El Comercio
img
Fecha: marzo, 2015
Manifestación ganadera
Antonio Ochoa 28-03-2015 | 11:55 | 0

Hace poco hubo una manifestación de ganaderos cerca de la sede del Principado. Se quejaban los convocantes de que les habían amenazado con graves multas si llevaban allí sus reses, pero yo lo comprendo. Lo hacen para proteger a las vacas, que son seres sensibles e inocentes y lo único que pueden aprender en estos sitios son maldades. Además, los señoritos quieren los filetes a la plancha y la leche en tetrabric. Los animales que no van regularmente a la peluquería despiden un olor que resulta ofensivo para la delicada nariz de sus señorías, tan ofensivo como resultan sus dueños cuando no quieren conformarse con jalear discursos demagógicos y promesas electoralistas. Se quejaban también los convocantes de que se había recurrido a toda clase de trucos sucios para reducir la participación. La verdad es que algunos ganaderos son aún más inocentes que sus vacas. Falta poco tiempo de unas elecciones en las que, por primera vez en décadas, muchos señoritos corren el peligro de tener que volver con la plebe; les montan un follón que les puede costar los fieles votos rurales y aún esperan que jueguen limpio. Pero, almas cándidas, esta gente va al paro y no sale de allí en la vida; que nunca han pegado un palo al agua. Y no es que se hayan distinguido por su honestidad o sus escrúpulos, pero ahora menos. Cualquiera que intente escapárseles por la banda recibirá plantillazos al tobillo como mínimo y que no se le ocurra quejarse al árbitro porque le sacará tarjeta a él.
Se preguntarán de qué otras cosas se quejaban los ganaderos. Pues de un montón de ellas: de leyes injustas, de normas ridículas de obligaciones gravosas sin contrapartida; de que, en fin, sólo se cuente con ellos para pagar, votar y callar y se les considere siempre como presuntos delincuentes que deben ser eliminados a base de multas. Otro día les cuento más.

Ver Post >
De tapas
Antonio Ochoa 17-03-2015 | 7:06 | 0

Durante esta semana, ha estado en marcha el VIII Campeonato de Asturias de Pinchos y Tapas, una excelente ocasión para degustar los frutos de la creatividad de nuestros cocineros. La participación en nuestra comarca no es comparable con la de los campeonatos locales, pero compensa con su calidad lo que le falta en número. Es de esperar que, en futuras ediciones, se animen más bares, porque es un buen escaparate para dar a conocer el buen nivel de nuestra hostelería. Y, tendrán que convenir conmigo, esto es algo muy necesario en un sector que tanto ha sufrido en los últimos tiempos. Son iniciativas como esta las que permiten capear la crisis y, si bien basta el entusiasmo de unos pocos para ponerlas en marcha, sólo el apoyo y la participación de otros muchos consiguen que triunfen. Seguramente no todas llegarán a buen puerto, tal vez algunas den incluso pérdidas; pero, con toda seguridad, si no hacemos nada, más pronto que tarde tendremos que echar el cierre.
Desde luego, es necesario preservar el poco tejido productivo que nos queda e incentivar la creación de otro nuevo. El turismo no es una panacea universal, como algunos quieren vendernos, pero puede ser una aportación importante para la economía de la comarca. En ese sentido, la apertura del parador de Corias supone una gran oportunidad para la comarca entera. Sin embargo, las oportunidades son sólo eso. Hay que aprovecharlas para convertirlas en soluciones, porque, si las dejamos pasar, se convierten en amargas decepciones. Ahora es el momento de que todos los implicados hagan un esfuerzo por trabajar en común, por coordinar todas las iniciativas dentro de un plan más amplio y ambicioso. Es necesario crear una “marca” distintiva a la que apoyemos y en la que apoyarnos. Naturaleza, gastronomía, alegría compartida de vivir, todo eso tenemos y podemos ofrecer. Sólo hace falta que el resto del mundo lo sepa y somos nosotros quienes tenemos que decírselo.

Ver Post >
Se liquida la mancomunidad
Antonio Ochoa 12-03-2015 | 5:33 | 0

Allá por 1970 la Administración española estaba excesivamente centralizada. Era necesario repartir competencias y flexibilizar su funcionamiento. Por desgracia, en vez de reorganizarla de una manera más razonable, lo que se hizo fue trocearla en porciones más digeribles y así autonomías, diputaciones y ayuntamientos se repartieron el pastel, convirtiéndose en otros tantos comederos destinados al engorde de unos cuantos. Si hasta ahora sólo han salido a la luz unas pocas decenas de ejemplos de este “banquete”, es debido a que se han limitado a darle unos tironcitos a la manta (quizás porque los que tiran ocultan también sus vergüenzas debajo). Si alguien de afuera le diera un algún día buen tirón, aparecerían muchos otros miles.
Por supuesto, esta fragmentación caótica llevo a que los ayuntamientos pequeños hubieran de asumir costes desproporcionados por servicios que, por su propia naturaleza, sólo son económicamente viables cuando pasan de cierto número de usuarios. Así que, por una vez, alguien tuvo una idea sensata y propuso que los ayuntamientos se agruparan en mancomunidades para prestar estos servicios. Y como esta solución era tan evidente y sencilla, funcionó durante un tiempo y podría haber sido el germen de un organismo mayor y más funcional.
Pero claro, estamos en las manos que estamos y lo que tendría que haber sido un lugar de colaboración y un nexo de unión para esta castigada comarca se convirtió en un juguete de patio de colegio, con los niños peleándose por él y tirando uno para cada lado hasta que rompió. Los damnificados por la rabieta, trabajadores y usuarios, quedaron en el aire, los culpables se marcharon tan orondos, echándose la culpa unos a otros, y nosotros quedamos aquí para pagar por el perjuicio económico y social causado. Ahora se reúnen para extenderle el certificado de defunción y poder así enterrarla en el cementerio de las buenas ideas asesinadas por el egoísmo y la incompetencia. RIP.

Ver Post >
Viaje al futuro
Antonio Ochoa 04-03-2015 | 7:36 | 0

Esta mañana he descubierto que aquello que llamaban “Plan de Carreteras” tiene ahora un nombre tres veces más largo y un presupuesto cuatro veces más corto. De hecho, lo de Plan de Infraestructuras para la Movilidad de Asturias se las trae. Uno no sabe muy bien si lo que pretende es llevar a Asturias a otro sitio (a Suiza, por ejemplo) o dejar Asturias aquí y llevarse a los asturianos (a Alemania, por ejemplo). Lo que no se le puede achacar es que no tenga visión de futuro; a tres meses de las elecciones presentan un plan que llega hasta el 2030. Eso si que es dejar todo atado y bien atado. Los consejeros de Fomento de las tres próximas legislaturas no tendrán necesidad de pensar nada.
¡Ahí es nada! El mismo año en que la Nasa se propone enviar una misión tripulada que cruce el espacio interplanetario para llegar a Marte, la Consejería de Fomento planea enviar un coche (¿tripulado?) que cruce un túnel subterráneo para llegar a Grandas. ¡Que se mueran de envidia esos americanos! Es mas, para acabar de fastidiarlos podemos proponer para el 2050 un servicio de coches voladores que conecten los pueblos más alejados y un nuevo escáner para el hospital de Cangas que, una vez terminado el escaneo, envíe al paciente por email al especialista del Huca.
Vale que, cuando uno no puede presumir de realidades, tiene que conformarse con hacer promesas. Pero, en Asturias, lo de la “movilidad” es un problema serio y requiere soluciones serias. Es bueno hacer planes de futuro, hasta el año que queramos, pero eso exige un consenso social y político que es imposible en este momento. De otra manera, lo único que conseguimos, en el mejor de los casos, son promesas incumplidas y, en el peor, despilfarros que terminan como esas columnas que siguen ahí, en el bajo Narcea, levantadas hacia la nada, como monumentos a la desvergüenza.

Ver Post >

Últimos Comentarios

MariaLadina 12-03-2017 | 10:22 en:
Puro aire
abochoar_517 18-06-2015 | 05:47 en:
Preguntas

Etiquetas

Otros Blogs de Autor