El Comercio
img
Categoría: OPINIÓN
Avilés debe decir basta

Avilés fue China durante muchos años medioambientalmente hablando. Desde que en los años 50 se levantó la antigua Ensidesa esta ciudad asistió y consintió una degradación que tuvo su máximo exponente en la destrucción de una ría idílica y en una atmósfera que provocó los titulares que nos hicieron famosos en todo el país: las enfermedades pulmonares, las placentas negras, la declaración de Zona de Atmósfera Contaminada, la destrucción de la vida marina… Todo ello, consentido por una reglamentación inexistente y, no lo olvidemos, dado por bueno porque a cambio aquí llegaron miles de familias de toda España, en donde encontraron cobijo y trabajo, asegurando su futuro y el de sus hijos.

Es la historia de Avilés, nos guste más o nos guste menos. Sólo a partir los años setenta y ochenta, con el advenimiento de la democracia, se empezó a tomar conciencia del problema que supone una actividad industrial altamente contaminante, sin ningún tipo de regulación ni de obligación.

Avilés pasó a ser la ciudad más contaminada de España a la ciudad más controlada mediombientalmente del país. Y sólo cuando de verdad se tomó conciencia del problema –con un Colectivo Ecologista al que hay que reconocerle su liderazgo en la labor de denuncia permanente, más allá de algunas exageraciones–, la ciudad empezó a recuperarse. Y así se sucedieron los planes de Valliniello, Zeluán, el cierre de Productos Dolomíticos, la eliminación de los lodos siderúrgicos, la recuperación de la ría, el saneamiento integral –aún inacabado de una forma que nos avergüenza a todos por falta de voluntad política– y sobre todo el cierre de una cabecera siderúrgica que nos liberó de los hornos altos y de todo su proceso productivo, incluido el de sinterización.

De aquella vieja cabecera siderúrgica sólo nos quedó como legado las Baterías de cok, en plena fachada de un paseo de la ría recuperado, unas instalaciones que en la Europa de hoy difícilmente tienen cabida en sus actuales condiciones, aunque aquí, una vez más, se aceptó como el mal menor que nos permitía mantener una plantilla de trabajadores en activo –menos numerosa de la que siempre vendieron los sindicatos y se jaleó desde otros ámbitos– y durante un tiempo un negocio exportador del que se beneficiaba el puerto.

Pero ahora, con una prórroga que viene de 2007, con un nuevo convenio que la asegura hasta 2017 e incluso la puede llevar hasta 2020 –aunque haya sido la propia empresa la que haya fijado su cierre para 2019– Avilés debe decir basta. Ya no hay tiempo para inversiones en mejoras de la instalación. Así que ni ArcelorMittal, ni ninguna Administración puede pensar que un hecho grave como el del lunes va a poder repetirse. La multinacional siderúrgica tiene el remedio: a lo mejor tiene que cargar sus necesidades de cok a su cuenta de resultados, vía importación. Pero ya nunca jamás a la de la salud de los avilesinos.

 

Publicado en La Voz de Avilés el día 26 de abril de 2017

Ver Post >
Mucho más que un sindicalista

 José María Guzmán Pacios, secretario general de la Unión Comarcal de CC OO de Avilés, presidió el XII Congreso del sindicato, en el que fue relevado por José Manuel Rodríguez Baltar, tras una dilatada carrera al frente del sindicato, en donde se erigió como una de las personas que más aportó a la ciudad de Avilés para su salida de la crisis de los 80 y los 90. 

La credibilidad de los sindicatos figura entre los daños colaterales que provocó el tsunami financiero que, de Lheman Brothers abajo, acabó en 2008 con buena parte de las certezas que nos habían mantenido en una posición más o menos holgada desde finales del siglo XX hasta ese momento. La gravísima crisis que arrasó con todo, derechos incluidos, hizo que el populismo y una buen dosis de sectarismo se apoderara, sobre todo a través de las redes sociales, de un discurso en el que prima el decirle a la gente lo que quiere oír. Ofrecer argumentos es mucho más cansado, porque obliga a detenerse, reflexionar y estudiar. Demasiada tarea para muchos.

José María Guzmán Pacios. Foto: Marieta

En ese ambiente es muy difícil hoy hilvanar un discurso que valore la labor de los sindicatos, que pagan también sus propias culpas por comportamientos poco edificantes de algunos de sus miembros.

La Unión Comarcal de Comisiones Obreras de Avilés celebra hoy su XI Congreso, en el que José Manuel Rodríguez Baltar va a coger el testigo de José María Guzmán Pacios, uno de los  sindicalistas más importantes que ha tenido CC OO en Asturias en las últimas décadas. En Avilés, aunque algunos quieran reescribir la historia y piensen que todo empezó con ellos, nadie nos tiene que explicar lo que significaron los años de plomo de las reconversiones industriales y la gravísima crisis que asoló a esta ciudad y a esta comarca.

Y fue en esos tiempos en los que sindicatos como CC OO y UGT no sólo se conformaron con atender a su «clientela» natural, la de los trabajadores en general y sus afiliados en particular, sino que se pusieron también al frente de la manifestación para reivindicar, y hasta proponer, una serie de actuaciones que perseguían las claves de la reconversión industrial, pero también la apuesta decidida por nuevas infraestructuras o el apoyo a nuevas políticas que consiguieran sacar a la ciudad y a la comarca de su aguda recesión.

José María Guzmán Pacios ha sido, desde 1995, el año en que fue elegido por primera vez secretario general de CC OO de Avilés, uno de esos sindicalistas que no ha cejado en su empeño de pelear por esta ciudad, sin olvidar sus obligaciones como máximo responsable del sindicato. En 2004 dio el salto a la dirección de CC OO de Asturias, como secretario de Acción Sindical y Política Industrial, y seguramente hubiese seguido en una carrera ascendente de no haber recibido el encargo de volver a Avilés para poner orden en un sindicato que llegó a contar con cuatro secretarios generales en el espacio de cuatro años. Pacios no sólo admitió el encargo, sino que corrigió errores, enderezó el rumbo de una nave que estaba un poco a la deriva y ha conseguido acabar 2016 como el sindicato líder en representación en la comarca.

Cuando esta mañana entregue el testigo a Rodríguez Baltar -su secretario de Organización, por lo que la seriedad y el trabajo están garantizados-, Pacios podrá despedirse con el orgullo de haber participado, con otra mucha gente, en la dedicación y el esfuerzo por sacar esta ciudad adelante, sin haberse olvidado nunca de su principal tarea: la de devolver a los trabajadores los derechos arrasados por aquel tsunami de 2008.

 

Publicado en La Voz de Avilés-El Comercio el día 24 de marzo de 2017

 

Ver Post >
Negociar ya, única salida

En el momento de redactar estas líneas continúa en el salón de plenos del Ayuntamiento de Avilés el encierro sindical que se mantiene desde hace unos días como medida de presión para forzar una negociación que permita desbloquear varios asuntos pendientes, el más importante, sin duda, el de la fórmula que debería aplicarse a la provisión de plazas. Concurso o concurso-oposición. De ello depende de que se prime o no a aquellos empleados municipales que llevan años ocupando de forma interina su puesto de trabajo.

Todos los protagonistas de esta pugna municipal entre el equipo de gobierno y los sindicatos tienen la suficiente experiencia como para saber de qué va esto. Como en las representaciones teatrales, nos enfrentamos al escenario habitual en estos casos: planteamiento, nudo y desenlace.

Los sindicatos optan por mantener un encierro en el interior del Ayuntamiento buscando con ello dos objetivos fundamentalmente. De un lado, llamar la atención para que la opinión pública conozca su problema, el de la plantilla municipal. Y de otro, forzar a la «parte empresarial» a que se avenga a negociar. Incluso hay una tercera finalidad, ésta más de consumo interno: escenificar ante los trabajadores municipales que sus representantes están dispuestos a llegar hasta donde haga falta en defensa de sus intereses. Y el equipo de gobierno, tras encajar el primer impacto, muestra su disposición a hablar, aunque lógicamente también pone una condición: que se acabe el encierro para negociar sin presiones.

 Típico y tópico, nada que no se sepa en esta ciudad, escenario de mil batallas laborales.

Llegados a este punto, hay que exigir ya que se pase a la última fase, la del desenlace, simplemente porque por delante hay una convocatoria de paros que a los que más va a perjudicar es a los trabajadores municipales. Y también porque los sindicatos han logrado sus objetivos básicos: su problema ya es sobradamente conocido entre la opinión pública; ya han conseguido toda clase de apoyos –alguno un poco hipócrita, de gente que no puede hacerse ahora de nueva con un asunto que ha pasado por sus manos sin que se conozca ninguna propuesta al respecto en años–; y sobre todo tienen encima de la mesa una propuesta del equipo de Gobierno que atiende once de sus quince peticiones para iniciar una negociación inmediata. En pocas ocasiones se ha asistido en esta ciudad a un punto de partida de negociación similar a ese. Uno de los sindicatos, Usipa, ha llegado a calificar la propuesta de «muy buena» y ha señalado que mantiene el encierro actual por «no romper la unidad sindical».

Por parte del equipo de gobierno, ayer mismo profundizaba aún más en su oferta, mientras mantenía como condición sine qua non la de acabar con el encierro.

Es decir, ahora se dilucida quién dobla la voluntad de quién, sin darse cuenta de que los tiempos han cambiado y de que determinadas presiones, en una y otra dirección, ya no tienen mucho sentido cuando ya existe una amplia base para la negociación. Y en todo caso, nada que no se pueda recuperar en un momento determinado si se ve que se vuelve a los callejones sin salida.

El equipo de gobierno y los sindicatos no hace falta que escenifiquen ningún pulso más, sino que se sienten a negociar sin más dilaciones. De forma discreta, pactando la comunicación, si es que la debe haber, a solas, buscando un mediador.., pero sabiendo que sólo cabe una salida: negociar ya.

Ver Post >
Dedazo tumbado por un juez

El Conservatorio de Avilés, otra vez en el ojo del huracán por culpa de una política equivocada de la concejalía de Cultura

Dice el magistrado-juez Juan Carlos García López, del Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 1 de Oviedo que en el caso del Conservatorio no hay excusa sobre -y esto lo digo yo- el «dedazo» de la concejala de Cultura para nombrar al director  del centro que sustituyera a Raquel García. Dice el juez que no hubo la previa y preceptiva publicidad y llama la atención al Ayuntamiento de que recurra al procedimiento del artículo 137 de la Ley de Educación previsto para caso de «ausencia de candidatos», señalando al respecto que, hombre, es que ese artículo viene detrás de los anteriores en donde se estipula claramente el procedimiento y la obligatoriedad de la publicidad. ¿Cómo va a haber candidatos a una oposición si nadie sabe de su existencia? Y el final de la sentencia es conocido: «disconformidad a derecho de ese acto» y «su nulidad, dejando sin efecto el nombramiento».

Conocida el lunes, llama la atención la rapidez con la que la concejala de Cultura, Yolanda Alonso, anunció esa misma tarde que la sentencia sería recurrida «porque nuestros servicios jurídicos» lo ven factible. Esperemos que «nuestros servicios jurídicos» no sean tan maleables como el jefe de servicio de la Fundación de Cultura del Ayuntamiento -nombrado en su día por el mismo procedimiento y por la misma concejala-, capaz de ver en su informe de situación blanco donde 24 horas antes veía negro.

Ver Post >
Sobre el autor José María Urbano
José María Urbano. Periodista. Jefe de Redacción de La Voz de Avilés-El Comercio. El relato de los hechos y los fundamentos de la opinión sólo pueden tener su base en el poder de los datos. En un mundo en el que imperan los clics, los shares, las notas teledirigidas, las ruedas de prensa sin preguntas y las declaraciones huecas en busca de un titular, hay que reivindicar el periodismo hecho por profesionales. Política, economía, cultura, deportes... la vida en general, tienen cabida en este espacio que pretende ir más allá de la inmediatez, la ficción y el ruido que impera apoyado en las redes sociales. El periodismo es otra cosa.