El Comercio
img
Categoría: AVILÉS SE MUEVE
Gasto innecesario

La propuesta de la renta social planteada por IU en Avilés no parece tener encaje en una ciudad que es modélica desde hace décadas en atención a los más necesitados.

En el ambiente político en el que se mueve habitualmente este país es difícil que algo nos sorprenda, pero aún así, cuando se trata de analizar lo más cercano y por lo tanto se conocen mejor los detalles todavía nos damos cuenta que existe un terreno inexplorado y una cierta capacidad de sorpresa. Más o menos eso es lo que ha suscitado la última reclamación del grupo municipal de IU en el Ayuntamiento de Avilés, a través de una rueda de prensa en la que estuvo presente el coordinador general de la coalición, Juan José Fernández. La propuesta, presentada nada menos que como condición sine qua non para «hablar» de los presupuestos municipales de 2018, es la de establecer en Avilés una renta social. Más o menos, asegurar una renta de 665 euros al mes a todas aquellas personas que vivan solas. Según sus propios cálculos, el coste de su implantación y desarrollo ascendería a un millón de euros. El modelo a seguir sería el que propuso la marca de Podemos en el Ayuntamiento de Gijón, apoyada por IU.

Lo sorprendente de esta propuesta concreta en Avilés es que la haga IU. De cualquier otra formación política cabría albergar dudas, pero de IU no cuando se habla de los servicios sociales municipales. Y si se quiere hilar más fino todavía, mucho menos cuando el que presenta la propuesta es Juan José Fernández, que formó parte del equipo de Gobierno municipal como concejal de Cultura.

IU sabe de sobra que Avilés es una de las ciudades que supo ir por delante en todo lo relativo a la atención social, poniendo en marcha programas que fueron mucho más allá del plan concertado de servicios sociales que delimitaba lo que le correspondía a cada una de las tres administraciones, la central, la autonómica y la local, un plan que recogía las prestaciones sanitarias básicas, recién iniciada la etapa democrática.

fotoserviciossociales
Cuando el Ayuntamiento de Avilés se involucró de lleno en la tarea existía el padrón de beneficiencia que atendía a las personas excluidas en el aspecto sanitario y poco más.
Y a partir de ahí nombres como el de Nelly Fernández, Laura González, Ana Álvarez, Antonio Molejón, Ángel Álvarez, Jesús Llera Arrojo, Mariví González, Purificación García y Yolanda Alonso, todos ellos concejales, además de dos funcionarias reconocidas por todo el mundo, como Adelaida Fernández Brañas y Encarnita Lanzas, hicieron posible un largo camino que nos lleva a la realidad de hoy.

Ver Post >
Y LUEGO LOS LAMENTOS

Avilés padece los retrasos de la obra de las baterías de cok de Gijón y de la política cada vez más contestada del Centro Niemeyer con la organización de congresos

Asturias siempre ha tenido fama de tender a la melancolía, un poco al lamento permanente. Y de ahí a la queja, como bien sabemos, solo queda un paso. Avilés no iba a ser menos y además hubo etapas en las que esa queja estaba más que justificada cuando hasta no hace tanto tiempo estaba incrustada en un emparedado que dominaban Oviedo, Gijón y las Cuencas. Afortunadamente aquella fue una etapa superada, fundamentalmente porque Avilés supo afrontar las mil y una crisis que le vinieron encima y a la vez encontrar su camino, algo en lo que ya se ha insistido tanto que no merece la pena incidir sobre ello.
Las fortalezas de Avilés y comarca –un concepto este último a la baja, con unas responsabilidades que tienen nombre y apellidos y sobre las que un día habrá que extenderse– están muy claras desde las plasmación de muchas de las cuestiones que se plantearon en el último Plan General de Ordenación Urbana, que logró cambiar no solo la fisonomía de la ciudad, sino que marcó las pautas por las que se debían regir esas políticas para alumbrar la nueva ciudad del siglo XXI.
No le fue ni le va mal a Avilés en ese sentido –todo parecerá siempre poco, eso es natural–, pero no queda otra que vivir en una alerta permanente si no se quiere naufragar en esa travesía continua que no suele conceder segundas oportunidades.
La ciudad ha asistido esta semana a dos planteamientos que deberían hacer recapacitar a los responsables políticos: el retraso en la concesión de los permisos de obra de las nuevas baterías de cok de ArcelorMittal en Gijón –con el perjuicio que ello ocasiona a Avilés– y la denuncia del congreso de ergonomía sobre las trabas que ha encontrado en el Centro Niemeyer para poder desarrollar su actividad.grossman-blog
En el primer caso volvemos a darnos de bruces con esa inmensa maquinaria burocrática que no solo dilata los procesos de una forma desesperante, sino que en ocasiones frustra y hasta destruye proyectos empresariales que, o no pueden soportar financieramente determinados retrasos, o simplemente se cansan de esperar y deciden abortarlos o cambiarlos de ubicación.

Ver Post >
SENSATEZ, QUESO Y ACERO

El asturiano entra en el debate con mal pie, mientras La Peral y el ITMA anuncian inversiones y nuevos proyectos

Quizá no sea este el momento más adecuado para pedir sensatez a la clase política y exigirle que colabore en serenar el ambiente en una sociedad cada día más crispada, en parte por culpa de esa misma clase política, de sus decisiones, de sus formas. Ahora que la dignidad se ha puesto a precio de saldo (Forcadell ante el juez, a la hora de la verdad: «Todo era una broma»), o que el circo está de moda en Bruselas con ese histrión que intenta por todos los medios embarrar la imagen de este país, convendría trasladar el debate a nuestro territorio y pedir a nuestros políticos que hagan el esfuerzo por elevar el nivel y no dejarse llevar por esa cultura cada día más atosigante de resumirlo todo en una frase más o menos ingeniosa, que es a lo que nos llevan las redes sociales.
Queramos o no, el asturiano ya ha entrado en el debate en nuestra región. Y no parece que lo haya hecho de la mejor forma, cuando lo que ha trascendido hasta ahora es lo de siempre: el enfrentamiento entre los que están a favor de la oficialidad y los que se oponen.
Mercedes Fernández, presidenta del PP de Asturias, defendió su posición, sobradamente conocida –por lo que no debería sorprender a nadie– y en tono jocoso, tal y como recogieron los medios, dijo eso de que ella hablaba más asturiano que Gaspar Llamazares, que nació en Logroño. El portavoz del grupo parlamentario de IU contestó de inmediato a través de las redes sociales y lo hizo de esta forma: «¿Xenofobia? Mercedes Fernández asegura que habla más asturiano que Llamazares, nacido en Logroño».

Xenofobia. Nada menos.peral-blog

Xuan Bello, uno de los escritores en asturiano de referencia, se metió en redes sociales para preguntarse si el diputado Ignacio Prendes, de Ciudadanos, que previamente había censurado la posibilidad de la oficialidad del asturiano, sabría que su apellido se pronunciaba Priendes desde el siglo XII. La reflexión del escritor provocó este primer comentario por parte de una persona que obviamente estará a favor de la oficialidad: «¿Qué cojones va a saber este tipo?». A continuación Xuan Bello pidió limitar «nuestro lenguaje a la cordialidad».

Ver Post >
LOS TRENES PERDIDOS

Hablar de nuevo de la Isla de la Innovación supone el reconocimiento del fracaso colectivo de una ciudad que pena su falta de ambición y el lastre de decisiones políticas

 

El Real Madrid fue laminado el miércoles por el Tottenham de Mauricio Pochettino, en partido de la Champions en el que los de Zidane fueron una caricatura de sí mismos y pusieron en duda todos los fundamentos de su brillantez reciente. Los aficionados, más pendientes del juego de Harri Kane o Delle Alli, o de la baja forma de Cristiano, Modric o Kross, vibraron en un estadio de Wembley –‘residencia’ temporal del Tottenham–, sin reparar seguramente en que el templo del fútbol mundial inaugurado en 1923 con motivo de la Exposición del Imperio Británico y escenario de la final del Mundial de 1966 en la que Inglaterra se impuso a Alemania Federal, es hoy una de las obras de referencia de Norman Foster, que en 2007 levantó el nuevo estadio para dar cabida a 90.000 espectadores. Una obra convertida también en reclamo turístico de la capital londinense y en el que destacan, aparte de un aforo que se asemeja más a una cómoda sala de cine que a un campo de fútbol, sus 26 ascensores, 30 escaleras mecánicas, 8 restaurantes y 34 bares.
Ayer mismo, LA VOZ DE AVILÉS se hacía eco de la intención del Ayuntamiento, de su equipo de Gobierno, de impulsar el Parque Tecnológico Isla de la Innovación, con la consecución de nuevas ayudas europeas con las que hacer de este espacio situado en el área del Parque Empresarial el eje de esa ciudad nueva, en la que las empresas de servicios avanzados de tecnologías de la información y los centros de I+D hace tiempo que forman ya parte de un tejido empresarial y laboral sobre el que es necesario profundizar.foster-para-blog
Avilés, casi en solitario, cuarta población de Asturias durante años de abandono por parte de las administraciones central y regional (frente a Oviedo, Gijón y el poder sindical y político socialista de las Cuencas) no sólo fue capaz de salir del túnel en el que le metieron las sucesivas reconversiones industriales y la siderúrgica del Plan del 92 (9.707 puestos de trabajo eliminados de un plumazo, la mayoría de la comarca de Avilés), sino que acertó en el diseño de una ciudad del siglo XXI. Un Plan General de Ordenación Urbana ambicioso, apadrinado por el entonces presidente del Principado Vicente Álvarez Areces, la puesta en valor de dos elementos originales y claves, como fueron la recuperación de la ría y el ‘descubrimiento’ del casco histórico, se dieron la mano con otro valor incuestionable, casi único en España y en Europa –el de la presencia de cinco multinacionales en plena forma tras sus reconversiones internas– y la aparición de un grupo de empresas que supieron incluso liderar la irrupción de nuevos sectores, como el de las energías renovables. El Grupo Daniel Alonso es el mejor ejemplo.

Ver Post >
EL MUNDO DE YUPI SEGÚN MERCEDES FERNÁNDEZ

La presidenta del PP pinta un paisaje idílico del partido en Avilés y omite que las denuncias de irregularidades ya han llegado a Génova.

Cataluña lo inunda todo, minuto a minuto, en cada rincón de este país, por lo que resulta difícil centrar la atención en algo distinto al drama que se está viviendo ante el desafío a la legalidad más grave que ha vivido la democracia española, incluido el 23-F. Pero quizá una forma de responder al dislate de quienes representan sólo a una parte de la sociedad catalana –y no la mayoritaria– y por supuesto a una ínfima de la española, sea la de seguir avanzando en el objetivo de quienes buscan el bien común y la mejora de un país democrático, libre, moderno, del que podemos sentirnos orgullosos, más allá de nuestros problemas y nuestras carencias, exactamente iguales a los de todos los países desarrollados, cada uno con sus características particulares. Así que vayamos al análisis más cercano de la semana que hoy cerramos.

 

PP y propaganda
Si los políticos, en general, abandonaran la acolchada moqueta por la que pisan habitualmente y bajaran a la realidad de la calle, hace tiempo que hubiesen entendido que el ciudadano de a pie cada vez se siente más irritado con:
1. La mentira. 2. Las luchas internas en los partidos, en los que se pisotea si hace falta el buen nombre de las personas con tal de lograr los objetivos marcados por el grupo dirigente. 3. El «quítate tú para ponerme yo». 4. La falta de democracia interna. 5. Pensar que el militante, el ciudadano en general, es un ser amorfo, que no piensa, que no analiza y que está dispuesto a tragar con todo.
Mercedes Fernández, presidenta del PP de Asturias, estuvo el miércoles en Avilés, la ciudad en la que no encontró mejor fórmula para acabar con una junta local crítica que dar un golpe de mano y nombrar una junta gestora con la promesa de convocar un congreso que debería restituir la «normalidad».

mercedes-fernandez-blog
Fernández lanzó un discurso optimista, casi triunfalista, de la situación del partido en Avilés, al asegurar que había que felicitar la labor de una gestora que dice haber sumado trescientos afiliados en los últimos cinco meses: «Queremos simbolizar con nuestra presencia nuestro apoyo y satisfacción por la labor desarrollada por el PP de Avilés en su nueva andadura de apertura de puertas con la que ha conseguido 300 afiliados más en los escasos cinco meses que llevan trabajando».

Ver Post >
DESEMBARCO EN MÉXICO

La multinacional avilesina Windar Renovables echa andar la producción de su tercera planta de torres eólicas en el exterior, en un paso más de su liderazgo mundial.

Con la discreción habitual de este grupo avilesino, Windar Renovables, la multinacional del Grupo Daniel Alonso, ha desembarcado definitivamente en México, con la puesta en marcha, ya efectiva, de la que constituye su tercera planta en el exterior, tras las de India y Brasil.
WindarMex, que así se llama la nueva sociedad, se levanta en el estado de Tamaulipas, en el puerto de Altamira, sobre una parcela de unos sesenta mil metros cuadrados, en los que la instalación propiamente dicha ocupa algo más de 18.000, y en la que se fabricarán torres eólicas para 600 MW.
En el momento en que alcance la producción prevista, dará empleo a 350 trabajadores. En este momento operan ya 80 empleados, de los que quince son avilesinos, desplazados allí para la formación de la plantilla, en la que, por cierto, se ha constatado una mano de obra muy cualificada.eolicoparablog
La producción de torres eólicas ya se ha iniciado para atender el mercado interior, pero con vistas a aprovechar en el futuro el de Centroamérica y el de Estados Unidos, gracias a su situación estratégica en el Golfo de México. De momento, las amenazas de la Administración Trump al país mexicano no han pasado a concretarse en nada, por lo que no existen problemas para que sigan existiendo las ventajas del libre comercio.

Ver Post >
Sobre el autor José María Urbano
José María Urbano. Periodista. Jefe de Redacción de La Voz de Avilés-El Comercio. El relato de los hechos y los fundamentos de la opinión sólo pueden tener su base en el poder de los datos. En un mundo en el que imperan los clics, los shares, las notas teledirigidas, las ruedas de prensa sin preguntas y las declaraciones huecas en busca de un titular, hay que reivindicar el periodismo hecho por profesionales. Política, economía, cultura, deportes... la vida en general, tienen cabida en este espacio que pretende ir más allá de la inmediatez, la ficción y el ruido que impera apoyado en las redes sociales. El periodismo es otra cosa.