El Comercio
img
Fecha: junio, 2015
Lógica
Antonio Ochoa 29-06-2015 | 9:17 | 0

Siendo la filosofía y las matemáticas disciplinas no demasiado populares, dentro de ellas, la lógica es casi tan desconocida para el gran público como la humildad intelectual. Y es una pena, porque la primera permite saber que, aunque muchas personas digan algo, no por ello es más cierto y la segunda, que la prepotente expresión “todo el mundo sabe que” suele preceder a una afirmación falsa. No hace tanto tiempo todo el mundo tenía claro que la Tierra era plana e inmóvil y, hace aún menos, se aseguraba sin dudar que una alianza PSOE-IU era un pacto de izquierdas.
Esto puede resultar divertido hasta que se te ocurre decir que la Tierra es redonda y empiezas a ver aparecer gente con cargas de leña y antorchas encendidas. Por ejemplo, he oído muchas veces la afirmación de que los osos son muy tímidos y no soportan la presencia humana. Y eso me parecería convincente si supiera que cada persona que lo dice ha preguntado a un oso distinto. Pero, ¿qué pasa si todos han preguntado al mismo oso, a ese tipo huraño que siempre tropiezas en todos lados? Es más, ¿qué pasa si la mayoría nunca han hablado con un oso y se limitan a repetir lo que han oído como palabra de ley, sin contrastarlo?
Otra de esos lugares comunes sobre parques naturales es lo de “proteger es prohibir”. Hay tantas normas que van a sacar un resumen en tres tomos para los que salen de paseo por el monte, una compilación de veinticuatro tomos para los que tienen la desgracia de vivir allí y una aplicación para móviles donde puedas escribir “estornudar en Moal, un lunes a las seis de la tarde, con viento de nordeste de seis nudos” y te diga si puedes hacerlo y, si no, de cuánto es la multa. Aunque acabe como hereje en la hoguera, un aviso: si conquistas las tierras pero no conquistas a sus gentes, acabas tarde o temprano derrotado. Proteger es construir, no prohibir.

Ver Post >
Voto y veto
Antonio Ochoa 23-06-2015 | 7:42 | 0

Bajan las aguas un poco revueltas por el Puente Romano a raíz de la elección del nuevo alcalde cangués. Se indignan algunos sosteniendo que, si los votantes de Foro hubieran querido que gobernase el PSOE, habrían votado a este partido y tienen razón, sin duda. Es más, estoy seguro también de que, si hubiesen querido que gobernase el PP, habrían votado al PP y, si hubiesen querido que sus representantes no se metiesen en política, se habrían quedado en casa. Lo que habrían querido, obviamente, es gobernar con mayoría, pero no pudo ser y lo que ahora se dirime es con qué cosa que no habrían querido tendrán que conformarse. Y, descartado el poder absoluto, un poder suficiente como para vetar aquello que les parezca intolerable y votar aquello que deseen llevar a cabo me parece un buen consuelo. El concejal de Foro ha considerado que esto era más factible apoyando al PSOE y deberíamos esperar a ver qué sucede antes de emitir cualquier juicio. Porque, al asegurarse el poder, también asume la responsabilidad que conlleva. Puesto que ningún acuerdo municipal saldrá adelante sin su apoyo, los ciudadanos tendrán derecho a esperar de él que los proteja de posibles atropellos y a culparle si no es así.
En cuanto al PP, han asumido con dignidad el revés, que es lo único inteligente en éstos casos. Una derrota mal digerida es una receta casi segura para sufrir otra. Su labor de oposición será muy importante puesto que podrán ofrecer un frente compacto ante una alianza cuya cohesión está aún por ver. Los términos del apoyo de Foro son públicos, pero los del acuerdo PSOE-IU aún no han llegado a mis manos. Hasta qué punto son ambos compatibles no se sabe. El PP tendrá el derecho y la oportunidad de sacudir el árbol a ver si las manzanas se sujetan o caen, siempre y cuando, claro está, que eso no cause ningún daño permanente.

Ver Post >
Preguntas
Antonio Ochoa 18-06-2015 | 7:45 | 1

Cuando escribo esto, aun no se han producido las elecciones de alcaldes. Al principio pensé que esto sería un hándicap casi insuperable, pero después lo reconsideré. Al fin y al cabo, ¿es “quiénes” la pregunta más importante? Si queremos que las cosas cambien, ¿no sería prioritario preguntarnos “cómo” y “para qué”? Si la respuesta a estas dos preguntas no está clara, si no sabemos qué componendas puede haber debajo de los pactos, si no hay ninguna referencia a proyectos concretos que abordarán en conjunto, tendremos que ponernos en lo peor. Ellos van a repartirse el botín y nosotros, a rascar la cabeza otros cuatro años, sin importar quién haya salido.
Porque los nombres y las siglas no son lo más importante. Ahora mismo no abundan los grandes líderes en la política. Se decía que en toda familia rica se sucedían una generación de individuos brillantes que multiplicaba el capital, una generación de organizadores que lo administraba y una generación de “pelgares” que lo despilfarraba. En nuestro reciente devenir político no ha habido casi nada de lo primero y muy poco de lo segundo. De lo tercero, en cambio, hemos ido sobrados. Quizás vaya siendo hora de invertir la proporción.
Pero, para ello, necesitamos que la gente brillante y honesta se meta en política y se haga cargo del país. El problema es que, a estos, no podemos tentarlos con dinero y poder, ya lo tienen. Podría animarles el deseo de ayudar a los menos afortunados, si conseguimos que éste sea un valor en alza en la sociedad y, por supuesto, el prestigio y el reconocimiento que una buena labor conlleva, si conseguimos que la actividad política recupere ambas cosas. De momento, no parece haber detergentes que nos den a la vez brillo y limpieza y, si hay que elegir, prefiero empezar por lo segundo. A lo mejor, cuando hayamos acabado con todas las manchas, resulta más fácil conseguir que la cosa reluzca.

Ver Post >
Sigue la fiesta
Antonio Ochoa 09-06-2015 | 7:34 | 0

Como manda la tradición, en este sarao de las elecciones ha terminado la barra libre de promesas y ha empezado el baile de las alianzas. Pueden ustedes guardar el traje en el armario y los pinchos en el congelador, porque en bastante tiempo no volverá a haber inauguraciones. Y ya pueden ir olvidando esa obra tan urgente que les prometieron acometer al día siguiente de ganar. Aprovechen para aprender de la experiencia y, la próxima vez, asegúrense de que la terminan “antes” de darles su voto. La memoria de los políticos es aun más corta que la de sus votantes.
Es ahora tiempo de cortejo y los pretendientes, ajenos a todo lo demás, se esfuerzan en lucir sus mejores galas para atraer a las que podrían ser sus nuevas parejas (o tríos) durante los próximos cuatro años (salvo divorcio y moción de censura). No todos, claro está. Algunos alcaldes como los de Allande, Tineo o Grandas podrán seguir disfrutando de su soltería política. Los demás, a bailar, y el ritmo de moda parece que vuelve a ser la “Yenka” (¿Recuerdan lo de: “Izquierda, izquierda, derecha, derecha, adelante …”?). Claro que, dada la grave desorientación espacial (además de ética) que padece nuestra clase política, determinar quiénes son de izquierda y quiénes, de derecha es muy complicado.
Con lo aficionados que somos los españoles a las quinielas, es raro que no se haya creado una para este asunto. En ayuntamientos como los de Degaña o Ibias, no bastaría el tradicional 1X2, habría que añadir el 3Y4 y, tal vez, el 5Z6 para cubrir todas las combinaciones posibles. Ustedes me dirán que unas son mucho más probables que otras. Pero, ¿es eso una garantía? Piensen en Cangas del Narcea. Ha conseguido sorprendernos en los últimos dos mandatos. ¿Conseguirá sorprendernos por tercera vez o, esta vez, la sorpresa será que no hay sorpresa? Quedan unos días para apostar. ¡Aprovechen!

Ver Post >
Pactos
Antonio Ochoa 02-06-2015 | 7:20 | 0

La corrupción generada por una clase dirigente muy deficiente en ética ha afectado, incluso, a las palabras. Algunas como “política” y “político” han llegado a caer casi a la categoría de insultos. Otras como “pacto” se han convertido en sospechosas. Quizás, al mismo tiempo que devolvemos la dignidad a la vida pública, debamos devolvérsela a estas inocentes palabras, víctimas de tantos abusos. La política debería ser el lugar donde aquellos que ya han demostrado su capacidad resolviendo sus propios problemas se reúnan a solucionar los de todos y los pactos, un punto de encuentro entre diferentes puntos de vista.
El problema es que bajo este último término se han estado escondiendo otros dos conceptos que nada tienen que ver con él: el reparto del botín y el intercambio de cromos. El primero de ellos ha sido una de las causas del desencanto de los ciudadanos. Ver como tus votos se venden al mejor postor para enriquecer a unos cuantos parásitos te quita las ganas de ir a votar. El segundo ha sido una de las mayores causas de fricciones dentro de los propios partidos. Tener que entregar el gobierno de tu concejo a tus enemigos (muchas veces, personales) para que tus correligionarios del concejo de a lado gobiernen en el suyo puede ser muy duro.
Debe haber pactos y, por lo tanto, exigencias. La primera, por supuesto, la honestidad. Las únicas instituciones en las que debe haber corruptos es en las penitenciarias, y sólo como internos. La segunda, relacionada con la anterior es la transparencia. Los ciudadanos deben poder saber en todo momento de dónde sale el dinero de la Administración y a qué manos va a parar, qué contratos se ofertan, quiénes se presentan y quién se los lleva. Partiendo de ahí, todo resulta sencillo. Es casi imposible que dos personas honestas y transparentes, preocupadas por el bienestar de sus vecinos, no encuentren suficientes puntos en común como para gobernar juntos por muy diferentes que sean sus ideas.

Ver Post >

Últimos Comentarios

MariaLadina 12-03-2017 | 10:22 en:
Puro aire
abochoar_517 18-06-2015 | 05:47 en:
Preguntas

Etiquetas

Otros Blogs de Autor