Blogs

José María Urbano

Dame buenas noticias

EL MINISTRO DE FOMENTO BAJA A LA ARENA

Íñigo de la Serna demuestra en Avilés que los proyectos básicos de la ciudad empiezan a ser algo más que simples dibujos.

 

Hace poco más de un mes participé en un debate sobre el actual ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en su relación con Asturias. No era un debate cualquiera, ni por la casi veintena de participantes –el rector de la Universidad de Oviedo y periodistas mayormente–, ni por el objetivo final de aquella reunión, que trataba precisamente de poner de relieve los méritos de determinadas personas respecto a nuestra región.

 
Me posicioné desde el primer momento en el bando de los defensores de los méritos del ministro de Fomento y hasta hice una defensa de sus compromisos con Asturias. Cierto que en aquel momento faltaba la prueba exigida por Santo Tomás, la de «hasta que no lo vea no lo creo», pero en mi opinión De la Serna no solo había estado unas cuantas veces en Asturias anunciando la viabilidad de proyectos que llevaban años metidos en la nevera, sino que, discretamente, había puesto previamente a sus técnicos a trabajar junto a los técnicos municipales, en el caso de Gijón y Avilés, para avanzar en ese objetivo de plantear soluciones a problemas enquistados.

 

Nada que ver con anuncios anteriores, que prometieron hasta la llegada del AVE a Avilés, y cuando llegó la hora de «pasar a limpio» las palabras de la ministra de turno, su departamento no fue capaz de pasar de la estación de La Rocica, ni de decirnos cómo llegaba a ella. Es decir, ni soterramiento, ni plan de vías, ni nueva centralidad, ni solución para la Ronda Norte, pendiente, como siempre, de que el Principado redactara el proyecto, algo que en esta ciudad llevamos esperando desde los tiempos de Buendía como consejero del Principado, arrugado, él y su equipo, ante las amenazas permanentes de Castrillón de judicializar cualquier solución a un proyecto de interés general, como es el de la conexión obligatoria a un puerto que pertenece a la nómina de los puertos generales del Estado.blogdelaserna

 
Íñigo de la Serna, que fue alcalde de Santander y que por lo tanto sabe distinguir bien entre lo que es bajar a la arena y ver los toros desde la barrera, vino a Asturias las veces que consideró oportunas. Lógicamente, eso en el Principado también fue objeto de críticas, porque en esta tierra nuestra ya se sabe: que si el ministro no viene «es una vergüenza», y si viene, «qué andará buscando, aquí hay gato encerrado».

En aquel debate perdimos deportivamente los que pusimos encima de la mesa los méritos del ministro. Hoy, un mes después, sólo hace falta referirse a los titulares de EL COMERCIO y de LA VOZ DE AVILÉS de la última semana. Y sobran más comentarios: «Gijón, Principado y Fomento cierran el acuerdo sobre el convenio del plan de vías con 813 millones». «Adif y el Ministerio asumirán en solitario 453 para la estación de cercanías y las obras del metrotrén. Los 360 millones restantes incluyen cubrir las vías hasta La Calzada, ampliar el parque de Moreda y unir Moreda con El Polígono». «Fomento inicia el plan de vías con la puesta en marcha del vaciado del túnel del metrotrén. La operación durará ocho meses y exige 800.000 euros. El objetivo es restablecer las condiciones del tubo cuanto antes»

«Fomento, Principado y Ayuntamiento de Avilés cierran los protocolos del soterramiento y la Ronda Norte». «El ministro cumple su promesa de sellar los acuerdos en el primer trimestre. Fomento ha iniciado ya los trámites para contratar los estudios del soterramiento y la Ronda Norte».

En el caso de Avilés no se puede hablar de cifras simplemente porque se está en el proceso de estudios, aunque el ministerio de Fomento ya ha dado un paso más al elaborar los pliegos correspondientes y remitirlos a la Abogacía del Estado y al Ministerio de Hacienda para su aprobación, por lo que se espera que pronto pueda publicarse en el Boletín Oficial del Estado la licitación de los dos estudios informativos.

En esta ciudad, cuando hablamos de estos proyectos en concreto, hay razones más que suficientes para que aflore el escepticismo. Son muchos años de promesas incumplidas, de proyectos presentados que luego, con la llegada de nuevos gobiernos, nuevos ministros, quedaron en nada. En este caso, quizá porque estamos ante la última oportunidad en muchos años, no queda otra que aferrarse al trabajo y a la seriedad demostrada por Íñigo de la Serna y su departamento para pensar que este país no es Venezuela y que lo que se firme hoy será respetado por un nuevo gobierno y un nuevo ministro.

De momento, muchos han reafirmado, y de qué manera –sólo con los titulares que encierran los compromisos firmados–, su confianza en este ministro de Fomento. Ojalá dentro de unos meses o unos años se pueda seguir haciendo el mismo ejercicio para confirmarlo. Ese día, Asturias, Avilés, estará de enhorabuena.

Y un apunte final al respecto: los plazos administrativos en este país son insufribles. No sé si intolerables, pero seguramente mejorables. Pero son los que hay. Lo digo para los que nos venían a salvar: los procedimientos, lo mismo que las leyes, se cambian en el Congreso de los diputados, no a través de la demagogia de la denuncia sin aportar ni siquiera la intención de cambiar las cosas en donde corresponde.

 

La valentía de CC OO

José Manuel Rodríguez Baltar, secretario general de la Unión Comarcal de CC OO de Avilés, tuvo que pasar hace unos días su particular vía crucis en las redes sociales –ese recinto que algunos se empeñan en convertir en un estercolero– por haber tenido la valentía de denunciar la demagogia permanente de los que utilizan la contaminación medioambiental como un arma política más e incluso para convertirla en su ‘modus vivendi’.

Baltar reconocía, como es natural, que Avilés y su comarca tiene un problema con su medio ambiente como ciudad industrial que es. Y tras exigir a las empresas que siguieran haciendo esfuerzos permanentes en mejorar en ese campo, censuraba a la vez la demagogia diaria de la denuncia que va más allá de lo que parece razonable, porque hay cosas que no se sostienen. Y decía Baltar que nadie debería ser ajeno a esa labor de captación de nuevas empresas, de nuevos empleos, de riqueza en suma, que se ponen en riesgo cuando de forma absolutamente demagógica se lanza en todo el Estado el mensaje de que «Avilés es la ciudad más contaminada de España», o que el Paraíso natural del que todos nos sentimos orgullosos, algunos ahora lo han subtitulado «Paraíso contaminado».

El día que el Colectivo Ecologista lanzó una nota de prensa titulada «Arcelor fumiga Avilés con benceno», hasta el responsable de la nota reconoció que había sido un exceso, pero eso sí, le dijo al que esto firma, exultante, que la nota había sido «trending topic».

Baltar, y los que piensan como él, que afortunadamente son muchos en esta ciudad, abogan porque las empresas cumplan escrupulosamente la normativa medioambiental –que la cumplen todas, salvo incidencias concretas, por muy graves que sean–, pero a la vez que no se pierda de vista el objetivo principal, que es el de hacer de Avilés una ciudad de futuro.

CSC, hoy DXC Technology, tiene 1.000 trabajadores en el PEPA. Sólo un 35 por ciento vive en Avilés, el resto se reparte entre Oviedo y Gijón. Necesitamos muchos discursos como el de Baltar.

Publicado en La Voz de Avilés-El Comercio el día 1 de abril de 2018

Temas

Sobre el autor

José María Urbano. Periodista. Jefe de Redacción de La Voz de Avilés-El Comercio. El relato de los hechos y los fundamentos de la opinión sólo pueden tener su base en el poder de los datos. En un mundo en el que imperan los clics, los shares, las notas teledirigidas, las ruedas de prensa sin preguntas y las declaraciones huecas en busca de un titular, hay que reivindicar el periodismo hecho por profesionales. Política, economía, cultura, deportes... la vida en general, tienen cabida en este espacio que pretende ir más allá de la inmediatez, la ficción y el ruido que impera apoyado en las redes sociales. El periodismo es otra cosa.

abril 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30