quedar liberados tras el cierre de las baterías de cok de ArcelorMittal. Esta misma semana era Sepides, la sociedad pública propietaria de esos activos ‘ociosos’, la que confirmaba que, efectivamente, la mayoría de esos terrenos irán dedicados a la gran industria, dejando también un mensaje claro: deberá ser ArcelorMittal la que descontamine y urbanice esos espacios, algo que no dejó de chocar, ya que el recuerdo que se tiene es que los actuales terrenos del PEPA fueron acondicionados por la propia sociedad estatal y no por la compañía siderúrgica.

En todo caso, la alcaldesa ha vuelto a tirar de pragmatismo para señalar que lo importante es que ese proceso, haga quien lo haga, sea lo más corto posible para que esos terrenos se puedan poner rápidamente a disposición de las futuras empresas que puedan estar interesadas en instalarse aquí. Mariví Monteserín sabe de qué habla, porque para eso lleva desde hace meses manteniendo una serie de contactos que le permiten una cierta serenidad. Contactos con responsables de Sepides, de ArcelorMittal, del mundo de la investigación y desarrollo –ITMA, Manzana del Acero, nuevo proyecto del conglomerado que dirige Nicolás de Abajo, Universidad–, de las empresas que están liderando los nuevos sectores y en general con un mundo industrial que es la base de ese futuro.baterias-para-blog

Lo bueno de todo esto es que la alcaldesa sabe que no está sola, ya que en esta ciudad existe en este momento un consenso sobre esas políticas que hay que desarrollar. Al apoyo explícito del presidente de la Fade, uno de los protagonistas de esa potencialidad industrial a través de su empresa, Asturfeito, hay que unir la posición inequívoca de la Cámara de Comercio, del Puerto y de los agentes sociales, en donde UGT y CC OO también mantienen un mismo discurso para diferenciar lo importante de los fuegos de artificio de los que no salen algunas formaciones políticas. En una labor callada, esos sindicatos siguen trabajando por resolver problemas, como ha sucedido de momento con la situación de los trabajadores del economato de Ensidesa, en donde Baltar y su gente de CC OO estuvieron detrás de la mayoría de las iniciativas que se tomaron. Con esa unidad de acción asegurada, lo que es importante es que esa pelea por el futuro se mantenga viva, casi a diario, en vista de que la situación general es la que es en este país, con decenas de poblaciones que están en la misma situación y dispuestas a explorar todas las posibilidades.

Ver Post >
DE AVILÉS A MURCIA
img
José María Urbano | 05-03-2018 | 19:03| 0

Enjugadas las lágrimas y agotadas las palabras sobre el extraordinario legado que nos deja Quini, tal y como se ha reflejado en este periódico en las últimas cuarenta y ocho horas, con un esfuerzo redaccional que también va a pasar a la historia del periodismo de esta región y más allá, es poco lo que cabe añadir. Si acaso, un par de anécdotas que sumar a la personalidad de un futbolista y de un ser humano cuyo recuerdo ya es indeleble.
Quini llegó con dos años al barrio siderúrgico de Llaranes, el lugar donde se asentaba el colegio de los Salesianos y la escuela de fútbol del C. D. Ensidesa creada por el recordado Juan Muro de Zaro, en la que Enrique hizo historia como integrante de aquel Bosco sideral. Por eso Quini siempre permaneció ligado a Avilés, la ciudad en la que cuando sopló el frío viento del norte –que también lo padeció– encontró el cobijo amigo.
A mitad de los años 70, cuando ya se había convertido en un ídolo con la camiseta del Sporting, Quini y sus hermanos siguieron la estela de otros futbolistas y decidieron invertir una parte de sus ahorros en la hostelería. Así nació la cafetería Jeskif, el acrónimo de los tres hermanos, Jesús, Enrique y Falo. Y lo hicieron en la calle de La Estación, en pleno barrio de Sabugo, la recordada ruta de los vinos en la que miles de personas se daban cita a diario. Pues bien, en aquel ambiente, Quini salía del Jeskif, siempre con la sonrisa puesta, con la palabra amable para todo el mundo, y paralizaba Sabugo. Todo el mundo quería decirle algo, entre ellos los cientos o miles de compañeros del colegio y de futbolistas de aquella escuela de Llaranes de la que salieron otros referentes del Sporting.

entrega de los premios de deporte de la asoc. de prensa deportiva de asturias. gijón-xixón. 21 05 2012. FOTO JOAQUÍN PAÑEDA.

Ubaldo Puche y Quini en una entrega de premios de la Asociación de la Prensa Deportiva de Asturias. Foto: Joaquín Pañeda

La segunda anécdota tiene que ver con Ubaldo Puche Mulero, uno de los socios más antiguos del Sporting, un murciano –«pijo, yo soy de Gijón, la que ye de Murcia ye la mi muyer», se defiende siempre– que fue vecino de los padres de Quini, unidos por la misma Ensidesa, y que por lo tanto conoció a los tres hermanos de niños. Puche fue mucho más que un amigo de ellos. Y fue, como fotógrafo de LA VOZ DE AVILÉS, el que un día se plantó en la redacción del periódico con la famosa foto de Quini ante el Rayo Vallecano, que ya ha dado la vuelta al mundo y que se ha convertido en la imagen icónica del goleador asturiano.
En mayo de 1976 se jugó en La Condomina el partido entre el Murcia y el C. D. Ensidesa, de Segunda división, y Puche me planteó viajar a su tierra de jueves para cubrir la información, primero iríamos a su pueblo, Puerto Lumbreras, y el domingo a la capital. Llegamos a última hora de la tarde a su casa familiar de un Puerto Lumbreras que no se parecía en nada al de hoy, convertido en uno de los puntos de atracción de la Costa Cálida. Tras instalarnos en casa de su familia –misma campechanía, misma generosidad que Ubaldo– salimos a dar una vuelta por el pueblo y al hacer una pequeña ruta de bares me encuentro en todos ellos con dos enormes posters ¡¡de Castro y Quini!!, con el uniforme del Sporting, obra lógicamente de Puche. Lo curioso es que en todos los bares no había ni una foto más de futbolistas, sólo los dos hermanos. ¡Quini ya era un ídolo hasta en Puerto Lumbreras hace 42 años!

 

Publicado en La Voz de Avilés-El Comercio el día 2 de marzo de 2018

Ver Post >
EL MEJOR DE EUROPA
img
José María Urbano | 25-02-2018 | 20:35| 0

El nuevo presidente de Fade refuerza el ‘Modelo Avilés’ al poner como ejemplo su proceso de reindustrialización y el valor de los terrenos liberados por las baterías de cok

 

El dos de mayo de 2010, LA VOZ DE AVILÉS presentó en sociedad el ‘Modelo Avilés’, nombre con el que hasta entonces solamente se conocía el Tratamiento Asertivo Comunitario (TAC) en salud mental, bajo la dirección del doctor Juan José Martínez Jambrina. La nueva acepción de modelo se tomaba para definir la evolución seguida por la ciudad, capaz de salir de una crisis industrial profunda en los 80-90 para reconvertirse y aprovechar al máximo los viejos y los nuevos recursos. Un amplio informe publicado ese día en las páginas 3, 4 y 5 desvelaba hasta qué punto Avilés había sabido aprovechar el dibujo planteado por el Plan General de Ordenación Urbana de Eduardo Leira para transformar físicamente la ciudad -con un casco histórico remozado y la recuperación de la ría para la ciudad como grandes iconos de esa transformación, además del éxito del Centro Niemeyer pese a no estar todavía inaugurado-, aprovechando a la vez las grandes fortalezas de disponer de cinco multinacionales en su entorno, un tejido industrial volcado con los nuevos sectores y una auténtica revolución en dos apartados clave: los servicios avanzados a las empresas y los centros tecnológicos que han logrado ir más allá todavía de lo que cabe esperar de la Manzana del Acero.

La sola propuesta del ‘Modelo Avilés’ fue recibida con alguna reticencia, dentro y fuera de la ciudad, como pasa casi siempre en esta región cada vez que se hace un planteamiento nuevo, y más si se hace desde Avilés. Pero la realidad es tozuda y solo cuatro años más tarde fue el presidente del Principado, Javier Fernández, el que ‘oficializó’ ese Modelo Avilés cuando el 18 de noviembre de 2014, con motivo de los actos del 25 aniversario de la creación de Asturfeito, declaró que Avilés se estaba convirtiendo en los últimos años «en un territorio de vanguardia empresarial y cultural de la que debemos estar orgullosos», con una apuesta clara por seguir ese rumbo en los próximos años, «para la consolidación del Avilés de la vanguardia y la innovación: esta ciudad cuenta con talento, capacidad, infraestructuras, empresas e iniciativas apropiadas para lograrlo».blog-feito

Un hecho que certificaba también aquella misma semana Guillermo Ulacia, presidente de Femetal y una de las personalidades más importantes de este país en el análisis de todo lo relacionado con la industria, las nuevas tecnologías y la innovación. «No hay que caer en la complacencia, pero a veces es bueno sacar pecho y contar lo que se está consiguiendo. Avilés es un buen ejemplo de cómo se está llevando a cabo la reindustrialización», aseguraba a LA VOZ.

Han pasado cuatro años desde esas dos últimas citas y el ‘Modelo Avilés’ no ha hecho más que crecer y enriquecerse, hasta el punto de que sólo el grave problema de las infraestructuras –soterramiento y Ronda Norte– están impidiendo el encaje de aquel puzzle del que hablaba Eduardo Leira en 2002.

Pues bien, otros cuatro años después, esta misma semana, el nuevo presidente de Fade, Belarmino Feito –el mismo que celebraba en 2014 los 25 años de su empresa– acaba de confirmar que Avilés ofrece en este momento «uno de los mejores entornos económicos de Europa», tras haber puesto en marcha su propio modelo de reindustrialización, el de empresas punteras en nuevos sectores que han requerido la conjunción de conceptos relativamente nuevos, como el de la innovación, la aplicación de nuevas tecnologías, centros de desarrollo o servicios avanzados a esas empresas, para ganar en competitividad, más las cinco multinacionales líderes mundiales que también hicieron en su día su propia reconversión y hoy ofrecen resultados espectaculares en casi todos los casos.

Ver Post >
Sobre el autor José María Urbano
José María Urbano. Periodista. Jefe de Redacción de La Voz de Avilés-El Comercio. El relato de los hechos y los fundamentos de la opinión sólo pueden tener su base en el poder de los datos. En un mundo en el que imperan los clics, los shares, las notas teledirigidas, las ruedas de prensa sin preguntas y las declaraciones huecas en busca de un titular, hay que reivindicar el periodismo hecho por profesionales. Política, economía, cultura, deportes... la vida en general, tienen cabida en este espacio que pretende ir más allá de la inmediatez, la ficción y el ruido que impera apoyado en las redes sociales. El periodismo es otra cosa.