El Comercio
img
Fecha: enero, 2017
Pedimos, luego nos dan
Antonio Ochoa 31-01-2017 | 11:09 | 0

Una de las principales lacras de nuestra depauperada democracia es el mal uso de los fondos públicos debido a nuestra errónea actitud respecto a su propiedad. Los ciudadanos corrientes, que deberíamos sentirnos sus auténticos propietarios, los vemos como algo ajeno y los políticos, meros administradores temporales, se consideran sus verdaderos dueños. Nuestro desapego se nota en lo mucho que nos cuesta pagar impuestos y en lo fácilmente que nos desentendemos de su gestión. Cierto que estamos hartos de ver como el dinero pasa de nuestros pobres bolsillos particulares a otros bolsillos particulares más opulentos sin apenas recalar en la arcas públicas, pero deberíamos hacer algo más al respecto que usarlo como disculpa. Porque nuestra apatía no deja de alimentar una sensación de posesión en la clase política que, a juzgar por la tranquilidad con que muchos se lo embolsan, ya es demasiado grande.
Incluso en la gestión no delictiva de los dineros públicos sufrimos de esa tergiversación de roles continuamente. De hecho, ya ni la notamos. Leemos declaraciones como: “Pedimos al Ayuntamiento (o Principado) que nos arregle X” y no nos chirría ese “pedimos”. Porque realmente “pedimos”, como pueblerinos asustados, de pie ante la mesa del señorito, con la boina entre las manos y la cabeza gacha, suplicándole su favor. Nos hemos resignado a ser mendigos de nuestro propio dinero, siervos en nuestra propia tierra, sin que nuestra dignidad proteste. Por eso, a cualquier politiquillo del tres al cuarto hay que hacerle la pelota para que, con las migajas de los Presupuestos, te “construya” una acera o te “de” una subvención para un proyecto social, como quien arroja un mendrugo de pan a un pobre. Por eso, hay que reírle las gracias cuando viene a hacerse la foto. Por eso, las prebendas políticas se van haciendo hereditarias y nosotros vamos pasando de ser ciudadanos que exigen lo que consideran justo a lacayos que hacen zalemas esperando las dádivas de sus amos. Y por eso, porque nosotros “pedimos” no podemos quejarnos de que ellos nos “den”.

Ver Post >
Entre líneas
Antonio Ochoa 31-01-2017 | 11:08 | 0

Hay noticias que son como sopa de sobre: tan repetidas y anodinas que nos las tragamos sin pensar. Incluso el que la escribe se limita a repetir esquemas y frases de otras anteriores sin más. Una de las pruebas, precisamente, de que no ha habido ningún cambio real en nuestro panorama político es que ni unos ni otros hemos empezado a cuestionarnos todo lo que va escrito entre las líneas y tras las fotos de estos reportajes. Porque ahí, oculto tras un texto anodino y una imagen tópica, hay otro mensaje: el contenido que realmente trasmite la noticia.
Tomemos como muestra la que aparece en El Comercio del 14 de este mes y que me recordó recientemente este hecho. Se titula: “El Principado renovará el firme de toda la carretera AS-15 esta legislatura”. Buena noticia, sí, pero analicémosla en profundidad empezando por el título. ¿Quién es ese Principado? ¿No somos todos nosotros parte de él? Entonces, la noticia debería decir: “Los asturianos vamos a arreglar la AS-15”. No suena igual, ¿verdad? Pues eso es lo que sucederá en realidad: con dinero de los todos los asturianos, funcionarios pagados por los asturianos elaborarán un proyecto para que obreros asturianos (espero) ejecuten la obra. ¿Y que pondrán de su parte esos políticos del famoso “Principado” que salen en la foto? Pues eso, su cara en la foto.
¡Ah, la foto! En los grabados de las pirámides de Egipto ya aparecen imágenes como esta: El joven sacerdote rogando por sus fieles ante Ra y después saliendo al balcón del templo a anunciar que ese año también crecería el Nilo. Tantos años de historia y tan poco avance. Seguimos adorando falsos diosecillos y esperando que nuestros sumos sacerdotes intercedan por nosotros. No me creeré que nuestra divina clase política haya cambiado hasta que aparezca uno al menos que se olvide de anuncios y fotos y deje que sus obras hablen por él. La verdad, los puñeteros egipcios podían haberse limitado a inventar la cerveza y nosotros podíamos haber espabilado un poquito.

Ver Post >
Sucedió en una galaxia muy lejana
Antonio Ochoa 31-01-2017 | 11:06 | 0

El tiempo se desliza a nuestro lado de manera tan sigilosa que no somos conscientes de su paso. Cómodamente instalados en una imagen mental de nosotros mismos que nunca pasa de la treintena, raras veces nos percatamos de su presencia hasta que algún movimiento brusco nos hace girarnos y lo descubrimos tras nosotros, como un enemigo que se ha acercado subrepticiamente. Nos sucede cuando nos damos cuenta de que ese individuo al que acabamos de referirnos como “chaval” y que se sentaba en el pupitre de al lado ha sobrepasado los sesenta y tiene nietos. Nos sucede cuando observamos que los jóvenes en los bares acuden a nosotros para dirimir discusiones sobre hechos pasados y tradiciones, como si fuéramos archivos con patas. Resulta bastante descorazonador cuando esos hechos sucedieron mucho antes de que hubiéramos nacido, pero aún más cuando son cosas de nuestra infancia y nos sentimos impotentes al intentar explicarlas a alguien que no vivió aquella época.
El mundo que conocimos en nuestros primeros años en el pueblo era tan diferente del actual que incluso las palabras que empleamos para intentar describirlo ya no significan lo mismo ahora. Si decimos “fui de compras a Oviedo”, por ejemplo, un joven interlocutor pensará en una tarde aburrida, pero, para nosotros entonces, era una expedición tan emocionante e infrecuente que se comentaba durante largo tiempo. Decimos “no había televisión” y se encogen de angustia imaginando días y días sin conocer los últimos trapos sucios de los famosos. Pero nosotros no hubiéramos entendido que alguien aireara alegremente sus intimidades y, mucho menos, que se hiciera famoso sólo por eso y viviera de ello. Nunca habíamos conocido la tele y no la echábamos de menos. Podíamos divertimos perfectamente sin ella y sin ordenadores, tablets y móviles. De hecho, algunos aún podemos. No era sólo otro tiempo, era otra galaxia tan lejana que sus mismos conceptos básicos son tan extraños para la gente de ahora como los sables láser y las naves espaciales de George Lucas. ¡Que la fuerza nos acompañe!

Ver Post >
Pasado y futuro
Antonio Ochoa 14-01-2017 | 11:52 | 0

Inevitablemente en estas fechas los comentaristas políticos nos afanamos en recordar lo que ha pasado durante año saliente y en predecir lo que podría acontecer en el entrante. Esto nos permite exhibir dos de nuestras carencias: la capacidad de análisis y la visión de futuro. Lean alguno de los artículos que dieron la bienvenida al año 1992, por ejemplo, y verán cuan equivocados podemos llegar a estar. Porque nosotros, en el Día de los Inocentes nos esforzamos en inventar noticias increíbles, pero la realidad, en los restantes 364 Días de los Culpables, nos demuestra que su imaginación supera ampliamente la nuestra. Cuando los españoles nos enteramos de que los estadounidenses habían elegido a Trump, nos costó creerlo y pensamos que les faltaba un verano. Pero debemos recordar que, cuando nosotros volvimos a votar al PP, ellos (los poquitos que saben que España es un país y no una película) pensaron que a los que faltaba un verano éramos nosotros. Y probablemente ambos estamos más acertados valorando el estado de maduración de los otros que eligiendo Presidente.
Durante el 2016 ha habido multitud de noticias que nunca hubiéramos creído de publicarse un 28 de diciembre. Tomemos, por ejemplo, el golpe de mano dado por la “nobleza de sangre” del PSOE contra los rojos plebeyos que querían hacerse con el control del partido para llevarlo a posiciones un poquito más progresistas. Tomemos, por ejemplo, su posterior alianza con el PP para que éste gobernara y cerrar el paso a la izquierda. Aún hoy, sabiendo que es cierto, me cuesta trabajo creerlo. Menos podría, pues, predecir qué futuro tendrá este pacto. ¿Aceptarán los militantes del PSOE que su partido pase de marxismo al feudalismo sin ningún problema? ¿Se resignarán los españoles a olvidarse de la regeneración democrática después de haberla tenido al alcance de la mano? La verdad es que no tengo ni idea, pero me atrevo a decir que se aproximan tiempos duros para los defensores de la libertad, los derechos de los humildes y el sentido común.

Ver Post >

Últimos Comentarios

MariaLadina 12-03-2017 | 10:22 en:
Puro aire
abochoar_517 18-06-2015 | 05:47 en:
Preguntas

Etiquetas

Otros Blogs de Autor