El Comercio
img
Fecha: abril 3, 2017
¿QUÉ ESTAMOS COMIENDO?
Pilar Arnaldo 03-04-2017 | 5:03 | 0

Recientemente ha saltado a la prensa un escándalo alimentario de esos que ponen la piel de gallina a cualquier consumidor medianamente precavido. Brasil, el mayor exportador de carne de vacuno del mundo, estaba vendiendo carne podrida. Sí, así como suena, carne podrida. El proceso era el siguiente: esa carne en mal estado se lavaba con detergentes y luego se “maquillaba” con diversos productos, muchos de ellos reconocidos cancerígenos. Y a punto para consumir. Los destinatarios: la Unión Europea y Asia, principalmente. Pero no crean que el tal fraude fue cosa de un día; se venía haciendo desde hace dos años por lo menos.
Son cosas de la globalización. En Asturias tenemos una carne excelente, de una raza óptima de vacas, criadas en los ricos pastos de nuestras montañas y sometidas a continuos controles de calidad. Sin embargo, a menudo, nuestros ganaderos encuentran dificultades para vender las reses. El mercado está saturado de esas otras carnes importadas de lugares tan lejanos que no hace falta que estén podridas para que su calidad sea dudosa. Un producto fresco que atraviesa medio mundo antes de llegar a nuestra mesa nunca puede tener la calidad de uno que viene de apenas unos pocos kilómetros. Sin contar el impacto ambiental que todo ello supone. Pero no es solo una cuestión de lejanía. Las leyes, en esto, como en tantas otras cosas, rayan el absurdo. A las ganaderías de aquí se les exigen altos parámetros de calidad y, como ya dije, el control es riguroso. Sin embargo no hay ningún problema en permitir la venta de carne de lugares en los que no existen ninguno de esos controles y exigencias. ¿Tiene algo de sentido todo esto?
Eso sí, mientras tanto, nos pasamos el día anunciando a bombo y platillo que vamos a implementar medidas para proteger el mundo rural, evitar la despoblación y no sé cuántas cosas más. Y creamos organismos para ello. Pero todo en abstracto, porque atajar los problemas concretos no es costumbre por estos lares. Pues nada. Abandonemos todo lo nuestro –ya queda bien poco- y comamos esos “maravillosos” productos importados que tan bien nos saben. ¡Que aproveche!

Ver Post >
Sobre el autor Pilar Arnaldo
Pilar Arnaldo, escritora y profesora de Lengua castellana y Literatura. Como columnista publico mis artículos en El Comercio sobre mundo rural, Suroccidente de Asturias y cultura tradicional