El Comercio
img
Fecha: julio, 2016
El Refuerzo
Antonio Ochoa 29-07-2016 | 12:24 | 0

Estas fiestas, la peña El Refuerzo cumplió veinticinco años. No es algo excepcional, he asistido en los últimos tiempos a varios aniversarios de plata, de oro e, incluso, de brillantes. Esta vez, sin embargo, mientras me acercaba al Patio del Ayuntamiento, me venía a la mente la imagen de esos mismos chicos de la camisa marrón hace un cuarto de siglo. Repasaba el nacimiento de su peña, sus primeros pasos y su largo camino posterior y me daba cuenta de que, cambiando los nombres, fechas y lugares, su historia general podría aplicarse a los demás.
En la génesis de cualquier peña siempre encontramos un grupo de amigos (esos que algún día serán los míticos “socios fundadores”, pero que, en ese momento, se acomodarían mejor bajo el término “pelgarada”) y una tertulia en un bar. Ellos no lo saben en ese momento (probablemente, si lo supieran, les entraría un ataque de vértigo) pero están a punto de dar un paso histórico. Una inquietud compartida les carcome, un proyecto común apenas esbozado les van uniendo cada vez más, como una especie de pegamento que convertirá su pandilla, que es sólo una suma temporal de elementos, en una peña, que es algo completamente diferente, algo con vocación de eternidad.
Luego vendrán las fatigas y las farturas, los logros y los fracasos. Poco a poco se irán creando instituciones y tradiciones. El tiempo y las mareas de la vida llevarán y traerán gente, crearán distancias y permitirán momentos compartidos inolvidables. Nosotros, los de antes, ya no seremos los mismos, pero la peña seguirá ahí, como un nexo de unión, como un punto de encuentro. Contaremos a nuestros hijos su historia, aunque, hasta que lleguen a la treintena, no les dejaremos conocer esas jugosas anécdotas que recordamos entre carcajadas con los implicados.
Tras nosotros dejamos nuestros sucesores, nuestras creaciones y nuestra huella en la memoria colectiva. Una peña es todo eso. Enhorabuena al Refuerzo por sus veinticinco años y a todas las demás por los que sean. El tiempo pasa muy rápido.

Ver Post >
Sugerencias festivas
Antonio Ochoa 29-07-2016 | 12:23 | 0

Después de trescientos sesenta y cuatro días esperando, llegó el 16 de julio, El Carmen, La Descarga. Todos los cangueses de cuna, de cama o de sofá estarán aquí de un modo u otro, aunque sea a través de Internet o con la oreja pegada al teléfono desde el otro lado del mundo. El sentimiento es el mismo. Nada tengo que explicarles a ellos, sólo sumergirme en ese mar de emociones compartidas.
Pero no son los únicos que estarán, esperando con el alma en un puño a que suenen las campanas de la Iglesia de Ambasaguas. Enamorados de la pólvora y amantes de las emociones fuertes en general, novatos que han oído hablar tanto de La Descarga que quieren verla por primera vez con sus propios ojos y veteranos que después de haberla vivido ya no pueden pasar sin ella, todos estarán alrededor del Prao L’Molín. Para ellos, algunas sugerencias.
La primera, andar a tiempo. Si tienen intención de salir de Oviedo después de la siesta, asegúrense de tener buena cobertura en el móvil porque será la única manera de ver La Descarga, desde el coche en medio del atasco. Lo mejor es venir por la mañana, disfrutar de una preciosa sesión vermut, comer y buscar sitio sin prisas.
La segunda, andar con tiento. Aunque extremamos las medidas de seguridad, necesitamos la colaboración de todos para evitar accidentes. Hagan caso de los carteles, sigan las instrucciones de los responsables de seguridad, protéjanse la cabeza con un sombrero resistente y podrán disfrutar sin peligro. Cada volador que sube para arriba (y son miles) lleva una vara; cada uno de esas varas vuelve a caer y, peor aún, caen sin preocuparse de si debajo hay piel o suelo. Y las heridas duelen mucho.
La tercera, andar bien. La diversión y el respeto deben ir siempre de la mano. Disfruten sanamente y dejen a los demás disfrutar. Recuerden la regla fundamental de la folixa: “Vale más que te echen en falta que estar faltoso”. O, resumido: “Los que faltan sobran”.

Ver Post >
Raíces y lazos
Antonio Ochoa 29-07-2016 | 12:22 | 0

Vivimos en un mundo cada vez más virtual. El dinero es un chip, los empleos son volátiles y los valores éticos son tan efímeros y sujetos a compraventa como los bursátiles. Lo mismo pasa con las relaciones personales. A veces, por charlar con un supuesto amigo de Facebook que está en Patagonia, olvidamos al amigo de carne y hueso que tenemos delante. Los nuevos foros de comunicación son estupendos, pero si pasamos demasiado tiempo contándole nuestras cosas a gente a la que en realidad no le importan, tal vez no escuchemos los problemas de la gente que realmente nos importa.
Afortunadamente, los que vivimos en pueblos o villas no demasiado grandes somos más inmunes a este peligro ya que tenemos dos anticuerpos que nos protegen: las raíces y los lazos. Tenemos raíces porque hemos crecido sobre un suelo que sentimos como nuestro. Ellas, hundidas firmemente en la tierra, nos dan el impulso y la estabilidad necesarios para volar tan alto y tan lejos como la vida nos lleve. Cada cierto tiempo, eso sí, nos hacen sentir la imperiosa necesidad de volver y una gran satisfacción cuando podemos hacerlo. Crear lazos duraderos de amistad, por su parte, requiere del roce continuado que conlleva la convivencia cercana. Y, aunque se levanten algunas ampollas al principio, después se forman vínculos tan duraderos que la distancia y los años sólo hacen más fuerte el abrazo del reencuentro.
En este rincón de Asturias sabemos mucho de raíces y lazos, de distancias y de tiempos, de reencuentros y abrazos. Cada vez más gente vive fuera y menos aquí y ciertas fechas se convierten en citas obligadas en las que volver a estar todos juntos. Esta temporada festiva del Carmen es una de ellas. Una verdadera liturgia de la amistad oficiada a través de las Peñas de la Pólvora y compuesta de cenas y voladores, de recuerdos y novedades, de risas y canciones. Los lazos se renuevan, las raíces se nutren y volvemos a sentir nuestras “pilas canguesas” recargadas hasta el siguiente retorno.

Ver Post >
Pedrisco
Antonio Ochoa 29-07-2016 | 12:21 | 0

De repente, cual si de un castigo bíblico se tratase, el cielo se abrió sobre nuestras cabezas y empezaron a caer piedras del tamaño de nueces. Ni los más viejos habían visto nunca algo así. La famosa “gota fría”, aquella que veíamos con asombro por televisión, había llegado a nuestra comarca y, lo que es peor, probablemente ha sido para quedarse. Aquel cambio climático que sólo era una invención de científicos catastrofistas resultó no ser ninguna invención y, conforme la tierra va calentándose, Asturias se va volviendo más mediterránea. Detener esto requeriría la cooperación internacional, la racionalización del consumo por parte de los ciudadanos y el control de la explotación de los recursos por parte de las empresas, así que tenemos que asumir que no se hará nada. Los humanos somos así. Aquellos que sólo han visto el pedrisco en Facebook seguirán creyendo que lo del calentamiento global no es para tanto hasta que les caiga a ellos y, para cuando haya suficientes convencidos, será tarde.
Les sonará el eslogan publicitario: “Los pequeños gestos son poderosos”. Pues me temo que confunde vender ilusión con ser iluso. La realidad es que los pequeños gestos son pequeños y las grandes empresas son poderosas. No digo que no sea importante concienciar a los consumidores, pero no debemos imaginarnos que con eso bastará. Además de reciclar, conviene prepararse para el cambio de los tiempos y los cambios del tiempo. Hay que ir empezando a reemplazar los manzanos por naranjos, los castaños por palmeras e ir aprendiendo a bailar “Los Pajaritos”. Si empezamos a planificar ahora, nuestra comarca no resultará tan perjudicada. Después de todo, el “caloret” es bueno para el vino y para el turismo, dos de nuestras industrias emergentes. Más difícil lo tendrán en la costa para adaptarse a la vida submarina, pero eso ya es otra cuestión.
Tenía intención de comentar también el resultado electoral, pero no queda apenas espacio y me da pereza. De todos modos, creo que, si vuelve a leer el artículo en clave política, será suficiente.

Ver Post >

Últimos Comentarios

MariaLadina 12-03-2017 | 10:22 en:
Puro aire
abochoar_517 18-06-2015 | 05:47 en:
Preguntas

Categorías

Etiquetas

Otros Blogs de Autor