Blogs

Luis Arias Argüelles-Meres

Desde el Bajo Narcea

CÓDIGO MENTAL Y CÓDIGO PENAL

Resultado de imagen de sentencia la manada, el comercio

No seré yo quien se aventure a hacer digresiones sobre asuntos jurídicos a propósito de la incendiaria polémica que sigue suscitando la sentencia sobre el caso que implica a un grupo de individuos que se sienten y se proclaman ‘manada’. El busilis del asunto no está ahí, en los aspectos técnicos, sino en otra cosa mucho más grave y desoladora que tiene que ver con la mentalidad afrentosamente machista que sigue habiendo en este país.

Veamos: si una chica se encuentra en un lugar sin escapatoria ante unos cuantos energúmenos y no se defiende activamente golpeándolos, parece ser que eso, a juicio de muchas personas, no es violación, que la cosa queda en abuso. O sea, para que se considere violación tiene que haber pelea, aunque, de antemano, en un caso como el que nos ocupa, esté muy claro que ofrecer resistencia es inútil y que eso conllevaría aún sufrir más violencia.

Lo tremendo de esto, que sigue incendiando las redes sociales y que llena de estupor a cualquier persona mínimamente sensible, es, de un lado, la mentalidad que impera y, de otro lado, que con episodios como el que nos ocupa sale a relucir esa bestialidad que habita a quienes son capaces de forzar la voluntad de alguien, ebrios o no, sin el más mínimo escrúpulo ante todo lo que significa la libertad de una persona.

Una mujer frente a cinco energúmenos que la someten a vejaciones, que no tiene posibilidad alguna de librarse de ellos. Al final, los denuncia. Vienen el proceso mediático y el proceso judicial y resulta que hay quienes consideran que es la víctima la que tiene que demostrar que no consintió lo que le hicieron.

Estamos en lo de siempre en estos casos: el beneficio de la duda para los violadores, la consideración de que no se opuso con la suficiente contundencia va contra la víctima. ¿Qué tenía que haber hecho, qué podría haber hecho? ¡Madre mía!

Seguro que los miembros de ese grupo tan cívico llamado ‘la Manada’ desconocen por completo la obra de Canetti. No saben lo que escribió el autor de ‘Masa y poder’ sobre las mutas de caza y sobre las jaurías. Sin embargo, su comportamiento entra en lo que escribió Canetti, con el agravante de que la caza a la que le dieron alcance fue un ser humano, indefenso además. Indefensa.

Y ahora, con el incendio mediático y cibernético, estamos ante lo inevitable: si se debe cambiar o no el código penal. Dejo esto para quienes conocen profundamente la materia. De lo que no cabe dudar es de la necesidad imperiosa de un cambio de mentalidad que deje los eufemismos y los matices en el perchero cuando se trata de agresiones sexuales, cuando se trata de actuaciones atroces.

Machos celtibéricos crecidos por estar en grupo y también por el alcohol consumido, auténticas bestias inmundas. Pamplona no fue una fiesta. Con el episodio que nos ocupa, fue, antes al contrario, el escenario de algo aciago y aterrador.

Cambien, cambiemos ya mismo, el código mental, el de los energúmenos y también el que tienen quienes se andan con contemplaciones en asuntos de esta índole.

Temas

Blog de Luis Arias Argüelles-Meres

Sobre el autor

Luis Arias Argüelles-Meres es escritor y profesor de Lengua y Literatura en el IES "César Rodríguez", de Grao. Como columnista, publica sus artículos en EL COMERCIO sobre,actualidad, cultura, educación, Oviedo y Asturias. Es autor de los blogs: Desde el Bajo Narcea http://blogs.elcomercio.es/desde-el-bajo-narcea/ Desde la plaza del Carbayón http://blogs.elcomercio.es/panorama-vetustense/

abril 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30