El Comercio
img
Fecha: agosto, 2016
Segunda bofetada a Llaranes
José María Urbano 21-08-2016 | 11:37 | 0

Somos-Ganemos niega al barrio avilesino su derecho a presentarse al premio de ‘Pueblo Ejemplar’ «en busca de reconocimiento o promoción»

La iniciativa de Llaranes de volver a presentar su candidatura al ‘Premio Pueblo Ejemplar’ que cada año otorga la Fundación Princesa de Asturias como cierre de la ceremonia de unos premios que concitan el interés mundial, pese a quien le pese, ha vuelto a fracasar ya por adelantado, antes incluso de su presentación oficial. De nuevo ese conglomerado de Somos/Podemos-Ganemos, con un cierto apoyo en las formas de Izquierda Unida, se ha encargado de dinamitar la iniciativa de un tejido social, la llamada sociedad civil con la que se llenan la boca estas formaciones, que en el caso de Llaranes es ejemplar por tantas razones.

Comida en la calle de la Semana Solidaria de Llaranes. Foto Marieta

 

La posición de Somos-Ganemos, legítima en este estado de derecho que ellos cuestionan a veces para los demás, incluso en ocasiones recurriendo al insulto y a la descalificación si hace falta, falla en dos aspectos fundamentales. En primer lugar, los concejales de estas dos formaciones, como las del resto, han llegado al Ayuntamiento para defender los intereses de los avilesinos, de todos, y esa defensa no pasa por declaraciones más o menos solemnes, más o menos rimbombantes, sobre la forma del Estado, simplemente porque cuestiones de ese calado tienen marcado perfectamente su ámbito de discusión y de decisión. Todo lo que se diga o se proponga al respecto en los ayuntamientos no dejan de ser brindis al sol, minutos para la galería que quedan muy bien en la transmisión de los plenos a través de youtube. Desgraciadamente ya estamos acostumbrados a estos fuegos de artificio desde hace años, aunque, como es lógico suponer, nunca se tuvo noticia de que iniciativas como estas hayan llegado a sustanciarse en algo concreto, por mínimo que fuera.

Ver Post >
Señores políticos, hagan juego
José María Urbano 14-08-2016 | 11:21 | 0

El anquilosamiento burocrático de la Administración amenaza el empleo mientras la clase política se entretiene y se justifica con debates intrascendentes

Este periódico se hizo eco el pasado jueves del riesgo que corría la ampliación en Avilés de la actividad actual de CSC (Computer Sciences Corporation, multinacional norteamericana de Tecnologías de la Información que el viernes cotizaba en la Bolsa de Nueva York a 46,59 dólares) debido a la aparente inacción de Sepides-Sociedad Estatal de Participaciones Industriales –propietaria del PEPA–, que en tres meses «no ha movido un papel» para acondicionar la nave que le fue ofertada a CSC para que pudiera seguir ampliando su negocio en Avilés.

Sede central de CSC en su actual emplazamiento del PEPA. Foto: Marieta.

La importancia de empresas como CSC en Avilés ha sido ya tan analizada, al menos desde estas páginas –en donde se descubrió su presencia y su potencialidad cuando en 2003 «aterrizó» en una nave modular para dar servicios informáticos a DuPont–, que no merece la pena insistir en ello. Hoy, acercándose al millar de empleos cualificados, con un edificio en la entrada del PEPA que es emblema del Avilés del presente y del futuro, necesita ampliar instalaciones y Sepides se comprometió a acondicionar un edificio que permitirá a CSC realizar esa ampliación con naturalidad –pegada a su sede– y con un amplio margen de maniobra pensando en el futuro. Hace más de tres meses salieron a licitación esas obras. Pero en Sepides, «es agosto, son vacaciones, llame en septiembre». Respuesta dada a este periódico al otro lado del teléfono. Con la Administración hemos topado. Nada nuevo.

Ver Post >
El tren perdido de La Granda
José María Urbano 07-08-2016 | 9:55 | 0

Asturias dejó pasar la ocasión de convertir la cita de cada verano en un centro internacional del saber, el debate y la reflexión. Hoy parece tarde para intentarlo.

Hubo un tiempo en que Avilés era noticia prácticamente a diario los dos meses centrales de cada verano gracias a los cursos de La Granda. En la residencia ubicada en Gozón y actual sede de ArcelorMittal, la antigua Ensidesa abrió las puertas a la Fundación Escuela Asturiana de Estudios Hispánicos, creada en 1979 por el que fuera rector de la Universidad de Oviedo, Teodoro López Cuesta, y el economista Juan Velarde.

El pasado día 25 de julio, el actual rector, Santiago García, sorprendió a todo el mundo cuando, en la inauguración de los cursos de este año, señaló que La Granda debería convertirse en la Universidad de Verano de Asturias, dentro de un objetivo más amplio de acercar la Universidad a la comarca de Avilés, citando también a Gozón y Castrillón, basándose en el espíritu de los cursos de extensión universitaria. La idea fue bien acogida en el ámbito universitario y también por la Federación de Empresarios.

Francisco Grande Covián, Severo Ochoa y Santiago Grisolía, de paseo por La Granda.

Uno, que aplaude la cercanía y el intento del nuevo rector de llevar la Universidad fuera de sus ámbitos tradicionales, no tiene por menos que ser escéptico ante una idea que tiene un largo camino por delante para llegar a concretarse. Y ese escepticismo no nace como reacción a esa declaración de intenciones, sino a la constatación de que esta ciudad, y en este caso esta región, ha dejado pasar tantas oportunidades para hacer cosas brillantes, que todo lo que se diga ahora sobre nuevos proyectos, en un momento en que política y económicamente este país está paralizado, suena a discursos cargados de buenas intenciones.

Ver Post >
Sobre el autor José María Urbano
José María Urbano. Periodista. Jefe de Redacción de La Voz de Avilés-El Comercio. El relato de los hechos y los fundamentos de la opinión sólo pueden tener su base en el poder de los datos. En un mundo en el que imperan los clics, los shares, las notas teledirigidas, las ruedas de prensa sin preguntas y las declaraciones huecas en busca de un titular, hay que reivindicar el periodismo hecho por profesionales. Política, economía, cultura, deportes... la vida en general, tienen cabida en este espacio que pretende ir más allá de la inmediatez, la ficción y el ruido que impera apoyado en las redes sociales. El periodismo es otra cosa.