El Comercio
img
BOMBAS DE RELOJERÍA
img
José María Urbano | 18-02-2018 | 17:00| 0

Las muertes del exiliado cubano Mario Tagle y Babé y del sacerdote José Luis Argüelles nos evocan en Avilés tiempos en los que hubo que pelear por las libertades

 

Con tan sólo cuatro días de diferencia han fallecido dos personas que por diferentes motivos dejaron huella en Avilés. Se trata del sacerdote José Luis Argüelles, el primer párroco del barrio de La Luz, y Mario Alberto Tagle y Babé, un doctor en Derecho cubano que llegó a nuestra ciudad obligado por un exilio indirectamente impuesto por el régimen castrista.

 

 
Tagle y Babé (La Habana, Cuba, 1925) fue compañero de Fidel Castro en la Facultad de Derecho y ocupó alguno de los puestos más importantes del régimen castrista, en concreto en la Fiscalía General, siendo además colaborador directo del Che Guevara. Su paulatino distanciamiento de la Revolución vivió su punto álgido cuando Mario Tagle fue designado abogado defensor del coronel Orlando Castañeda, uno de los acusados en la conocida ‘Causa número 2 de 1989’, que se siguió en agosto de ese año contra el general José Abrantes, ministro del Interior, y demás miembros de la jefatura de ese ministerio, poco después de que cuatro oficiales de las Fuerzas Armadas, entre ellos el general Arnaldo Ochoa, fueran pasados por lar armas por decisión del tribunal militar que los acusó y juzgó por facilitar supuestamente el trasiego de seis toneladas de cocaína del cártel de Medellín.

 

 
Tagle y Babé defendió con el ardor con el que le conocimos aquí años más tarde al coronel Castañeda (hay un vídeo en youtube en donde puede verse su intervención) y tras mostrarse contrariado con la decisión de fusilar al general Arnaldo Ochoa, –«una de las cosas más injustas que yo he visto en mi vida», me llegó a señalar en alguna ocasión–, recibió un «aviso» de amigos suyos de que iban a ir a por él y que su vida corría peligro. Y Mario Tagle lo abandonó todo, su familia, sus amigos, su país, su trabajo, para iniciar una nueva vida que concluyó el pasado domingo en nuestra tierra.

 

 

 

 

 

foto-mario-blog

 

 

 

El jurista cubano llegó a la Redacción de LA VOZ DE AVILÉS en 1994, entró en mi despacho con la educación que le distinguía y me pidió la publicación de una carta en donde quería hablar del régimen castrista, carta que lógicamente fue publicada por el director. Sería el primero de una larga serie de escritos en los que Mario A. Tagle siempre defendía la legalidad y denunciaba cualquier cosa que no se ajustara a la ley. Pero en aquel primer encuentro ya se mostró dispuesto a relatar su peripecia personal y sus circunstancias como exiliado político. Se quedó con él, nos trajo un montón de fotografías –con Fidel, con el Che Guevara– y una jovencísima Carmen Santos le hizo un extraordinario reportaje a doble página que publicamos un domingo. Desde entonces, Carmen Santos se convirtió en uno de los grandes apoyos que tuvo Mario en Avilés, como recordábamos el pasado martes en el cementerio de Tuña en el funeral en el que ella también quiso estar presente para mostrarle así su cariño.

 

 

Ver Post >
Los perros y mi miedo
img
José María Urbano | 15-02-2018 | 19:16| 0

Tengo miedo a los perros. Me da igual que sean grandes o pequeños. No los quiero a mi lado, huyo de ellos. Espero que no sea difícil de entender, aunque observando el tsunami reaccionario -y no sólo en este asunto- que tenemos encima ya espero cualquier cosa. Ahora, con más tiempo, uno ha empezado a descubrir sendas para caminar habitualmente, sendas peatonales, para bicis, para disfrutar, vamos. De momento soy un habitual, prácticamente diario, de la senda de La Magdalena (Avilés, “ven porque ni te la imaginas”). La empiezo en la urbanización que Sogepsa realizó en la zona de Buenavista (chapeau por todo, es difícil superarlo) y me encamino por la senda marcada y bien diseñada, y hasta espectacularmente cuidada por los servicios de mantenimiento (hoy mismo he visto a dos operarios, un chico y una chica jóvenes, de rodillas quitando el verdín de las maderas de los puentes peatonales para evitar los resbalones por la humedad de estos días lluviosos, lo que me dejó bastante impresionado) en dirección a la zona de Villa, que es donde termina, justo debajo del viaducto de la autovía.

El problema, mi problema, es que la senda está llena de perros. Perros con sus dueños, generalmente sueltos (los perros), aunque también reconozco que los hay  (los dueños) que llevan a sus mascotas atadas, con lo que vas siempre un poco con la preocupación encima. El miedo no te impide discernir el grado de peligrosidad de los canes, pero si he de ser sincero creo que cada vez abundan más los perros (para mí) gigantes, esos que si un día te dan un “abrazo” son capaces de llegar a tu cabeza y hacerte la raya al medio de un lametazo.

Bueno, pues lo voy a decir ya, se acabaron los prolegómenos: estoy harto de los perros y de algunos dueños. Estoy harto de que venga el perro y empiece a olerme las piernas (y agradecido de que se pare ahí). “No se preocupe, no hace nada, solo quiere jugar”. “Oiga: no es que no me preocupe, es que me pongo de los nervios. Yo no sé si quiere jugar o hacer encaje de bolillos con mis pantorrillas, no tengo el gusto de conocer a su perro, ni tengo el más mínimo interés en entablar una relación con él. Y encima hay otro problema serio: yo no quiero jugar”.

Esta misma mañana, al disponerme a iniciar la segunda parte de la senda de La Magdalena (separada por una carretera local que la cruza para el tráfico rodado) observé que a unos cincuenta metros por delante  iba un perro grande y suelto con su dueño, en plan parsimonioso. Dudé y al final opté por subir por la carretera general hasta Los Sauces, más o menos dos mil metros ida y vuelta, para compensar la distancia de la ruta peatonal (qué bien suena, peatonal!!!!). A la vuelta, al entrar de nuevo en la senda, para iniciar el regreso, observo a otro perro de “metro y medio”, con un dueño mucho más parsimonioso que el anterior, como si fuera observando a ver si había truchas en el caudaloso río de estos días. Así que opté por subir hasta la carretera, en el cruce del Mesón Don Sancho, y dirigirme hasta el pabellón de La Magdalena por la carretera general, una vía estrecha, con muchas curvas, casi de línea continua permanente para el tráfico rodado. He ido por la izquierda, pendiente de tirarme a la cuneta llena de ortigas cada vez que venía un coche de frente y he observado que más de un conductor me ha dirigido una mirada asesina por obligarle a cruzar la raya continua y meterse en la mitad de la calzada: “¡¡¿¿Éste qué pinta aquí, no se enteró todavía de que hay una senda peatonal al otro lado de la carretera”??!!

He subido a continuación hasta el mirador desde el que se divisa medio Avilés (“ven porque ni te la imaginas”) y de repente ha aparecido caminando una mujer de edad con ¡¡¡¡cinco perros atados!!!!

En ese momento sentí que mis ojos se humedecían por la emoción. Estuve a punto de dirigirme a la señora para ver si me dejaba hacerle una fotografía con sus cinco perros atados. Al final desistí porque me pareció un poco atrevido por mi parte, incluso poco después recapacité y pensé que había hecho bien porque seguramente la señora iba a pensar que me había escapado del frenopático.

Yo solo quisiera que alguien tuviera en cuenta mis derechos. Hasta donde yo sé, y al menos hasta ahora, creo que estaban (mis derechos) por encima de los de los perros. Pero bueno, no quiero incordiar mucho no vaya a ser que estas líneas provoquen un comunicado oficial por parte de algún grupo político municipal acusándome de vete a tú saber qué barbaridades. Prometo contarlo si eso sucede.

Sólo quiero, finalmente, hacer un ruego. Que alguien me diga, por favor, que esto no sólo me pasa a mí, que existen otras personas que están en la misma situación que la mía, que ya no saben dónde empiezan las sendas peatonales, los derechos de las personas y los de los perros. Que es que me veo quedándome en casa, en chandal y playeros, eso sí, haciendo “largos” por el pasillo.

 

Avilés, 14 de febrero de 2018

Ver Post >
HACER CAJA
img
José María Urbano | 11-02-2018 | 18:17| 0

La SEPI se olvida de la rentabilidad social a la que también está obligada y deja en el aire la continuidad de los treinta trabajadores del economato de Llaranes

Este país asiste en los últimos tiempos a una carrera desenfrenada entre la realidad y la propaganda,  que aplicada al mundo económico y el laboral amenaza con sumir a toda la sociedad en un estado de desconcierto y de duda permanentes. Raro es el día en el que el Gobierno no nos bombardea con nuevos datos que nos hablan de la recuperación de la economía y de la bajada del paro, como los dos símbolos más destacados de su gestión. Pero luego la realidad se da de bruces de forma casi desesperada con esos datos cuando cada uno de nosotros es capaz de observarlos al lado de casa, sin necesidad de ir más lejos: más desigualdad, más pobreza, sueldos más bajos, abusos por todas partes  y una realidad laboral en la que habitualmente las empresas ganan y los trabajadores pierden.

La SEPI, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales creada en 1995 para gestionar las participaciones empresariales de titularidad pública, tiene entre sus exigencias fundacionales la de combinar la rentabilidad económica y la social. En Avilés es una sociedad sobradamente  conocida por ser la heredera y usufructuaria de los activos ‘ociosos’ de la antigua Ensidesa tras el cierre de la cabecera siderúrgica. El PEPA o el suelo de las baterías de cok cuando se cierren son dos buenos ejemplos de su generosa cartera de activos.economatoparablog

Uno ha sostenido en el tiempo, desde el Plan de competitividad de la siderurgia de 1992, que todo lo que controla la SEPI_en Avilés es ‘propiedad’ de la ciudad, porque a fin de cuentas fue lo que recibió casi como única compensación por una reconversión que en sus primeros párrafos ya daba cuenta de 9.707 excedentes iniciales, la mayoría pertenecientes a la planta de Avilés.

Por eso no deja de sorprender en estas últimas fechas el egoísmo de la SEPI –en vista de su silencio delator– en relación a la situación que se vive en estos momentos con el antiguo economato de Ensidesa en Llaranes, en donde una treintena de trabajadores ven amenazado su empleo simplemente porque la SEPI se ha puesto de perfil con el único objetivo de hacer caja, olvidándose  en este caso de su obligación de buscar la rentabilidad social, no sólo la económica.

Ver Post >
¡ATENCIÓN EMPRENDEDORES!
img
José María Urbano | 04-02-2018 | 16:03| 0

Comienzan a explorarse las alianzas entre el conocimiento médico generado en el Hospital San Agustín y los centros de I+D de la ciudad

 

El 25 por ciento de la población podría ser potencialmente una asesina. De esta forma tan rompedora inició el pasado 17 de enero su intervención José Antonio Lorente Acosta, dentro del ciclo que organiza el Área Sanitaria III y la Asociación Cultural La Serrana. Lorente protagonizó una de las mejores conferencias que se ha tenido oportunidad de presenciar en Avilés en los últimos tiempos, demostrando así que su inacabable currículum es mucho más que una sucesión de títulos. Médico forense, catedrático de Medicina Legal Forense en la Universidad de Granada, participante activo en numerosos proyectos de rango internacional, como el de identificación de víctimas, forma parte también de los equipos que estudian los restos de Leonardo da Vinci o Cristóbal Colón. El catedrático inició su exposición con un cuadro que representaba la muerte de Abel causada por su hermano Caín. «En aquel momento solo había cuatro personas en el mundo, Adán, Eva, Caín y Abel, luego un 25 por ciento de aquella población era asesina». No fue su único golpe de efecto a lo largo de su intervención para referirse en este caso a las labores de forense. Lorente fue capaz de provocar un ‘oh’ general en la sala cuando mostró con una diapositiva el contenido de la arena que se había encontrado al lado de los huesos de Cristóbal Colón depositados en un pequeño arcón en la catedral de Sevilla tras su observación microscópica: una caracola de mar, otros restos marinos y hasta un llamativo alfiler de oro.3dparablog

Pues bien, al margen de esta sobresaliente experiencia de su trabajo cotidiano, José Antonio Lorente estuvo en Avilés, sobre todo, como director científico del Centro de  Genómica e Investigación Oncológica (GENYO), ubicado en el Parque Tecnológico de Granada. Se trata de un centro mixto participado por la Junta de Andalucía, la Universidad de Granada y la compañía farmacéutica Pfizer. En este momento hay en GENYO 121 investigadores (entre pre y post-doctorales) divididos en trece grupos de investigación. Además hay unos 40 estudiantes de grado y posgrado haciendo trabajos de investigación. El centro logró captar el año pasado unos 4,1 millones de euros para investigación e infraestructuras, y publicó 56 trabajos científicos de los que 42 estaban en Q1 (Q1=quartil 1, o sea, en revistas que están en el 25% de las más prestigiosas de su área).

Ver Post >
LA OTRA MEJILLA
img
José María Urbano | 29-01-2018 | 13:28| 0

A la alcaldesa de Castrillón tampoco le sirve la última propuesta de la Ronda Norte por una curiosísima preocupación por la seguridad de los vecinos…, menos los de Avilés

 

 

En el tono habitual cada vez que surge un asunto de importancia de Avilés, la alcaldesa de Castrillón, como lo hizo anteriormente su antecesora, ya ha vuelto a decir que no le gusta la solución de la Ronda Norte que en este momento, y desde hace muchos meses estudian los técnicos municipales, a los que se han unido ahora los del Principado y los del Ministerio de Fomento, dispuestos a presentar en este primer trimestre unos protocolos que permitan avanzar definitivamente sobre esa conexión del puerto por carretera y sobre el tratamiento que se le da al trazado ferroviario.
Durante años, Castrillón, su equipo de Gobierno, ha expresado su amenaza sobre cualquier solución que se haya querido plantear respecto a la Ronda Norte, que tiene como objetivos básicos el conectar el puerto de forma adecuada con una vía nacional –obligatoria, al ser un puerto estatal– y sacar el tráfico rodado del centro de Avilés. Las amenazas de recurrir a los tribunales –«hasta el Tribunal de Estrasburgo si hace falta»– han sido una constante frente a la debilidad de un Principado (la redacción del proyecto es suyo, el coste es del Gobierno central) que no tuvo el coraje de seguir adelante con una obra de interés general.

 

 

En este país si todos los políticos hubiesen actuado con la misma cobardía que los del Principado respecto a la Ronda Norte no existiría ni un kilómetro de autopista ni por supuesto del AVE. Sí, en la España que posee la red de alta velocidad más extensa del mundo en términos relativos y la segunda en términos absolutos. Sí, en la España que presume de más de 15.000 kilómetros de autopistas y autovías, situándose como el tercer país del mundo sólo por detrás de China y Estados Unidos. Habría que imaginarse qué hubiese sucedido si el Ministerio de Fomento se arrugara cada vez que un ayuntamiento o una pedanía amenazara con recurrir cualquier trazado que tocara su territorio.blogazsa
La última propuesta sobre la Ronda Norte no toca «ni un milímetro» de Castrillón –curiosa forma de destrozar la idea de comarca por la que se viene luchando desde hace tantos años–, pero es lo mismo. En declaraciones a este periódico el pasado domingo, la alcaldesa de Castrillón dice que no le gusta porque el desvío del tráfico pesado por la Variante «pone en riesgo la seguridad de las personas». Ya puesta, hasta desliza que ve inconvenientes en los posibles beneficios que pueda tener Avilés: «A Avilés le viene bien una infraestructura en Gaxín que es su zona de desarrollo urbanístico».

 

 

Esa preocupación por la seguridad de las personas que tiene la alcaldesa castrillonense ante un aumento del tráfico pesado por la Variante es curiosísima porque se ve que no tiene la misma preocupación con los ciudadanos de Avilés cuando ese mismo tráfico pesado circula en la actualidad por la Avenida Conde de Guadalhorce-Arteria del Puerto y Avenida de los Telares-Llano Ponte. Y por otro lado, sería bueno que reconociera que el enlace del Gaxín beneficia a todo el mundo de la comarca y de Asturias porque en esencia es un enlace para llegar directamente al Hospital San Agustín. El desarrollo urbanístico del Gaxín –paralizado totalmente por la crisis de 2008– ni lo necesita. Que el desdoblamiento de la Variante sea necesario en el futuro y a lo mejor obligado, no implica que el discurso sea siempre el de la amenaza.

Ver Post >
La Justicia debe actuar ante el fraude, el engaño y la estafa
img
José María Urbano | 22-01-2018 | 22:48| 0

A mediados del mes de octubre del año pasado firmé un contrato con Vodafone en el comercio de la calle de La Cámara, 38, Avilés, de nombre Digitec Avilés-Franquicia 2. Firmé un contrato que recogía los servicios de teléfono fijo, una línea de teléfono móvil, internet y televisión (Servicio Stivo-Vodafone TV Total, más Vodafone Fútbol, lo que incluye la plataforma HBO gratis durante un año).

Pagué un mes por adelantado (las normas son así) y empezó el calvario. Me voy a ahorrar los días y el número de llamadas, más la atención de técnicos en casa para tratar de solucionar los “cortes constantes” de internet. Imagínense lo que supone eso para un profesional que trabaja habitualmente desde casa.

Al poco tiempo recibo en el móvil tres mensajes seguidos de un supuesto servicio Premium, que supuestamente yo había contratado, y que más o menos venía a suponer cerca de 25 euros a la semana. En ese mismo instante hago una llamada para decir que no sé de qué me están hablando y que por supuesto me anulan esos pagos porque yo en ningún momento he pedido ningún tipo de servicio. Me dicen, al otro lado del teléfono, que se trata de una serie de páginas que uno puede abrir casualmente y entonces es como si uno diera el Ok a su contratación.

Insisto en que de ninguna de las maneras se les ocurra cargarme ninguna cantidad por ese concepto y parece que me van a hacer caso.

Pero a la vez que me “desactivan” esa opción de las páginas premium, me desactivan el servicio de HBO, que yo tengo de forma gratuita durante un año. Llamada a la tienda Digitec Avilés-Franquicia 2 (calle de La Cámara, 38), en donde me dicen que al desactivar lo de los servicios premium desactivaron el HBO, que lo intente a través de la página web de my vodafone.

Como no hay forma, nueva llamada al mismo sitio y nueva contestación de que se ponen a ello. De resultas de tratar de cargar el HBO a través de la televisión, ésta se queda bloqueada y no sólo ya no se puede ver HBO, sino que la televisión en directo (las cadenas habituales) también se bloquean. Finalmente, tras unos diez días , aparece un técnico en el domicilio que se encarga de devolver el servicio.

La semana pasada me llega la orden de la factura de diciembre-enero y observo que me vuelven a cargar casi 25 euros por los servicios premium famosos. Nueva llamada a una máquina que trata como a un imbécil y finalmente conversación con un agente (a veces tienes suerte y se le entiende, otras veces no). Contestación: “es que usted dio de baja la opción de los contenidos premium cinco minutos después de que ya se le hubiesen cargado”). Como supongo y me aseguran que todas estas conversaciones están grabadas, espero que se puedan pedir en su día a través del Juzgado.

Pero hete aquí que tras esa conversación recibo en el móvil un sms para decirme que el servicio de HBO ha quedado desactivado “al cumplirse el mes” del contrato. Desde el pasado jueves hasta hoy lunes habré llamado unas treinta veces a los servicios técnicos y de información de Vodafone, en el 90 por ciento de los casos sin poder exponer cuál era mi problema.

El viernes opto por acudir a la tienda de Vodafone de la calle de La Cámara, en donde me dicen que efectivamente yo tengo un contrato de HBO de un año y que por lo tanto hay un error. Y me dice la agente que me atiende que en 48 horas se restablecerá el servicio, que debo ejecutar yo a través de una página web que ella me facilita. Llegamos así al lunes y en la página web susodicha no hay forma de establecer el servicio.

Vuelta por la tarde a la tienda de Vodafone de la calle de La Cámara, en donde otra agente me atiende, le suelto el mismo rollo por enésima vez, ella misma padece las llamadas que delante de mí y en mi nombre y con mi teléfono realiza a los teléfono de atención al cliente y servicio técnico, hasta que unos cuarenta minutos después una agente de Valencia da con la clave: hay un error efectivamente. Según me dice ese error ya ha sido notificado por lo que en unas 48 horas quedará resuelto. Eso sí, si no fuera así, me envía un sms a través del cual yo tendría que ponerme de nuevo en contacto con ella simplemente escribiendo la palabra “avería”.

Sin perder los nervios (algo saqué en claro ayer: sé contenerme y mantengo la calma, aunque no sé cómo lo hago), pido a la agente de Avilés hablar con el responsable de la tienda.

Un poco sorprendentemente, la responsable de la tienda es la misma agente que me había atendido el viernes. Le vuelvo a contar toda mi odisea, me da la razón, me asegura que lo de los contenidos premium es “un fraude en toda regla”, pero que eso “no es de Vodafone”. Y que lo del HBO es un error tanto en la primera ocasión como en la segunda.

Y, claro, al final le he dicho a la agente-responsable que no me tomara el pelo más. “A mí no me cuente que lo del premium es un fraude, pero que no es Vodafone, sino una empresa externa que no se sabe quién es. A mí la factura me la pasa Vodafone. Yo pago a Vodafone. Yo he firmado un contrato que cumplo escrupulosamente con la tienda de Vodafone Digitec-Avilés-Franquicia 2, calle de La Cámara, 38. Yo cumplo mi parte del contrato, ustedes no. Y por otro lado, yo no tengo porqué estar llamando quinientas veces por teléfono para solucionar un problema, el problema me lo tienen que solucionar ustedes, que es con los que he firmado el contrato”.

Es decir, si yo compro un coche en el concesionario de Avilés y tengo un problema, yo no tengo porqué llamar a la planta donde se construye el coche, sino que es el concesionario el que se tendrá que encargar de solventar el problema.

Aquí, por lo que se ve, no es así. Sino que el cliente de Vodafone (ojo, para mí todas las plataformas son exactamente iguales) tiene que llamar quinientas veces para intentar que le solucionen un problema.

El caso está en manos de un abogado, que presentará un escrito de reclamación en Consumo. Mientras tanto, me lo pienso si presento una denuncia en el Juzgado. Y en unos días decido si rescindo el contrato con Vodafone por flagrante incumplimiento de contrato por su parte.

Por supuesto, nadie de Vodafone se ha puesto en contacto conmigo para decirme que me van a devolver la parte proporcional del servicio de televisión y HBO durante los días en que no he tenido esos servicios. (Hablar aquí de indemnizar a un cliente por las horas perdidas en el teléfono y por el estado de ansiedad-cabreo producido es simplemente un chiste malo)

Esto es lo que hay. Supongo que seré uno más de los miles o millones de personas atrapados por un sistema infernal en el que hay engaño, fraude y estafa. Mientras el Gobierno de turno siga permitiendo que estas grandes corporaciones dicten sus normas en claro perjuicio del consumidor; y mientras la Justicia no actúe de una forma radical -con multas millonarias- en contra de estos abusos, los consumidores, es decir, los ciudadanos, seguiremos desesperándonos por la impotencia de verte agredido permanentemente sin que apenas puedas hacer algo por evitarlo.

 

Avilés, 22 de enero de 2018

 

Ver Post >
CUENTOS DE HADAS (Y II)
img
José María Urbano | 22-01-2018 | 12:45| 0

Los pasos dados en los últimos veinticinco años han situado a Avilés como la ciudad de Asturias con un mayor potencial de crecimiento tras ser capaz de crear el ‘Modelo Avilés’

Avilés no es Bilbao ni lo va a ser nunca, ni lo pretende, ni existen técnicamente parámetros que pudieran llevarnos a hacer comparaciones. Lo que sucede es que Bilbao fue hace veinticinco años el espejo en el que ciudades como Avilés quisieron mirarse, simplemente porque partían de unas situaciones y unas circunstancias muy parecidas. El pasado domingo se describió en esta sección el proceso para la constitución y el posterior desarrollo de Bilbao Ría 2000, la sociedad que ha sido capaz de liderar ese proceso que ha puesto a la capital vasca en el mundo (allí nadie se rasga las vestiduras porque se diga eso, simplemente porque todo el mundo entiende que asegurar lo que es una evidencia no invalida ni trata de borrar una historia que posiblemente empezó hace seis mil años).

 

Bilbao Ría 2000 ha liderado unas inversiones de 1.100 millones de euros, cuenta con un presupuesto anual de unos 100 millones y la crisis del 2008 también la afectó hasta el punto de tener que pedir un préstamo de 230 millones de euros, de los que hoy le quedan unos 57 por devolver. La clave de su funcionamiento reside en la cesión que instituciones y empresas públicas han hecho de los terrenos en desuso que poseían en zonas centrales de la ciudad, al tiempo que los ayuntamientos correspondientes modificaban los usos previstos para esos suelos. Bilbao Ría 2000 lo que ha hecho y lo que hace es invertir en la limpieza y urbanización completa de esos espacios urbanos, abordando proyectos de gran escala, y vende finalmente las parcelas resultantes a promotores privados. Las eventuales plusvalías que se generan con la venta de las parcelas se reinvierten en actuaciones urbanísticas y de infraestructuras. Todo eso se inició en 1992.
¿Qué hizo Avilés en esos 25 años? Tampoco aquí existen los cuentos de hadas, pero desde luego no en el tono despectivo utilizado por alguno cuando se ha hablado últimamente de la Isla de la Innovacion, y lo que no ofrece ninguna duda es que esta ciudad ha dado pasos adelante tan importantes, tan extraordinarios, que hoy se puede asegurar que Avilés es la ciudad de Asturias con un mayor potencial de crecimiento.braemar-para-blog
Vayamos, como siempre, a los datos. En 1991 comenzó a gestarse la sociedad Avilés 2000, un intento de todos los agentes políticos y sociales–claramente representativo de «toda» la ciudad, incluso de la comarca–, por aportar «salidas» a una crisis industrial que en aquel momento ya se había llevado por delante a cientos de empresas y destruido miles de puestos de trabajo. De aquel trabajo se sacaron conclusiones válidas que sirvieron para los planteamientos que se iban a hacer posteriormente.

Ver Post >
CUENTOS DE HADAS (I)
img
José María Urbano | 14-01-2018 | 18:36| 0

La Isla de la Innovación, un ejemplo de éxito incontestable en ciudades como Bilbao, necesita contar con el apoyo de toda la sociedad avilesina por encima de intereses partidistas

 

Mariví Monteserín, Fernando Lastra e Íñigo de la Serna ofrecieron el lunes en Avilés esa imagen soñada tantas veces y que debería observarse a menudo y con normalidad: la de la lealtad institucional entre administraciones públicas. La exposición del Ministerio de Fomento fue el resultado de una serie de reuniones previas de políticos y técnicos –sin necesidad de «transmitirlas en directo»–, unidos por la misma idea de buscar una solución definitiva para la ordenación viaria que requiere el nuevo Avilés, contando con las bases de aquel diseño avanzado por el arquitecto Eduardo Leira en 2002, base a su vez del Plan General de Ordenación Urbana aprobado en 2006.
La sensación general que hubo el lunes en el salón de plenos es que posiblemente estemos ante la última oportunidad de sacar adelante los dos proyectos estrella, el del soterramiento de las vías y el de la Ronda Norte, que a su vez permitirán un nuevo modelo de accesos a la ciudad y la reordenación de espacios industriales como el de Las Arobias. Hasta los escépticos, que tienen razones históricas para serlo, creen que este primer trimestre va a ser clave para que se concreten los dos protocolos de los que se ha hablado.
Mariví Monteserín, que como alcaldesa es la que tiene el concepto global de la ciudad más estudiado y analizado, no dejó pasar la oportunidad para recordar que si de verdad se quiere seguir avanzando, incluso recuperar el terreno perdido, existe un proyecto como el de la Isla de la Innovación que va a llegar de forma obligada al debate de la Corporación municipal y que requiere el amplio consenso de toda la sociedad si queremos seguir progresando en esa ciudad que desde el año 2000 ha dado saltos de calidad incuestionables y mensurables, aunque no es menos cierto que se han quedado bastantes cosas por el camino.alhondiga-para-blog
En general hay que hablar de la prudencia observada por parte de todo el mundo tras la reunión del lunes, algo que es de agradecer cuando los antecedentes no acompañan en absoluto. Pero ha bastado que la alcaldesa haya citado la Isla de la Innovación para que alguno haya salido a sacar la tajada política correspondiente, aunque sólo haya sido para consumo interno. Y se haya ido a lo fácil: Isla de la Innovación igual a «cuento de hadas».

Vamos a ver dónde están los argumentos de ese «cuento de hadas» de la Isla de la Innovación y cuánto tienen de ficticios para que los convirtamos, efectivamente, en un cuento de hadas de verdad. Nada como recurrir a la historia reciente.

En 1992, dos ciudades iban a ser especialmente castigadas por el Plan de competitividad de la siderurgia, Bilbao y Avilés. La crisis industrial de los 80 había dictado sentencia: Bilbao se quedaba materialmente sin su buque insignia industrial, Altos Hornos de Vizcaya, y Avilés sin la cabecera de «su» Ensidesa, trasladada a Gijón.

Ver Post >
PENDIENTES DEL MINISTRO
img
José María Urbano | 07-01-2018 | 19:17| 0

La presentación por parte de Íñigo de la Serna de «la integración del ferrocarril en Avilés y el acceso viario al puerto» se espera como el inicio de la resolución de una demanda histórica

Nadie espera que la visita de mañana del ministro de Fomento Íñigo de la Serna a Avilés sea un remedo del ‘Bienvenido, Mister Marshall’, aquella crítica berlanguiana sobre el régimen franquista de los años cincuenta y sobre un Plan Marshall norteamericano que por aquí pasó de largo.
Sabe el ministro que en esta ciudad sobran argumentos para que el escepticismo, cuando no el desánimo, se abra paso cada vez que hablamos de nuevos proyectos para solucionar de una vez los problemas de la red vial para conectar adecuadamente el puerto, sacar el tráfico pesado del centro de la ciudad y nada digamos de meterle mano a las vías de ferrocarril. No hace falta recordar la historia reciente porque todo el mundo conoce los ríos de tinta que se han vertido sobre planteamientos, proyectos, convenios y discusiones que sólo han originado una decepción tras otra. La historia se encargará de juzgar a cada uno de los actores de esta vieja aspiración de la ciudad y hasta el comportamiento mezquino de alguno. (Neutro)                       accesos-para-blog

 

Hay otras dos cuestiones que tampoco juegan a favor para considerar esta visita de mañana como el inicio de la solución definitiva para un problema enquistado durante tantos años. De un lado, el coste económico, aunque en ese sentido el ministro De la Serna lleva meses firmando protocolos y convenios en toda la geografía nacional y en algunas, como en Gijón, se habla de más de mil millones de euros con una naturalidad que invita a pensar que Europa ha vuelto a abrir el grifo para este tipo de infraestructuras. Así que si aquí todo el mundo mira única y exclusivamente por sus intereses, lo que hay que esperar es que Avilés se lance de una vez a por todas y eso incluye el soterramiento de las vías.
Y la segunda cuestión es la política. ¿Quién va a garantizar que el nuevo o los nuevos proyectos se mantendrán en el tiempo, sea quien sea el partido que gobierne en Madrid, en Asturias y en Avilés tras las siguientes elecciones?                                                                                                                                                 

Ver Post >
BALANCE DESIGUAL
img
José María Urbano | 01-01-2018 | 18:50| 0

El año 2017 concluye con el problema catalán y la lacra de la violencia machista como aspectos relevantes, mientras en Avilés hay hechos y anuncios que invitan al optimismo

 

Este es el último ‘Avilés se mueve’ del año 2017, el espacio que desde el mes de mayo de 2016 trata cada domingo de reflejar en estas páginas fundamentalmente las cuestiones relevantes de esta ciudad y esta comarca, sin que ello nos aísle del mundo en el que vivimos. Es el momento del balance, aunque tenga que ser casi telegráfico.
Precisamente porque no somos ajenos al mundo que nos rodea habrá que empezar por las dos cuestiones que a mi modo de ver han preocupado sobremanera a este país. Por un lado, el dislate de Cataluña, que ha conseguido acaparar toda la atención general hasta el cansancio. La política y la justicia decidirán. Pero hay dos aspectos que conviene remarcar. La gravedad de lo sucedido en Cataluña ha servido para que algunos partidos hayan quedado definitivamente retratados. Dos fundamentalmente. Podemos, por su ya habitual ambigüedad, que le hace perder de forma inexorable cada vez más apoyos a nivel estatal, según indican todas las encuestas; y el PSOE, con un candidato que ha sido el campeón de esa misma ambigüedad, cuando lo mismo defendía la aplicación del 155 que pedía, nada menos, que la condonación de la deuda de Cataluña y al día siguiente el indulto para los que se saltaron la ley y la Constitución. Un fiel reflejo de ese PSOE de Pedro Sánchez que cada día que pasa se reafirma como el secretario general más inconsistente de la historia del Partido Socialista Obrero Español. El tiempo seguirá siendo testigo.

 

Siguiente asunto. Los partidos separatistas han conseguido la división de la propia sociedad catalana hasta extremos intolerables; el inicio de una crisis económica que más pronto que tarde va a incidir de forma grave en el empleo (otra vez la clase trabajadora será la pagana de las excentricidades de una clase política con sueldos de hasta 140.000 euros, y ahí me las den todas, que dirá seguramente la ‘valiente’ Forcadell); y finalmente, ojo, el cansancio del resto de la sociedad española que no va a estar dispuesta a asumir el coste económico y social de esas aventuras en la comunidad del 3%, de la corrupción de los Pujol y compañía y de ese supremacismo catalán que tiene en la educación y en los medios de comunicación públicos sus exponentes más claros.

 

La segunda cuestión relevante de este país en 2017 nos habla de un drama que nos empequeñece a todos como seres humanos: el de la lacra de la violencia machista, con medio centenar de mujeres asesinadas a punto de cerrar el año.

Esta misma semana se ha concretado en el Congreso un acuerdo político para actuar sobre un asunto que es realmente estremecedor. Pero no nos engañemos. Este país tiene un problema grave de educación desde la base. Los datos extraídos del Barómetro 2017 del Proyecto Scopio realizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, dado a conocer el mes pasado, señala que más de uno de cada cuatro jóvenes entre 15 y 29 años (27,4%) cree que la violencia de género es una conducta normal en el seno de una pareja; el 31,5% cree que es un problema que aumenta progresivamente por culpa de la población inmigrante; el 21,2% considera que es un tema politizado que se exagera; y casi un 7% cree que es un problema inevitable que, aunque esté mal, siempre ha existido.

Sí, tenemos un problema. Y la sociedad entera debe plantarse ante cualquier situación que degrade a la mujer o incite a su humillación. Uno sigue esperando, incluso en Avilés, en donde de forma demagógica se llegó a hablar de patrullas ciudadanas para vigilar hasta las «miradas lascivas» –lenguaje que uno no advirtió ni en el colegio de los Dominicos en el que estudió el bachiller–, una condena enérgica cuando a la candidata de Ciudadanos en las recientes elecciones catalanas se la llamó ‘puta’ y ‘zorra’ en la televisión pública de esa comunidad autónoma tan moderna, tan adelantada. ¿Dónde están las feministas de este país, de esta ciudad? ¿Cómo es posible que nadie haya fulminado al director de TV3 por consentir esta gravísima agresión a un mujer? ¡Ah, que Arrimadas es la candidata de un partido de derechas! Sí, este país tiene un problema cuando consiente que la política lo embarre todo, hasta la dignidad de las mujeres. Lo sencillo es salir luego detrás de una pancarta en señal de duelo por la última víctima mortal. Lo difícil, lo elemental, es dejar la demagogia a un lado y empezar a concienciar a toda la sociedad de que el problema de la violencia machista tiene su origen en la educación de los niños, en el seno de las propias familias. imagen-para-blog

 

Y lo de casa

El año 2017 nos deja casi en estos últimos días del año los titulares de las cuestiones realmente importantes para Avilés y su futuro.

Parece que hay un acuerdo del Ministerio de Fomento, Principado y Ayuntamiento de Avilés para avanzar en dos cuestiones básicas para el desarrollo económico y para la propia configuración de la ciudad, como son la Ronda Norte y el plan de soterramiento de las vías de ferrocarril. Las experiencias hasta ahora han sido malas, por lo que a nadie debe extrañar que esos anuncios sean acogidos con un cierto escepticismo. Estamos, en todo caso, ante el anuncio de nuevos estudios que se prolongarán durante meses, ¿años?, antes de que se redacten los proyectos. Y con la duda eterna: nuevas elecciones locales, regionales y nacionales. ¿Del resultado de esas elecciones dependerá que los acuerdos de hoy sean el papel mojado de mañana? Ojalá esos convenios que quieren firmarse en enero nos devuelvan la ilusión por una nueva ciudad, más moderna, más atractiva, mejor comunicada, menos contaminada.

Ver Post >
Sobre el autor José María Urbano
José María Urbano. Periodista. Jefe de Redacción de La Voz de Avilés-El Comercio. El relato de los hechos y los fundamentos de la opinión sólo pueden tener su base en el poder de los datos. En un mundo en el que imperan los clics, los shares, las notas teledirigidas, las ruedas de prensa sin preguntas y las declaraciones huecas en busca de un titular, hay que reivindicar el periodismo hecho por profesionales. Política, economía, cultura, deportes... la vida en general, tienen cabida en este espacio que pretende ir más allá de la inmediatez, la ficción y el ruido que impera apoyado en las redes sociales. El periodismo es otra cosa.