El Comercio
img
ANTROXU
img
Pilar Arnaldo | 27-02-2017 | 08:51

El antroxu – antroido por esta zona- siempre fue la gran celebración del invierno en el campo asturiano. Superaba en importancia a cualquier otra, incluso a las fiestas navideñas que pasaron bastante desapercibidas en el mundo rural por lo menos hasta la segunda mitad del siglo XX. La cena de carnaval se celebraba por todo lo alto. En una época del año en la que el hórreo todavía estaba bien provisto de carne, no se escatimaba nada para un día destinado a la abundancia y el exceso. El antroxu en el ciclo anual marcaba el fin del invierno, de la época de baja actividad, para comenzar la de las siembras y el trabajo duro. Por eso era importante comer y festejar en abundancia.
El menú, evidentemente, estaba basado en la carne. El protagonismo lo llevaba la caramiel.la – cabeza del cerdo cocida- acompañada por embutidos y otras piezas del mismo animal y berzas y patatas cocidas y escurridas. De postre, freisuelos. Era un día para compartir, se invitaba y se repartía carne a las familias que menos tenían para que no quedase nadie sin celebrar.
Después de la cena venía la fiesta. Una de las costumbres de esta zona era ir a tirar una lata a la puerta del vecino y preguntar: ¿hay antroido? Si te contestaban que sí, que era lo habitual, entrabas y celebrabas con ellos. También había disfraces, semejantes a los de las pandorgadas o mascaradas de invierno aunque ahora participaban en ellos también niños, mujeres o viejos. A los disfrazados se les llamaba mazcaritos y recorrían las casas pidiendo el aguinaldo y cantando alguna copla. Las mujeres tenían un protagonismo especial en torno a esta fiesta, hasta el punto de tener sus propias celebraciones particulares, algo que no ocurría en ninguna otra época del año.
Hoy, en los pueblos, de todo esto pervive el aspecto gastronómico y poco más. Pero ya nadie espera con anhelo ese día para hartarse de carne o para tomar café, como le ocurría a aquella señora de La Troncada que, al comprar para la celebración, sabía que olvidaba algo y no caía en qué. El tendero le preguntó si podría ser café y ella contestó muy segura que no, que café le había sobrado del carnaval anterior.
¡Tiempos de austeridad! Entonces sí que había ganas de celebrar.

Enviado desde Puentecastro tineo.

Sobre el autor Pilar Arnaldo
Pilar Arnaldo, escritora y profesora de Lengua castellana y Literatura. Como columnista publico mis artículos en El Comercio sobre mundo rural, Suroccidente de Asturias y cultura tradicional