El Comercio
img
Fecha: junio, 2017
Andaremos a caballo
Antonio Ochoa 21-06-2017 | 11:04 | 0

Había una vez un caballito que era el símbolo de la Caja de Ahorros de Asturias. Era un asturcón rojo para representar los fines sociales y el apego a la región de la entidad. El equino retozaba libre por el monte. Por supuesto, tenía que soportar alguna garrapata y a veces los grandes lo echaban de los pastos más verdes debido a su tamaño, pero llevaba una vida apacible porque la escopeta del abuelo mantenía a raya a los lobos. Pero el abuelo murió de viejo y los nietos cayeron sobre la herencia como buitres sobre la carroña. En pocos años el caballito se llenó de parásitos y había tanta gente subida en él que apenas podía dar paso. Fue perdiendo fuerzas y color hasta quedar negro y el banco fue perdiendo nombre hasta quedar en CajAstur.

Entonces, los señoritos alegaron que las empresas privadas eran mucho más eficientes que las públicas y regalaron el caballito a unos amiguetes, porque esto sería muy beneficioso para Asturias. Y así fue. Para empezar, “regularizaron” la plantilla prejubilando a los que tenían derechos y sueldos dignos y metiendo gente con contratos temporales y sueldos míseros (beneficio 1). Además, “optimizaron” la red de oficinas cerrando algunas, dejando a medio gas otras y echando personal (beneficio 2). Vendieron su participación en empresas asturianas como Hidroeléctrica a capitales extranjeros, quedando el futuro de nuestra región en manos de gente a la que le importamos un bledo (beneficio 3). Y, por fin, dejaron claro que los negocios son negocios, eliminando cualquier pretensión de servicio público o fin social (beneficio 4). Si se me ha olvidado algún otro “beneficio”, no dejen de decírmelo.

¿Y que fue del caballito? ¡Descanse en paz! Murió y, sobre su tumba, plantaron una especie de tulipán. Después lo quitaron, pero conservan el luto. Mejor para él. Se ahorró la indignidad de ver como su banco, una vez orgullo de Asturias, era vendido por un euro. Y que no les preocupe el futuro de la especie. ¡Será por burros!

Ver Post >
Calidad de vida
Antonio Ochoa 21-06-2017 | 11:03 | 0

Hablaba el antropólogo Adolfo García en el Foro de la Comunicación y la Escuela de Vegadeo de la mala imagen que se ha creado sobre la vida en las zonas rurales y me parece que puso el dedo en la llaga. Uno de nuestros principales problemas a la hora de fijar población es la extendida idea que en las ciudades se vive mejor y se tienen más oportunidades. Y quizás esto fuera cierto en algún momento del pasado, pero no lo es hoy en día. Existen, sí, desventajas y reivindicaciones pendientes, pero hay otros factores que compensan. Veamos las unas y los otros.

Muchos dirán que el mayor inconveniente (y la principal reivindicación) son las comunicaciones viales. Yo, en cambio, creo que la barrera que más nos separa de los núcleos urbanos no son las carreteras, son las telecomunicaciones. Ahora mismo, la cobertura de móvil en las zonas rurales deja muchísimo que desear y conseguir que te pongan una línea de teléfono que admita ADSL (ni siquiera hablemos de la fibra) es imposible. Y esto, en un mundo donde gran parte de la información, el comercio y el entretenimiento circula a través de las “redes”, es un serio hándicap. Subsanar este déficit sería un gran paso contra el despoblamiento.

Porque en otros aspectos nuestra calidad de vida es muy superior. Criar a tus hijos aquí, por ejemplo, en un entorno seguro, te permite darles una libertad de movimientos impensable en una gran ciudad. Puedes dejarles explorar por su cuenta, pues cada adulto a su alrededor será una mano amiga en caso de problemas. Pueden desarrollar su independencia y captar la realidad “real” con todos los sentidos y no la “virtual” a través de una pantalla. Pueden trepar a los árboles a coger fruta, oír cantar a los gallos antes de convertirse en “pitu caleya” y mojarse y ensuciarse y, en fin, ser niños en un lugar donde esto no es un delito, sino una bendición. Sólo por eso, ya merece la pena traer aquí tu familia.

Ver Post >
Tierra Media
Antonio Ochoa 21-06-2017 | 11:01 | 0

Bilbo acabó titulando el libro en el que relataba sus aventuras “Historia de una ida y una vuelta”. Me parece que los que vayan a narrar las peripecias del PSOE durante estos últimos tiempos tendrán que pagarle derechos de autor. Recordarán ustedes que nuestro simpático hobbit fue arrancado de su retiro por un mago, enviado a salvar el tesoro de unos enanos de las garras de un temible dragón rojo (cosa que logró gracias a un anillo que lo volvía invisible) y al final regresó a su retiro mucho más rico en sabiduría y oro. Los paralelismos son evidentes y, una vez que los determinemos claramente, el reparto de papeles será sencillo.

Para empezar por lo obvio, todos sabemos quiénes han estado disfrutando del Tesoro Público de este país, por tanto, el papel de Thorin Escudo de Roble le corresponde a D. Mariano Rajoy. Para sus doce compañeros, habrá que hacer un casting entre el medio millón de enanos que pululan por ahí, viviendo del dinero de todos. Para el papel de Smuag tenemos a D. Pablo Iglesias, aunque hacer de él un temible dragon rojo que escupe fuego por la boca va a requerir un montón de efectos especiales y de maquillaje. Para Gandalf el Gris, el mago que empuja a Bilbo a la primera línea a pesar de sus reticencias y que se dedica a manipular los eventos desde la sombra sirviendo a intereses desconocidos, tenemos sin duda a Felipe González.

Para terminar, el papel estelar, el de Bilbo, corresponde por derecho a D. Javier Fernández, arrancado de su cómodo sillón para rescatar el tesoro de los enanos del gusano rojo, con su anillo único que le permitió salir de las insondables simas oscuras habitadas por Gollum (¿Villa?) sin que nadie recordase haberlo visto por allí. Y eso le deja a D. Pedro Sánchez con el papel de Frodo. Él y sus compañeros no han pintado nada en este libro, pero hay grandes esperanzas depositadas en ellos para la continuación. La fantasía es algo maravilloso.

Ver Post >

Últimos Comentarios

MariaLadina 12-03-2017 | 10:22 en:
Puro aire
abochoar_517 18-06-2015 | 05:47 en:
Preguntas

Etiquetas

Otros Blogs de Autor