img
Etiqueta: cultura
El pentágono
img
Alejandro Carantoña | 25-02-2017 | 12:36 |0

Circula, con motivo de la feria de arte contemporáneo ARCO que estos días se celebra en Madrid, una nota que reza en su encabezado: «El Pentágono del Arte», con todas esas mayúsculas. El documento nos informa de que la viceconsejería de Cultura y Deporte del Principado de Asturias promovió, hace exactamente un año, la creación de una «comisión de coordinación de equipamientos artísticos del Principado de Asturias», que lleva desde entonces reuniéndose mensualmente «para tratar problemáticas comunes y promover proyectos conjuntos».

Concita, aprendemos, al propio viceconsejero y a los responsables de los cinco equipamientos artísticos que dependen «directamente o principalmente del gobierno autonómico», esto es, el Museo de Bellas Artes, la Sala Borrón, el Museo Barjola, Laboral Centro de Arte y el Centro Niemeyer. Se celebra en ARCO, así, el primer cumpleaños de esta comisión, que por otro lado lleva doce meses trabajando en una aparente clandestinidad: tirando de hemeroteca, la última referencia a su existencia data del 18 de febrero de 2016, al día siguiente de su reunión inaugural.

A partir de entonces, la nada: buscando en Internet primero

Ver Post
Leer por deber
img
Alejandro Carantoña | 05-11-2016 | 10:31 |0

Si alguien nos hubiera dicho, en aquellos tiempos de cartabón y mochila, que los deberes llegarían a asunto de Estado no lo hubiéramos creído. Tampoco que esa misma gente encorbatada que aparecía en televisión entre anuncio y anuncio decidía lo que nos contaban frente al pupitre, pero resulta que así era.

Este fin de semana se está celebrando —el verbo no es casual— la primera huelga de deberes en España. Durará todos los fines de semana de noviembre. Una confederación de asociaciones de padres, al parecer numerosa y poderosa, estima que es el último recurso para lograr que el ministerio del ramo estudie regular al respecto. Según se ha dicho esta semana, hay niños de seis años que ya se llevan tarea para el fin de semana.

Como alternativa a esta pronta toma de contacto de nuestra gente menuda con la vida de autónomo o artista liberal (¡o futbolista!) por la tarde —alternada con la vida de oficinista por las mañanas—, los convocantes proponen llevar a los niños a un museo, comentar un asunto de actualidad o incluso, es un suponer, leer un libro.

Lo más interesante es que el asunto se ha revelado como libérrimo de ideologías y cargado, en

Ver Post
Todo nos parece bien
img
Alejandro Carantoña | 16-09-2016 | 15:33 |0

Hace tan solo unos días, cuatro osados abrieron un nuevo teatro en Madrid. No se llama como una marca de helados, ni de seguros, ni de teléfonos móviles: se llama Kamikaze. Detrás tienen el sustento de sus respectivos públicos (Miguel del Arco, uno de los fundadores, es un influyente director de teatro y, desde junio, de zarzuela: se presentó con concurrencia inusitada en Oviedo su ¡Cómo está Madriz!). Su motivación, cuentan, es más cultural que comercial. O, al menos, equilibrada.

La alegría con que esta iniciativa ha sido recibida por la prensa especializada contrasta, y bastante, con otras aventuras de corte joseluismorenesco: esto es, teatro privado sin más, tratado con la condescendencia que se le confiere al entretenimiento. La diferencia entre lo uno y lo otro, entonces, parece estribar en las intenciones: el Teatro Pavón Kamikaze ha sido planteado casi como un acto de resistencia, como un «teatro privado con vocación de teatro público», como lo definía el actor Israel Elejalde.

Este tipo de iniciativas, fuera de la esfera de lo público y de la tan cacareada subvención, han proliferado como setas en estos años de crisis y en Madrid sobre todo,

Ver Post
Poderoso caballero
img
Alejandro Carantoña | 30-08-2016 | 14:33 |0

Cuando hace unos meses se abrió el debate, en Gijón, sobre qué usos darle al edificio de la Tabacalera, por el barrio de Cimavilla empezó a correr una hoja para que los vecinos anotasen sus sugerencias. Las dos primeras consistían en montar un hotel de cinco estrellas y en poner piscinas y pistas de pádel (?). La primera, porque con ello acudirían hidroaviones privados a dejarse los cuartos en el barrio —¿por qué no hay hoteles de cinco estrellas en Gijón?—; la segunda, por pura comodidad de algunos.

De un tiempo a esta parte, y sobre todo desde que se creó el pionero mercadillo de Laboral Centro de Arte (imitado, fotocopiado y multiplicado en diversas versiones), en la ciudad ha cundido cierta obsesión por la cuestión económica: algo parecido ha venido sucediendo con el Niemeyer y su restaurante; y con Oviedo y su mayúscula cultura, que vive en el difícil equilibrio entre justificar su rentabilidad y ser de utilidad pública.

El último episodio ha sido sonado: el conde de Revillagigedo ha puesto el grito en el cielo por los usos que se le estaban dando al palacio cedido en la Plaza del Marqués, en pleno centro de Gijón, que hace tiempo que dejó de

Ver Post
Un país flotante
img
Alejandro Carantoña | 08-06-2016 | 11:23 |0

Francia empezaba a merecerse que algo le saliera bien, después del año y medio largo que lleva sufriendo. Francia va a poder disfrutar, seis años después de su elección como sede, de la Eurocopa de fútbol: un bálsamo inopinado frente a la barbarie. Pero en lugar de enviarnos efluvios positivos, en este momento Francia sigue viviendo su faceta más turbia: la de un país paranoico, psicótico, fragmentado e incluso hostil. El Gobierno anda ensimismado en demostrar que tiene francotiradores de sobra para abatir a cualquier amenaza ante su competición de fútbol (hasta hoy hemos visto más fusiles de asalto que entrenamientos) y en poner en pie su particular reforma laboral, con medio país en pie de guerra.

Además,, una pequeña anécdota de esta semana, a pocos días de que empiece la competición futbolística del resurgir, los ha devuelto a a nuestra atención. Discretamente, como quien no quiere la cosa y mientras que ellos se arrean, el museo del Louvre ha empezado a sumergirse. O a flotar. El de Orsay, también.

Al parecer, hace ya trece años que alguien reparó en lo cerca que el Louvre está del Sena, y que por tanto no estaría de más crear un plan de

Ver Post
Malditos en prácticas
img
Alejandro Carantoña | 27-05-2016 | 11:21 |0

Una habitación preñada de humo, altas horas de la madrugada, un cuaderno en blanco, riadas de desesperación y todo eso. Malditos, malditos somos y en el camino nos encontraremos: los juntaletras siempre hemos tenido en los autores en problemas la coartada perfecta para no dar palo al agua. El bloqueo creativo, etcétera. Bukowski escribía sobre la marcha, así que ya me pondré el mes que viene. A la máquina de escribir de Kerouac se le rompió el salto de línea: puntuar es de cobardes. Malditos seductores para los jóvenes deslumbrados por la bruma que los envuelve —que resulta ser un poquito de mentira—, pero que, con los años, se van arrinconando en la estantería de lecturas hasta quedarse en pasatiempos divertidos. Luego, se olvidan.

Esta semana han entrevistado a un maldito local que se quiere morir. Las reacciones de los lectores son, en su inmensa mayoría, furibundas: uno decía que se levantaba por las mañanas a producir y nadie le daba las gracias. La mayoría, que el maldito en cuestión solo buscaba notoriedad: por si acaso, ni diremos de quién se trata.

Con algo más de templanza, resulta que el tipo —en realidad no hace falta identificarlo,

Ver Post
Doble festival
img
Alejandro Carantoña | 13-05-2016 | 11:29 |0

Cada vez que alguien de fuera intenta entender Asturias, cómo lo hacemos aquí, se le puede llevar a la avenida de Portugal, en Gijón. Es una de las historias más sencillas e ilustrativas: Corría el año 2011 cuando surgió una plataforma de vecinos del barrio de Laviada, que reclamaba que la famosa avenida volviese a ser de doble sentido —había dejado de ser de sentido único unos años antes—. Recogieron firmas, más de mil, y en poco tiempo lograron que el recién llegado equipo de gobierno de Foro Asturias cumpliese sus deseos.

Al cabo de diez minutos, surgió otra plataforma que exigía el retorno de la avenida de Portugal al sentido único. Recogieron firmas, más de mil, pero esta vez el Ayuntamiento se limitó a dejarlo como estaba. Le echaría humo la cabeza.

Este viene a ser el tenor de prácticamente cualquier decisión importante —o no— que se tome en esta región: primero se condensan apoyos en un sentido; luego se suman en el opuesto y al final todo sigue como estaba, pero con un desgaste de energía suficiente para agotar los debates fructíferos. Como complemento, varios vecinos pueden haber dejado de hablarse y se insultan por la calle.

Es

Ver Post
Leyendas de museo
img
Alejandro Carantoña | 18-04-2016 | 16:18 |0

La idea era visitar todos los museos de Asturias para hacer una suerte de guía. Un plan apetecible, hasta que resultó que había más de ciento veinte. Era el año 2012. Ciento veinte edificios, chigres o garajes con tal denominación, o la de Centro de Interpretación. «Pero no todos son museos», lamentaba la directora de uno. El Principado y los ayuntamientos no opinaban lo mismo: de las cuatro decenas que llegué a visitar, solo un ínfimo puñado subsistía sin dinero público. El más memorable de esta categoría era el de la Cera-Infanzón, una casona en San Esteban de Relamiego, cerca de Tineo, en la que su fundador, Celestino de la Cera, trabajaba en un nuevo proyecto: un seiscientos (de verdad) con Carrillo y Fraga en los asientos delanteros y, en la parte de atrás, Felipe González retozando con, ejem, la Pasionaria. Era de lo más refrescante, entre un océano de paneles explicativos.

Hace dos semanas, en las páginas de este periódico volvió a primera plana el asunto de los museos, a raíz de una iniciativa de la Asociación Sendas de Asturias que cifraba en 72 millones de euros los fondos mineros embutidos en proyectos culturales defenestrados, inútiles o

Ver Post
Cultura de juzgado de guardia
img
Alejandro Carantoña | 18-04-2016 | 16:18 |0

Suele decirse en estos casos que no hay detrás motivos políticos, sino técnicos. Personales, en muchísimas ocasiones. Cabría añadir, también, judiciales: así, punto por punto, ha sido la cascada de explicaciones tras el enésimo cese accidentado en la cultura asturiana, el del hasta el pasado lunes (¿o el anterior?) director de Laboral Centro de Arte y Creación Industrial, Óscar Abril Ascaso.

Abril había llegado hace cosa de un año al centro gijonés, escogido por un equipo y refrendado por un gobierno que lo ha puesto en la calle aduciendo una desconcertante «falta de confianza mutua» para llevar a cabo su cometido. A renglón seguido de estos motivos técnicos, aquello de que no hay motivos políticos. Y, finalmente, el factor judicial: Abril ya ha presentado una demanda por despido improcedente.

Algo pasa no ya en Laboral —que suma, con Abril, cuatro directores en menos de ocho años de vida— sino con la cultura pública en esta región, en la que cuesta encontrar la foto del reemplazo amistoso, fluido y sereno entre directores de instituciones culturales.
Basta hacer un repaso a los ceses y nombramientos de esta accidentada legislatura que termina

Ver Post
¡Esto no es un lujo!
img
Alejandro Carantoña | 18-04-2016 | 16:17 |0

Hay escenas que repugnan en lo inmediato, en la arcada directa e instintiva. Hay otras que, en cambio, provocan una agitación algo más íntima, pero muy estremecedora, como de conciencia. Son los martillos del Estado Islámico acabando con el patrimonio milenario de Mosul, en Irak, que además permiten imaginarse con demasiada vividez la destrucción absoluta de la ciudad de Nimrud esta misma semana, excavadoras mediante.

La barbarie de estos salvajes es tal que no se contentan con apretar donde más duele, sino que se ocupan ahora de borrar todo aquello que nos convierte en humanos: esas estatuas y monumentos, que seguían en pie de casualidad —porque a nadie nos habían importado hasta ahora— simbolizaban el poso de la civilización, el peso del progreso y el paso del tiempo, tres de los pilares que conforman este mundo imperfecto aunque maravilloso.

A esta habitación de hotel, sin embargo, no llega el sonido de los martillos ni el crujir de la piedra: llega el sonido lejano y trabajoso de un violonchelo que estudia Bach a marchas forzadas para el concierto; llegan los gorgoritos de una soprano que intenta vencer al sueño antes de ir al ensayo; y respira todo él

Ver Post
Sobre el autor Alejandro Carantoña
Letras, compases y buenos alimentos para una mirada puntual y distinta sobre lo que ocurre en Asturias, en España y en el mundo. Colaboro con El Comercio desde 2008 con artículos, reportajes y crónicas.