El Comercio
img
La grandeza de la sencillez
img
José María Urbano | 23-04-2017 | 13:07| 0

El representante de la Embajada de Rusia en España deja en Avilés las claves de un mundo que debe superar conflictos y contradicciones

El pasado jueves esta ciudad tuvo la oportunidad de asistir a una lección magistral sobre la grandeza de la sencillez aplicada a todos los órdenes de la vida, en este caso para tratar de acercarse a un hecho histórico de la dimensión de la Revolución de Octubre de 1917.

Antes habría que poner en valor la sensibilidad y el conocimiento del coordinador del Aula de Cultura de LA VOZ DE AVILÉS, Armando Arias, que tras una labor de meses fue capaz de conseguir el compromiso de la Embajada de Rusia en España para aceptar venir a Avilés –somos los que somos– y enviar al primer secretario de su legación. Se trata de uno de los primeros actos que Rusia organiza en España dentro de las conmemoraciones oficiales que el propio Vladimir Putin encargó en diciembre del año pasado a la Sociedad Rusa de Historia para que un comité organizara los actos del centenario. En ese sentido, Avilés ha sido una ciudad privilegiada, aunque luego la respuesta de nuestros representantes políticos, los de toda la comarca, salvo los cuatro alcaldes, roce el patetismo por su indiferencia y ausencia.

El cuadro de Ilya Glazunov sobre la entrada de Lenin en Moscú en 1917. Foto LVA

Vasily Nioradze, un diplomático de 34 años con una carrera profesional impresionante, expuso el jueves en el Centro de Servicios Universitarios la historia de unos hechos que no solo marcaron el devenir de su propio país, sino la historia misma del mundo a partir de esos inicios del siglo XX. Nioradze protagonizó una conferencia en la que como diplomático no vino a adoctrinar, sino a exponer los datos objetivos de una Revolución –las terribles consecuencias de dieciocho millones de personas muertas– y a contextualizar históricamente el derrocamiento del régimen zarista y la creación de la República Socialista Federativa Soviética. Un acercamiento histórico como forma de análisis en los que valores como la unidad y la solidaridad ciudadana deben ayudar a resolver conflictos y contradicciones.

Ver Post >
El valor de la promoción
img
José María Urbano | 16-04-2017 | 20:47| 0

Avilés debe profundizar en mejorar sus fortalezas, pero también en saber venderlas para aprovechar todas las sinergias

Una de las cosas más importantes que deberíamos valorar en esta ciudad y que tan bien conocemos los que hemos transitado por los tiempos complicados de la madre de todas las reconversiones, como fueron las industriales de los ochenta y los noventa –la global de 2008 aquí nos cogió con parte de los deberes hechos, aunque sus efectos también hayan sido devastadores en algunos casos– es la de haber definido con bastante acierto el camino que queríamos recorrer y los objetivos que nos debíamos de marcar.

Séneca ya nos advirtió que «no hay viento favorable para el que no sabe a dónde va». Y en ese sentido, en esta ciudad, en donde proliferan más de lo deseado determinados círculos del «todo está mal» por un lado, y los de la simple ignorancia por otro por parte de algunos que acaban de llegar para salvarnos y, como ya he repetido en más de una ocasión, todavía no saben casi si algunas puertas se abren empujando o tirando, tenemos la ventaja de que nuestro particular túnel sin salida nos obligó a analizar, estudiar, profundizar en nuestras debilidades y fortalezas, y a partir de ahí decidir hacia dónde debíamos dirigirnos.

Detalle de una de las procesiones de la Semana Santa avilesina. Foto Marieta

Esta semana ha servido para fijarnos en dos circunstancias que nos permiten valorar esa idea de que existen políticas en marcha que no sólo funcionan, sino que se van enriqueciendo a medida que la experiencia nos sigue ofreciendo márgenes de mejora.

Ver Post >
Acostumbrados al ninguneo
img
José María Urbano | 11-04-2017 | 17:23| 0

Los presupuestos estatales pasan de largo por Avilés, que debe exigir ya un proyecto integral para los terrenos de las baterías de cok

Siempre me siento feliz. ¿Sabes por qué? Porque no espero nada de nadie; esperar siempre duele». La cita se atribuye a William Shakespare y parece que es falsa. Da lo mismo, citas como ésta invaden blogs y redes sociales para coincidir en esa especie de resignación de quien confía poco en lo que le vaya a deparar el futuro cuando ese futuro tiene que depender de voluntades ajenas.

Avilés ha vuelto a ser ninguneada en los Presupuestos Generales del Estado presentados el pasado martes por el Gobierno del PP, algo que, lo vistan como lo vistan, ya no es noticia. Estamos acostumbrados a ese ninguneo. Sólo hay que ver lo que ha sucedido con el asunto de la variante de Pajares y el AVE y las cifras que se le otorgan al Principado, que figura entre las comunidades de cola, como para pensar que Avilés iba a ser una excepción.

Reflejo de las baterías de cok de ArcelorMittal en Avilés. Foto Marieta

Como esto no es Cataluña y la experiencia política en este país nos va enseñando que en muchas ocasiones el grado de atención a los problemas es directamente proporcional a la capacidad de reproche por un lado y al pulso permanente en cuestiones esenciales por otro, sabe el PP que por ese lado puede estar tranquilo.

Sólo desde la docilidad se puede entender la resignación de una ciudad que asiste incrédula, y también silente en muchas ocasiones, a que sus proyectos más importantes lleven años en el limbo de las falsas promesas o a la espera de resoluciones que se aplazan de continuo sin importar que en algunos casos se hayan invertido ya decenas de millones de euros.

Ver Post >
La concejala de Cultura pide ayuda
img
José María Urbano | 03-04-2017 | 13:04| 0

La nueva sentencia en contra de la designación del director del Conservatorio se suma a una larga sucesión de errores

Dice la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Avilés, Yolanda Alonso, que «quienes me critican ahora, que me digan qué solución habrían tomado», refiriéndose así a la segunda sentencia judicial que tumba la contratación a dedo, por ella misma, del profesor Carlos Galán para el Conservatorio Julián Orbón y su nombramiento, 24 horas después, como director.

Es nueva esta postura de Yolanda Alonso, al requerir ahora qué harían otros en su lugar. Y es nueva porque hasta ahora lo único que ha hecho respecto al Conservatorio ha sido poner en marcha y tomar decisiones en lo que ha primado el «aquí mando yo», saltándose incluso la Ley de Educación y hasta los avisos de la Consejería de Educación en varias ocasiones y generando un clima en el centro educativo que por momentos se hace irrespirable.

Un violín Stradivarius, de 1716.

Si Yolanda Alonso hubiese pedido consejo antes a lo mejor esta ciudad se hubiera ahorrado este serial por entregas al que viene asistiendo, aderezado con demandas, sentencias, recursos y dinero público gastado de por medio.

Si tras ganar su plaza al imponerse en una oposición, la anterior directora, Raquel García –no una advenediza, sino alguien con más de veinte años de experiencia en el Conservatorio como profesora de piano y como jefa de estudios– se encuentra con anónimos en la mesa de su despacho, asiste al lanzamiento de octavillas en su contra a la salida de un concierto y observa perpleja cómo el abogado de un mal perdedor aprovecha el cáncer sufrido por esta mujer para exponer ante el juez que «sus ausencias médicas no se notaron en la marcha del centro educativo», lo que cabe esperar es que la concejala responsable del Conservatorio se ponga del lado de la persona que está padeciendo este acoso y no al revés.

Ver Post >
La verdad del agua en Avilés
img
José María Urbano | 27-03-2017 | 20:04| 0

Los números y los datos objetivos desmontan todas las campañas de descrédito de la privatización municipal de la gestión

Privatizar un servicio público como el de la gestión del agua es una decisión política y oponerse a ella es tan legítimo como defenderla. Si en alguna ocasión ese servicio se volviera a remunicipalizar sería una decisión tan válida y tan legal como la que en su día abogó por un cambio en el sistema de gestión. En ambos casos serían decisiones tomadas con el voto mayoritario de fuerzas políticas que han sido elegidas democráticamente y que por lo tanto representan a la mayoría de la población.

La gestión del agua en Avilés la lleva la empresa mixta Aguas de Avilés desde 2009. Foto Marieta

Tener que recordar cosas como estas, que parecen de Perogrullo, es a lo que nos ha llevado esa nueva política en la que se abre paso cada día la creación de mantras basados en repetir una y mil veces medias verdades, cuando no falsedades directamente, bajo una supuesta reflexión nacida sobre datos etéreos, puesto que no se concretan nunca con los números.

Ver Post >
Mucho más que un sindicalista
img
José María Urbano | 25-03-2017 | 20:27| 0

 José María Guzmán Pacios, secretario general de la Unión Comarcal de CC OO de Avilés, presidió el XII Congreso del sindicato, en el que fue relevado por José Manuel Rodríguez Baltar, tras una dilatada carrera al frente del sindicato, en donde se erigió como una de las personas que más aportó a la ciudad de Avilés para su salida de la crisis de los 80 y los 90. 

La credibilidad de los sindicatos figura entre los daños colaterales que provocó el tsunami financiero que, de Lheman Brothers abajo, acabó en 2008 con buena parte de las certezas que nos habían mantenido en una posición más o menos holgada desde finales del siglo XX hasta ese momento. La gravísima crisis que arrasó con todo, derechos incluidos, hizo que el populismo y una buen dosis de sectarismo se apoderara, sobre todo a través de las redes sociales, de un discurso en el que prima el decirle a la gente lo que quiere oír. Ofrecer argumentos es mucho más cansado, porque obliga a detenerse, reflexionar y estudiar. Demasiada tarea para muchos.

José María Guzmán Pacios. Foto: Marieta

En ese ambiente es muy difícil hoy hilvanar un discurso que valore la labor de los sindicatos, que pagan también sus propias culpas por comportamientos poco edificantes de algunos de sus miembros.

La Unión Comarcal de Comisiones Obreras de Avilés celebra hoy su XI Congreso, en el que José Manuel Rodríguez Baltar va a coger el testigo de José María Guzmán Pacios, uno de los  sindicalistas más importantes que ha tenido CC OO en Asturias en las últimas décadas. En Avilés, aunque algunos quieran reescribir la historia y piensen que todo empezó con ellos, nadie nos tiene que explicar lo que significaron los años de plomo de las reconversiones industriales y la gravísima crisis que asoló a esta ciudad y a esta comarca.

Y fue en esos tiempos en los que sindicatos como CC OO y UGT no sólo se conformaron con atender a su «clientela» natural, la de los trabajadores en general y sus afiliados en particular, sino que se pusieron también al frente de la manifestación para reivindicar, y hasta proponer, una serie de actuaciones que perseguían las claves de la reconversión industrial, pero también la apuesta decidida por nuevas infraestructuras o el apoyo a nuevas políticas que consiguieran sacar a la ciudad y a la comarca de su aguda recesión.

José María Guzmán Pacios ha sido, desde 1995, el año en que fue elegido por primera vez secretario general de CC OO de Avilés, uno de esos sindicalistas que no ha cejado en su empeño de pelear por esta ciudad, sin olvidar sus obligaciones como máximo responsable del sindicato. En 2004 dio el salto a la dirección de CC OO de Asturias, como secretario de Acción Sindical y Política Industrial, y seguramente hubiese seguido en una carrera ascendente de no haber recibido el encargo de volver a Avilés para poner orden en un sindicato que llegó a contar con cuatro secretarios generales en el espacio de cuatro años. Pacios no sólo admitió el encargo, sino que corrigió errores, enderezó el rumbo de una nave que estaba un poco a la deriva y ha conseguido acabar 2016 como el sindicato líder en representación en la comarca.

Cuando esta mañana entregue el testigo a Rodríguez Baltar -su secretario de Organización, por lo que la seriedad y el trabajo están garantizados-, Pacios podrá despedirse con el orgullo de haber participado, con otra mucha gente, en la dedicación y el esfuerzo por sacar esta ciudad adelante, sin haberse olvidado nunca de su principal tarea: la de devolver a los trabajadores los derechos arrasados por aquel tsunami de 2008.

 

Publicado en La Voz de Avilés-El Comercio el día 24 de marzo de 2017

 

Ver Post >
Profesionales de éxito
img
José María Urbano | 13-03-2017 | 13:22| 0

Jesús Sanmartín, Roberto Fernández Llera e Inaciu Iglesias, protagonistas de la semana por sus aportaciones al mundo económico

Avilés se mueve es el título de esta sección semanal de LA VOZ DE AVILÉS y del blog ‘Dame buenas noticias’ (http://blogs.elcomercio.es/dame-buenas-noticias/) que pretende ser un espacio abierto a la crítica, como corresponde a la esencia de un análisis periodístico, pero que no está reñido con el aplauso por las cosas bien hechas o por la labor destacada de personas que nos son cercanas. Si la esencia del periodismo es salir a la calle, contar lo que sucede y tratar de contextualizarlo, uno no entiende muy bien esa propensión general de evitar las noticias en positivo, incluso el aplauso cuando está más que justificado.

El de hoy es un análisis en positivo que habla de tres personas que nos son cercanas y que en los últimos días han sido noticia por un trabajo reconocido y por sus ideas. Encima, los tres protagonistas son colaboradores de LA VOZ DE AVILÉS-EL COMERCIO, lo que a lo mejor dice algo positivo de nuestro periódico.

Inaciu Iglesias, momentos antes de comenzar el acto del Palacio Valdés el pasado viernes. Foto Patricia Bregón

Jesús Sanmartín Mariñas es un economista con despacho en la Avenida de Los Telares que desde hace años ostenta el cargo de presidente del Registro de Asesores Fiscales (REAF), órgano del Colegio de Economistas de España, que agrupa a más de seis mil economistas asesores fiscales pertenecientes a los setenta Colegios de Economistas y Titulares Mercantiles de España.

Ver Post >
Negociar ya, única salida
img
José María Urbano | 02-03-2017 | 22:07| 0

En el momento de redactar estas líneas continúa en el salón de plenos del Ayuntamiento de Avilés el encierro sindical que se mantiene desde hace unos días como medida de presión para forzar una negociación que permita desbloquear varios asuntos pendientes, el más importante, sin duda, el de la fórmula que debería aplicarse a la provisión de plazas. Concurso o concurso-oposición. De ello depende de que se prime o no a aquellos empleados municipales que llevan años ocupando de forma interina su puesto de trabajo.

Todos los protagonistas de esta pugna municipal entre el equipo de gobierno y los sindicatos tienen la suficiente experiencia como para saber de qué va esto. Como en las representaciones teatrales, nos enfrentamos al escenario habitual en estos casos: planteamiento, nudo y desenlace.

Los sindicatos optan por mantener un encierro en el interior del Ayuntamiento buscando con ello dos objetivos fundamentalmente. De un lado, llamar la atención para que la opinión pública conozca su problema, el de la plantilla municipal. Y de otro, forzar a la «parte empresarial» a que se avenga a negociar. Incluso hay una tercera finalidad, ésta más de consumo interno: escenificar ante los trabajadores municipales que sus representantes están dispuestos a llegar hasta donde haga falta en defensa de sus intereses. Y el equipo de gobierno, tras encajar el primer impacto, muestra su disposición a hablar, aunque lógicamente también pone una condición: que se acabe el encierro para negociar sin presiones.

 Típico y tópico, nada que no se sepa en esta ciudad, escenario de mil batallas laborales.

Llegados a este punto, hay que exigir ya que se pase a la última fase, la del desenlace, simplemente porque por delante hay una convocatoria de paros que a los que más va a perjudicar es a los trabajadores municipales. Y también porque los sindicatos han logrado sus objetivos básicos: su problema ya es sobradamente conocido entre la opinión pública; ya han conseguido toda clase de apoyos –alguno un poco hipócrita, de gente que no puede hacerse ahora de nueva con un asunto que ha pasado por sus manos sin que se conozca ninguna propuesta al respecto en años–; y sobre todo tienen encima de la mesa una propuesta del equipo de Gobierno que atiende once de sus quince peticiones para iniciar una negociación inmediata. En pocas ocasiones se ha asistido en esta ciudad a un punto de partida de negociación similar a ese. Uno de los sindicatos, Usipa, ha llegado a calificar la propuesta de «muy buena» y ha señalado que mantiene el encierro actual por «no romper la unidad sindical».

Por parte del equipo de gobierno, ayer mismo profundizaba aún más en su oferta, mientras mantenía como condición sine qua non la de acabar con el encierro.

Es decir, ahora se dilucida quién dobla la voluntad de quién, sin darse cuenta de que los tiempos han cambiado y de que determinadas presiones, en una y otra dirección, ya no tienen mucho sentido cuando ya existe una amplia base para la negociación. Y en todo caso, nada que no se pueda recuperar en un momento determinado si se ve que se vuelve a los callejones sin salida.

El equipo de gobierno y los sindicatos no hace falta que escenifiquen ningún pulso más, sino que se sienten a negociar sin más dilaciones. De forma discreta, pactando la comunicación, si es que la debe haber, a solas, buscando un mediador.., pero sabiendo que sólo cabe una salida: negociar ya.

Ver Post >
El valor de las promociones
img
José María Urbano | 27-02-2017 | 18:10| 0

Un proyecto de Francis Montesinos para exhibir su última colección de Cibeles en el Centro Niemeyer se queda en el aire

Pancarta en la Facultad de Filosofía y Letras de Santiago de Compostela. Foto: J. M. Urbano

Francis Montesinos, uno de los diseñadores españoles de alta costura y prêt-àporter referente internacional para generaciones de creadores, planteó este año un proyecto de promoción al Principado que al final se quedó en tierra de nadie «por caro», según los cálculos hechos por los responsables de turismo del Gobierno regional. Entre otras actividades que planteaba ese proyecto figuraba la de realizar un desfile de moda con su colección de otoño-invierno en el Centro Niemeyer.

Montesinos estuvo hace un tiempo pasando unos días de vacaciones en Asturias, invitado por unos amigos que le alojaron en una casa de Ballota, en donde se enamoró de la región en general y de las hortensias de aquella casa en particular. Y no se lo pensó mucho para decidir que su colección para la Mercedes Benz Cibeles Fashion Week de Madrid de este año se iba a fundamentar en Asturias como paraíso natural.

Ver Post >
Fuego en el Ayuntamiento
img
José María Urbano | 20-02-2017 | 20:58| 0

El anuncio de paros de la plantilla municipal alerta sobre unas reivindicaciones que deberían verse en una mesa de negociación

 

Si, como todos sabemos, donde hay humo hay fuego, los bomberos deberían estar prestos para acudir al Ayuntamiento de Avilés. Es muy difícil encontrar antecedentes del anuncio de paros en la plantilla municipal como los que se acaban de aprobar en la asamblea celebrada el pasado martes. Por lo tanto, algo serio debe estar pasando para que se haga una advertencia de esta naturaleza.

De los puntos remarcados por los sindicatos en esa asamblea (ver LA VOZ del miércoles 15, página 4) hay uno que, al menos observado desde fuera, es el que provoca la mayor preocupación.

Trabajadores atendiendo al público en el Servicio de Atención al Ciudadano. Foto Marieta

El Ayuntamiento de Avilés tiene definidos 522 puestos de trabajo, de los que 60 están sin dotar económicamente, por lo que en la práctica no existen. Por lo tanto la plantilla está formada por 462 trabajadores –existen unas ocho o diez vacantes en la actualidad–, de los que en torno a 175 son interinos o indefinidos no fijos. Personas que pueden llevar hasta veinte años desempeñando una labor como si fueran trabajadores fijos. En este caso, la administración en general y el Ayuntamiento de Avilés en particular se acogen a una norma que surgió en su día de una sentencia judicial de obligado cumplimiento y señalan que esos empleados no pueden ser fijos porque para ello tendrían que pasar por un tribunal.

Ver Post >
Sobre el autor José María Urbano
José María Urbano. Periodista. Jefe de Redacción de La Voz de Avilés-El Comercio. El relato de los hechos y los fundamentos de la opinión sólo pueden tener su base en el poder de los datos. En un mundo en el que imperan los clics, los shares, las notas teledirigidas, las ruedas de prensa sin preguntas y las declaraciones huecas en busca de un titular, hay que reivindicar el periodismo hecho por profesionales. Política, economía, cultura, deportes... la vida en general, tienen cabida en este espacio que pretende ir más allá de la inmediatez, la ficción y el ruido que impera apoyado en las redes sociales. El periodismo es otra cosa.