El Comercio
img
Fecha: diciembre 12, 2016
Pedro Sánchez en El Entrego
Luis Arias Argüelles-Meres 12-12-2016 | 7:24 | 0

Resultado de imagen de pedro sánchez pérez el entrego

En El Entrego, no sólo se dio  un baño de masas el último secretario general del PSOE, que fue destituido de una forma memorable tras unas declaraciones de Felipe González, sino que además escenifico el delicado momento que vive su partido. Lo cierto es que encuentro alentador y positivo ver que la militancia del PSOE pida la palabra y se reivindique. Sin embargo, es poco esperanzador ver que hay personas que se arriman a don Pedro, reivindicando un PSOE distinto y menos complaciente con el PP, cuando las tales personas hasta ayer mismo fueron puro aparato del partido.

Pedro Sánchez en El Entrego. Tanto Izquierda socialista como otros sectores del partido están en contra de la forma en que se forjó la defenestración del señor Sánchez y no pueden ver con buenos ojos el entendimiento con el PP. Lo que ocurre es que hay quienes mantuvieron siempre una posición crítica y los hay que se apuntan a última hora. Ante ello, doy por hecho que los recelos tienen que estar necesariamente ahí.

Desde luego, el PSOE tiene que redefinirse y hacer autocrítica. Desde luego, tras 21 años de Gobierno en España, no se puede mirar hacia otro lado cuando fue este partido el que alentó la privatización de las cajas de ahorro; cuando fue este partido el que apostó por eso que llaman enseñanza concertada; cuando fue este partido el que en su momento fomentó el enriquecimiento rápido, y así un largo etc.

No se trata de plantear un izquierdismo extremo, pero tampoco es el caso llamarse PSOE y tener políticas económicas muy similares al PP.

Pero mucho me temo que esa redefinición que plantea la gestora vaya en la línea de un PSOE descafeinado que sólo tenga de izquierdas sus siglas.

Si yo fuera militante del PSOE, me distanciaría de Pedro Sánchez y presionaría para que la gestora filosofara lo menos posible, a pesar de la profundidad de pensamiento que algunos misacantanos mediáticos le atribuyen a Javier Fernández.

Este partido necesita debate, necesita tener un rumbo claro y necesita proyecto de país. Para ello, la discusión interna se hace más necesaria que nunca, dejando atrás episodios que suponen traiciones a un legado moral que está ahí y que debe ser reivindicado como punto de partida.

Lo primero de todo sería que se acabase con la democracia orgánica, con los privilegios, con todos los vicios de la vieja política que los dirigentes del partido fueron poniendo en práctica hasta desvirtuarlo casi por completo.

Ver Post >