El Comercio
img
NUEVO RETO PROFESIONAL: INTERNET EN EL COMERCIO
img
Cristina Tuero | 28-02-2016 | 09:58

“Sentir… que es un soplo de vida, que veinte años no es nada”… Empiezo con las palabras del tango de Gardel, porque veinte años no son nada y son todo. Y son esos, precisamente, los años que llevo en esta bendita profesión del Periodismo desde que acabara la carrera en 1996. Y no hay mejor manera que celebrar un aniversario que haciéndolo con nuevos retos profesionales. Por eso, a partir de mañana, me pondré al frente del timón de ese gran futuro que ya es un auténtico presente: el área de Internet de EL COMERCIO. Quizá fuera una premonición haber comenzado mi trabajo en los medios de comunicación justo en el mismo año que empezaba la comercialización y popularización de la World Wide Web. ¿Quién sabe?

En estas dos décadas he tenido tiempo de conocer muchos aspectos, buenos y menos buenos, del periodismo. Los que me ha enseñado la radio: SER Gijón y RNE; los que me ha dado la televisión: OviedoTelevisión, Canal 6 y esporádicamente TLG; los que pude otear desde un gabinete de comunicación: el del Gobierno del Principado de Asturias; la visión de la publicidad y el marketing, con la colaboración, también esporádica, con algunas agencias de comunicación, y, sobre todo, los que he ido adquiriendo y con los que me he ido enriqueciendo en la prensa escrita, con EL COMERCIO. Estos años me han dado para mucho. Siempre aprendiendo. Sin arrepentirme de ninguna de las decisiones de cambio adoptadas. Porque incluso de los errores hay que sacar una lectura positiva. Han dicho que: “La ciencia se compone de errores que, a su vez, son los pasos hacia la verdad”. También las letras, añado yo.

Ponerse al frente de un gigante como es el Área de Internet de EL COMERCIO es un auténtico desafío. El decano de la prensa asturiana ha sido uno de los primeros medios de comunicación en asumir, afrontar y desarrollar la narración de las noticias a través de la red de redes. Se ha hecho poco a poco, con constancia, con perseverancia y, sobre todo, con las ideas muy claras. Internet era un futuro que ahora es presente. Internet venía para quedarse. Y lo hizo. Decían incluso que para sustituir al papel. Eso tardará mucho tiempo aún. Vamos a decir que ha venido para complementar, para aportar, para desarrollar informaciones, para ofrecer otros puntos de vista y, sobre todo, para que la inmediatez de la información que nos demanda la sociedad sea entendida como una virtud y no como un inconveniente. Pero el auténtico reto, desde un punto de vista personal, es mantener alto el listón de quien me precedió en este puesto, de quien estoy a años luz, y a quien agradezco la oportunidad de coger este tremendo e importante testigo.

Cierro pidiendo a nuestros lectores digitales paciencia. Comienza para mi un nuevo periodo de aprendizaje que voy a afrontar como la alumna más aplicada. También pido ayuda. Estoy abierta a recibir cuantas sugerencias, propuestas o ideas haya para enriquecer nuestra aportación a la sociedad asturiana. Siempre hay cosas que mejorar. Pero lo que ya hay, este elcomercio.es  es para estar muy orgullosa. Y con ello está a diario mi nuevo equipo: Eva, Cristina, Marta, Iván, Isabel, Sheila, Víctor y Ana (vosotros sí que tenéis que tener paciencia).

No hay excusa. Comenzamos.

 

 

Etiquetas