El Comercio
img
Fecha: octubre 3, 2017
Javier Fernández y sus recordatorios
Luis Arias Argüelles-Meres 03-10-2017 | 11:00 | 0

Resultado de imagen de javier fernández, el comercio

En su discurso en el Calatrava, el Presidente de Asturias hizo una loa a la lealtad, se envolvió en sus recuerdos y el pasado no fue un aderezo, sino que constituyó el eje central de sus palabras. Lo llamativo del caso es que, si bien es cierto que fue un ceremonial de despedida como máximo dirigente de la FSA durante los últimos 17 años, todo parece indicar que tiene voluntad de seguir gobernando Asturias hasta el fin de la Legislatura. O sea, fue un ritual de los adioses como líder del socialismo llariego, pero no una retirada como gobernante. Y eso tiene que ser conflictivo no sólo para el propio Fernández en su fuero interno, sino también para su propio partido en Asturias.

Loa a la lealtad, alusión a traiciones, metáfora de navegación con iceberg al fondo, rechazo del maniqueísmo, renuncia a la utopía. Discurso, como casi todos los suyos, muy elaborado, sin renunciar al lucimiento oratorio. Pero, ante todo y sobre todo, expresión de sufrimiento.

No solo habló el líder del socialismo asturiano durante los últimos 17 años, también lo hizo el dirigente socialista que se puso al frente de la gestora estatal, apostando por la opción más conservadora del partido, o, en todo caso, por la más antigua.

Javier Fernández, un político de otro tiempo que transitó desde el bipartidismo hasta el momento actual. Un fin del bipartidismo que en Asturias tuvo su hecho diferencial con la irrupción de Cascos, que, como él, venía de la vieja política. Un fin del bipartidismo que tiene que seguir lidiando con lo que significa Podemos en Asturias y en España.

Por otra parte, ¡qué clarificadora fue la carga emotiva de sus palabras cuando se refirió a Martínez Noval! Porque no hay que olvidar que durante 11 años Javier Fernández apostó por la bicefalia, esto es, siendo el máximo dirigente de la FSA no presidió el Gobierno de Asturias. Daría el salto en 2011, encabezando la candidatura socialista en Asturias y sería investido presidente en 2012 tras el adelanto electoral que decidió Cascos.

Así pues, dos etapas en su mandato al frente de la FSA. Pero a partir de 2011 no solo se rompió el bipartidismo en Asturias, sino que además empezaron los escándalos de corrupción con el ‘caso Renedo’ primero, con la fortuna de Villa después, con los dineros de cursos de formación de la UGT… De todos ellos, lo más doloroso fue lo de Villa, amigo personal y mandamás del partido que lo aupó a la secretaría general de la FSA.

Seis años lleva Javier Fernández soportando que el bipartidismo ya pasó a  la historia, algo que, como bien sabe el propio interesado, es irreversible. La gran incógnita es si los dos años que le restan al frente del Gobierno de Asturias serán de resistencia, de trámite, o si, antes bien, se asomará a un presente en el que no parece sentirse muy cómodo. Lealtad a un pasado cargado de episodios que le duelen. Brega con un presente que no le resulta cómodo.

Sin duda, motivos más que sobrados tiene para la congoja.

Ver Post >