img
Etiquetas de los Posts ‘

Asturias

El pentágono
Alejandro Carantoña 26-02-2017 | 4:00 | 0

Circula, con motivo de la feria de arte contemporáneo ARCO que estos días se celebra en Madrid, una nota que reza en su encabezado: «El Pentágono del Arte», con todas esas mayúsculas. El documento nos informa de que la viceconsejería de Cultura y Deporte del Principado de Asturias promovió, hace exactamente un año, la creación de una «comisión de coordinación de equipamientos artísticos del Principado de Asturias», que lleva desde entonces reuniéndose mensualmente «para tratar problemáticas comunes y promover proyectos conjuntos».

Concita, aprendemos, al propio viceconsejero y a los responsables de los cinco equipamientos artísticos que dependen «directamente o principalmente del gobierno autonómico», esto es, el Museo de Bellas Artes, la Sala Borrón, el Museo Barjola, Laboral Centro de Arte y el Centro Niemeyer. Se celebra en ARCO, así, el primer cumpleaños de esta comisión, que por otro lado lleva doce meses trabajando en una aparente clandestinidad: tirando de hemeroteca, la última referencia a su existencia data del 18 de febrero de 2016, al día siguiente de su reunión inaugural.

A partir de entonces, la nada: buscando en Internet primero y en la web del Principado después no aparecen documentos, conclusiones, fotografías, informes, actas, nada que deje rastro de los furtivos encuentros del flamante pentágono. La siguiente noticia es esta: que están en ARCO, hombro con hombro. Por lo demás, se sabe que los centros hablan entre sí (fantásticas noticias), que han coproducido o se han prestado o se han rotado algunas piezas y que en otoño de 2016 se promovió una suerte de intercambio de artistas jóvenes con la Comunidad de Madrid. Es decir, lo habitual. El resto es un misterio.

Tanto la nota como la comisión en sí —que aparentemente no tiene forma o entidad jurídica o administrativa— lo aguantan todo sobre el papel, pero se antojan más bien envoltorios refulgentes y cosméticos para los cometidos habituales de cualquier consejería. Porque ¿cuál es la diferencia de estos cónclaves de aires ministeriales con respecto a las reuniones corrientes y molientes, rutinarias, que se presuponen al día a día del gobierno? ¿Qué es el «Pentágono del Arte» sino un nombre aparente? ¿Una marca sin logo? ¿Un comité sin oficina? ¿Una oficina sin dotación? ¿Una constatación geométrica?

La redacción de la nota resulta aún más elocuente en su retorcida y catastrófica versión inglesa (¿quién la ha traducido?), en la que se informa de que la creación de la comisión procede directamente del «Viceministerio de Cultura y Deporte», así tal cual, sin aludir a su carácter autonómico. Aunque sea por error, es significativo del panorama artificial que trata de venderse.

La oposición no ha tardado en criticar a la viceconsejería por todo esto, pero no le ha quedado más remedio que hacerlo con la boca pequeña. Porque nadie en Asturias está libre de este vicio de inflar las expectativas y lustrar las vergüenzas para, toda vez que se le critica, esgrimir recortes, conspiraciones, ataques, partidismos y oscuros intereses: flaco favor nos estamos haciendo al ponerle nombres largos y abstrusos a una mera reunión; al regodearnos en lo nominal sin entrar a fondo en el fondo; al insistir en que hay un plan y en que todo está medido cuando la improvisación es la reina.

Es evidente que las intenciones son las mejores pero, por desgracia, en un sitio como ARCO las intenciones no son lo que cuenta. Cuentan la solvencia, la entidad, la garra, el colmillo incluso. Lo demás puede que tenga algún valor intramuros, que suponga un consuelo para algunos. Pero, a efectos prácticos, no sirve para nada más.

Ver Post >
Cerrado por silencio
Alejandro Carantoña 02-02-2017 | 12:47 | 0

Casi más preocupante que el reciente cierre de Laboral Centro de Arte, que lleva un mes clausurado «para ahorrar», es que no haya sido noticia hasta ahora: quizás podríamos habernos plantado en marzo sin que nadie se diera cuenta. Esto, para empezar, evidencia la escasez de visitantes y la aparente falta de interés que suscita el centro. ¿Por qué?

El sábado 17 y el domingo 18 de diciembre de 2016 se celebró el mercadillo de Navidad en el Centro de Arte. El sábado, a última hora, la afluencia de público no era muy alta, pero sorprendía ver el aparcamiento adyacente a rebosar. ¿Dónde estaba toda esa gente? En el concierto de M Clan, que se celebraba en el teatro, a unos metros. Aquel mismo día soleado y hermoso, el Sporting había jugado contra el Villarreal en el Molinón: La Guía estaba llena de aficionados. Había actividad en el Jardín Botánico, y en los campos aledaños. Y un concierto en el también cercano Evaristo Valle, en Somió.

Si algo tenían en común todos estos acontecimientos, concentrados en pocas horas y en un par de kilómetros a la redonda, es que no había forma de saber del resto si se acudía a alguno de ellos. Que instituciones distintas no se hablen es poco deseable, aunque nos vayamos acostumbrando; pero que el Teatro y el Centro de Arte, que comparten paredes y gestores, no sean capaces de coordinar y retroalimentar sus actividades es una explicación elocuente a lo que está ocurriendo. ¿No se hubieran incrementado los visitantes al mercadillo (y por ende al Centro de Arte) de, por ejemplo, haberlo promocionado entre los asistentes al concierto, con la esperanza de que se asomasen un rato antes?

El problema de la contraprogramación institucionalizada y política es endémico en Asturias (afecta a orquestas, conciertos y obras de teatro, y museos por descontado). Llegó a su culmen cuando en Avilés, Oviedo, Gijón y Principado gobernaban fuerzas políticas distintas; y en las instituciones —como Laboral— en cuyo seno están condenadas a entenderse, los resultados son estos: un silencio atronador y un descontrol manifiesto de estrategias y rumbos.

Laboral, tras la traumática salida de Óscar Abril hace dos años y los juicios perdidos con varios trabajadores, se vio abocada a una larga travesía sin una cabeza visible, durante la cual optó por replegarse sobre sí misma y concentrarse en su faceta investigadora y de producción, antes que expositiva. En ese punto se encuentra ahora: con unas cifras de visitantes (que no usuarios) que no llegan a un tercio de las previsiones cuando se inauguró y una asignación presupuestaria muy mermada con respecto a sus inicios, lo preocupante no es que atraviese momentos difíciles, sino que los responsables (políticos) insistan en que todo forma parte de un cuidadoso plan, que todo está bajo control. Que este cierre ni siquiera es noticia.

Cuando se inauguró Laboral Centro de Arte, el 30 de marzo de 2007, los titulares recogían las palabras de Vicente Álvarez-Areces, que se refería al equipamiento como «palanca de la nueva política cultural». Las previsiones eran optimistas; los proyectos, abundantes; el diálogo y coordinación, una promesa cierta y transversal. Hoy, todo ha quedado reducido a una pelea por sobrevivir en el cortísimo plazo sin que se aviste un balance riguroso de esta década o se abra un debate de fondo.

Podrán argumentarse cambios de rumbo y dirección, la adaptación a un entorno económico imposible; sin embargo, esto no es más que el reconocimiento tácito de que Laboral corre el riesgo de desaparecer para siempre. Sería conveniente saber, entonces, si lo que está ocurriendo es en efecto algo medido, algo así como un plan de viabilidad, o si simplemente se están asfaltando culpas por si ocurre lo indeseable, lo irreversible.

Ver Post >
Descreídos
Alejandro Carantoña 27-12-2016 | 4:00 | 0

De todos los actos revolucionarios y contraculturales que nos quedaban por ver, esta semana ha nacido uno de lo más sorprendente: lo último es no comprar Lotería de Navidad y, mejor aún, insultar a quienes fían al bombo su destino. Un artículo, que ha gozado de enorme popularidad en las redes sociales estos días, adjudica los siguientes calificativos al acontecimiento del día 22 por la mañana y a los amantes de la azucarada campaña publicitaria de Loterías de este año: los jugadores padecen «anumerismo», honran un «monumento a la ignorancia», son «cuñados españoles» —despectivamente hablando—, sucumben a la «envidia social» e invierten en una «ruina». En fin, los jugadores son tontos, masa adocenada.

Tras esta pasión desatada por detectar, señalar y curar la tontería (que en este caso conlleva evitar contribuir al saqueo fiscal), tan en boga últimamente, parece esconderse una búsqueda infinita por el ser superior, por la pureza moral, científica y racional, tan dieciochesca ella. Y esto casa fatal con el espíritu navideño, que es pura superstición y chamanismo de la peor estofa para ciertos adalides del mal llamado «pensamiento crítico».

El efecto rebote de la crisis económica y sus desmanes ha conllevado una racionalización espartana de todos los aspectos de la vida: desde meticulosos argumentos para no tomar carnes rojas hasta sesudas estrategias de ahorro, pero todo, todo, envuelto con una pátina de condescendencia que por supuesto ha tenido que ir a tocar a la Navidad, la Lotería y los contundentes gastos a crédito para juntarse a chupar cabezas de langostino congelado. Es decir: son tontos, pero el más listo podrá iluminarles para hacer de sus vidas un sitio más habitable.

Este batiburrilo parece haberse propuesto cargar de ideología hasta la bandeja de los turrones. Quizás con razón —lo dice uno que no compra Lotería de Navidad, entre otros ritos personalmente orillados—, pero evidenciando, con ella, una obsesión casi enfermiza por la rectitud, la racionalidad y la pulcritud argumentativa. Resulta muy cansado este empeño por escapar a las pasiones humanas, a los pecadillos festivos, en lugar de tratar de entenderlos, integrarlos o sencillamente dejarlos existir: ¿merece condena quien elija gastarse medio sueldo en un jamón, una paga extra en el azar? Quizás no lo compartamos, pero respetarlo cuesta poco.

Supongo que ya estamos cerca de entrar a saco con los regalos esparcidos bajo el árbol por sorpresa, por constituir una práctica de riesgo para el desarrollo intelectual de los más pequeños de la casa. Que convendrá podar todo lo superfluo, todo lo humano, toda la chicha que le cuelga a diciembre y enero. Que convendrá regular lo privado, lo oculto, como se regula el tráfico, en pos de una sociedad mejor y más blanca, más estandarizada, más homogénea. Superior.

Entre todo el discurso se cuela el más sorprendente de los argumentos: que el despliegue irracional y exorbitante de las Navidades está reñido con la Cultura, la lectura —que sí son prácticas rectas, aceptables— y una correcta alimentación intelectual. Sin embargo, se trata de todo lo contrario. Los pequeños chispazos que dan sentido a la existencia también comprenden el exceso, la reconfortante espumilla de los actos incomprensibles, la locura compartida y momentánea, la enajenación pactada para luego volver al carril.
Estos son días de cerrar unas cosas y de abrir otras, de hacerse propósitos y de evaluar con calma los últimos doce meses. No está de más sucumbir un poco, entre tanta bronca y argumento certero, a un poco de mullida inconsciencia. Que no sea el rosbif, pero al menos sea la salsa: ¿podremos estar una semana sin replicar dedo en alto, barbilla enhiesta, y concedernos un mínimo respiro?

Ver Post >
En defensa de los Premios Líricos
Alejandro Carantoña 17-11-2016 | 2:00 | 0

Cierre de los Premios de este año. Foto: Mario Rojas/El Comercio

En el año 2015, la prestigiosa English National Opera perdió el favor del Arts Council, la institución que administra las subvenciones a la cultura en el Reino Unido. La ENO había perdido público a mansalva y se había convertido en una trituradora de dinero, pero el Arts Council no se limitó a cerrar el grifo. En cambio, obligó a la ENO a adoptar medidas que evitasen su cierre. Siempre estuvo claro que el problema no era la ENO, sino cómo funcionaba. Es el principio opuesto al predominante en España en general, en Asturias en particular y, ahora, en Oviedo.

La decisión del gobierno local de acabar con los Premios Líricos Teatro Campoamor, vaticinio de demoliciones de más alcance, tiene una justificación económica (260.000 euros de presupuesto) pero un trasfondo ideológico, en tanto en cuanto la pujanza del teatro lírico en Oviedo está ligada en el imaginario político y social al gabinismo y a la derecha. Son motivos demasiado endebles para arrasarlos: asignarle a la lírica una ideología o pintarla con los colores del elitismo es no tener ni la más remota idea de quiénes la habitamos y la amamos. Y que es un derroche económico por definición es un argumento que no merece siquiera comentario.

Así que, tras progresivos recortes, ha llegado el momento de saltar de 260.000 a 0, con un perjuicio que no empieza por los profesionales que dejarán de trabajar ni por los premiados y jurados: los principales damnificados serán quienes decidan emprender una de las carreras artísticas más difíciles que existen (en cualquiera de sus facetas, que son muchas) y la propia ciudad de Oviedo. Los mimbres estaban ahí: hay toda una hornada de cantantes, directores musicales y escénicos, técnicos, músicos y un interminable etcétera que hemos intentado arrancar carreras aquí poniendo sobre la mesa compromiso, esfuerzo y asumiendo costes notables, pero que al menos tuvimos la ocasión de descubrir lo que es el teatro lírico profesional porque lo teníamos en casa. Así es como nos pegamos un tiro en el pie, abundando en la negación de que Asturias críe, albergue y proyecte a profesionales y creadores como todos los (muchos) que hoy desarrollan carreras internacionales. Por no hablar del suicidio de la posibilidad, que estaba al alcance de la mano, de ser la capital del teatro lírico del cuarto noroeste de la Península todo el año y de Europa puntualmente.

Es posible —no soy gestor— que la lírica haya sufrido errores de gestión, o que haya consumido cantidades excesivas de recursos. Pero incluso aunque fuese así, el hecho es que Oviedo ofrece más de treinta funciones de ópera y zarzuela escenificadas al año y los únicos premios del sector en España, y que tiene una cantera a la que ahora le muestran la salida sin miramientos.

El debate, entonces, puede ser si el modelo de gestión es el adecuado, pero en ningún caso debería ser una opción mermar ese patrimonio. Que no se hayan agotado los esfuerzos por mantener los Premios solo es síntoma de que no existía voluntad de hacerlo (alguno se sorprendería de saber cuántos primeras espadas arrimarían el hombro de habérselo pedido); y que su futuro lo decidan políticos en un salón de plenos, de que el único error ha sido dejar a merced de las ideologías lo que debería estar en manos especializadas.

A nadie se le pasa por la cabeza demoler el Niemeyer, vender como chatarra Laboral Centro de Arte o prenderle fuego a la ampliación del Bellas Artes: no solo por lo absurdo de derruir lo construido, sino porque eso ya no tendrá remedio.

Ver Post >
Otros 30 años
Alejandro Carantoña 02-11-2015 | 10:00 | 0

En funciones es la serie de artículos de opinión que, cada domingo desde noviembre de 2014, aparecen en la sección de Cultura de la edición impresa de El Comercio, y cada lunes siguiente, aquí.

Ferran Adriá, nadie sabe si el mejor cocinero pero desde luego sí el más conocido y catalán, ha estado en Gijón esta semana. Marifé Antuña, que le entrevistaba para este periódico, empezaba la conversación preguntándole si le gustaba lo que se está «cocinando» en Cataluña. Adriá le da un titular: «No hablo de política porque me tendría que ir del país». Y que no hable no es por miedo, llamémoslo así, a represalias, o porque no tenga una opinión formada. Ni siquiera significa que no intervenga en esta nuestra sociedad. Significa que su trabajo es otro: a veces, la mejor manera de cambiar el mundo y de tocar conciencias es hablar de butifarras y de creatividad, antes que de ideologías.

Es, por poner otro ejemplo, una prudencia similar a la que siempre ha dejado traslucir la Federación de Bancos de Alimentos, especialmente al recoger el Premio Príncipe de la Concordia en el año 2012: lo importante no es lo que piensen, decían, ni la ideología de quienes estamos aquí. Lo importante es recoger alimentos para dar de comer a más gente.

Cuando esta sensatez esencial salta por la ventana lo que suele entrar por la puerta es un debate estéril sobre quién tiene razón y quién no, sin importar que el objeto de debate sea la tortilla de patata, las familias que pasan penurias o, allá vamos, el asturiano, el bable, la llingua, la parla asturiana.

Esta misma semana, el hijo de Emilio Alarcos ha abierto en la Universidad de Oviedo con pompa y boato un telón tras el cual llevaba tiempo fraguándose un sainete repleto de personajes extravagantes, de egos desmedidos y de escenas picantes. En apariencia, el argumento de esta apasionante comedia, con trasfondo académico y hechuras de revista musical, es el debate sobre la llingua. Pero lo cierto es que, tristemente, esa no es más que la excusa para que un nutrido elenco de académicos, con sus acólitos, se enzarcen en una pelea que lleva décadas enquistada y que tiene bastante más que ver con posiciones de poder que con un debate serio sobre lenguaje, literatura, identidad y territorio.

Miguel Alarcos y su madre, Josefina, torcieron el gesto durante la presentación de la antología de poesía editada por la cátedra que lleva el nombre de Emilio Alarcos. El motivo fue que una de las autoras, Raquel F. Menéndez, leyera un poema en asturiano. Alarcos hijo dijo entonces que aquello era una «deshonra» a la memoria de su padre y, ya en casa y bien caliente, escribió sobre el asturiano que era una «puta mentira que se aprovecha de la gente de bien y beneficia a políticos y a filólogos paletos».

La madre, Josefina, reaccionó a estas palabras reconociendo que razón no le faltaba a su hijo, pero también que le iba a lavar la boca con jabón por las formas empleadas: «Están cargando sobre sus espaldas un conflicto de hace 30 años», remataba. En realidad, quien ha disparado en las redes y ha ocupado el papel de vicetiple en este espectáculo es Menéndez, la poetisa. Y nació en 1993: quizás, entonces, no es que este conflicto se produjese en los 80 y haya resucitado ahora; sino que nació, se enquistó y ha estado distrayendo a los moradores de Filología en la Universidad de Oviedo y a no pocos satélites durante todo este tiempo.

Porque toda la academia se ha visto empujada a tomar partido con unos o con otros, pero se pueden contar con los dedos de una mano los que han atacado el fondo del asunto con rigor y amplitud de miras: en la nómina de cosas dichas esta semana ni una tiene que ver con lo supuestamente tratado. ¿Habrá que esperar otros 30 años?

Ver Post >
Sobre el autor Alejandro Carantoña
Letras, compases y buenos alimentos para una mirada puntual y distinta sobre lo que ocurre en Asturias, en España y en el mundo. Colaboro con El Comercio desde 2008 con artículos, reportajes y crónicas.