El Comercio
img
AHORA SÍ
img
Pilar Arnaldo | 13-02-2017 | 08:24

Ahora sí se van a resolver los problemas del mundo rural. Cómo no, si el Gobierno, o más exactamente su Vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, acaba de crear un organismo específico para ello. Se llamará el Comisionado para el Reto Demográfico y, como su nombre indica, tendrá como función tratar de paliar los problemas demográficos de esas zonas, entre las que se encuentra todo el mundo rural español, que presentan serios inconvenientes al respecto. Al frente del mismo parece que ha colocado a una vieja amiga suya, Edelmira Barreira, a la que no se le conoce ninguna relación con el campo ni con el asunto de la demografía ni el desequilibrio poblacional.
La idea, en principio, no estaría mal, si no fuera porque lo que sobran en este país son organismos. Con una Administración absolutamente sobredimensionada a todos los niveles, crear nuevas entidades no parece la mejor idea. Hay un dicho entre la gente que reza: “si quieres que algo no se haga, crea una comisión”. Porque estamos hartos de ver todo tipo de organismos, comisiones, consejos, servicios, planes, proyectos, programas… que se llevan cantidades ingentes de recursos y cuyos resultados son, cuando menos, dudosos, por no decir nulos.
El problema de la despoblación del mundo rural no se arregla generando estructuras innecesarias. Sobran organismos desde los que tratar este tema. El problema de la despoblación del mundo rural se arregla atendiendo a este mundo rural, mimándolo, ofreciendo oportunidades de trabajo para los jóvenes, aligerando la carga impositiva y las exigencias a los pocos negocios que quedan en él, ofreciendo servicios de calidad. En fin, con una clara voluntad de discriminación positiva hacía las personas que en él habitan. Así que menos comisionados y más actuaciones. A no ser, claro, que el citado organismo tenga como prioridad colocar a una amiga de nuestra Vicepresidenta. En ese caso, no hay problema pues el objetivo ya está cubierto. No obstante, desde estas tierras olvidadas, estaremos atentos a lo que da de sí el susodicho organismo y no dudaremos en apoyarlo y aplaudirlo si realmente cumple con su cometido. ¡Así pues, Edelmira, bien venida a la España vacía… Ah no, perdona, se me olvidaba que tú lo vas a gestionar desde tu despacho de la capital y ahí no hay problemas de demografía!

Enviado desde puentecastro tineo.

Sobre el autor Pilar Arnaldo
Pilar Arnaldo, escritora y profesora de Lengua castellana y Literatura. Como columnista publico mis artículos en El Comercio sobre mundo rural, Suroccidente de Asturias y cultura tradicional