El Comercio
img
Seducción intelectual entre dos rías
img
Alberto del Río Legazpi | 08-07-2018 | 09:13| 0

Me refiero a las de Avilés y del Nalón y a los territorios próximos a ellas.

       Es que es salir y besar el santo, oiga… Y ocurre al finalizar la visita a la extraordinaria exposición de más de medio centenar de cuadros -bastantes de ellos desconocidos para el público- que de la obra de Joaquín Sorolla ha montado la Fundación María Cristina Masaveu Peterson en la cúpula del Centro Cultural Niemeyer de Avilés.

'Puerto de Avilés'. Joaquín Sorolla, 1902.

‘Puerto de Avilés’. Joaquín Sorolla, 1902.

       Pues resulta que una vez vista la exposición y salir al exterior llegas, si quieres, en cuatro pasos hasta la barandilla que da al casco urbano y desde allí puedes ver enfrente (en el antiguo muelle de la otra margen de la Ría) lo que queda del motivo de un cuadro (‘Puerto de Avilés’) que Sorolla realizó en julio de 1902. Se trata de una escalera, medio tapada por la arteria de la Ría y muy cercana a la pasarela que une las dos márgenes del estuario.

       Falta el velero, el color y tal, pero la anécdota saca las neuronas a pacer. Y haces la digestión y piensas que lo mires por donde lo cojas los nombres de Avilés y Sorolla andan asociados desde entonces. Y es que tanto antes -con el artista trabajando sobre el lienzo en la margen izquierda del antiguo puerto de Avilés- como ahora, 116 años después, con sus cuadros expuestos enfrente, en un Centro Cultural atracado en la margen derecha, donde parecen flotar (se ven en tres dimensiones: cara, cruz y canto) porque no pudieron ser colgados debido a que la cúpula del Niemeyer no copula con los interiorismos de las galerías de arte…

        Decía que tanto antes como ahora, anda la Ría por medio. Quedémonos con esta copla y recordemos, también, que Sorolla vivía entonces a orillas de la ría del Nalón.

Sorolla (1863-1923) en un comida campestre en Muros de Nalón.

Sorolla (1863-1923) en un comida campestre en Muros de Nalón.

       En el concejo de Castrillón un mirador llamado Pulide, situado a una altura de 431 metros proporciona, aparte de una distraída visión de aterrizajes y despegues de aeronaves en el aeropuerto de Asturias, la contemplación de una gran franja de costa comprendida entre las rías del Nalón y de Avilés.

        El magnetismo industrial de ambos estuarios es histórico. Menos conocida es la seducción que algunos lugares de las costas generan en artistas plásticos y escritores, generalmente poetas.

        A grandes rasgos está la célebre Colonia Artística asentada en un caserón indiano llamado La Pumariega en Muros de Nalón, donde compartieron, hasta donde duró, un proyecto creativo una serie de artistas de talla nacional como García Sampedro, Benlliure, Perea o el mismo Sorolla que tanto se entusiasmó que se trajo a la familia.

Seamus Heaney (11939-2013)

Seamus Heaney  en la Biblioteca Pública de Salinas (Castrillón)

 

        También apareció por la zona -en los veranos de 1905, 1908 y 1909- el poeta americano Rubén Darío, padre del modernismo poético (ver LA VOZ DE AVILÉS del 19 de agosto de 2012, el episodio ‘Un poeta embarcado entre San Juan y San Esteban’). Y allí recibía el nicaragüense a amigos del calibre literario de Pérez de Ayala o Azorín hablándoles maravillas de aquellos lugares donde Rubén Darío encontró, como le tengo leído a Luis Arias Argüelles-Meres, magia y descanso.

        Hubo más poetas y pintores e incluso cineastas, pero hoy dedico todo el espacio que me queda al ciudadano Seamus Heaney, uno de los más grandes poetas irlandeses de todos los tiempos.

        Veraneó durante casi treinta años en Salinas, en casa de su cuñada Anne Devlin profesora de inglés en la localidad veraniega. Seamus, que obtuvo el premio Nobel de Literatura en 1995, quedó tan seducido que trasladó ese sentimiento a sus escritos.

Seamus Heaney (1939-2013) en Avilés.

Seamus Heaney (1939-2013) en Avilés.

        La última vez que lo vi por Avilés, a primeros de abril de 2013, fue participando en un acto en el Niemeyer donde resaltó la importancia de Asturias en su obra. Hablando de su versión de ‘Beowulf’ (héroe de un poema épico en lengua anglosajona) manifestó que buena parte de la misma la había hecho aquí.

        En su tríptico divino, ‘Pequeñas cantigas de Asturias’ (también conocido como ‘Cantares de Asturias’) y siguiendo el relato de la aventura de Dante (infierno, purgatorio y cielo) Seamus sitúa el infierno en un paisaje de fundiciones y hornos siderúrgicos (made in Ensidesa), el purgatorio en Piedras Blancas y el paraíso en San Juan de la Arena.

        Manuscritos de esta obra poética regaló en 1996, al responsable del restaurante La Escollera frecuentado por el poeta irlandés cuando iba a La Arena. Todavía hoy se pueden ver enmarcados y colgados en el comedor del local hostelero, donde sí que copulan cuadros y paredes.

Manuscrito de Heany, de su 'Cantares de Asturias'.

Manuscrito de ‘Cantares de Asturias’ del Premio Nobel de Literatura irlandés.

        Aquel paseante de cabellos blancos, trato sencillo y carácter cordial falleció repentinamente en Dublín en agosto de 2013, y aquí muchos se quedaron de piedra al ver que a su funeral asistieron, aparte del presidente de Irlanda y figuras sociales relevantes, ídolos musicales mundiales entre los que destacaban todos los integrantes del grupo U2.

        En Salinas, donde apadrinó entusiasmado un proyecto literario infantil (‘Salinas un pueblo de cuento’) descubrí un día en la Biblioteca Pública una placa colgada en honor de Seamus Heaney cuyo texto emociona, en ella escrito está que «En Castrillón no borrarán tu recuerdo ni la lluvia, ni el viento, ni el tiempo…».

        Consuela saber que en aguas y tierras fascinantes los seducidos siempre vuelven porque nunca se van.

22-seduccion-rias-lva-300
Ver Post >
Juanes
img
Alberto del Río Legazpi | 24-06-2018 | 09:02| 0

Hoy es la festividad religiosa de San Juan, nombre aplicado a topónimos, lugares, edificios, asociaciones y personas en Avilés a lo largo de su historia.

        Así a bote pronto el nombre de Juan remite en Avilés a San Juan de Nieva, pueblo partido en dos por la Ría y en tres por Castrillón, Gozón y Avilés. Y también a noche mágica con hoguera y danza prima en el parque del Muelle, a carretera que va en paralelo con la Ría, a una playa que en su día le hizo la competencia a Salinas, a ese faro que todo el mundo dice de San Juan aunque oficialmente sea faro de Avilés y también al castillo que vigilaba la entrada de la Ría -y hoy desaparecido- llamado de San Juan con toda propiedad porque ese era sí que era su nombre…  igualmente remite a dársena y muelles industriales… y también a una conocida y reconocida cofradía ‘semanasantera’, a panteón monumental de los marqueses de San Juan de Nieva,  a iglesia parroquial (San Juan de Ávila) en la avenida de la Constitución y hasta a un hospital que, durante siglos, estuvo en la hoy plaza de España o El Parche.

Juan Mastropí tomó esta foto desde el pueblo de San Juan de Nieva (el de la margen derecha de la Ría) donde se ve a un crucero haciendo la Curva Pachico.

Juan Mastropí tomó esta foto desde el pueblo de San Juan de Nieva (el de la margen derecha de la Ría) donde se ve a un crucero haciendo la Curva Pachico.

        También, y ya a secas, Juan es nombre que llevan o han llevado una serie de personas en Avilés, por ejemplo artistas como Juan de la Cruz Pérez Espolita… o Juan Carreño Miranda, pintor de Cámara del Rey de España en el siglo XVII… o Juanjo Novella autor de la escultura ‘Sol naciente’ obra instalada en el parque del poblado de pescadores… y también de un organista de San Nicolás de Bari llamado Juan González Cabrón que a sueldo estaba del Ayuntamiento quien le organizó sonadas cabronadas administrativas llegando a deberle dinero -asunto que reparó su viuda- incluso con el organista dando ortigas.

         También recuerdo el nombre de Juan asociado a arquitectos como Juan Miguel Cárdenas coautor del proyecto del famoso poblado de Ensidesa de Llaranes, de Juan Miguel de la Guardia que trazó los planos de la mansión de Eladio Muñiz situada en la esquina que forman las calles de La Cámara y Cuba… y también Juan Corominas arquitecto con diversas obras en la ciudad y en los barrios como es el caso del cine Patagonia de Miranda cuyo ilegal derribo (destapado una primaveral tarde desde la redacción de LA VOZ DE AVILÉS) originó un conflicto entre el Ayuntamiento y el Principado de Asturias.

Panteón de los marqueses de San Juan de Nieva en el cementerio municipal de Avilés.

Panteón de los marqueses de San Juan de Nieva en el cementerio municipal de Avilés.

         No faltan escritores como Juan Ochoa autor literario nacido en el palacio de Valdecarzana o periodistas como es el caso de Juan González-Wes Dintén y de su hijo Juan Wes López, ambos directores del periódico que tiene usted delante de las narices.

         En una de las familias más antiguas de Avilés, la de Llano-Ponte, llevan el nombre de Juan dos de sus más destacados miembros, uno que fue obispo de Oviedo (entre finales del siglo XVIII e inicios del XIX) tuvo su residencia -a tiempo parcial- en el palacio avilesino con el que se inicia elegantemente la calle Rivero y que durante años fue cine y ahora es nada pero mañana puede ser un asador, así como suena. El otro Juan de Llano-Ponte, sobrino carnal del obispo, fue un polifacético personaje muy entendido en obras públicas (algo muy loable en una Asturias de caleyas medievales y caminos del Imperio Romano) y sobre las que escribía muy atinadamente, dicen que la carretera Avilés-Grado fue posible gracias a sus publicaciones en la prensa regional donde firmaba con el pseudónimo (no cabía otro) de Juan de las Carreteras.

         Juanes notorios en el mundo de la industria fueron, por ejemplo, Juan Sitges empresario de Castrillón y muy vinculado socialmente a Avilés… el general e ingeniero naval Juan Antonio Suanzes uno de los facedores de la gigantesca siderúrgica Ensidesa, donde luego trabajó otro Juan apellidado Muro de Zaro como alto cargo administrativo y también como impulsor de un excelente entramado deportivo ligado a la empresa, el complejo de La Toba, pionero como escuela futbolística en España (apunte que auxilió al Athletic de Bilbao para su célebre escuela de Lezama o al Sporting de Gijón para su celebrado Mareo). De La Toba avilesina salieron futbolistas que llegarían a jugar con la selección española, por lo que con sobrada razón el estadio de Llaranes lleva el nombre de Muro de Zaro.

Juan González-Wes Dintén (1905-1963). FOTO NOVEL.

Juan González-Wes Dintén (1905-1963). FOTO NOVEL.

        No quiero que se me escape otro Juan empresario, apellidado Galé, que fue pionero acompañando a su padre Jesús Teodoro (el mayor de los 13 hijos de un pastelero aragonés de ese apellido establecido en Avilés) por rutas comerciales asiáticas desconocidas en Europa hasta que llegaron a ellas estos Galé&Galé, establecidos en París.

         En el municipio de Avilés hay calles que llevan el nombre de Juan generalmente en masculino: Juan XXIII, Jorge Juan, Juan Ochoa, Juan de Grijalba, San Juan de Dios y ¡Oh dios mío! Sor Juana Inés de la Cruz.

         Y si hasta aquí he venido contando juanes concluyo ahora cantando, y no con piezas del colombiano Juanes, sino con zarzuela. Y es que el 10 de noviembre de 1903 fue estrenada en Avilés una obra del llamado género chico con letra de José Martín y música de Benjamín Orbón. Ninguno de ellos responde al nombre de Juan, lo sé, pero sí la zarzuela en cuestión cuyo título es ‘La víspera de San Juan’.

         Por cierto que si es usted persona bautizada o registrada como Juan o Juana dese por felicitada. Y nada más, oiga, que tabaco no llevo.

22-juanes-la-voz-a-100
Ver Post >
Los hermanos Aznar, médicos e investigadores
img
Alberto del Río Legazpi | 10-06-2018 | 09:04| 0

Claudio y Blas Aznar González fueron dos médicos avilesinos que están en la Historia de la Medicina por sus importantes investigaciones.

         Quiere ser este un episodio saludable pues está protagonizado por dos médicos avilesinos que han pasado a la Historia por sus investigaciones en el campo de la Medicina Legal: los hermanos Claudio y Blas Aznar.        

         De igual profesión médica fue su padre, Francisco Aznar, que ocupó durante un tiempo la plaza de Subdelegado de Sanidad Exterior del Puerto de Avilés. Se había casado con Mercedes González residiendo el matrimonio en el nº 8 de la calle Rui Pérez. Francisco, buena parte de los veranos se quedaba solo en Avilés porque el resto de la familia se trasladaba a Muros del Nalón.22-aznar-lva-a-100

         Precisamente en una de esas estancias familiares en Muros nació, el 10 de mayo de 1890, Claudio Aznar González. Estudió en el Colegio de La Merced que preparaba a los alumnos para el título de Bachiller (entonces no había Institutos en Avilés) a obtener en Oviedo. Claudio tenía 17 años cuando su padre, atendiendo a sus deseos, lo mandó a estudiar a Madrid a la Facultad de Medicina de San Carlos.

          En 1924 termina la carrera y al año siguiente es nombrado profesor del Instituto de Medicina Legal y Psiquiatría. Tiempos de juventud que fueron exprimidos hasta el límite por Claudio en muy destacadas labores de investigación, de las que dejó cuenta en multitud de escritos en revistas especializadas e informes médicos alguno de ellos en colaboración con Gregorio Marañón, en el Instituto de Medicina Legal y siempre bajo la supervisión de su maestro el gran científico murciano Tomás Maestre (1857–1936) catedrático de San Carlos.

        En los años 1919 y 1920, Claudio Aznar es pensionado oficial a Jena (Alemania) y a expensas de sus propios medios, visita centros especializados en Berlín, París y Karlovac (Yugoslavia). En representación del Gobierno Español, asiste en 1922 al Congreso del Cáncer y de la Lepra que se celebra en Estrasburgo… Pero en 1927 tuvo que echar el freno ante la declarada indiferencia oficial hacia la investigación profesional y no poder seguir pagando su trabajo de su bolsillo.

         «Claudio Aznar es un investigador genial que hemos perdido porque no podía vivir con la exigua cantidad que España pagaba a sus investigadores» manifestaba en una entrevista periodística el doctor Maestre que terminaba dolido señalando que «está en un pueblo de Asturias (Avilés) donde ejerce como oculista.»

         Efectivamente el doctor Aznar regresó a Avilés en 1927. En 1934 se casa con Carmen García de Castro con quien tuvo tres hijos: Marcelina, Mercedes y Álvaro Claudio.

         En la Guía Manual editada por el Ayuntamiento de Avilés en 1952 figura en la nómina de médicos locales (en la especialidad de oculista) Claudio Aznar Martínez con consulta en la calle Rui-Pérez, 8-1° y teléfono 210. Por entonces también pertenecía a la Asamblea Local de Cruz Roja.

         Melquiades Cabal en su libro ‘Un siglo de medicina asturiana’ dice que  «Vive primero en la calle Rui Pérez y posteriormente en Llano–Ponte para integrarse definitivamente a la casa patriarcal en Galiana, 5, en la finca del padre de su mujer Álvaro García de Castro».

         Falleció Claudio en 1957 pero sus investigaciones permanecen. Si usted se toma la molestia de acceder por ordenador a la página web de la Universidad Complutense de Madrid, y busca en el apartado de Médicos Históricos, leerá que Claudio Aznar está calificado por la institución universitaria como ‘gran investigador’ tanto en el campo de la espectografía como en estudios en relación con los aspectos legales de las manchas de sangre y que «Se le considera el iniciador de la ultramicroscopía (sistema óptico que sirve para ver objetos de dimensiones aún más pequeña que las que se perciben con el microscopio) de la sangre». Fue un hombre muy viajado, para aquellos tiempos tan limitados en medios de transporte y siempre estuvo al día en materias científicas internacionales. Muy culto, dicen que su biblioteca era impresionante y, por cierto, en el Museo de Bellas Artes de Oviedo se puede ver un retrato de Claudio Aznar obra del artista avilesino Luis Bayón.

         Su hermano Blas Aznar nació en Avilés en 1904 y siguió, casi por el libro, los pasos de Claudio. Estudió en La Merced (entonces también llamado colegio de los hermanos Casariego), se tituló Bachiller y en 1927 ya era médico después de cursar la carrera en la Universidad Complutense de Madrid.

         Al igual que Claudio se inclinó por la Medicina Legal donde tuvo más suerte que su hermano y logró continuidad en sus múltiples investigaciones, algunas tan notables que han llevado a  considerarlo como fundador de la actual Policía Científica Española.

         Fue brillante también su trayectoria en la enseñanza, pues en 1966 fue nombrado subdirector de la Escuela de Medicina Legal y en 1968 obtuvo la cátedra de Medicina Legal en la Universidad de Salamanca.

         Su labor profesional como forense coincidió a veces con destacados hechos históricos. Por ejemplo fue el encargado de hacer la autopsia al cadáver del líder derechista y diputado en el Congreso José Calvo Sotelo, cuyo asesinato fue la mecha que prendió la Guerra Civil de 1936. Curiosamente el doctor Blas Aznar hizo la autopsia al estar sustituyendo como secretario del Hospital San Carlos al doctor Juan Negrín, que había pedido excedencia para dedicarse a la política donde llegaría a ser Presidente del Gobierno de la II República en 1937.

         Otro caso que ocupó las portadas de medios nacionales e internacionales fue el asesinato del general portugués Humberto Delgado opositor declarado del dictador Oliveira Salazar; ahí también intervino Blas, llamado expresamente para identificar el cuerpo del militar y las circunstancias de su muerte a manos, como se descubrió luego, de la policía política portuguesa (PIDE).

         Fueron varios de los miles de casos en los que intervino el médico avilesino, examinando y emitiendo informes periciales ante los tribunales de justicia.

         Se casó en 1968 con la médico madrileña Paloma Castillo (hija del célebre radiólogo) que había sido alumna suya. No tuvieron descendencia. Blas Aznar falleció en 1987 en Muros del Nalón, donde –costumbre familiar como se ve– venían pasando los veranos.

         A la lista de antepasados avilesinos dedicados a la investigación y ya estudiados en estos Episodios –que por cierto estos días cumplen siete años de vida– como es el caso del farmacéutico Celestino Graiño Caubet, del naturalista Eduardo Carreño Valdés o el del astrónomo Francisco Graiño Obaño hay que añadir a los médicos Claudio y Blas Aznar.

         Por ser justo pero a lo mejor también porque Mario Benedetti dijo aquello de que el olvido está lleno de memoria, démonos por enterados –y ojalá no lo olvidemos como hasta ahora ha ocurrido– de la categoría científica que en la historia de la Medicina han alcanzado los hermanos Aznar González.

         He dicho.

Ver Post >
Capillas de luces y sombras
img
Alberto del Río Legazpi | 13-05-2018 | 09:18| 0

No son todas las que eran algunas han sido gastadas, unas por el tiempo y otras por los tiempos que corren.

            Avilés ha sido pródiga en capillas y tomen el término en su más amplia acepción. Estos pequeños templos se prodigaron en el recinto urbano y en la zona rural. Me voy a referir a los que siguen plantadas en su sitio dibujando un arco de amplio espectro que abarca desde la predominante ermita de La Luz a la tan artística como encerrada, acosada y acorralada capilla de los de Las Alas (a la que el personal, por economía expresiva, sigue llamando ‘de Los Alas’).

Ermita de La Luz (Foto en Museo del Pueblo de Asturias)

Ermita de La Luz (Foto en Museo del Pueblo de Asturias)

            Y entre medias están las capillas encendidas o sea abiertas. Y también las apagadas, generalmente de uso privado, desaparecidas unas y clausuradas otras.

Las capillas encendidas están abiertas, aunque no continuadamente, al visitante. Es el caso de La Luz, un episodio aparte. Allí mismo, en Villalegre, unas ruinas en la calle principal nos remiten a Santa Apolonia, capilla tan apagada como arruinada.

Cerca, en el antiquísimo Llaranes, está San Lorenzo capilla histórica –un episodio aparte– como canta su ventana prerrománica.

            Luego, en el centro urbano y formando parte del casco histórico, están las famosas de San Pedro en la calle Rivero, de Jesusín (cariñoso diminutivo con el que la población avilesina ha venido conociendo desde hace tiempo a Jesús de Nazaret) en la espectacular calle Galiana y la medieval de Las Alas situada a un costado de la iglesia de San Antonio en la calle La Ferrería. Las dos últimas ya han sido episodio aparte.

La entrada a la antigua capilla estaba por donde luego se instaló la taquilla del cine.

La entrada a la antigua capilla estaba por donde luego se instaló la taquilla del cine.

            Avilés también contó con capillas apagadas, las de propiedad privada hoy cerradas. Por ejemplo en el palacio Ferrera su capilla ha pasado a ser ‘La Capilla’ comedor de lujo del hotel. En el de Camposagrado sigue al aire, en la torre derecha, el arco que unía al palacio con su desaparecido oratorio. Más grotesca es la situación de la del antiguo palacio de Llano–Ponte que pues al ser reconvertido en salón de proyección cinematográfica (llamado Marta y María) hace cerca de 70 años fue lamentablemente destruido el interior del edificio y la taquilla incrustada justamente en la puerta de la capilla, que tenía acceso desde los soportales del exterior.

            También hay tres destacadas mansiones donde su capilla ha corrido distinta suerte. La casa de Eladio Muñiz (esquina de las calles Cuba y La Cámara) sigue conservándola, pero en la de Arias de la Noceda –calle Galiana– su pequeña capilla neogótica es hoy el archivo de los servicios municipales que hoy alberga el edificio. Y en La Lleda, camino de Miranda, en la antigua casona de los Carreño sigue existiendo una más que curiosa capilla con un pequeño y encantador retablo barroco.

            Pero volvamos al argumento inicial, o sea La Luz y Los Alas.

Arco que unía el palacio de Camposagrado con su desaparecida capilla.

Arco que unía el palacio de Camposagrado con su desaparecida capilla.

            La ermita de La Luz, a 107 metros sobre el nivel del mar, es la altura totémica (junto con el Gorfolí) del Avilés urbano. Desde ella se domina la ciudad, su zona industrial y la desembocadura de la ría en el océano Atlántico. Quizá hay mejores vistas desde otros lados, pero ninguno tan cargada de mitología como este monte de La Luz, donde se exhibe el pequeño templo construido en el siglo XVIII, parece que sobre otro más antiguo, dedicado a la Virgen de La Luz actual patrona de Avilés, cuya imagen, si es mirada con detalle, es de llamar la atención.

            Y sin embargo en la capilla de Las Alas la luz no acaba de entrar y eso que está en pleno centro del casco histórico de Avilés a un costado (pero independiente aunque no lo parezca) de la actual iglesia de San Antonio, que fue durante siglos la parroquial de San Nicolás de Bari, cuando la villa estaba amurallada, Avilés era la segunda población de Asturias después de Oviedo y además mandaba mucho –por vía marítima– en el norte atlántico peninsular. Hay gente que desconoce su ubicación, de tan escondido como está este monumento del siglo XIV alabado por historiadores en general y expertos del gótico en particular. Tan hermoso como humillado.

            -Sólo al diablo se le ocurre!… Convertir el espacio que hay delante de la capilla en patio de luces con tendales y todo ¿Dónde se vio?… Me comentó, Sofía Legazpi, una vez.

            En Los Alas debería hacerse la luz algún día. Ya tarda.

 

Aspecto del 'cerco' a la capilla de Las Alas

Aspecto del ‘cerco’ a la capilla de Las Alas

Ver Post >
Milagro en Avilés
img
Alberto del Río Legazpi | 06-05-2018 | 11:35| 0

Una ciudad española donde los palacios se convierten en cines y los cines en iglesias.

             Usted puede confesar su perplejidad ante la reconversión en asador  -esa parece que ser la intención- de lo que antes fueron salas cinematográficas Marta y María y mucho antes palacio de Llano–Ponte. Me refiero al solar número 5 de la calle Rivero de Avilés.

Palacio de LLano-Ponte

Palacio LLano Ponte(Foto Museo Puebo Asturias)

            El deterioro de dicho palacio comenzó cuando lo vendieron Genaro de Llano–Ponte Prada y su esposa, la marquesa de Ferrera, para trasladar su residencia familiar a otro inmueble. Los que vinieron detrás no respetaron arte ni parte. Comenzaron en 1928 cuando fue reacondicionado como centro educativo al comprarlo el sacerdote Cándido Alonso Jorge (hermano del famoso arquitecto) que se llamaría Liceo Avilesino. Al comenzar la guerra civil de 1936 se clausura el colegio y el gobierno municipal –que había permanecido fiel a la República– lo destina a cuartel de milicianos republicanos, pero cuando las tropas de Franco entran en la ciudad le dan uso como convento provisional de las monjas Carmelitas de Oviedo a las que habían destruido el suyo.

            Más tarde, entre el regreso de las monjas a la capital de Asturias y la compra del palacio por una empresa particular, el patio del edificio fue usado por ejemplo como recinto de peleas de gallos y también combates de luche libre.

Iglesia donde fue cine Canciller.

Iglesia de Cristo Rey, antes cine Canciller.

            Hasta que la empresa Prafel que lo había adquirido, acometió la obra para convertirlo en una amplia sala cinematográfica que llevaría el nombre de Marta y María, destruyendo el interior del inmueble llevando por delante salas y salones que dejaran sitio a un gran patio de butacas. Desde entonces (1949) solo queda la fachada del palacio que durante 64 años se dedicaría mayormente al cine aunque había nacido también con vocación de ofrecer teatro. En 2013 se clausuran las proyecciones cinematográficas y el local se cierra al público; en los medios de comunicación salta la noticia de que sería reconvertido en un gigantesco asador. Hasta el momento el nuevo negocio está fuego lento.

            Tiene el lector todo el derecho a sentirse confundido o asombrado por tan drástico cambio de palacio (hoy solo de fachada) a cine para terminar, parece ser, asando chorizos criollos o costillas de cerdo. Pero ha de saber también que Avilés da mucho de sí en esto de las transmutaciones de edificios. Tanto que alguna de ellas fue considerada, por algunos pocos, en todo un milagro. Hablo del caso ocurrido en Versalles (el de Avilés, que no el de Paris) con el Canciller, magnífico local cinematográfico domiciliado en la calle Pelayo, que inaugurado en 1979 cerró sus puertas en 1986  convirtiéndose –en un visto y no visto– en la iglesia de Cristo Rey con la categoría de parroquia del barrio.

Antiguo hall de cine, hoy 'pórtico' de la iglesia.

Antiguo hall del cine, hoy ‘pórtico’ de la iglesia.

Los más pasaron del asunto como si nada, que es lo que suele acontecer. Pero los hubo que consideraron que aquello bien podía haber sido un efecto reflejo de la anunciada visita que tres años más tarde efectuaría a Covadonga el Papa Juan Pablo II.

Por el contrario, otros dieron en creer que el defecto/cine se había transformado instantáneamente (premisa fundamental del milagro) en efecto/divino. Una conjunción entre lo onírico y lo inquietante que para sí quisiera el cineasta Luis Buñuel que gustaba definirse como ‘ateo gracias a Dios’.

Y así lo que fue una fábrica de sueños intrascendentes pasó a serlo de transcendentales. El escenario mudó a altar mayor y feligresía ocupó espartanos bancos de madera en lo que había sido patio de cómodas butacas. Desaparecieron los haces de luz sobre la pantalla y volvieron los cirios al escenario.

Al fondo el antiguo cine, hoy iglesia de Versalles. Aún les queda Hollywood...

Al fondo el antiguo cine, hoy iglesia de Versalles. Aún les queda Hollywood…

La verdad es que aquello, seguían pensando algunos, podía ser considerado toda reconversión histórica y sociológica relacionada con la crisis del comunismo. Y añadían que como la reconversión industrial (con Ensidesa dando tumbos y el tembleque instalado en la población avilesina) estaba por venir pues mejor sería que, mientras llegaba, Dios nos cogiera a todos confesados y viendo en directo una aplicación práctica de ‘El Evangelio según San Mateo’ de Pasolini y no algún ‘ET. El extraterrestre’ de Spielberg. Máquina de cine y videoproyector fueron desmontados, pasando de la catódico a lo católico.

El caso aquí narrado puede sorprender a quienes no lo conocieron, pero fue algo sencillo, con mucho fondo eso sí, aquel hecho de transformar un cine en una iglesia. Tómenlo como un cambio de imagen, mejor dicho de imágenes.

milagro-en-aviles-pagina-lva
Ver Post >
Radiografía de Avilés
img
Alberto del Río Legazpi | 29-04-2018 | 09:30| 0

Realizada, hace un siglo, por el doctor  Villalaín en su ‘Topografía médica de Avilés’ 

        Hace más de un siglo, en 1912, uno de los mas polifacéticos personajes de la historia local, José Villalaín, le tomó el pulso al concejo avilesino. Radiografió a la sociedad que vivía a orillas de la Ría y a la del interior, auscultó animales racionales e irracionales y  realizó pertinentes análisis de geografía física y humana. 

        Reunió datos y diagnóstico y lo plasmó todo en un detalladísimo informe titulado ‘Topografía médica de Avilés’ que fue editado en Madrid, en 1913, por Est. Tip. De los Hijos de Tello (Impresor de Cámara de Su Majestad) y premiado por la Real Academia de Medicina. 22-radiografia-villalain-lva-a-menos-pixels-jpg

        Era la primera vez que se estudiaba al concejo de Avilés con tal rigurosidad lo que ha convertido a este libro, de 106 páginas, en un documento histórico. También lo haría con los municipios de Castrillón, Illas, Corvera, Gozón, Carreño, Soto del Barco y Luarca.

        ‘Topografía médica de Avilés’ es una de las obras más destacadas de José Villalaín Fernández (Navia, 1878 – Salinas, 1939) médico, escritor, botánico, periodista, dibujante, músico y que sé yo cuantas cosas más (ver La Voz de Avilés, domingo, 23 de octubre de 2016).  

        Al hablar de la historia de Avilés pide disculpas pues no ‘es cosa de andar los médicos por terrenos vedados’(aunque irremediable, y afortunadamente, lo incumpla). Por las mismas dejo aparte sus cifras y datos sanitarios -pues son episodio aparte- entresaco diversos comentarios que ayudan a ver como era Avilés hace un siglo.

        Informa Villalaín que la villa tenía 12.900 habitantes repartidos en 2.066 edificios de los cuales son de un piso 862; de dos 960 y de tres o más 345. Y a esto hay que añadir los hórreos y cabañas, de la zona rural, con la que la cantidad total asciende a 2.220.

        En el ámbito rural Villalegre saca nota por ser lugar de residencia de indianos que por venir de América estaban ‘instruidos en achaques de higiene’. La falta de limpieza era algo que obsesionaba a Villalaín  y por eso suspende a La Magdalena barrio ‘bastante sucio y que deja mucho que desear en cuanto al desagüe de las letrinas’ algo en lo que aprueba San Cristóbal ‘población relativamente higiénica. Miranda no lo es’. También el barrio de Sabugo es ‘sucio y poco higienizado ’ Y afirma ‘que gran parte del mejoramiento de la higiene va haciéndose gracias al Fray Ejemplo de los americanos’, en alusión  a los emigrantes avilesinos que regresaban de América.

Calle Bances Candamo, en el barrio de Sabugo.

Calle Bances Candamo, en el barrio de Sabugo.

        En cuanto al centro urbano, las calles antiguas estaban empedradas, el alcantarillado dejaba que desear y el servicio de agua era deficiente. En su opinión Avilés, su conjunto urbano, está acubanado; le parece una población de Cuba salpicada de vetustas casas hidalgas. Ítem más, ‘en la música popular avilesina hay mucho de Cuba’, refiriéndose obviamente a las habaneras.

        En el municipio había siete médicos, seis farmacias y un veterinario municipal. La sanidad era, mayoritariamente, cosa benéfica. No hay más que ver que el principal centro médico de entonces llevaba el nombre de Hospital de Caridad, estaba en la calle Rivero y había sido construido en 1515 como Hospital de Peregrinos del Camino de Santiago. Actuaba como una Casa de Socorro, pues cuando la cosa pasaba de castaño oscuro la persona enferma era llevada a Oviedo e ingresada en el Hospital Provincial. Por otro lado, señala el doctor, que ‘Avilés tiene fama en la provincia de dar un buen contingente al Manicomio Provincial y es una triste verdad’. Un tremendo dato.

         José Villalaín ve al avilesino de entonces ‘hospitalario, sombrío, decidor y en ocasiones jovial. Su tristeza acaso sea efecto del cielo que no siempre está azul ni invitando a cantar la alegría de vivir’. Refiere que se estaban abandonando las tradiciones y que ya solo quedaban las danzas primas, un exagerado amor a la villa nativa y el mercado de los lunes.22-radiografia-de-hace-un-siglo-plaza-pescaderia-0014-coloreada

        Las formas de vida, aparte de las artes liberales, derivaban de la agricultura (rama ganadería), también del comercio (que surtía a la población y a otras menores próximas) y sobre todo al sector industrial compuesto por fundiciones, calderería, tejeras, industrias de madera (dos fábricas grandes: José Cueto y Castro Maderas), flotilla de vapores pesqueros, salazón (de cerdos y pescados), una fábrica de vidrios, otra de curtidos y todo lo generado por el movimiento del puerto (principalmente carbones, minerales y granos). Había, dice el autor, un gran contingente de obreros.

        En el aspecto educativo y en el centro urbano, eran cuatro las escuelas públicas existentes, dos de niños y dos de niñas; también trece escuelas particulares y dos colegios de Segunda Enseñanza; una Escuela de Artes y Oficios; una Academia de Música, donde los músicos de la Banda Municipal enseñaban solfeo gratuitamente a quien quisiera aprenderlo. En cuanto a la periferia o sea San Cristóbal, Villalegre, Miranda y La Magdalena había en cada uno de esos barrios una escuela de niñas y otra de niños. No era extraño, pues, que en el concejo hubiera poco analfabetismo. 

José Villalaín Fernández. (1878-1939)

José Villalaín Fernández. (1878-1939)

        La población penal era muy pequeña. Estaba prohibida la mendicidad por lo que a los indigentes que llegaban al concejo se les atendía en la Asociación de Caridad donde se les daba cama, cena y un socorro para que el día siguiente abandonasen Avilés. A los gitanos no se les permitía acampar en la villa.

        También detalla que ‘Las iglesias antiguas son malas. La nueva de Santo Tomás [la de Sabugo nueva] es hermosa y buena, pero le hace falta calefacción. El cementerio es bueno. Los teatros son dos e higiénicos. Y los urinarios públicos, escasos y poco surtidos de agua, son higiénicamente ‘la vergüenza de Avilés’. 

        El diagnóstico final de Villalaín, fechado en 1912, es que ‘con buena voluntad por parte de todos sería Avilés una población ideal dentro del clima cantábrico. Por ahora es bella y bastante sana; pero más valiera que fuese sana por completo aun a costa de su belleza’.

        El famoso doctor nunca sabría que Avilés sería declarada años más tarde (en 1981), ‘ciudad de atmósfera contaminada’. Le hubiese dado algo.

Ver Post >
Lo que vale un peine en Avilés
img
Alberto del Río Legazpi | 24-04-2018 | 10:59| 0

    De vez en cuando el gobierno municipal de Avilés mueve el cesto informativo y salen a relucir perlas como el precio de casas, cosas y cosos que tiene repartidos por el término municipal.

    Curiosidades que puestas en euros ayudan a muchos (los que creen que la letra con euros entra) a comprender el valor de edificios, objetos y lugares de uso público que tenemos delante de las narices, o de calles y parques que pateamos continuamente y que un día nos descubre el Ayuntamiento que resulta que también tienen un precio como la viñeta o el recibo de la luz. Desde el parque de Ferrera hasta las espadas de Pedro Menéndez de Avilés.foto-2-22-lo-que-vale-ayuntamiento-reluciente

    Al mediodía del viernes 25 de mayo del año 2005 y cuando pasábamos por delante de la urna donde se exhiben dichas espadas, en la primera planta del Ayuntamiento, el cineasta Gil Parrondo preguntó en voz alta, pensando que no habría respuesta, sobre su precio y se encontró con la del poeta Ángel González.
       -A algunos de los enemigos de su dueño seguro que les costó muy caro.

    Los tres sonreímos y luego ya abiertamente reímos cuando aclaré que, oficialmente, las dos espadas (réplicas de las tenidas por auténticas, y que parece que tampoco lo son según tiene investigado Francisco Mellén, depositadas en la Real Armería y en el Museo Naval de Madrid) estaban valoradas en 3.005,06 euros.

    No me inventaba nada, ya que según había informado públicamente el Ayuntamiento de Avilés el año anterior, Pilar Varela (entonces concejala de Hacienda, hoy consejera del Principado de Asturias y entre medias de ambos cargos alcaldesa de Avilés) había encargado a un equipo de expertos la realización de un inventario de todos los bienes municipales. Más tarde, en 2012, me consta que se hizo un nuevo inventario que será un episodio aparte, pero en este que están leyendo me referiré a los datos facilitados 2004) cuando el Ayuntamiento tenía, en su término municipal, la propiedad (entre otras cosas) sobre 152 edificios, 18 parques y 4 zonas verdes.foto-1-22-lo-que-vale-teatro

    Seguimos caminando hacia el Salón de Recepciones donde el alcalde Santiago Rodríguez Vega (hoy presidente de la Autoridad Portuaria) recibió a los dos premiados por la Fundación Sabugo Tente Firme de Avilés con su Sardina de Oro. El luarqués Gil Parrondo -un tipo con un par de Oscar de Hollywood por su dirección artística en los filmes ‘Patton’y ‘Nicolás y Alejandra- autor también de los decorados y escenificación de películas del calibre de ‘Lawrence de Arabia’o ‘Doctor Zhivago’aparte de haber trabajado con autores cinematográficos históricos como Orson Welles o Stanley Kubrick. Gil recibía el galardón junto con el poeta ovetense Ángel González, con una considerable cantidad de distinciones a sus cansadas espaldas empezando por el premio Príncipe de Asturias de las Letras 1985.

    Terminado el acto oficial curioseamos por el Salón de Recepciones donde vas pisando por una gigantesca alfombra de 120 metros cuadrados, procedente de la Real Fábrica de Tapices, valorada en 20.000 euros. Llama la atención un gran retrato al óleo (18.000 €) de Julián García Sanmiguel, segundo marqués de Teverga, obra de Dionisio Fierros. En una esquina otro más pequeño (3.000 €) del artista local Gonzalo Espolita reproduce la figura del pintor del siglo XVII Juan Carreño Miranda.

    Bajamos a la plaza de España o El Parche. Hacía un día espléndido y el palacio municipal (5.303.400 €) relucía con el sol; Ángel González manifestó su intención de visitar el parque Ferrera (90.434.320 €) pero el tiempo apremiaba para cumplir con el programa de la organización de tomar una sidra en Sabugo.

Con Ángel Gónzalez y Gil Parrondo.

Con Ángel Gónzalez y Gil Parrondo.

    Enfilamos la calle de La Fruta para admirar, en su final, la espectacular fachada barroca del palacio de Camposagrado (3.097.400 €).

    Camino de la plaza del Carbayo entramos en el recinto de la plaza del mercado (1,2 millones de €). Salió a relucir el consejo turístico de que para conocer una ciudad hay que visitar antes su mercado y su cementerio para hacerse una idea de la misma. Pero hice ver que desde la plaza donde estábamos la necrópolis municipal de La Carriona (10,4 millones) nos cogía un poco lejos. Cuanto más lejos mejor, matizó Ángel González.

    Ya en el centro histórico de Sabugo y tomando una sidra al lado de su iglesia vieja medieval Parrondo –encantado con el casco histórico avilesino– saca a debate el fútbol (es socio del Real Madrid) preguntando por el Real Avilés y sale a relucir el estadio municipal ‘Suarez Puerta’(44,23 millones de €). Ángel González nos mira desganado.

    A la caída de la tarde ambos recogerían su Sardina de Oro en un acto celebrado en un abarrotado teatro Palacio Valdés (5.619.036 €).

    Y llegados a este punto freno en seco convencido de que los lectores, calvos incluidos, se habrán dado por enterados de lo que vale un peine en Avilés.

Ver Post >
Tras las huellas del Adelantado
img
Alberto del Río Legazpi | 15-04-2018 | 10:25| 0

Algunos lugares y actividades avilesinas ligadas a Pedro Menéndez

          Aquí en Avilés el personal, por lo general, no sabe mucho de Felipe II, ni de la Casa de Contratación de Sevilla, ni de hugonotes franceses ni tampoco de Flandes o de Sanlúcar de Barrameda. 

          Sabe que aquí nació un marino de guerra que, casi de niño, se echó a la mar y su vida ya nunca dejaría de flotar sobre ella, alcanzando fama en la historia de España por estar al mando de la expedición que fundó, en 1565 y en las costas de América del Norte del considerado, por muchos, como el primer asentamiento europeo (San Agustín de La Florida) en territorio que hoy pertenece a los EE UU.

          Tiene dedicado un conjunto escultórico en el parque El Muelle de Avilés rodeado de cuatro cañones que, en tiempos pasados, estuvieron protegiendo el castillo de San Juan de Nieva que a su vez protegía la entrada a la Ría (mayúscula ella) de Avilés. El monumento que fue inaugurado en 1918 con asistencia de autoridades nacionales comenzó a sacar a Menéndez de Avilés  del archivo de leyendas negras.

          Fue por entonces cuando comenzó a airearse el conocido eslogan de ‘Avilés, la Villa del Adelantado’.

          En 1924, los restos del marino asturiano fueron objeto de un homenaje popular por las calles de Avilés con asistencia de autoridades nacionales e internacionales. Acto que fue filmado. Titulada ‘1924’ es hoy la película más antigua, de las rodadas en Avilés, que se conserva en la Filmoteca de Asturias.

          Éste ‘liderazgo’ cinematográfico y otros hechos –no están todos, el resto son episodio aparte– que ligan a Pedro Menéndez, o al Adelantado, con aspectos, actividades y lugares de la vida local no son muy conocidos. Pasen y lean.22-buscando-a-menendez-hotel-imenendez-pascua-florida-047

         En la bocana de Ría hay que imaginar los tacos que echaría el Adelantado cuando la enfilaba pensando en que iba a pasar las de Caín para llegar hasta los muelles del puerto de Avilés, entonces situado al lado de su casa que estaba en la calle de La Ferrería. Era una singladura, la del estuario avilesino, donde el capitán general tenía que ponerse al timón para sortear con su conocimiento del lugar la catarata de obstáculos en forma de rocas encabronadas como La Rechalda, curvas imprevistas (la actual de Pachico), estrechamientos como el provocado por la isla de San Balandrán, arenales a babor y a estribor por un canal serpenteante que en el siglo XX (y una vez enderezado) sería llamado oficialmente, siglos más tarde, Canal Pedro Menéndez. Viene en las cartas marinas. 

         Atraco este relato en el desaparecido puerto antiguo y desembarco en la calle de La Ferrería, al principio de la cual –en el primer edificio de la margen izquierda, hoy ocupado por oficinas municipales– adquirió casa solariega Menéndez donde vivieron su esposa e hijas y más tarde sus descendientes durante siglos.

         Al lado, en el Ayuntamiento, se puede ver –con suerte– un retrato enmarcado de Pedro Menéndez en el salón de recepciones y en el hall de alcaldía están expuestas sus espadas, réplicas de las auténticas exhibidas en el Museo Naval de Madrid.2222-buscando-menendez-img_9529-comic

         El marino es el personaje más homenajeado en el callejero local; tiene una plaza y una calle que llevan su nombre y otra llamada Florida que tiene toda la pinta de homenaje disfrazado.

         En la calle de La Fruta hay un hotel llamado Don Pedro con escudo en la fachada (que aumenta la categoría histórica de Menéndez ya que lo convierte en Fundador de La Florida) y en la cafetería de dicho establecimiento, situada en los bajos del mismo, está el guerrero (en turnos de mañana, tarde y noche) sentado ante una mesa rellenando una instancia al Ayuntamiento. Eso y el hecho de que el otro hotel de la calle, el antiguo Luzana, haya cambiado recientemente su nombre por el de ’40 Nudos’ le da a La Fruta una brisa marina, extraña en pleno centro de la ciudad.

         Por cierto que la Asociación de Vecinos Avilés–Centro lleva el nombre de Pedro Menéndez y es muy activa en cuanto al rescate y conservación de la memoria del navegante, recuerdo  una recreación del alistamiento (en Sabugo y El Parche) a la flota del Adelantado. Estos homenajes, al estilo de los realizados en San Agustín.USA, tienen la firma de sus inquietas directivas donde destaca la actividad de su secretario Pablo González Castañón.2222-buscando-menendez-img_9530-libro

         Lo que me recuerda que el literato avilesino Santiago García–Castañón (enseñante en la Western Carolina University, de Carolina del Norte.USA) es el autor del libro ‘Vida y fabulosas aventuras de Pedro Menéndez de Avilés’ así como también de la letra del himno dedicado al Adelantado, cuya música se debe a Gonzalo Casielles y que fue estrenado en mayo de 2015. Pero no abandono las letras para hacer mención del libro bilingüe ‘Avilés. España –San Agustín. Florida’ de Nardo Villaboy, quien también y junto con Ramón Álvarez es el autor de ‘St. Augustine- Avilés. 90 Year History of Two Sister Cities’ publicación dirigida al público estadounidense.

          Sus aventuras también están reflejadas en un comic con dibujos de Marinas y textos de José Martínez. 

       Las lecturas me remiten a la enseñanza, en concreto a una academia particular cuyo nombre es «Centro de Estudios Pedro Menéndez Adelantado de La Florida» que está situado, no podía ser de otra forma, en la avenida de San Agustín. 22-buscando-a-menendez-estudios-imenendez-pascua-florida-053

         Como la enseñanza la tengo muy asociada a mis primeros años recuerdo una residencia para niños huérfanos que existía en un palacete de la zona alta de Avilés. Llevaba el nombre Hogar Infantil Pedro Menéndez y funcionó desde 1945 hasta 1967, año en el que sufrió un grave incendio. 

         También se homenajea al célebre marino deportivamente. Recuerdo ver jugar al Club Adelantado de Avilés de baloncesto en el complejo deportivo de Los Canapés, precisamente donde pasado mañana se va celebrar el Open Nacional de Katas «Avilés Villa del Adelantado» según leo en la prensa.

         Hablando de medios de comunicación que conste que en 1932 hubo una nueva revista llamada El Adelantado puesta en marcha por Julián Orbón, editor igualmente del conocido  semanario El Progreso de Asturias.

         Y el progreso de Avilés fue el fin que se marcaron una serie de avilesinos, en febrero de 2007, al fundar un grupo de presión llamado Agrupación Ciudadana El Adelantado que buscaba «sacudir la conciencia local y ponerle las pilas a una sociedad desmoralizada». Nunca más se supo.

         Pero si se que en Avilés hay actualmente una liga de mus llamada Pedro Menéndez (la otra se llama Carreño Miranda) formada por catorce equipos.

         Y si empecé en La Ferrería en ella acabo, señalando que en el interior de la hoy llamada iglesia de San Antonio (ayer de Los Padres y durante siglos de San Nicolás de Bari) hay un mausoleo a la izquierda del altar mayor que contiene los restos de Pedro Menéndez de Avilés a los que, por cierto, les está costando trabajo descansar en paz pues en cinco siglos los han movido, de sitio, diez veces.

         Déjenlos en paz. Please.   

Ver Post >
El jardín francés de Avilés
img
Alberto del Río Legazpi | 26-03-2018 | 05:18| 0

Uno de los más excelentes vergeles públicos de Asturias

            Una de las mayores conquistas sociales de la ciudad de Avilés fue la adquisición en 1974 y por parte de su Ayuntamiento (siendo alcalde Fernando Suárez del Villar) de gran parte del parque que los marqueses de Ferrera tenían en la histórica villa asturiana. Después de darle un buen repaso jardinero fue inaugurado como parque público en 1976 por los Reyes de España (Juan Carlos I y Sofía) siendo alcalde Ricardo Fernández Suárez.foto-1-jardin-frances-aspecto-parcial-034-bis

            Quedaban aún en manos de la familia nobiliaria el palacio y una pequeña finca adjunta a éste de gran atractivo natural con árboles de especies valiosas y sobre todo con un hermoso jardín francés. Propiedades que, más tarde, pasarían a ser de la familia Sitges que asentada en Castrillón ejercía, entonces y desde hace años, una gran influencia social e industrial (Real Compañía Asturiana y Asturiana de Zinc. AZSA) en la comarca avilesina.

            En 1998 tanto la mansión como el jardín francés son adquiridos a los Sitges por la empresa inmobiliaria avilesina de Carlos Antuña Ramos, para su posterior reconversión en un hotel de cinco estrellas. Compra que fue redondeada con la cesión al Ayuntamiento (siendo alcalde Agustín González Sánchez) de dicho jardín como consecuencia del convenio suscrito entre dicho empresario y la Corporación municipal avilesina.

            Y así fue como despidió Avilés el siglo XX y entró en el XXI, viendo como un palacio del casco histórico mudaba sus dos escudos nobiliarios a cinco estrellas hoteleras (la presentación del proyecto hotelero acomodado al Plan General de Ordenación Urbana de Avilés se hizo en marzo del 2000, siendo alcalde Santiago Rodríguez Vega, y el hotel sería inaugurado en 2003) y un jardín francés que se unió, también en 2003, al parque inglés de dominio y titularidad púbica que ya venía siendo utilizado, desde 1976, como parque abierto al público. Juntos constituyen hoy un monumental lugar de ocio ciudadano al alcance de pocas poblaciones.

            La característica principal de los jardines franceses es que son ordenados y muy amigos de simetrías y líneas geométricas. Todo lo contrario del capricho vegetal –con estanque incluido– tan característico del jardín tipo inglés como es la mayor parte (80.000 metros cuadrados) del Ferrera. En el francés, que ocupa unos 8.000 metros cuadrados de superficie, su zona más llamativa es la central, caracterizada por la unión entre una plaza semicircular cercana al palacio y otra circular dotada con una fuente simétrica a la ubicada al otro extremo de una pérgola que llama mucho la atención, y sino que se lo pregunten a Woody Allen que rodó en ella una secuencia de ‘Vicki Cristina Barcelona’ y sobre todo a Scarlett Johansson que confesó su fascinación por aquella galería abierta del jardín del hotel.foto-3-woody-allen-bis

            Un conocido botánico me dictó en una ocasión que a la entrada del jardín francés hay que detenerse ante el ginkgo biloba, la especie viva más antigua del planeta, con hojas en forma de abanico. Y que después hay que valorar en su medida el singular espacio vegetal en que te encuentras donde destacan tres especies arbóreas : el tulípero de Virginia, el espino albar y el haya roja que es uno de los árboles más antiguos del parque.

             Los parterres con rosales colocados a ambos extremos y los setos de boj refuerzan la simetría de la composición del precioso jardín que en principio incluía bancos de piedra de estilo galo con respaldo en hierro forjado pero que unos descerebrados ‘ventilaron’ al poco de abrirse el recinto al público. Aquello causó disgusto en muchos empezando por su restaurador José Valdeón –ilustre jardinero y paisajista asturiano– quien había dejado el jardín como los chorros del oro.

            Y es que el jardín francés del parque de Ferrera de Avilés –que no del hotel como creen algunos– está considerado como una joya paisajística e histórica de Asturias.

 

 

Ver Post >
Maravillas de El Brujo en Illas
img
Alberto del Río Legazpi | 18-03-2018 | 18:14| 0

Aproximación a la Historia de Illas que no es una historia cualquiera.

            Callezuela, como se sabe, es la capital de Illas el más pequeño de los cuatro concejos que junto con Avilés, Castrillón y Corvera de Asturias, constituyen la Comarca avilesina.escudo-de-illas

            A Rafael, actor y dramaturgo español, tuve ocasión de tratarlo en la década de los noventa en algunas de las veces que vino a actuar a la Casa de Cultura de Avilés. Quien no lo haya visto en un espectáculo teatral a lo mejor lo recuerda en la espectacular serie televisiva ‘Juncal’ que protagoniza (ahí sigue por las estanterías comerciales y culturales para quien quiera verla) junto a Paco Rabal.

            En Callezuela, El Brujo, participó en un acto de meditación con otras cien personas más de toda Asturias, que como él son discípulos del hindú Gururaj Ananda Yogi que cuenta con miles de seguidores en todo el mundo. Ignoraba esta faceta trascendental del dramaturgo pero le pega mucho pues los que lo tratan saben de su sensibilidad.

            Ahora que lo pienso, pocos como El Brujo para notar vibraciones de algo especial que sucede, o ha sucedido siempre, en La Callezuela de Illas a la sombra del Gorfolí, el monte totémico que se divisa desde la ciudad de Avilés. Me refiero a las históricas rencillas de Illas y también a sus maravillas.

            Porque –y ya entrando en harina pues estamos en tierra de molinos– da que pensar esa histórica obstinación, otros la llaman dignidad, del pequeño, en edad y gobierno, concejo de Illas de resistirse a la dominación del poderoso Avilés. Un afán de autogobierno que viene de antiguo, de cuando el rey castellano–leonés Fernando IV metió a los illanos en aquel paquete jurídico–territorial llamado Alfoz avilesino, de 300 kilómetros cuadrados,  donde quedaban subordinados al de Avilés los concejos de Gozón, Carreño, Illas, Castrillón y Corvera.

El Ayuntamiento visto desde el atrio de la iglesia de San Julián.

El Ayuntamiento visto desde el atrio de la iglesia de San Julián.

            Ya en aquellos tiempos medievales comenzaron las destemplanzas entre Illas y Avilés que alcanzaron incendios y muertes y así con altibajos fue transcurriendo una historia de malas relaciones entre ambos territorios hasta que en el siglo XIX, la pequeña Illas consiguió salirse del Alfoz. Hoy, y en condiciones muy distintas, forman parte de la Comarca avilesina (junto con el propio Avilés, Castrillón y Corvera de Asturias).

            Con la llegada de los Ayuntamientos democráticos, en 1979, Illas pegó un avance más que notable para su millar de habitantes divididos en tres parroquias (Villa, Illas en Callezuela y La Peral). Traté y trato a los más recientes regidores, hablo de la recordada Margarita Fernández (primero del PP y luego del partido regionalista URAS) y desde el 2007 a Alberto Tirador (de IU), un alcalde muy en su sitio.

            De sus gestiones vinieron el edificio de servicios múltiples, la  piscina fluvial o ‘playa de campo’, la biblioteca municipal o el Centro Rural de Apoyo Diurno (CRAD). Realizaciones que demuestran que Illas se modernizó pero no cedió a abandonar su carácter rural, pues por innovación toman ellos su porfía en materia de urbanismo rural lo que llegó a ser noticia nacional. Illas vetó las urbanizaciones (consideradas como urbanismo alocado) tan de moda en los últimos años, preservando su carácter rural porque ellos creen que eso les garantiza el futuro.

Callezuela, a la sombra del Gorfolí.

Callezuela, a la sombra del Gorfolí.

            Y ahí sigue lo que algunos consideran una rareza –en una sociedad donde las poblaciones se ‘marbellizan con adosados y acosados’– manteniendo lo rural a unos diez kilómetros de un jardín industrial de factorías de acero, cristal o cinc… «No señor, el crecimiento se hará al modo tradicional: casa y finca, casa y finca. Y punto».

             Incluso en los tiempos del oro de Avilés, mantuvieron fuertes las riendas de su identidad y no se dejaron seducir por el ‘come y calla Manolín’ porque están convencidos que tienen su futuro precisamente en esa diferencia de conservarse como están. Hasta hoy los valles de Illas son una de las despensas más importantes de Avilés.

Calle de Callezuela.

Calle de Callezuela.

            Y ya que estamos, algún día tendré que hallar explicación que justifique la, para mí, extravagancia del nombre de su capital administrativa (Callezuela), una población donde partiendo de un abandonado palacio de Bárcena asciendes hacia el centro (donde están Ayuntamiento e iglesia de San Julián) por una larga calle abundante en hórreos y paneras. Una maravilla. Es difícil encontrar, en Asturias, tal ordenación urbana del elemento clave de su arquitectura rural tradicional formando ordenadamente una calle (ves cosas como una peluquería de señoras en el bajo de uno de las hórreos) y que precisamente se bautice con el nombre de callezuela, aparentemente despectivo, a una población que tiene esta singular y única calle como ocurre en Callezuela, es cosa que llama mucho la atención.  

            La historia de Illas y de sus pueblos, sus gentes, naturaleza y cultura es episodio aparte. Me viene a la memoria que hay teorías sobre el origen del nombre de la ciudad de Avilés, siendo mayoría la de los que creen que viene derivado de un importante prócer romano, de nombre Abilius, afincado aquí al lado de la Ría. Sin embargo yo le tengo escuchado –hace años– al escritor, filólogo, catedrático y miembro de la Real Academia de la Lengua, Emilio Alarcos Llorach, que Avilés deriva de Av–illes, lo que es decir cerca de Illes o debajo de Illes (o sea el concejo de Illas). Teoría que pone a Illas, en antigüedad e importancia primitiva, como superior a Avilés.

            Ay, madre.

Ver Post >
Espacio dedicado a aspectos históricos, biográficos, costumbristas y artísticos, fundamentalmente de Avilés y su comarca actual, así como a territorios que, a lo largo de los siglos, le fueron afines. Tampoco se excluyen otras zonas del planeta